Seguinos en las redes

Israel

Productores de TV de Israel se convierten en grandes creadores de espectáculos para exportar

AJN.- En los últimos años, las redes de todo el mundo han recogido decenas de series que se originaron en Israel -Homeland y en Treatment entre ellas- colocando al país de 8 millones entre los principales productores de espectáculos del mundo.

Publicada

el

fauda

Hace seis años, la estación de televisión israelí Yes consiguió adquirir una serie sobre la búsqueda de un terrorista de Hamás que ya adelantaba su fracaso. Gran parte del espectáculo sería en árabe y muchos israelíes ya se habían aburrido del típico conflicto palestino. «¿Quién iba a ver una serie de televisión enfocada en eso?», recuerda Dganit Atias-Gigi, quien supervisa la adquisición de dramas guionados para la red.

Sin embargo, Fauda (árabe para el «caos») se convirtió en el drama más exitoso de Yes, encontrando en sus personajes -tanto palestinos como israelíes- una rica textura, no simplemente caricaturas, por lo que Atias-Gigi aprobó la serie. En diciembre el espectáculo fue recogido por Netflix Inc., donde se ha ganado grandes elogios. «Cuando vi cómo respondieron ambas partes, mi reacción fue ‘Wow'», dice Atias-Gigi.

Fauda ilustra la transformación de la televisión israelí de un proveedor de drama treacly y burlas a una máquina de contenido de alto octanaje. En los últimos años, las redes de todo el mundo han recogido decenas de series que se originaron en Israel -Homeland y en Treatment entre ellas- colocando al país de 8 millones entre los principales productores de espectáculos del mundo. «Israel está ahí arriba con los mejores», dice Walter Iuzzolino, que dirige un servicio de streaming británico de programas extranjeros llamado Walter Presents. «Sus cosas son emocionalmente conmovedoras, tridimensionales, y nunca aburren», añadió.

En muchos sentidos, la reputación de Israel como nación de alta tecnología (piense en Check Point, Waze y Mobileye) se está extendiendo a la televisión. Al igual que las compañías de tecnología israelí, los productores como Yes, Keshet y Hot deben alcanzar más allá de su pequeño mercado interno para ganar dinero. Por lo tanto, han adoptado muchos de los mismos hábitos bajos de presupuesto y aprovechado la cultura de los inmigrantes ricos en inmigrantes de Israel para obtener ideas.

Keshet, la mayor casa de producción de Israel, ha abierto oficinas en Los Ángeles, Londres, Hong Kong y Ciudad de México para vender espectáculos, ayudar a crear adaptaciones extranjeras y, últimamente, producir programas originales en el extranjero. Dos co-producciones de Estados Unidos han sido recogidas: The Brave on NBC, los agentes secretos de Estados Unidos, y Wisdom of the Crowd en CBS, sobre el creador de un sitio web de crowdsourcing que lo usa para resolver el asesinato de su hija.

«Hollywood ve cada vez más a Israel como un laboratorio», dice Hagai Levi, quien creó In Treatment para el Hot de Israel y The Affair para Showtime. Ahora está trabajando en una coproducción entre Keshet y HBO tentativamente titulada Carne de nuestra carne, sobre el verano de 2014, cuando jóvenes judíos y palestinos fueron secuestrados y asesinados, e Israel fue a la guerra en Gaza.

El interés de HBO en la serie de Levi -sobre eventos intensamente locales, filmados en localización en hebreo y árabe- resalta el creciente hambre mundial por nuevos tipos de entretenimiento. Eso ha impulsado la creación de programas que pocos creían que podrían encontrar una audiencia, ya sea en Israel o en el extranjero. «La televisión ha comenzado a tratar con la identidad israelí, en parte debido a este mercado en el extranjero», dice Moti Gigi, profesor de comunicaciones en Sapir College en el sur de Israel.

La tendencia encaja en el modelo de negocio en evolución para la televisión. Donde había una vez un puñado de redes con slots limitados y shows seguros patrocinados por los anunciantes, hoy en día los gustos de Netflix, Amazon.com y Hulu tienen un modelo muy diferente para ganar dinero. «Ya no necesitas que 10 millones de personas quieran algo para que sea un éxito», dice Peter Traugott, presidente de programación con guión en Keshet Studios en LA. «Hace veinte años, las redes apenas se abrían a los acentos británicos, mucho menos a alguien que no hablaba inglés», añadió.

El romance de Estados Unidos con la televisión israelí comenzó hace una docena de años con In Treatment. Rick Rosen, jefe de televisión de William Morris Endeavour, recibió una llamada de Levi sobre la serie, sobre un psicoanalista israelí que trataba a pacientes como un piloto privado de sueño que lanzó bombas sobre Gaza. Los temas eran universales, dice Rosen, y los personajes convincentes. El espectáculo fue adaptado para la pantalla americana y HBO lo compró, corriendo tres temporadas a la aclamación de la crítica.

Unos años más tarde, Rosen se reunió con Avi Nir, director ejecutivo de Keshet. «Él trajo a Gilad Shalit», recuerda Rosen, refiriéndose a un soldado israelí retenido cautivo por Hamás durante cinco años. «¿Por qué lo dejaron ir? ¿Y si alguien como él fuera cómplice? ¿Trabajando para el enemigo?». Esa fue la génesis de un espectáculo llamado Prisioneros de Guerra. Rosen pensó que el concepto podría funcionar en Estados Unidos, y el resultado fue Homeland. La serie de Showtime es uno de los éxitos más grandes en los últimos años, entrando en su séptima temporada.

Fauda, que lanzará su segunda temporada, sigue la tradición de Homeland, centrándose en una unidad secreta israelí en la Ribera Occidental que está persiguiendo a un líder de Hamás que creía haber matado. Los comandos son retratados como irresistiblemente imperfectos, con un profundo conocimiento y afecto por el árabe y el islam.

Los creadores del programa, Avi Issacharoff y Lior Raz, basaron el espectáculo en sus experiencias en una unidad secreta hace dos décadas. Su habilidad para hablar árabe y su conocimiento de la sociedad palestina han ayudado a dar autenticidad a la serie, y a ganar fans en Israel, la Ribera Occidental y otros lugares de Oriente Medio. «Pensamos que estábamos pisando los dedos de todos, pero resultó que no era así», dice Danna Stern, jefe de adquisición de Yes.

Después de exportar con éxito los conceptos de espectáculos, las cadenas de televisión israelíes están tratando de vender sus propias producciones en el extranjero.

Dejá tu comentario

Israel

Israel derriba aviones no tripulados a lo largo de la frontera con la Franja de Gaza

Agencia AJN.- El Ejército dice que estaban cerca de una valla de seguridad en el sur del enclave palestino, no especifica si ingresó al espacio aéreo israelí

Publicado

el

Por

dro

Agencia AJN.- Las fuerzas israelíes derribaron hoy un avión no tripulado a lo largo de la frontera con la Franja de Gaza, según un comunicado difundido por las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF, por sus siglas en inglés).

En el documento indicó que el avión no tripulado estaba cerca de la valla fronteriza, pero no especifica si ingresó al espacio aéreo israelí.

En otro orden, soldados israelíes, Policía de Fronteras y fuerzas de seguridad israelíes participaron en un importante operativo en el que fueron detenidas diez personas sospechadas de estar involucradas en actividades terroristas.

Los sospechosos fueron llevados para ser interrogados.

El operativo se desarrolló en la ciudad palestina de Beit Awwa, y como resultado del procedimiento también se secuestraron armas ilegales, varias metralletas, que luego fueron entregadas a las fuerzas de seguridad.

Seguir leyendo

Israel

La extraordinaria experiencia de un médico panameño en un centro médico israelí

Agencia AJN (Especial desde Israel).- Carlos Candanedo Rodríguez es un joven neurocirujano panameño que está a punto de completar su especialización en el centro hospitalario israelí. Lleva casi siete años en ese país y no sólo se especializó en su rama sino que además aprendió hebreo.

Publicado

el

Por

med

Agencia AJN (Especial desde Israel).- Carlos Candanedo Rodríguez es un joven neurocirujano panameño que está a punto de completar su especialización en el Hospital Hadassah de Jerusalem tras casi siete años de estudio.

En una entrevista con la Agencia de Noticias AJN, Candanedo Rodríguez contó como accedió a una especialización en Israel y la vida en el Estado hebreo.

“He tenido la oportunidad de especializarme en este gran centro hospitalario, como lo es Hadassah, con tecnología de punta, y en un sistema de salud que favorece mucho a los pacientes, donde no hay diferencia entre los pacientes judíos y musulmanes o de cualquier otra religión”, destacó.

med1

A continuación lo más importante de la entrevista con Candanedo Rodríguez:

– AJN: ¿Cómo comenzó su carrera profesional en Panamá?
-CCR:
Estudié medicina en la Universidad Nacional de Panamá, luego hice mis dos años de internado en dos hospitales de Panamá (Hospital Santo Tomás y Hospital Gustavo Nelson Collado) y trabajé un año como médico general en la sala de Neurocirugía del complejo hospitalario Dr. Arnulfo Arias Madrid en la ciudad de Panamá

-AJN: ¿Tenía algún vínculo con Israel?
-CCR:
No tenía ningún vínculo con Israel, hasta que la asociación Hadassah Panamá realizó una conferencia donde fueron invitados parte del equipo médico del hospital Hadassah en Jerusalem, incluyendo al Profesor José Cohen, neurocirujano que estudió en la Universidad de Rosario en Argentina. Tuve la oportunidad de conocerlo en esta conferencia y de allí aplicar para la plaza de Neurocirugía en el Hospital Universitario Hadassah en Jerusalem, Israel.

-AJN: ¿Con qué imagen viajó a Israel y qué impresión le quedó al llegar al país?
-CCR:
Al no ser judío (soy católico), el choque cultural y religioso que tuve al llegar a Israel fue impactante, pero con el transcurso de los años se llega a conocer muy bien de su tradición, su religión y su cultura. En los primeros 6 meses de haber llegado a Israel, paralelamente al trabajo en Hadassah, estudié el idioma hebreo, y esto me ayudó a prontamente poder escribir y hablar este idioma. Hoy día hablo además del español e inglés, hebreo y algo de árabe.

-AJN: ¿Cómo describe el proceso de especialización?
-CCR:
He tenido la oportunidad de especializarme en este gran centro hospitalario, como lo es Hadassah, con tecnología de punta, y en un sistema de salud que favorece mucho a los pacientes, donde no hay diferencia entre los pacientes judíos y musulmanes o de cualquier otra religión. Así mismo he tenido la oportunidad de presentar mis artículos de investigación en el exterior, incluyendo países como Alemania, Escocia, Holanda y Sudáfrica.

-AJN: ¿Cuándo tiene previsto regresar a Panamá?
-CCR:
En enero de 2020, Dios mediante, regreso a Panamá después de casi 7 años de especializarme.

-AJN: ¿De qué manera podría llegar a aplicar lo aprendido en Israel en su país?
-CCR:
Panamá es un país en desarrollo, que a pesar de ser pequeño, está avanzando mucho en tecnología y cuenta con grandes equipos médicos incluyendo equipo neuroquirúrgico de alto nivel que me permitirá operar y tratar a los pacientes de la misma manera como lo hago en Israel.

med2

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!