Seguinos en las redes

Medio Oriente

Reporte: Irán intentó elevar el nivel de cloro en el agua de Israel

Publicada

el

MEKOROT_i

Agencia AJN.- Un ataque cibernético iraní el pasado mes tuvo como objetivo elevar el cloro en el agua que es suministrada a la ciudadanía israelí a niveles que pueden poner en peligro la vida humana, según informó el Financial Times.

Fuentes israelíes citadas en el informe señalaron que la respuesta israelí que golpeó al golpeó al puerto Bander Abbas en Irán fue un “pequeño ataque, como un golpe a la puerta, un recordatorio de que estamos”.

La semana pasada el director de la Dirección Nacional Cibernético de Israel, Yigal Unna, reveló que existe entre Irán e Israel una guerra en el ámbito cibernético que últimamente se hizo visible.

Siendo así la primera vez que un funcionario del país se refirió de manera explícita a que Irán atacó el 23 de abril los sistemas hídricos y que días después, según consignó el Washington Post, la venganza israelí consistió en embestir, de manera cibernética, contra un puerto iraní y dejarlo en inactividad varios días.

iran3_i

En una conferencia digital Cyber Tech sostuvo que “el intento de atacar a Israel estuvo coordinado y organizado con el objetivo de causar un daño humanitario a través del sistema hídrico”.

En este sentido, el director del centro cibernético de Israel expresó: “Recordaremos el pasado mes como un punto de inflexión en la historia de las guerras cibernéticas modernas. El intento de ataque a Israel fue coordinado y organizado con el objetivo de dañar nuestra sistema hídrico”.

Unna aclaró que Israel logró repeler el ataque, pero que si los atacantes hubiesen tenido éxito, “hubiésemos enfrentado escasez de agua para la población civil”, en pleno contexto de la lucha contra el coronavirus, aclaró el funcionario.

“Si hubiesen logrado un cambio en la dosis de cloro y otras sustancias químicas en el agua potable, podría haber ocurrido un verdadero desastre”, alertó.

Medio Oriente

Termina la semana e Israel no extendió su soberanía a partes del Margen Occidental en medio de una polémica mundial

Agencia AJN.- El 1º de julio era el día a partir del cual podía aplicarse esa decisión, y por otra parte, tal paso no sería más que simbólico, sin que signifique un cambio concreto sobre el terreno, aunque represente muchísimo para el conflicto. De ahí la gran repercusión que tiene, así como el debate que genera dentro y fuera del país y hasta del propio gobierno de unidad nacional, que nadie sabe cuánto tiempo durará.

Publicado

el

Por

WhatsApp Image 2020-07-03 at 23.39.38 (1)

Agencia AJN.- Termina la semana y finalmente Israel no extendió su soberanía a partes de la Ribera Occidental, una medida anunciada sin fecha cierta y que generó una polémica mundial.

Hay dos hechos que es fundamental comprender: el 1º de julio era el día a partir del cual podía aplicarse esa decisión, aunque cualquier persona que conociera realmente lo que ocurre daba por descartado que algo relevante sucedería en esa oportunidad, y por otra parte, tal paso no sería más que simbólico, sin que signifique un cambio concreto sobre el terreno, ya que se referiría a partes del “Área C”, que los Acuerdos de Oslo asignaron al control israelí, que pasarían de tener una Administración Civil supervisada por el Ejército a ser equiparables a cualquier otra población del Estado judío hasta tanto se determinen las fronteras definitivas del mismo.

Pero ese peso simbólico representa muchísimo para el conflicto árabe-israelí y de ahí la gran repercusión que tiene, así como el debate que genera dentro y fuera del país y hasta del propio gobierno de unidad nacional, que nadie sabe cuánto tiempo durará.

WhatsApp Image 2020-07-03 at 23.38.10

Maale Adumim es uno de los asentamientos israelíes en el territorio en disputa.

En principio, no se sabe cuándo se implementará ni qué extensión tendrá esa eventual extensión de soberanía, que el plan de paz del presidente estadounidense, Donald Trump, admite hasta la tercera parte del territorio en disputa, ya sea que se lo denomine Margen Occidental, Cisjordania o Judea y Samaria.

Se supone que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, pretendería completar esa cuota e incluir los grandes bloques de población judía y todo el Valle del Jordán, que tendría una importancia vital para la seguridad nacional, mientras que su principal socio en la coalición con Azul-Blanco, el jefe de gobierno alterno y ministro de Defensa, Benny Gantz, se conformaría con menos y en consenso con Jordania y Egipto, y el canciller Gaby Ashkenazi no estaría convencido de hacer movida alguna.

Por lo pronto, ya a principios de semana el segundo trató de bajar las expectativas y reclamó no tomar decisiones relevantes hasta tanto se solucione la crisis sanitaria y económica generada por la pandemia del nuevo coronavirus COVID-19.

Es consciente de que bajó mucho en las encuestas y que su sueño de liderar el país podría derrumbarse si hubiera nuevas elecciones.

Entretanto, Netanyahu mantiene reuniones y conversaciones sobre el tema, sin descuidar los frentes interno y externo, sobre todo Irán, Siria y el delegado de ambos, la organización terrorista libanesa Hezbollah.

Sabe que no le sobran apoyos, fuera de la coalición, la Knesset (Parlamento) y una supuesta mayoría de la población, una parte indeterminada del mundo judío en la Diáspora y sectores del partido Republicano estadounidense y de evangelistas en todo el globo.

En contra tiene a casi todo el resto de la comunidad internacional, fundamentalmente la Unión Europea -incluido un aliado histórico como Gran Bretaña-, el mundo árabe y, obviamente, los palestinos, que también agitan el fantasma para lograr una cohesión interna que está horadada por la corrupción de sus líderes y las recurrentes crisis, socioeconómicas y ahora también sanitaria, en medio de bombardeos terroristas aislados y amenazas de una escalada de violencia.

Si hasta el Vaticano expresó su “preocupación”, mientras se espera que la Corte Penal Internacional de La Haya se expida respecto de su competencia para tratar denuncias de la Autoridad Palestina.

En un intento por aquietar las aguas, Netanyahu instó a los líderes de esta última a reiniciar las negociaciones en base al plan de paz de Trump que rechazan porque lo consideran parcial a favor de Israel y por ello cortaron todo lazo con la Casa Blanca y gran parte de su coordinación de seguridad con Jerusalem.

Los “animo a no perder otro siglo tratando de destruir Israel”, les sugirió.

En tanto, el ministro de Cooperación Regional, Ofir Akunis, aclaró que la extensión de la soberanía “solo sucederá después de una declaración de Trump” al respecto, que podría darse en los próximos días, después de que escuche y analice el informe de su asesor y yerno, Jared Kushner, luego que este haga lo propio con el reporte del enviado especial para Negociaciones Internacionales, Avi Berkowitz y el Consejo de Seguridad Nacional, uno de cuyos miembros, Scott Leith, acompañó al anterior a Israel a fines de la semana pasada.

Claro que las encuestas locales ven alejarse mucho la posibilidad de una reelección y eso es algo que les importa a las dos partes porque no sería lo mismo si Washington lo maneja el demócrata Joe Biden.

CGG

Seguir leyendo

Medio Oriente

Reporte: explosión en fábrica de uranio iraní producto de “ataque cibernético israelí”

Publicado

el

Por

iran_i

Agencia AJN.- La explosión de la semana pasada en el complejo militar Parchin de Irán y el “incidente” de este jueves en el sitio nuclear de Natanz fueron obra de Israel, según informó hoy viernes el periódico kuwaití al-Jarida.

El periódico cita a una “fuente de seguridad de alto nivel” que asegura que “la explosión en las cercanías del complejo Parchin, un importante centro de fabricación e I+D de armas, fue el resultado de un ataque aéreo realizado por un avión israelí F-35”.

iran2_i

Foto: Google Earth.

En tanto, el incendio en Natanz, reportado por Teherán ayer jueves, fue a su vez resultado de un ataque cibernético dirigido a los controles de compresión de gas, según consignó al-Jarida, agregando que la explosión hizo una “grieta” en el edificio del reactor.

Supuestamente, ambos ataques estuvieron dirigidos a las reservas iraníes de gas UF6 (hexafluoruro de uranio), un componente clave del proceso de enriquecimiento de uranio tanto para el combustible del reactor como para las armas.

Los supuestos ataques provocaron que Irán perdiera más del 80 por ciento de sus reservas de UF6, según el periódico, lo que reduciría en gran medida las ambiciones de enriquecimiento de Teherán.

Según las propias cuentas oficiales de Irán, en el sitio de Natanz se estaban realizando tareas de refacción y el incidente, que ahora están bajo investigación, produjo daños menores.

RTS3GZ7E_i

Daños por la explosión en Parchín. Foto: Reuters.

La explosión en el sitio de Parchin, que, según informes de medios occidentales, podría haber ocurrido en un complejo militar cercano de Khojir, se explicó como una “explosión de gas”.

Anteriormente, el periódico también informó que la explosión de Parchin también fue causada por un ataque cibernético.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!