Seguinos en las redes

Israel

Se cumplen 74 años de la muerte del escritor y periodista Alberto Gerchunoff, autor de Los gauchos judíos

AJN.- Autor de una importante obra que entrelaza las culturas judía y criolla mediante un brillante estilo literario, es considerado uno de los clásicos de las letras argentinas.Su tarea difusora del ideal sionista por el establecimiento del Estado de Israel y su posterior consolidación no ceja hasta el momento de su fallecimiento, cuando salía de la redacción de La Nación.

Publicada

el

gerchunoff_alberto

AJN.- Escritor y periodista, Alberto Gerchunoff (foto), autor de una importante obra que entrelaza las culturas judía y criolla mediante un brillante estilo literario, que algunos críticos evalúan un tanto retórico, pero siempre muy bien documentado, es considerado uno de los clásicos de las letras argentinas.

Nacido el 1º de enero de 1883 en Proskurov, una localidad de la Rusia imperial que actualmente se denomina Jmelnitsky y pertenece a Ucrania, de muy chico su familia decide emigrar a la Argentina, adonde arriban en 1889 para radicarse en la colonia Moisés Ville, en la provincia de Santa Fe, donde su padre, Gershon Gerchunoff, es asesinado por un gaucho el 12 de febrero de 1891.
Luego de esta desgracia, su madre, Ana Korenfeld, se radica en la colonia Rajil, en la provincia de Entre Ríos, donde Alberto estudia en la escuela pública y en un jéder (escuela religiosa tradicional para niños judíos), a la vez que trabaja como agricultor y boyero.
Cuando cumple 12 años y ante la crítica situación económica de la colonia, su madre resuelve ir a vivir a Buenos Aires, donde Alberto trabaja en varios lugares mientras se prepara para ingresar a la escuela secundaria, que no puede terminar pues debe ayudar a mantener a su familia.
A los 16 años, Gerchunoff se nacionaliza argentino y continúa estudiando como autodidacta a la vez que comienza a escribir y se afilia al partido Socialista, en 1902.
Allí conoce a Roberto J. Payró, quien le abre las puertas del diario La Nación, donde empieza a colaborar en 1906 y dos años después es incorporado oficialmente a la redacción, que dirigía Emilio Mitre.
En 1907, Gerchunoff se casa con Teresa Kohan, con quien tiene dos hijas, y al año siguiente se desvincula del partido Socialista.
Mientras ejerce el periodismo, también escribe la obra que lo inmortalizará: Los gauchos judíos, que publica en 1910 dedicada a homenajear el centenario de la Revolución Mayo y en la cual describe estampas y relatos de la inmigración de esa colectividad en la Argentina, inspirados en sus recuerdos de la niñez y la adolescencia.
En varias oportunidades Gerchunoffes corresponsal de La Nación en el extranjero, principalmente en Chile, y en otras se aleja temporalmente de ese medio para dirigir otro -por ejemplo, fue uno de los fundadores del diario El Mundo-, pero siempre regresa a una redacción de la cual es una de sus figuras de mayor relieve.
Su obra literaria también la integran, entre otros títulos, Imágenes del país, El hombre importante, El hombre que habló en la Sorbona, Los amores de Baruch Spinoza, Entre Ríos, mi país, Enrique Heine, el poeta de nuestra intimidad, El pino y la palmera, La lechuza y La jofaina maravillosa.
“Fue un indiscutible escritor, pero el estilo de su fama trasciende la de un hombre de letras; sin proponérselo y quizá sin saberlo, encarnó un tipo más antiguo: el de aquellos maestros que veían en la palabra escrita un mero sucedáneo de la oral, no un objeto sagrado”, afirmó Jorge Luis Borges.
Plenamente identificado con el pueblo judío, Gerchunoffapoya la tarea pionera de los Jovevei Tzion (amantes de Sión) en Éretz (Tierra de) Israel y se congratula al conocer la Declaración Balfour, en noviembre de 1917.
Luego del pogrom de la Semana Trágica (en enero de 1919) se enfrenta a los nacionalistas autóctonos, que sostienen posturas judeofóbicas, y siete años después se cuenta entre quienes fundan la Sociedad Hebraica Argentina, institución que, al producirse su fallecimiento, denomina con su nombre su amplia biblioteca.
A partir de los años ’30, Gerchunoff combate arduamente el fascismo y el nazismo, mediante artículos y conferencias, a la vez que apoya a la República Española, insta al gobierno de Gran Bretaña a que cumpla con la Declaración Balfour y establezca un Hogar Nacional Judío en Éretz Israel, preside la Ayuda Periodística Antinazi y dicta conferencias en los Estados Unidos, en 1943.
Culminada la Segunda Guerra Mundial, apoya abiertamente la labor del Movimiento Sionista, al cual representa en una reunión de cancilleres americanos efectuada en Río de Janeiro en 1946.
Su tarea difusora del ideal sionista por el establecimiento del Estado de Israel y su posterior consolidación no ceja hasta el momento de su fallecimiento, ocurrido el 2 de marzo de 1950, cuando salía de la redacción de La Nación.
EACh-CGG

 

Dejá tu comentario

Israel

Hoy en la historia judía / El Papa Juan Pablo II se convirtió en el primer pontífice en visitar una sinagoga

 AJN.- Visitó la sinagoga más importante de Roma con el objetivo de sanar casi 2.000 años de enfrentamientos entre católicos y judíos. Durante su estadía allí expresó su aborrecimiento “por el genocidio que se perpetró contra el pueblo judío durante la última guerra, la cual llevó al Holocausto de millones de víctimas inocentes”.

Publicado

el

Por

papa

El 13 de abril de 1983 el Papa Juan Pablo II se convirtió en el primer pontífice en visitar una sinagoga, en este caso la de Roma, y aceptó a los judíos del mundo como “nuestros hermanos mayores”. Además condenó la persecución y muestras de antisemitismo “en cualquier momento y por cualquier persona”.

 

Juan Pablo II visitó el templo, el cual está situado en lo que fue una vez el gueto de Roma, con el objetivo de sanar casi 2.000 años de enfrentamientos entre católicos y judíos. Durante su estadía allí expresó su aborrecimiento “por el genocidio que se perpetró contra el pueblo judío durante la última guerra, la cual llevó al Holocausto de millones de víctimas inocentes”.

 

El viaje del pontífice al centro espiritual de lo que se cree que es el grupo judío más antiguo de la diáspora fue recibido por el Gran Rabino Elio Toaff, quien dijo que era “un gesto destinado a quedar en la historia” y un “verdadero punto de retorno en la política de la iglesia”.

 

“El corazón se abre a sí mismo a la esperanza de que las malas fortunas del pasado serán reemplazadas por un diálogo fructífero”, expresó el rabino, quien abrazó a Juan Pablo cuando llegó a las escaleras de la imponente sinagoga victoriana que está sobre el Río Tiber.

 

El Papa devolvió el abrazo y entró al lugar ante una ovación multitudinaria de 1.000 personas, muchos de ellos descendientes de judíos que habían sido forzados a vivir alejados de otros romanos.

 

En una ceremonia que enfatizó la dignidad igualitaria de ambas fés, los dos hombres se sentaron en tronos dorados y brocados idénticos y se tomaron turnos en leer los salmos. “Los judíos son amados de Dios, quien los ha convocado con un llamado irrevocable”, dijo Juan Pablo II, primero en italiano y luego en hebreo.

 

“La religión judía no es extrínseca de nosotros, sino intrínseca de alguna manera para nuestra propia religión. Con el judaísmo, por lo tanto, tenemos una relación que no tenemos con ninguna otra religión. Son nuestros hermanos queridos y amados y, en cierta manera, podría decirse que son nuestros hermanos mayores”, agregó.

 

JC

Seguir leyendo

Argentina

Israel. Padre de rehenes argentinos de Hamás: «Estoy sentado a la mesa con dos sillas vacías…»

Agencia AJN.- «¿Qué festividad de Pesaj vamos a celebrar con 133 personas en cautiverio?», se pregcontó Itzik Horn, el papá de Iair y Eitan, secuestrados por terroristas palestinos en el kibutz Nir Oz durante la masacre del 7 de octubre y que están hace más de cuatro meses como rehenes en la Franja de Gaza.

Publicado

el

Por

Horn

Agencia AJN.- Itzik Horn, el padre de Iair y Eitan, dos hermanos argentinos que fueron secuestrados por terroristas palestinos de Hamás en el kibutz Nir Oz durante la masacre del 7 de octubre en el sur de Israel y están hace más de cuatro meses como rehenes en la Franja de Gaza, transmitió la desazón y angustia que viven los familiares de los cautivos a diez días del comienzo de la festividad de Pesaj (Pascua judía), también conocida como «la fiesta de la libertad».

«¿Qué festividad de Pesaj vamos a celebrar? ¿Qué fiesta de la libertad? ¿Cómo se puede? Estoy sentado a la mesa con dos sillas vacías…», declaró al programa Diario del Mediodía de la radio del Ejército, Galei Tzahal.

«A veces me levanto por la mañana y digo: ‘Bueno, quizás es una pesadilla’…», contó el adolorido padre.

«No quiero hablar también de Iom Haatzmaut (Día de la Independencia)… ¿Qué celebraciones de Iom Haatzmaut? ¿Qué bailes? ¿Qué canciones? ¿133 personas en cautiverio?», insistió.

Horn Itzik

En diciembre, en diálogo con la Agencia AJN desde Israel, Horn expresó que espera que «el presidente (Javier) Milei y la canciller (Diana) Mondino sigan presionando no solo para que liberen a los rehenes argentinos, sino a todos los rehenes en general».

«Creo que es un acto que cualquier persona de bien tiene que entrar a trabajar en este tema», agregó.

«Si Qatar es el interlocutor, es con quien hay que hablar… Todo el que pueda ayudar es bienvenido…», continuó el padre de Iair y Eitan.

«Sentimos un acompañamiento tanto por parte del Gobierno como del personal de la embajada argentina en Israel, haciendo más de lo que uno se puede imaginar que hacen, no solo en el contacto con nosotros, prácticamente diario, sino también alegrándose cuando alguno de los liberados era argentino. Solo tengo palabras de elogio y agradecimiento hacia el personal de la Embajada de Argentina en Israel», añadió.

Horn también pidió que «el tema de los rehenes argentinos siga siendo un tema en la agenda del Gobierno».

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!