Seguinos en las redes

Ucrania

Ucrania: El jefe del organismo de control nuclear visitará Chernobyl la próxima semana

El equipo de personal de seguridad nuclear y salvaguardias estará en Chernobyl a partir del 26 de abril para entregar equipos vitales y llevar a cabo evaluaciones radiológicas.

Publicada

el

chernno

Agencia AJN.- El jefe del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) visitará la planta nuclear inactiva de Chornobyl la próxima semana, dijo el viernes el organismo de vigilancia nuclear.

Rafael Grossi encabezará una misión de expertos para intensificar los esfuerzos para ayudar a prevenir el peligro de un accidente nuclear durante el conflicto, dijo la agencia en un comunicado.

«La presencia del OIEA en Chernobyl será de suma importancia para nuestras actividades de apoyo a Ucrania en su intento de restablecer el control reglamentario de la central y garantizar su funcionamiento seguro», dijo Grossi, añadiendo que en las próximas semanas se llevarán a cabo más misiones del OIEA en Chernobyl y otras instalaciones nucleares de Ucrania.

El equipo de personal de seguridad nuclear y salvaguardias estará en Chernobyl a partir del 26 de abril para entregar equipos vitales y llevar a cabo evaluaciones radiológicas.

Ucrania informó al organismo de control nuclear de la ONU con sede en Viena el 10 de marzo que había perdido el contacto directo con la planta, el lugar del desastre de 1986. Las fuerzas rusas tomaron Chernobyl al comienzo de la invasión el 24 de febrero y se retiraron el 31 de marzo.

En relación a la retirada de las tropas rusas de la planta nuclear, Grossi expresó: »“Claramente no era una situación sostenible, y es una muy buena noticia que el regulador ahora pueda contactar a la planta directamente cuando lo necesite”.

Dejá tu comentario

Ucrania

Ucrania no es capaz de garantizar la seguridad de los judíos ortodoxos que viajen a Uman

Además, el embajador ucraniano en Israel pidió a las empresas israelíes que cerraran sus operaciones en Rusia «porque ayudan indirectamente a Rusia a matar mujeres y niños»

Publicado

el

Por

am
El embajador de Ucrania en Israel, Yevgen Korniychuk (Foto: AVSHALOM SASSONI/MAARIV)

Agencia AJN.-  Los judíos que viajen a Uman, Ucrania, para rezar en la tumba del rabino Najman de Breslov en Rosh Hashaná (el Año Nuevo) estarán arriesgando sus vidas, expresó el lunes el embajador ucraniano en Israel, Yevgen Korniychuk.

«Se acerca Rosh Hashaná y, digamos lo que digamos, los judíos ortodoxos intentarán ir a Umán de nuevo. Entendemos su voluntad de ir a Uman y favorecer su apoyo a Ucrania, pero no es el momento adecuado. No podemos garantizar su seguridad», agregó.

El año pasado, más de 30.000 judíos religiosos   ortodoxos de Breslov viajaron a Uman -en su mayoría de Israel, pero también de Estados Unidos, Reino Unido y Francia- y una reunión igualmente grande este año atraería la atención del Ejército ruso, que podría atacar el lugar de peregrinación, explicó Korniychuk.

«Imaginen que Rusia los bombardea, ¿qué pasaría?», señaló Korniychuk, quien también mencionó que intentó hablar con rabinos influyentes en Israel para que los peregrinos no vuelen a Ucrania. Kiev está dispuesto a cerrar sus fronteras a los turistas religiosos, añadió.

«Queremos que el gobierno israelí intervenga junto con el gobierno ucraniano para evitar la matanza masiva de personas que podría ocurrir», aseguró Korniychuk.

«Deseamos que recen por Ucrania en Israel, en sus propias casas. Esperamos que sus oraciones sean lo suficientemente fuertes como para detener esta guerra antes de Rosh Hashanah, pero no estamos seguros de que ocurra».

Korniychuk, que regresó de una visita a Kiev el domingo, también dijo que la petición de Ucrania de un préstamo de 500 millones de dólares a Israel sigue en pie, casi tres meses después de que se hiciera al entonces primer ministro Naftali Bennett.

«Nuestra economía está en una profunda crisis y disminuyó hasta un 40%. A pesar de las sanciones, Rusia tiene reservas mucho mayores, y la predicción es que su economía sólo caerá un 10% a finales de año», expresó el embajador.

Unos 30 países, entre ellos Japón y gran parte de Europa, concedieron préstamos hasta ahora.

Una de las mayores preocupaciones económicas de Ucrania es que no tendrá recursos para calentar los hogares en invierno, y los civiles morirán de frío, explicó Korniychuk.

«Este es un tema realmente delicado para nosotros. Con nuestra cantidad y calidad actual de armas, será difícil sostener un contraataque ofensivo de las fuerzas armadas. Por eso nuestra dirección política pide a nuestros socios internacionales que nos ayuden a finalizar la campaña militar antes de que empiece el invierno. De lo contrario, podríamos encontrarnos en una crisis aún mayor», agregó Korniychuk.

Ucrania sigue buscando más armas de los países que la apoyan, aunque «esto no está relacionado con Israel directamente», según Korniychuk, y añadió que entiende la preocupación de Israel por la presencia militar rusa en Siria y por la población judía en Rusia.

Sin embargo, Korniychuk criticó a Israel por no sancionar a Moscú, y le pidió que «siga a EE.UU. y al resto de Occidente en el que confía y trabaja para ser fuerte y defender sus propios intereses».

«Entiendo el argumento de que Israel no tiene una ley de sanciones, pero yo fui diputado en Ucrania dos veces. Si quieren una ley de sanciones, puedo redactarla para ustedes».

Korniychuk se dirigió a empresas israelíes y les pidió que cierren sus operaciones en Rusia «porque están ayudando indirectamente a Rusia a matar a mujeres y niños ucranianos».

También está colaborando con hospitales y ONG israelíes para ayudar a equipar a los ucranianos heridos con prótesis, un área en la que el sistema médico israelí es conocido por su especial experiencia.

«Estamos agradecidos por cada pequeña ayuda, incluida la de MASHAV [acrónimo hebreo de la Agencia de Cooperación Internacional para el Desarrollo del Ministerio de Asuntos Exteriores], que ha gastado el 80% de su presupuesto este año en Ucrania», concluyó Korniychuk.

Seguir leyendo

Israel

En Ucrania el personal médico trata el cáncer con la ayuda de expertos israelíes

Publicado

el

Por

rkjRFTzA5_286_0_1423_801_0_large

Agencia AJN.- Cinco meses después de la invasión rusa, los médicos ucranianos intentan mejorar el tratamiento del cáncer en todo el país. La cooperación con los médicos israelíes del hospital Hadassah de Jerusalem, podría hacerlo posible.

Cuando la Dra. Anna Uzlova participó en la fundación de una organización benéfica para pacientes con cáncer en 2020, pensó que se enfrentaría a los retos ordinarios que conlleva el tratamiento de esta enfermedad mortal: recaudar dinero para los costosos tratamientos, educar sobre la enfermedad y ayudar a la gente a mejorar. Nunca imaginó el giro que tomaría su trabajo debido a la invasión militar rusa de Ucrania.

«Nuestros pacientes deben luchar ahora contra dos enemigos. La enfermedad y la invasión. No tienen más remedio que ganar a los dos», dice en una entrevista desde el Instituto Nacional de Cuidados en la bombardeada Kiev.

«Nos hemos dado cuenta desde el principio de que la guerra va a durar un tiempo. Así que decidimos continuar nuestros esfuerzos para tratar a los pacientes con cáncer y construir un sistema nacional para salvarlos, bajo el fuego», dice.

En marzo de 2022, un mes después de la guerra, apareció una oferta inesperada en la bandeja de entrada de Uzlova. «Recibí un mensaje de la doctora Polina Stepensky, de Israel, ofreciéndonos ayuda para construir un sistema de tratamiento a gran escala, mediante la formación de personal médico. Por supuesto, dijimos que sí, y en poco tiempo empezó el proyecto».

Stepensky es oncóloga pediátrica y hematóloga del Centro Médico Universitario Hadassah-Ein Kerem de Jerusalén, y está considerada una investigadora pionera en el tratamiento del cáncer.

«Vi a uno de los fundadores de la organización benéfica que pusieron en marcha y pensé: lo que más me ayudó como médico fue la formación en el extranjero. Tal vez pueda ayudarles impartiendo formación», dice Stepensky.

Pero no se trataba de una simple colaboración colegial. Stepensky nació en la antigua Unión Soviética, en un pequeño pueblo que hoy se encuentra en Ucrania. Esto fue algo personal para ella.

«Recuerdo que la mañana del ataque, las bombas empezaron a caer sobre Kiev a las 4 de la mañana. Me hizo recordar una canción que aprendimos en la escuela primaria, que habla de cómo Kiev fue bombardeada [por la Alemania nazi] a las 4 de la mañana. Así que pensé que tal vez podría ser de ayuda, en mi campo de experiencia», dice.

Tras recibir el visto bueno de Ucrania, Stepensky se puso inmediatamente a organizar la logística.

«Todo el mundo estaba muy dispuesto a ayudar. Mi secretaria trabajó día y noche para organizar todo, voluntariamente. Reunimos el dinero y los permisos necesarios, y pronto tuvimos personal médico ucraniano en camino», dice.

En mayo de 2022 el programa de formación ya estaba en marcha. «Lo importante para mí era enseñarles a crear un sistema integral. Los médicos son fáciles de formar, esa no es la cuestión. Pero una enfermera puede marcar una gran diferencia si sabe lo que hace; y los trabajadores sociales también. Ni siquiera tenían este concepto, y se quedaron asombrados de lo que hacen», dice Stepensky.

Otra parte importante de la formación tenía que ver con el tratamiento avanzado.

«Aquí, en Hadassah, tenemos algunos de los métodos de tratamiento más avanzados del mundo, como la (terapia celular) CAR-T. Pero también aprendimos a ejecutar los protocolos de tratamiento de forma muy eficiente. Esto podría ahorrar una enorme cantidad de dinero al sistema sanitario», afirma.

De vuelta a Ucrania, Uzlova explica lo crucial que es.

«El sistema médico de Ucrania no está lejos de colapsarse. Claro que teníamos problemas para comprar algunos tratamientos antes de la guerra, porque siempre eran caros. Pero después de que empezaron los combates, todo se volvió más difícil de hacer, y mucho más caro».

Stepensky espera que pronto pueda llegar a Hadassah más personal médico de Ucrania para recibir formación.

«La Organización Femenina Sionista de América (Hadassah) nos concedió otros 150.000 dólares procedentes de la recaudación de fondos para mantener el programa en marcha. Espero que sea suficiente para otro año de formación. Tenemos muchos conocimientos que compartir, y los equipos ucranianos están deseosos de aprender. Seguimos en estrecho contacto con ellos de forma regular, para ayudarles a mejorar el sistema», afirma.

El apoyo al proyecto no hace más que crecer, y viene de todas partes, dice Stepensky.

«No hubo un solo departamento del hospital que no les abriera las puertas para cualquier cosa que pidiéramos. También estamos en contacto con la embajada israelí en Kiev, para agilizar la expedición de visados para futuros equipos», afirma.

Israel ha sido criticado públicamente por Ucrania en varias ocasiones desde que comenzó la guerra por no adoptar una postura más clara en su lucha contra Rusia, y por no suministrarle ayuda militar. La formación de personal médico, dice Stepensky, es otra forma de proporcionar ayuda, ayuda humanitaria.

«Para mí era importante mostrarles cómo la gente de Israel apoya a Ucrania, y me alegra decir que fue muy fácil. Cuando un día fuimos a la playa, unos completos desconocidos que nos vieron se dieron cuenta de que eran médicos de Ucrania e inmediatamente preguntaron si podían comprarles algo. Les dije que podían comprarles un helado», dice riendo.

«Fue una estancia estupenda en Israel, y realmente nos ayudó a mejorar nuestro tratamiento», dice Uzlova. «Creo que esta cooperación con Hadassah continuará y estoy deseando que así sea. Tenemos que seguir tratando a los pacientes, pase lo que pase, y encontrar formas de hacerlo con menos dinero. ¿Y quién mejor que los israelíes para enseñarnos a gestionar un sistema sanitario bajo el fuego?»

Antes de la guerra, había en Ucrania casi un millón de personas con antecedentes de cáncer, y aproximadamente un tercio de ellas recibía tratamiento activo, calcula Uzlova.

«Ahora es casi imposible obtener datos. Intentamos centrarnos en las zonas que no están ocupadas, y ahora mismo al menos Kiev es un poco más estable. Eso ayuda, pero, por otro lado, sabemos que hay muchos pacientes en los territorios ocupados a los que no podemos ayudar. Cuando recibimos llamadas de ellos, nuestro primer consejo es que intenten llegar a las zonas libres de Ucrania», dice.

Desde que empezó la guerra, al menos tres centros de tratamiento del cáncer han sido ocupados por el ejército ruso, en Kherson, Melitopol y Mariupol.

«Cuando Rusia tomó los centros médicos, mató a médicos y pacientes, y al impedir el tratamiento mueren más personas a diario. Lo que me preocupa es que el mundo ya se está olvidando de la guerra. La lucha continúa, y la lucha médica también. Necesitamos el apoyo monetario de nuestros aliados, y necesitamos que recuerden que nada ha terminado. Es una lucha por la vida», dice Uzlova.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!