Seguinos en las redes

Internacionales

Efemérides. Un día como hoy concluían los juicios de Núremberg contra los dirigentes nazis

Publicada

el

hoy1

Agencia AJN.- A las 14 horas y 50 minutos del 1 de octubre de 1946 comenzó la última sesión en los Juicios de Núremberg, un proceso que dirimiría la culpabilidad o la inocencia de los altos cargos de la Alemania nazi acusados por los crímenes cometidos durante la Segunda Guerra Mundial. Cuando el tribunal entró en la sala, las luces se atenuaron para que la prensa no pudiera fotografiar a los acusados a la hora de oír la sentencia. Éstos, a pesar de que sabían que el tribunal había aceptado por completo los argumentos de la fiscalía, albergaban la esperanza de una condena asumible. Situados uno junto al otro, y con los auriculares obligatoriamente colocados, los acusados fueron oyendo el veredicto, cuya lectura duró cuatro minutos. Tras conocer cuál había sido su suerte, los condenados volvieron a ser conducidos a su celda, a excepción de los que habían sido absueltos, que se quedaron en la sala.

El Palacio de Justicia de Núremberg había sido escogido para albergar estos juicios por tres motivos: por su simbolismo ya que fue el lugar donde el partido nazi concentró a más público durante sus mítines, por ser el lugar donde se promulgaron las Leyes Raciales contra los judíos en 1935 y por ser el único edificio de este tipo que quedó intacto en Alemania tras los bombardeos. Las instalaciones también contaban con una prisión y con hoteles que sirvieron para alojar a las delegaciones internacionales y a los periodistas.

Para poder capturar a los jerarcas del Tercer Reich y sentarlos en el banquillo, el ejército estadounidense había puesto en marcha una operación cuyo nombre en clave fue Operación Mondorf. Una de las trabas más importantes para que los juicios pudieran llevarse a cabo con plenas garantías fue que los acusados debían ser juzgados según las leyes de los países en los cuales habían perpetrado los hechos delictivos. A tal fin, Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y la Unión Soviética finalmente se erigieron como jueces y moderadores en representación del resto de países perjudicados.

De las 4.850 peticiones de procesamientos individuales que fueron solicitadas, finalmente se acusó a 611 personas. Los más destacados entre ellos fueron Hermann Göring, comandante en jefe de la Luftwaffe; Karl Dönitz, gran almirante de la flota alemana y sucesor de Adolf Hitler tras su suicidio, Rudolf Hess, secretario particular de Adolf Hitler, que, en misión secreta voló a Gran Bretaña y fue capturado en 1941 por los aliados ingleses; Alfred Jodl, jefe del Estado Mayor de la Wehrmacht; Wilhelm Keitel, jefe del Alto Mando de la Wehrmacht; Alfred Rosenberg, autor del libro de su particular ideología nacionalsocialista racista El mito del siglo XX; Joachim von Ribbentrop, ministro de Asuntos Exteriores; Albert Speer, arquitecto y ministro de Armamentos, y Franz von Papen, antiguo jefe del Partido Conservador.

Entre quienes habían muerto antes de poder ser juzgados estaban Joseph Goebbels, ministro de Propaganda, que se suicidó en el búnquer de Berlín, y Heinrich Himmler, Reichsführer o capitán general de las SS, inspirador y jefe general de todos los departamentos dependientes de las SS, que se suicidó tras ser capturado por una patrulla fronteriza inglesa. También había huidos, como Adolf Eichmann, Martin Bormann y Josef Mengele.

El martes 20 de noviembre de 1945, los prisioneros de la cárcel de Nuremberg fueron despertados a las 7,30 de la mañana y conducidos hasta el Palacio de Justicia, donde cientos de soldados del ejército estadounidense bloqueaban los accesos y donde unos 250 periodistas, fotógrafos y corresponsales de prensa de todo el mundo se agolpaban para acceder al recinto. La sesión empezó a las 10,03 horas, una vez los acusados se sentaron en el banquillo y el secretario del tribunal, el coronel Charles Mays, gritase: ¡Atención, la Corte! Justo en ese momento, todo el mundo se levantó y los cuatro jueces entraron en la sala para proceder a abrir la sesión y leer los cargos a los acusados. Únicamente el abogado Otto Stahmer, en representación de toda la defensa, tuvo la oportunidad de hablar para ejercer su derecho de intentar invalidar el juicio. Para ello alegó el principio de «nullum crimen, nullum poena sine lege» (No hay delito ni hay pena sin ley), que preveía la imposibilidad de celebrar un proceso si los crímenes por los que se imputaba a los acusados no estaban tipificados como tales antes de cometerse, algo que los jueces rechazaron.

El miércoles 21 de noviembre, los líderes nacionalsocialistas comparecieron en la Sala del Tribunal para responder si se declaraban culpables o inocentes. Tras reafirmarse en su inocencia, el fiscal estadounidense Robert Jackson pronunció el discurso de apertura en el que afirmó que «la civilización no podría sobrevivir si el mundo tuviera que hacer frente a un nuevo conflicto de esta magnitud».

Los Juicios se prolongaron en el tiempo ya que todos los procesados tuvieron que ser acusados y defendidos uno por uno. Por este motivo, los juicios se alargaron hasta el 30 de septiembre de 1946, fecha en la que los cuatro jueces presentaron sus conclusiones. El martes 1 de octubre de 1946, los Juicios concluyeron con la lectura de las sentencias a los acusados. De forma simultánea, los intérpretes tradujeron la sentencia de pena de muerte por ahorcamiento a los cuatro idiomas que se habían empleado durante el proceso: «To death by hanging» (inglés), «Tod durch den strang» (alemán), «Kazn cherez poveschenie» (ruso) y «Condamné à la pendaison» (francés).

Concluidos los Juicios de Núremberg, las cuatro potencias representadas por Estados Unidos, Gran Bretaña, la Unión Soviética y Francia concedieron cuatro días a los acusados para presentar alegaciones. Aunque todo se trató de un puro formalismo ya que los Aliados habían pactado no conmutar ninguna pena de muerte, ni tampoco reducir los años de cárcel del resto de los acusados.

Fuente: National Geographic

Dejá tu comentario

Internacionales

Manifestaciones en Washington, capitales europeas y Tel Aviv en oposición a la ofensiva turca en territorio sirio

Publicado

el

Por

parissssss11-660×330

Agencia AJN.- Miles de personas se manifestaron este sábado en la ciudad capital de Estados Unidos, Washington, y en varias capitales y ciudades europeas, así como también en la israelí Tel Aviv, para condenar la agresión turca contra los territorios sirios, especialmente focalizados en zonas pobladas por kurdos, señaló la agencia de noticias estatal siria, Sana.

La Agencia de Noticias Reuters informó que decenas de personas se reunieron frente a la Casa Blanca, con consignas en condena de la actitud de Estados Unidos con la agresión turca y exigiendo al régimen de Erdogan que detenga su ofensiva en el noreste de Siria.

En Francia, más de 20 mil personas, incluidas figuras políticas francesas, salieron a las calles en varias ciudades para condenar la agresión turca siendo que más de cuatro mil se reunieron en la Plaza de la República en la ciudad capital de París, y luego se dirigieron hacia el Chatelet Square en el centro de la ciudad.

En Tel Aviv unas cien personas protestaron este domingo frente a la embajada turca en Tel Aviv por los ataques militares a regiones kurdas en el noreste de Siria, consignó la Corporación de Radiodifusión Israelí, Kan. Los manifestantes instaron a los Gobiernos de Ankara y Washington a evitar una masacre. Portando carteles con consignas como: «Erdogan, deja en paz a los kurdos», o «¿Quién arrojará el guante para detener el ataque?». En este sentido exigieron a las autoridades de su país intervenir para evitar un «baño de sangre».

Ayer sábado hubo protestas similares en Plaza París en Jerusalem. Israel oficialmente condenó la semana pasada la operación militar turca, sumándose así a los principales países de Occidente.

En Estados Unidos los manifestantes levantaron pancartas en las que criticaban al presidente, Donald Trump, llamándolo «asesino» y señalando a su par turco, Recep Tayyip Erdogan, como el verdadero líder de la organización terrorista Daesh (ISIS).

En el mismo contexto, miles de personas organizaron manifestaciones en varias ciudades europeas como Nicosia, Atenas, Varsovia, Bruselas, La Haya, Budapest y Viena. Multitudes participaron en manifestaciones celebradas en diferentes ciudades alemanas para condenar la agresión turca.

La Agencia Alemana de Noticias (DPA) informó que más de diez mil personas se reunieron en Colonia, mientras que unas cuatro mil personas lo hicieron en Frankfurt para condenar la agresión turca.

Seguir leyendo

Internacionales

Rusia condena a israelí-estadounidense a siete años y medio de prisión, pese a la súplica del primer ministro

Agencia AJN.- El Ministerio de Relaciones Exteriores condenó el «castigo desproporcionadamente fuerte» para Naama Issachar, de 26 años; la sentencia se produce después de que Israel rechazara la oferta de intercambio con el hacker ruso buscado por EEUU.

Publicado

el

Por

pri

Agencia AJN.- Una mujer israelí-estadounidense fue sentenciada hoy a siete años y medio de prisión por un tribunal ruso por presunto contrabando de drogas, a pesar de una petición «personal» al presidente Vladimir Putin por indulgencia del primer ministro Benjamin Netanyahu.

El Ministerio de Relaciones Exteriores condenó la sentencia por Naama Issachar, de 26 años, quien fue detenida en Moscú hace seis meses bajo sospecha de contrabando de drogas después de que se encontraron 7 gramos de marihuana en su bolso durante una escala en Rusia para un vuelo de conexión.

«Este es un castigo desproporcionadamente fuerte para una joven israelí sin antecedentes penales que estaba en un vuelo de conexión en el aeropuerto de Moscú en su camino a Israel», dijo el ministerio en un comunicado.

«Desafortunadamente, las autoridades rusas no han respondido a nuestras súplicas para tratar este caso en congruencia con las circunstancias de su arresto», agregó.

El anuncio de la sentencia se produjo poco después de que se revelara que Netanyahu habló con Putin por teléfono esta semana sobre el caso Issachar y dijo que la sentencia de la justicia rusa fue «desproporcionada».

Una declaración de la Oficina del Primer Ministro sostuvo que Netanyahu estuvo «personalmente involucrado en el caso de Naama en las últimas semanas» y pidió que se aligerara su castigo y que se mejoraran las condiciones en que se encuentra recluida.

«Netanyahu solicitó la conmutación de la sentencia y una flexibilización de los términos de la detención de Naama», dijo el comunicado. «Lamentamos que la fiscalía rusa aún no haya aceptado estas solicitudes», agregó.

Asimismo agregó que el castigo «es desproporcionado y no se ajusta a la naturaleza del delito atribuido a Issachar».

Dijo que Israel «continuará haciendo todo lo posible con las autoridades rusas para lograr la liberación de Naama Issachar y devolverla a su familia».

La oficina de Netanyahu también aclaró que no había posibilidad de evitar la extradición a los Estados Unidos de un hacker ruso retenido en Israel, después de que los informes indicaran que Rusia había ofrecido liberar a Issachar a cambio del ciudadano ruso.

Su familia dijo que la sentencia mostraba que Rusia la tenía como «rehén».

“Escuchamos la oración. Hasta ahora hemos estado tratando de probar que no se intentó el contrabando de drogas, pero ahora entendemos que este es un asunto más importante. Naama está detenida como rehén ”, dijo la familia, según las noticias del Canal 13.

Un importante funcionario israelí dijo a los medios hebreos que Rusia ofreció varias veces en los últimos meses liberar a Issachar si Israel aceptaba liberar a Aleksey Burkov, un hacker ruso que fue arrestado en Israel en 2016 a pedido de Interpol.

Los investigadores israelíes explicaron que Burkov enfrenta una orden de Interpol solicitada por la justicia de Estados Unidos, que reclamó su extradición por su presunta participación en ciberataques y fraude en la red informática.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!