Seguinos en las redes

Innovación

Un profesor de la Universidad de Tel Aviv da pistas de cómo será la vida en 2030

Agencia AJN.- Desde la cirugía hasta las tareas domésticas, la humanidad está a punto de ver su vida cotidiana transformada. El profesor Irad Ben-Gal despeja las mayores incógnitas de nuestro futuro.

Publicada

el

tecno

Agencia AJN.- Hace solo veinte años, conectarse a Internet significaba estar sentado junto a un escritorio y clasificar varios cables, cuando la descarga de una foto podía llevar diez minutos o más. Hoy en día, parece que todo sucede online. En redes sociales encontramos a nuestros amigos y donde se ganan y pierden elecciones.

Pero a medida que pasamos más y más de nuestras vidas en el ciberespacio, la pregunta es: ¿qué sigue? La tasa de cambio y crecimiento es tan rápida que incluso diez años pueden marcar una gran diferencia. ¿Qué podemos hacer para prever y enfrentar el próximo conjunto de cambios y desafíos?

Para responder a estas preguntas, la Universidad de Tel Aviv se asoció con la Universidad de Stanford para crear el programa Digital Living 2030. Conectará a los estudiantes de ingeniería de Israel y los Estados Unidos para liderar el desarrollo de infraestructuras, procesos, métodos y algoritmos, componentes de hardware y software, para crear y apoyar este nuevo mundo.

tecno1

Cuando nuestro yo digital va de compras.
De acuerdo con el profesor Irad Ben-Gal del Departamento de Ingeniería Industrial, fundador del proyecto Digital Living 2030 y director del componente de Ciudades Inteligentes de la Universidad de Tel Aviv, veremos muchos cambios en los próximos diez años. Algunos para mejor, otros, potencialmente, para peor.

¿Cuáles son los cambios más grandes que esperan a la vuelta de la esquina?
«En general muchos sectores verán un progreso acelerado en la próxima década, como el transporte autónomo, la medicina digital personal, las ciudades inteligentes, la industria (robots e inteligencia artificial), los entornos virtuales y las aplicaciones que afectan nuestra vida personal” , dijo el profesor Irad Ben-Gal.

“A nivel personal, seremos testigos de una integración más completa entre nuestro mundo digital y nuestro mundo físico. Las personas vivirán simultáneamente en ambos mundos cuando su yo digital realizará diferentes tareas para ellos: aprenderá, tomará decisiones (en colaboración con otros agentes digitales), realizará interacciones sociales y más”, agregó.

¿Qué de nuestras vidas será mejor para el 2030?
“En principio, una gran parte de la sociedad se beneficiará de tener una vida mejor: servicios personalizados como transporte autónomo, medicina personalizada, una vida más larga y saludable, mayor tiempo de ocio, manejo más eficiente de la sobrecarga de información y una variedad de profesiones interesantes”, sostuvo.

tecno2

¿Cuáles son los mayores problemas con los que tendremos que lidiar?
“En primer lugar, existe el peligro de que se amplíen las brechas económicas y sociales entre diferentes personas: expertos y laicos en el mundo digital, entre ricos y pobres, entre países desarrollados y en desarrollo, entre sectores tecnológicamente avanzados y no tecnológicos”, puntualizó el profesor.

“Pero tendremos que hacer frente a todo esto al igual que las generaciones anteriores tuvieron que hacer frente a sus propios avances tecnológicos. Cada innovación introduce nuevos riesgos, desde el descubrimiento de herramientas de fuego y piedra, a la dinamita, a la inteligencia artificial», añadió.

¿Cómo será la vida en un siglo?
«Nada es realmente cierto, por supuesto, pero hay una cosa de la que estoy seguro: la integración del mundo digital con el mundo físico será completa», aventuró el profesor Irad Ben-Gal.

“El individuo no solo será una entidad física representada en los mundos digitales (como estamos hoy representados en las redes sociales), sino una entidad dual perfecta. La entidad digital será consciente, tomará decisiones independientes, aprenderá por sí misma, trabajará en paralelo con la entidad física y será recompensada en consecuencia, y contendrá elementos de emociones y conciencia que no existen hoy en día», enfatizó.

Entonces, ¿qué es lo que más esperan de la próxima década o del próximo siglo?
“Una cosa es segura: los ingenieros que participan en Digital Living 2030 harán todo lo posible para asegurarse de que estamos lo más preparados posible”, concluyó el profesor.

Dejá tu comentario

Innovación

Un sensor alerta a la gente sobre alimentos que dan alergia

Agencia AJN.- Las alergias a los alimentos provocan ataques anafiláctico a millones de personas. La compañía SensorGenic presenta una solución para reducir esa situación.

Publicado

el

Por

sensogenic

Agencia AJN.- A la edad de un año, el emprendedor Noam Yasovsky fue diagnosticado de sufrir alergia a los huevos, el sésamo y la leche. Desde entonces, comer en las casas de otras personas o en restaurantes ha sido un desafío permanente. Tal es así que Yasovsky necesita llevar a todos lados su propia comida o pedir detalles de los ingredientes para saber qué platos no lo pondrán en riesgo.

Su padre Alon, investigador y ahora también emprendedor, descubrió que alrededor de 250 millones de personas en todo el mundo -el 8% de los niños y el 4% de los adultos- tienen alergias a los alimentos. Solo en EU, la alergia a los alimentos provoca un shock anafiláctico cada seis minutos. A veces, estos incidentes son fatales.

El conocimiento familiar se sumó a la experiencia del menor de los Yasovsky para crear SensorGenic: «Tengo 15 años de experiencia en los departamentos de investigación y desarrollo de Apple, Intel y PrimeSense pero siempre tuve en mente este asunto, así que hace algunos años empecé a pensar en cómo construir un sensor que le permita a los alérgicos saber qué alimentos son compatibles antes de comerlos, en cualquier momento y lugar», le explicó Noam Yasovsky a ISRAEL21c.

Y así se germinó el sueño. Por estos días, su compañía emergente SensoGenic desarrolla un biosensor digital de alérgenos alimentarios para los consumidores.

Este es el único dispositivo en su tipo capaz de detectar e identificar a los alérgenos más comunes (leche, huevos, cacahuetes, nueces, trigo, soja, pescado y mariscos) con apenas una sola muestra del alimento, que, para su análisis, debe ser colocada en una almohadilla desechable donde es examinada por la unidad biosensora.

El dispositivo de SensoGenic utiliza una nanotecnología patentada para detectar proteínas específicas que causan alergias a un nivel de 10 partes por millón (ppm), considerado el nivel de reacción adversa más bajo. Los usuarios reciben el resultado en su teléfono inteligente a través de una aplicación especial.

«La aplicación también les permitirá a los usuarios narrar sus experiencias en un restaurante o compartir los resultados con grupos y redes de personas alérgicas a los mismos alimentos», describió Yasovsky.

A la edad de un año, el emprendedor Noam Yasovsky fue diagnosticado de sufrir alergia a los huevos, el sésamo y la leche. Desde entonces, comer en las casas de otras personas o en restaurantes ha sido un desafío permanente. Tal es así que Yasovsky necesita llevar a todos lados su propia comida o pedir detalles de los ingredientes para saber qué platos no lo pondrán en riesgo.

Su padre Alon, investigador y ahora también emprendedor, descubrió que alrededor de 250 millones de personas en todo el mundo -el 8% de los niños y el 4% de los adultos- tienen alergias a los alimentos. Solo en EU, la alergia a los alimentos provoca un shock anafiláctico cada seis minutos. A veces, estos incidentes son fatales.

El conocimiento familiar se sumó a la experiencia del menor de los Yasovsky para crear SensorGenic: «Tengo 15 años de experiencia en los departamentos de investigación y desarrollo de Apple, Intel y PrimeSense pero siempre tuve en mente este asunto, así que hace algunos años empecé a pensar en cómo construir un sensor que le permita a los alérgicos saber qué alimentos son compatibles antes de comerlos, en cualquier momento y lugar», le explicó Noam Yasovsky a ISRAEL21c.

Y así se germinó el sueño. Por estos días, su compañía emergente SensoGenic desarrolla un biosensor digital de alérgenos alimentarios para los consumidores.

Este es el único dispositivo en su tipo capaz de detectar e identificar a los alérgenos más comunes (leche, huevos, cacahuetes, nueces, trigo, soja, pescado y mariscos) con apenas una sola muestra del alimento, que, para su análisis, debe ser colocada en una almohadilla desechable donde es examinada por la unidad biosensora.

El dispositivo de SensoGenic utiliza una nanotecnología patentada para detectar proteínas específicas que causan alergias a un nivel de 10 partes por millón (ppm), considerado el nivel de reacción adversa más bajo. Los usuarios reciben el resultado en su teléfono inteligente a través de una aplicación especial.

«La aplicación también les permitirá a los usuarios narrar sus experiencias en un restaurante o compartir los resultados con grupos y redes de personas alérgicas a los mismos alimentos», describió Yasovsky.

Emergida de la aceleradora de salud digital eHealth Ventures en la ciudad Modi’in Illit en marzo de 2018, SensoGenic recluta hoy a cientos de evaluadores beta en Israel, especialmente familias con niños pequeños.

“Parte del modelo de negocio es trabajar con una pequeña comunidad de primeros usuarios para darnos su opinión. Saldremos de Israel a todo el mundo. Para 2002 planeamos tener un producto completo», expresó el emprendedor.

Planificado para ser vendido en línea y luego en cadenas de restaurantes a través de socios de distribución global, la unidad de biosensores -que no requiere aprobación regulatoria- tendrá un precio de alrededor de 200 dólares. Por su parte, las almohadillas de prueba desechables costarán menos un dólar cada una.

En otro orden, un producto estadounidense de biosensores manuales que detectan maní y gluten, utiliza en la actualidad cápsulas desechables que cuestan cuatro dólares para detectar el alérgeno específico con química basada en anticuerpos.

En ese sentido, SensoGenic será más asequible y también multipropósito, ya que utiliza una formulación única basada en celulosa, un polímero natural abundante y barato, para atraer a todas las proteínas alergénicas de la muestra de alimentos. «La celulosa es lo que nos da una ventaja», explicó Yasovsky.

Esto podría ser un plus significativo en el billonario mercado de alérgenos alimentarios.

La innovadora investigación detrás de la tecnología de SensoGenic proviene del pionero en nanotecnología israelí y empresario profesor Oded Shoseyov de la Universidad Hebrea de Jerusalén y de su hermano, el doctor David Shoseyov.

Recientemente, SensoGenic recibió la subvención “Horizon 2020” -unos 50.000 euros de la Unión Europea-, y fue parte del Programa de Liderazgo del Instituto Merage, que ayuda a las compañías emergentes de Israel orientadas a la ciencia y la medicina a llegar al mercado estadounidense.

El primer objetivo serán los padres de aproximadamente 2,2 millones de niños estadounidenses alérgicos a los huevos o al maní.

Yasovsky consideró que el dispositivo ofrece «una capa adicional de información para la toma de decisiones».

sensogenic sopa

Fuente: Israel21c
Por: Abigail Klein Leichman

Seguir leyendo

Innovación

Facebook inaugurará un nuevo espacio para startups en Tel Aviv

Agencia AJN.- La directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, estará presente en la ceremonia de inauguración.

Publicado

el

Por

facebook

Agencia AJN.- La directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, estará presente en la ceremonia de inauguración de un nuevo espacio para empresas y startups, llamado Playground, en Tel Aviv durante agosto.

Playground, ubicado dentro de las instalaciones de Facebook en Rothschild Boulevard, será un espacio dedicado a nuevas empresas, desarrolladores, comunidades que utilizan la plataforma, artistas y empresas, dijo la compañía en un comunicado. El espacio acogerá eventos y programas de capacitación.

La inauguración se llevará a cabo junto con el lanzamiento de un programa establecido por Facebook, para ayudar a las empresas en el negocio de tecnología de consumo, según publicó Times of Israel.

Cada año se elegirán 13 startups para participar en las cuatro vías del programa: gestión de productos, marketing, administración y desarrollo de tecnología, según el comunicado. Cada ciclo durará unos cuatro meses.

Las nuevas empresas seleccionadas serán asesoradas y seguidas por los empleados de Facebook en Israel y en el extranjero, así como por los actores clave en el sector de la tecnología.

Facebook ya ha seleccionado las compañías para su primer grupo: Modli, EquityBee, Lumen, Elemento, Shookit y Venn.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!