Seguinos en las redes

Antisemitismo

Una corte australiana anuló la destitución del académico que insertó una esvástica en una bandera israelí

Agencia AJN.- Tim Anderson, un reconocido académico antiisraelí y pro iraní, había apelado la decisión de un tribunal que aprobó su despido de la Universidad de Sídney.

Publicada

el

sidney

Agencia AJN.- Una corte federal australiana anuló la destitución del académico Tim Anderson, despedido de la Universidad de Sídney a principios de 2019 por insertar una esvástica en medio de una bandera israelí, sosteniendo que su actividad era un acto de libertad de expresión.

Tim Anderson, un reconocido académico antiisraelí y pro iraní, junto con la Unión Nacional de Educación Terciaria, apeló la decisión de un tribunal que aprobó su despido, y a fines de agosto, según informó el Sydney Morning Herald, una corte federal de tres jueces anuló dicho fallo y ordenó que un nuevo juez examinar si su conducta estuvo dentro de los límites de la libertad académica o fue demasiado lejos.

Al fundamentar su decisión, dos de los tres jueces federales sostuvieron que la imagen de la bandera israelí con una cruz esvástica era «profundamente ofensiva e insensible para el pueblo judío» y podría expresar una «falsa equivalencia moral comparando a Israel con la Alemania nazi».

Mientras que una portavoz de la universidad dijo que la institución estaba decepcionada por la decisión, que revisaría antes de decidir qué hacer, Anderson publicó en su página web que el tribunal había reconocido que su publicación estaba vinculada a una discusión sobre la moralidad en el conflicto entre Israel y Palestina, en contraste con la forma en que la universidad y los medios de comunicación la “describieron falsamente”, simplemente como “ofensiva para los judíos”.

Por su parte, Matthew McGowan, secretario nacional de la Unión Nacional de Educación Terciaria, explicó que habían llevado el caso junto con Tim Anderson no porque defendieran sus comentarios, sino porque creían en la libertad académica.

Dejá tu comentario

Antisemitismo

Una carta de Einstein recién descubierta revela el antisemitismo de Estados Unidos en los años ’30

«No me informan (de una vacante) ni siquiera cuando corresponde a mi propia especialidad», admitió el célebre científico en la carta, escrita en alemán, que fue traducida al inglés.

Publicado

el

Por

eins

Agencia AJN.- Una carta recientemente descubierta, escrita por el célebre físico Albert Einstein, saca a la luz parte del discreto antisemitismo -sobre todo en el ámbito académico y artístico- al que se enfrentaron Einstein y otros judíos en Estados Unidos tras huir de Alemania precisamente por ese motivo.

Einstein dirigió su carta -que será subastada por la casa de subastas Kedem este martes 23 de noviembre- al pianista austríaco de origen judío Bruno Eisner, quien le preguntó sobre la vida en Estados Unidos cuando buscaba establecerse tras abandonar la Europa gobernada por los nazis.

«Aquí existe un tremendo (grado de) antisemitismo, especialmente en el mundo académico (aunque también en la industria y la banca). Eso sí, este (antisemitismo) nunca toma la forma de un discurso o una acción brutal, sino que se cuece, con mayor intensidad, bajo la superficie. Es, por así decirlo, un enemigo omnipresente, imposible de ver, (cuya presencia) sólo se percibe», escribió Einstein, que respondió a la pregunta de Eisner sobre la posibilidad de encontrar trabajo en Estados Unidos.

«No se me informa (de una vacante) ni siquiera cuando corresponde a mi propia especialidad», admitió el célebre científico en la carta en alemán, que fue traducida al inglés.

Einstein también aportó la historia de uno de sus ayudantes como ejemplo de sus advertencias, escribiendo «Sólo tengo que decirle que mi joven ayudante, con el que he trabajado con éxito durante dos años, se instaló en Rusia hace dos meses, porque aquí no había oportunidades».

La carta, escrita cuando Einstein vivía en Princeton, Nueva Jersey, varios años después de la llegada de los nazis al poder, arroja luz sobre el antisemitismo al que se enfrentaban los judíos que vivían en América en aquella época. Aunque su escala es incomparable, el preocupante patrón de marginación y discriminación siguió a Einstein y a otros judíos que llegaron a las costas de Estados Unidos.

Eisner, que ya estaba en Nueva York en el momento de la carta, acabó triunfando en la escena musical clásica estadounidense, con una carrera como concertista de piano y profesor de música. Murió a los 94 años en Nueva York.

Einstein, reconocido como uno de los mejores físicos de la historia, es conocido sobre todo por el desarrollo de la teoría de la relatividad, aunque también hizo importantes contribuciones al desarrollo de la teoría de la mecánica cuántica. Sus descubrimientos científicos fueron cruciales para el desarrollo de la bomba atómica, que posteriormente contribuyó al fin de la Segunda Guerra Mundial.

Cuando los nazis empezaron a marginar a los judíos de posiciones estimadas en Alemania, como en el ámbito de los cargos públicos y el trabajo universitario, Einstein -y su revolucionaria teoría de la relatividad- fue el objetivo de los nazis, que tacharon su teoría de «física judía». Einstein, que llevaba investigando en EE.UU. desde 1933 -el año en que los nazis subieron al poder-, renunció posteriormente a su ciudadanía, prometiendo no volver nunca a su Alemania natal. Obtuvo la nacionalidad estadounidense en 1940.

«Esta carta arroja luz sobre un aspecto menos conocido de la vida de Einstein en Estados Unidos», dijo Meron Eren, director general y cofundador de la casa de subastas Kedem. «En aquella época, el antisemitismo en los Estados Unidos quedaba en gran medida eclipsado por el Holocausto y los millones de muertos en Europa».

«Esta carta sirve como otro importante recordatorio de que las sociedades liberales no son inmunes a esta enfermedad y que debemos permanecer siempre vigilantes contra cualquier forma de racismo», concluyó Eren.

Seguir leyendo

Antisemitismo

El presidente polaco denuncia el antisemitismo en una reunión nacionalista como ‘traición’

Publicado

el

Por

Lithuania Poland

Agencia AJN.- El presidente polaco, Andrzej Duda, denunció durante el día de hoy las manifestaciones de antisemitismo en una reunión nacionalista la semana pasada en el Día de la Independencia de Polonia que incluyó cánticos de «Muerte a los judíos» y una quema simbólica de un texto histórico sobre los derechos judíos.

Sus comentarios se unieron a los de los funcionarios del gobierno israelí y polaco que criticaron la expresión pública de odio hacia los judíos que se produjo en la ciudad de Kalisz, en el centro de Polonia, el jueves en medio de las celebraciones navideñas en Polonia.

“La barbarie llevada a cabo por un grupo de gamberros en Kalisz es contraria a los valores en los que se basa la República de Polonia”, escribió Duda en su cuenta de Twitter.

Al señalar la crisis actual en la frontera de Polonia con Bielorrusia, Duda agregó que los actos fueron «incluso un acto de traición».

Los participantes en la reunión quemaron una copia de un documento medieval que ofrecía protección y derechos a los judíos en tierras polacas. Los líderes del evento también se refirieron a la comunidad LGBT y los sionistas como «enemigos de Polonia» que necesitan ser expulsados.

El ministro del Interior polaco, Mariusz Kaminski, dijo el sábado que esperaba que «las personas que organizaron la vergonzosa y escandalosa asamblea en Kalisz el 11 de noviembre sufran consecuencias legales».

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Lukasz Jasina, dijo que la festividad nacional de Polonia se había «utilizado para propagar el odio, el antisemitismo y la intolerancia religiosa».

El ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Yair Lapid, acogió con satisfacción la «condena inequívoca» de las autoridades polacas y dijo que el pueblo judío «espera que el gobierno polaco actúe sin concesiones contra quienes participaron en esta impactante muestra de odio».

«El horrible incidente antisemita en Polonia le recuerda a todos los judíos del mundo la fuerza del odio que existe en el mundo», dijo Lapid.

La influyente Iglesia católica de Polonia también condenó enérgicamente el torrente de odio.

Las celebraciones del Día de la Independencia en Polonia se han visto ensombrecidas en los últimos años por eventos liderados por grupos de extrema derecha.

El más grande el jueves fue en Varsovia. El alcalde trató de prohibirlo, diciendo que la ciudad capital no era lugar para «lemas fascistas». Tenía el respaldo de la corte para la prohibición, pero el gobierno de derecha de Polonia otorgó a la marcha el estatus de una ceremonia estatal, el último ejemplo de los nacionalistas gobernantes que buscan ganarse el favor de los grupos extremistas.

Polonia fue durante siglos una de las tierras europeas más acogedoras para los judíos, y los reyes les ofrecieron protección después de que huyeron de la persecución en tierras alemanas.

La comunidad judía de Polonia creció hasta convertirse en la más grande de Europa en el siglo XX, con unos 3,3 millones de judíos viviendo en el país en vísperas de la Segunda Guerra Mundial. La mayoría fueron asesinados por la Alemania nazi durante el Holocausto. Hoy en día, la comunidad es muy pequeña, se cuentan por miles.

Israel ha acusado a Polonia de adoptar una postura antisemita sobre la restitución del Holocausto sobre una nueva ley que evitará efectivamente que los herederos judíos de la propiedad incautada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial la reclamen.

En respuesta a la aprobación de la ley en agosto, Israel retiró a su encargado de negocios de Polonia y le dijo al enviado polaco al estado judío, que estaba de vacaciones en Polonia, que no se molestara en regresar.

Lapid en ese momento llamó a la ley «antisemita e inmoral».

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!