Seguinos en las redes

Cara a Cara

Waldo Wolff: “Rafecas manipuló documentación para incriminar y denostar a Nisman”

AJN.- En una entrevista con AJN, el diputado del PRO Waldo Wolff se refirió al caso Nisman y afirmó que “la gente sabe que el gobierno anterior se comportó antes de su muerte como si quisiera matarlo y después de su muerte como si lo hubiese matado”.

Publicada

el

ww

¿Qué lecturas hizo respecto del tema de la UNESCO?
Cuando me presentan, suelen hacerlo como ex vicepresidente de la DAIA, pero antes de eso yo fui presidente de FACCMA dos períodos.

Para aquellos que no lo saben, ¿qué tiene que ver con el deporte en la comunidad judía?
Tiene que ver con más que el deporte. Tiene que ver con exhibir nuestra condición de judíos a través del deporte pero, en definitiva, a través de cualquier otra cosa que hagamos, por eso lo señalo.
Esta introducción es para decir que yo me considero un macabeo, o sea, un hombre que exhibe su judaísmo donde le toca estar. Y hoy me toca ser diputado nacional y exhibo con orgullo mi compromiso con mis valores. Respecto de lo que pasó en la UNESCO, yo lo dije inmediatamente: yo con esto no negocio mis convicciones. Si bien pertenezco a un espacio político, a veces, debo entender que mis convicciones no son lógicamente compartidas por todo el espacio. Porque así funciona el espacio político. Somos personas únicas y, a veces, tenemos que comprender que integramos un proyecto y tenemos que tolerar ciertas diferencias. Mi convicción absoluta es que Jerusalem es la capital única, eterna e indivisible, no sólo del Estado de Israel, sino del pueblo judío. Cosa que voy a repetir hasta el fin de mis días y transmitírselas a quienes me suceden en mi familia, a mis hijos, porque es lo que estudié, es lo que creo, lo que siento y me permito disentir en un espacio que me permite disentir. Porque jamás nadie me ha llamado la atención por alguna posición que tenga que ver con mis convicciones y que puede ser, en algún momento, no exactamente igual a posiciones geo-políticas que, más allá de pedir que me las expliquen, muchas veces no tengo por qué entenderlas o compartirlas.

¿Tuvo alguna caja de resonancia el tema de La UNESCO en el Congreso o tal vez usted pudo haber tomado una actitud didáctica o esclarecedora?
La UNESCO, así como las Naciones Unidas, están muy desprestigiadas. Así que yo entiendo que, lamentablemente, hay que tomarlo como de quién viene. A estas horas, acaba de salir en los diarios de hoy que, por ejemplo, en Venezuela comienzan a ser liberados los primeros presos políticos. Sin embargo, ninguno de estos organismos que componen las Naciones Unidas se expresó al respecto, y mucho menos organismos que tienen que ver con la defensa de los Derechos Humanos internacionalmente. Así que, entiendo que hay que reclamar, hay que levantar el tono donde hay que hacerlo con elegancia, con contundencia. Pero también hay que entender que es la UNESCO y que son las Naciones Unidas, cuyos organismos que se encargan de los Derechos Humanos fueron integrados por Libia en un momento, así que no hay mucho para hablar.

Algunos embajadores de Israel vieron en el voto de abstención una posición positiva para ejemplificar esto en el resto de los países latinoamericanos. ¿Hay una falta de coraje en tomar una decisión distinta?

Yo pienso que las decisiones de un país no son una foto, son una película. Yo integro un espacio que ha dado claras muestras de reposicionarse en un lugar en el mundo, a mi entender, coherente. Las relaciones de la Argentina con lo que es el mundo occidental y democrático se han afianzado en este año de gobierno. Israel, además de la relación nuestra como judíos con nuestro centro espiritual, se encuadra dentro de lo que es la democracia y lo occidental. Está invitado por primera vez en la historia un primer ministro en ejercicio, que probablemente venga el año próximo, y las relaciones bilaterales son excelentes. Así que entiendo que hay que analizarlo como una película y no como una foto, que a algunos puede no gustarles, a mí tampoco, pero me parece que la película es auspiciosa.

¿Cuál es la película y no la foto de la muerte y denuncia del fiscal Alberto Nisman? ¿Qué es lo que estamos viviendo en los últimos meses?
Es una película imperfecta. Podés ver la mitad del vaso vacío o la mitad del vaso lleno. Si miramos la mitad del vaso vacío, vemos no sólo con la causa Nisman, porque tiene que ver con los atentados, con el memorándum (de Entendimiento con Irán), con la denuncia de Nisman, con la impunidad, con la muerte de Nisman, con el encubrimiento de la muerte de Nisman. Ahora, si mirás la mitad del vaso lleno, esta banda que asoló a la Argentina estuvo a cinco minutos de hacerlo pasar como suicidio, de hacerlo pasar como un libertino, como un homosexual, como un drogadicto, como un borracho, como una confabulación internacional. Más allá de que lo sigan repitiendo como loros, si vos hacés una encuesta en la calle, la gente sabe que el gobierno anterior se comportó antes de su muerte como si quisiera matarlo y después de su muerte como si lo hubiese matado. Además del hecho en sí mismo, con una degradación de la calidad institucional de la Argentina, pocas veces vista en la historia y entiendo que la mayoría de la ciudadanía así lo entendió. No han podido salirse con la suya. Tampoco nosotros hemos podido lograr lo que queremos, que es que se haga justicia.

Por un lado se ve gente muy nerviosa por este tema y, por otro, está muy encapsulado y resulta difícil entrarle. No obstante, el optimismo de llegar a que se sepa la verdad debe ser una cuestión fundamental en su día a día…
No hago estas cosas en función de los resultados que obtenga. Han visto mi proceder a lo largo de muchos años, y hoy soy diputado nacional, hoy tengo la posibilidad de amplificar mi voz en los medios. Pero también levantaba la voz cuando estaba solo, cuando me amenazaban, cuando muchos, en distintos ámbitos, me dejaron solo. Así que sé dónde voy a estar yo en cada momento, y es reclamando, primero, que se abra la denuncia, porque es absurdo que no se haga; segundo, que los responsables de la connivencia y del encubrimiento se hagan cargo; y denunciando las irregularidades que yo considero que se cometieron en todo el proceso. Personificado tal vez en el caso del juez (Daniel) Rafecas, a quien le estoy haciendo juicio político, a quien denuncié, y ese es mi lugar, voy a estar reclamando.

La solicitada que tanta difusión tuvo llevó a que el juez Rafecas tenga visibilidad, porque tuvo que salir a dar su posición. ¿El hecho de que estuviera sentado en lo de Mirtha Legrand generó algo que no se preveía?
Las cosas que tienen que ver con mis convicciones no las hago en función de lo que va a hacer el otro. Yo entiendo que el juez Rafecas debe dar explicaciones. Quedó probado con los testimonios de la ex secretaria del fiscal Nisman, Soledad Castro, del ex presidente de la DAIA Julio Schlosser, que se presentaron al Consejo de la Magistratura y avalaron mi denuncia diciendo que el juez Rafecas manipuló documentación para incriminar y para denostar a Nisman. El doctor Schlosser testificó que Rafecas, adelante nuestro, dijo que Nisman estaba psiquiátrico y mintió diciendo que su secretaria coincidía con él. La secretaria dijo que era mentira y que no había hablado con él. Así que, la verdad, me tiene sin cuidado lo que haga el juez Rafecas, tiene derecho a defenderse, es más, tiene la obligación de hacerlo. Pero bueno, cada uno en su casa sacará las conclusiones de quien es quien.

Memorándum con Irán y muerte del fiscal Nisman, ¿cómo lo vincula?

El Memorándum fue un documento que se explica solamente con el objetivo de encubrir y liberar a los iraníes que tenían pedido de captura o que tienen pedido de captura. Este fin de semana me encontré en una fiesta con Sofía Guterman (madre de Andrea, quien falleció en el atentado a la AMIA) y, charlando, nos acordábamos de cuando el canciller (Héctor) Timerman nos visitó en la DAIA, previo a la firma del Memorándum. Ya se comentaba que iba a salir en los próximos meses y ella le preguntó si contemplaba a todos los acusados que eran ocho, uno había muerto. Él le dijo que sí, y después se firmó por cinco. Si vos firmás un documento que solamente contempla a los que tienen pedido de captura es que no te interesa la verdad, porque la verdad hubiese sido resuelta o hubiesen aportado datos todos los testigos o los acusados. Solamente se enfocó en los cinco acusados, los cinco que tienen pedido de captura. Yo no tengo ninguna duda de que se trató de eso y la verdad que es una de las páginas más negras de la política de las relaciones exteriores de la República Argentina.

Se cumplen 10 años de las alertas rojas, ¿desde su lugar qué debe hacer sobre este tema?
Seguir pugnando por mantenerlas vigentes. Por eso presenté un escrito a la UFI-AMIA para que estén atentos a que no caigan y para que los organismos pertinentes de la República Argentina reafirmen nuestro compromiso con la persecución de los acusados por la justicia argentina, del peor ataque terrorista que sufrió nuestro país en su historia.

Dejá tu comentario

Cara a Cara

Los creadores de ‘Fauda’ aseguraron que las amenazas del BDS son “ridículas”

Agencia AJN.- Avi Issacharoff y Lior Raz, creadores de Fauda, estrenaron la segunda temporada en Netflix la semana pasada. El drama sobre el conflicto entre israelíes y palestinos recibió una gran cantidad de elogios.

Publicado

el

Por

fauda 2

Agencia AJN.- The New York Times nombró a Fauda como una de las mejores series del año pasado. La primera temporada ganó a mejor drama, mejor actor y otros premios de la Academia de Televisión Israelí. Su nivel de popularidad aumentó, transmitiendo internacionalmente en casi 200 países.

Pero a principios de este año el movimiento de boicot, desinversión y sanciones, conocido como BDS, amenazó con emprender acciones legales contra Netflix si continuaba emitiendo el programa.

BDS describió el thriller político como “propaganda racista para la ocupación israelí”.

“Esto está mal, es un error”, respondió el co-creador y veterano periodista Issacharoff sobre las amenazas del BDS.

“Es más que un error, es ridículo, de verdad”, añadió Raz. “El movimiento BDS no quiere sacar el programa de Netflix, solo quiere sacarnos de Israel. Creo que es mucho más que eso, y creo que es realmente ridículo”.

Seguir leyendo

Cara a Cara

Cimadevilla: “El Congreso entendió que la Argentina debe salir de la vergüenza de casi 25 años sin justicia por el atentado”

AJN.- El jefe de la unidad especial de investigación de AMIA, Mario Cimadevilla, dialogó con AJN sobre la posibilidad de que se implemente el juicio en ausencia para casos de terrorismo: “el Parlamento tiene un gran desafío: dar un gran debate, para ver cómo superamos esta parálisis para que no haya más impunidad en el juicio AMIA”.

Publicado

el

Por

cima

¿Cómo está transcurriendo estos primeros meses de trabajo en este enorme desafío, que es saber qué pasó con el atentado?
Nosotros apenas asumimos la función, más allá de interiorizarnos del estado de la causa, hemos observado que la causa AMIA, la causa madre, está en un estado de parálisis. La causa no avanza en la investigación, a pesar de que hay cinco iraníes imputados. Irán es un país que además está sospechado de haber colaborado con el atentado y, además, se niega a colaborar con la investigación de la justicia argentina. La causa por la cual no se avanza es que existe una “tradición jurídica” en la Argentina, que sostiene que si los imputados no están presentes los juicios no pueden avanzar. El presidente nos ha dicho que tratemos de aportar todos los elementos para remover los obstáculos que hoy tienen los jueces para dictar sentencia en esa causa. Uno de los obstáculos es solucionar, desde el punto de vista legal, esta situación.

Lo que se llama juicio en ausencia.
Hemos avanzado en un proyecto de ley de juicio en ausencia, para esto hemos estado en la Corte Internacional. Yo no pude ir, pero ha estado gente de la unidad en La Haya. Fue una experiencia valiosa, se discutió sobre otros países que habían sufrido atentados como la Argentina. Cuando también se sospecha que hay un país detrás, apoyando esos hechos, se analizó cómo han legislado, cómo han avanzado en el enjuiciamiento de esos casos. Hemos tomado una iniciativa muy particular, hemos consultado a las universidades argentinas, porque este es un tema que divide a la doctrina. Van a haber algunos que digan que sí y otros que van a decir que no se puede. Hemos tratado de comprometer a las cátedras de las universidades argentinas a que se expidan. No podemos seguir 20 años más discutiendo que sí o que no. Tanto los que dicen que no, como los que dicen que sí, tienen que hacer su aporte, para que el Estado argentino pueda superar esta contingencia y en algún momento dictar sentencia que le permita conocer a las víctimas y a la sociedad qué es lo que pasó. En esto realmente quiero destacar la tarea de la universidad del sur de Bahía Blanca, realmente han hecho un trabajo extraordinario. Cuando se debata este tema en el Congreso, queremos que vengan y participen en el debate.

¿Comenzó el diálogo con los distintos sectores políticos sobre este tema?
Hemos avanzado en conversaciones con los distintos bloques del senado. Hemos logrado un consenso, diría, casi unánime, de avanzar en la discusión y en el debate de este tipo de iniciativas que nos permitan superar esta parálisis. Sabemos que es un tema controvertido, sabemos que va a generar un debate, aun en el seno de la propia colectividad, pero bueno, es un tema que debemos afrontar, debemos dar debate. Yo siempre digo que hay dos juicios que no son iguales, pero que tienen cierta analogía, y que deben haber sido las causas más complejas y las que más han dado que hablar en la Argentina. Uno fue el juicio a las juntas y otro, sin duda, es el juicio a la AMIA. No hay, en la historia judicial argentina, dos causas que hayan concitado tanta atención, tanta discusión y hayan tenido tanta trascendencia como estas dos causas. El gobierno de Alfonsín tuvo que también en el Parlamento dar un debate y modificar leyes, modificar el código de justicia militar para que no haya impunidad. Y fue, a raíz de esas modificaciones que se hicieron, en la Argentina, en el único lugar del mundo que juicios de lesa humanidad pudieron ser juzgados sin leyes especiales, sin tribunales especiales, sino por leyes y por jueces de la Constitución. En este caso también el Parlamento argentino tiene un gran desafío: dar un gran debate, para ver cómo superamos esta parálisis para que no haya más impunidad en el juicio AMIA.

¿Y cómo se está conduciendo el Congreso en este sentido?
Realmente hemos tenido una receptibilidad extraordinaria. Han entendido la necesidad de que la Argentina salga de esta vergüenza internacional, que es que a más de 20 años no pueda tener sentencia. Como país, realmente es lamentable la imagen que damos afuera. En esto debo destacar la actitud que han tenido algunos senadores, como el caso del senador Pichetto y la gente del bloque de cambiemos. Realmente están dispuestos a avanzar en el tratamiento de este proyecto. Por ahí, las diferencias pasan no ya en la necesidad de legislar el juicio en ausencia, sino acerca de qué delitos comprendería: si todos los delitos, delitos menores, delitos de los que se llaman interjurisdiccionales, o sea, que actúan en distintas jurisdicciones, como puede ser el narcotráfico o el terrorismo; si tiene que haber una instancia revisora, si hay sentencia y qué ocurre si luego el imputado aparece. Estos son los temas que hoy estamos discutiendo, pero lo que ya hemos dejado de discutir es la necesidad de la sanción de la Ley.

Hoy en día es su trabajo, usted está hablando con los bloques…
Sí, yo personalmente me he encargado de charlar con los distintos bloques, a quienes conozco por mi paso por el senado, que me ha ayudado a relacionarme de esta manera con ellos. Así que yo creo que en los próximos días vamos a tener un proyecto de Ley consensuado. Después la idea es discutirlo en las comisiones del Congreso, que vengan los doctrinarios, que vengan las universidades, que vengan las entidades. Estos temas hay que debatirlos. Yo siempre doy un ejemplo, si al mejor penalista del mundo, nosotros le hubiésemos dado para hacer un código penal en la Argentina, seguramente nos hubiese traído un código penal donde hubiese reglamentado el homicidio, el robo, la extorsión, la estafa, la defraudación, pero jamás se le hubiese ocurrido a ese penalista pensar que el Estado, como ocurrió en la Argentina, podía convertirse en una máquina de matar, de robar, de secuestrar y de hacer desaparecer personas. Frente a estos hechos, el derecho tiene que dar una respuesta. El terrorismo, permanentemente, va innovando en ver de qué manera atenta contra la vida de las personas. A quién se le hubiese ocurrido, hace un tiempo atrás, que uno en un camión iba a ir por una peatonal en Niza e iba a hacer el desastre que hizo. ¿Qué? ¿Lo juzgamos por homicidio culposo? El derecho tiene que dar respuestas a estas situaciones, en este caso, que va generando el terrorismo internacional, y la Argentina está en deuda con esto. Tenemos que dar una respuesta, y el presidente nos ha instruido para que avancemos en este sentido, con la participación del Parlamento, por supuesto.

El debate por el juicio en ausencia, ¿cómo está recibiéndolo los diferentes familiares de víctimas del atentado?
Hay opiniones distintas. Hay algunos que se oponen, que dicen que esto va a traer impunidad porque en el caso de que hubiera una sentencia condenatoria, Irán va a seguir sin colaborar con la Argentina y estos cinco iraníes nunca van a poder cumplir la pena que se les aplique. Esta es una mirada parcial. La sentencia no sólo tiene como finalidad que “si yo cometo un delito, que me metan preso”, sino que la sentencia también sirve para que la sociedad sepa qué pasó y las víctimas, fundamentalmente, sepan qué pasó. En la Argentina, y vuelvo a la analogía, cuando se inician los juicios por crímenes de lesa humanidad, se sancionaron las leyes de obediencia de vida y de punto final. Estas leyes hicieron que cayeran un montón de procesos. Los jueces argentinos en aquel momento, en La Plata, Mar del Plata, Córdoba, dijeron “bueno, ¿qué hacemos?, acá si avanzamos y tenemos una sentencia no va a haber condena, porque estos señores con leyes de obediencia de vida y punto final quedaban exculpados”. Sin embargo, siguieron adelante hasta dictar sentencia ¿Por qué? ¿Qué dijeron? La sociedad y las victimas tienen derecho a saber lo que pasó, que fue lo que se denominaron “juicios por la verdad”. Sabiendo que en la sentencia que pudieran dictar, no podían condenar por estas leyes, entendieron que la sociedad debía saber qué es lo que había pasado, quiénes eran los que habían sido responsables, avanzaron en las investigaciones y dictaron sentencia. Por eso estas dos causas son emblemáticas en el derecho argentino.

¿Es optimista en esto?
Por supuesto, soy optimista. Además, realmente es un tema que te obliga a comprometerte, no es cualquier tema. Realmente hay un compromiso con la colectividad, porque sin el esfuerzo que ellos hicieron, esta causa estoy seguro de que hubiese muerto. Esta insistencia permanente que han tenido en saber la verdad, ha hecho que hoy estemos discutiendo esto, a pesar de que pasaron 25 años y esta causa no haya muerto.

¿Tiene un diálogo fluido con el Ejecutivo, con el presidente?
Trato, obviamente. Trato con el presidente de no llevarle todos los días los inconvenientes que se nos presentan, sino de tratar de llevarles algunas soluciones, como por ejemplo, una Ley en este caso. Estamos también trabajando con organismos de seguridad, con los propios organismos de inteligencia, tratando de colectar información que pueda existir en algún organismo del Estado y que no se le haya dado a la justicia. Estamos haciendo un gran trabajo: una causa cuanto más se aleja en el tiempo, más se aleja en las posibilidades de su esclarecimiento. En esto hay que ser realista, no se le puede mentir a la gente. Pero yo soy optimista, creo que podemos llegar a algún resultado.

¿Cuál es el mensaje para los familiares de las víctimas?
¿Qué les podemos decir a los familiares? Han escuchado de todo y de todos. ¿Qué les podemos decir? Yo creo que tenemos que ser respetuosos. Sofía dijo cuando terminó su discurso, en la calle Pasteur, que “ojalá se pueda”. Creo que a esto tenemos que apuntar, a que ojalá se pueda.

Seguir leyendo

Más leídas