Seguinos en las redes

Opinión

Israel. ¿A qué retos se enfrentará el próximo líder de Alemania?

Hoy en día Alemania es uno de los aliados más fuertes de Israel, y gran parte del mérito de ello puede atribuirse a la canciller saliente, Angela Merkel, quien tras 16 años deja el cargo. Aparte de Estados Unidos, no hay ningún país con el que Israel tenga una relación más íntima que con Alemania.

Publicada

el

mekrel

Agencia AJN.- Aunque heredó las políticas relativas a Israel y a la comunidad judía que se habían establecido en décadas anteriores -desde las reparaciones por el Holocausto a principios de la década de 1950 hasta la venta de armas y las maniobras militares conjuntas-, la relación entre Israel y Alemania alcanzó nuevas cotas durante el mandato de Merkel, quien visitó Israel en múltiples ocasiones y estableció reuniones periódicas del gabinete de gobierno entre ambas naciones que profundizaron las relaciones bilaterales y la cooperación.

A pesar de los desacuerdos con el ex primer ministro Benjamín Netanyahu y los anteriores gobiernos israelíes sobre la solución del conflicto con los palestinos (siguió siendo una firme defensora de la solución de dos Estados) y las ambiciones nucleares de Irán (defendió firmemente una solución diplomática y un pacto con Teherán), Merkel siguió comprometida con la seguridad de Israel. Entre los numerosos acuerdos militares que ha realizado durante su mandato, Alemania entregó a Israel varios buques destructores de la marina de guerra de última generación, financiando un tercio del precio de 500 millones de dólares del proyecto.

En uno de los muchos discursos que pronunció en la Knesset (parlamento israelí), Merkel dijo que «la seguridad de Israel nunca sería negociable para Alemania, porque la responsabilidad histórica de Alemania forma parte de la «razón de Estado»».

En la actualidad Alemania es uno de los aliados más fuertes de Israel, y gran parte del mérito de ello puede atribuirse a Angela Merkel. Aparte de Estados Unidos, no hay ningún país con el que Israel tenga una relación más íntima que con Alemania.

Gady Gronich, de la Conferencia de Rabinos Europeos, dijo a Jeremy Sharon, de The Jerusalem Post, que bajo el mandato de Merkel Israel disfrutaba de «excelentes relaciones» con el gobierno alemán, del que dijo que era el socio más fiable de Israel.

Asimismo, en su país, Merkel se propuso arreglar las cosas con los judíos de Alemania y los supervivientes del Holocausto. Durante su mandato, todos los gobiernos federales y estatales de Alemania han nombrado enviados especiales para vigilar y combatir el odio a los judíos. Se invirtieron unos 26 millones de dólares en seguridad para los judíos alemanes tras el intento de masacre en la sinagoga de Halle, cerca de Berlín, en 2019.

En 2019, su gobierno también asignó 66 millones de dólares adicionales para trabajos de preservación en el antiguo campo de exterminio nazi, Auschwitz-Birkenau, en Polonia. Durante una visita al campo ese año, su primera como canciller, Merkel dijo que sentía «profunda vergüenza» por lo que sus compatriotas habían hecho a los judíos antes y durante el Holocausto. «Recordar los crímenes… es una responsabilidad que nunca termina. Pertenece inseparablemente a nuestro país», dijo Merkel. «Ser conscientes de esta responsabilidad forma parte de nuestra identidad nacional».

En otro discurso, dijo: «La Shoah nos llena de vergüenza a los alemanes. Inclino la cabeza ante las víctimas… La ruptura con la civilización que supuso la Shoah no tiene parangón… Creo firmemente que sólo si Alemania acepta su responsabilidad por el desastre moral de su historia, podremos construir un futuro humano.»

Sin Merkel, ese futuro es más turbio. Olaf Scholz, el candidato a canciller por los socialdemócratas alemanes (SPD), dijo el lunes que tenía un mandato para liderar el próximo gobierno tras una estrecha victoria electoral, afirmando que buscaría formar una coalición con los Verdes y los Demócratas Libres. Scholz dijo que los votantes habían dicho a los conservadores de Merkel que era el momento de pasar a la oposición tras 16 años en el poder.

Gronich, de la Conferencia de Rabinos Europeos, advirtió que si el SPD se convierte en el mayor partido y Scholz en canciller, podría afectar a las relaciones entre Israel y Alemania.

El partido está menos dispuesto a Israel, dijo Gronich, quien añadió que podría dar lugar a una mayor presión política sobre Jerusalem por parte de la Unión Europea, donde Alemania es la principal potencia, junto con Francia.

«Alemania pasaría de ser un socio de Israel a otra cosa», dijo Gronich.

Sin embargo, el ministro de Asuntos de la Diáspora, Nachman Shai, dijo a Haaretz que no prevé ningún cambio importante tras la sustitución de Merkel y que la «fuerte relación continuará.»

El próximo líder de Alemania tiene grandes zapatos que llenar y la ausencia de Merkel se hará sentir. Ese líder, ya sea Scholz u otro, necesita recordar las lecciones del pasado de Alemania para hacer las cosas bien en el futuro.

Como le dijo el entonces presidente Reuven Rivlin a Merkel durante su visita a Israel en 2018, hay muchos en Alemania y Europa que han olvidado el pasado.

«Nuevas semillas de antisemitismo están floreciendo esta vez bajo la apariencia de un nacionalismo político de derechas con raíces nazis, que se están extendiendo por todo el continente europeo», dijo en su momento Rivlin.

El reto del próximo líder de Alemania es hacer tanto como Merkel para combatir esa amenaza y continuar la especial alianza entre Alemania e Israel.

Fuente: Jerusalem Post.

Dejá tu comentario

Coronavirus

Análisis: ¿La diplomacia triunfará por sobre la salud en la nueva política de turismo israelí?

Agencia AJN.- El fracaso del gobierno anterior para administrar de manera efectiva el aeropuerto Ben-Gurión durante los últimos 18 meses jugó un papel importante en la exacerbación de la crisis del coronavirus.

Publicado

el

Por

corona turismo

Por Maayan Jaffe-Hoffman

El primer ministro Naftali Bennett tendrá que elegir entre diplomacia y salud cuando implemente la nueva política de turismo de Israel el próximo mes.

El director general del Ministerio de Salud, el profesor Nachman Ash, dijo a The Jerusalem Post que el país se encuentra en las etapas finales de un plan para permitir que los viajeros ingresen libremente al país como turistas sin ningún permiso especial, siempre que puedan demostrar que están completamente vacunados o recuperados del coronavirus.

Idealmente, dijo, esta prueba vendría en forma de un certificado de vacunación digital escaneable y fácilmente verificable, como los Pases Verdes de Israel o los que pueden proporcionar los miembros del programa de certificados digitales COVID de la Unión Europea.

«Al menos en la primera fase, estamos recomendando que solo aquellos que tengan certificados de vacunación digitales» puedan ingresar libremente a Israel, dijo Ash. Pero agregó que esta decisión aún está en discusión.

Uno puede imaginar por qué: el aliado más cercano de Israel, los Estados Unidos, se encuentra entre esos países que generalmente no proporcionan dicha documentación y, por lo tanto, los viajeros de Estados Unidos aún tendrían que cumplir con los requisitos especiales de entrada y realizar una prueba serológica a su llegada.

Esto coloca al gobierno en un dilema. ¿Puede aliviar las restricciones de viaje para algunos viajeros, pero no para los de EEUU, que han estado esperando ansiosamente un año y medio para volver a conectarse con Israel?

Por otro lado, si Israel permite que los estadounidenses ingresen al país sin un proceso de verificación adecuado, ¿eso pone a Israel en riesgo de una quinta ola?

El fracaso del gobierno anterior para administrar de manera efectiva el aeropuerto Ben-Gurion durante los últimos 18 meses jugó un papel importante en la exacerbación de la crisis del coronavirus que finalmente condujo a muchas de las más de 7.800 muertes por COVID-19. También destruyó la industria del turismo de Israel, que en 2019 constituía el 5,9% del PBI del país.

Esto se debió en gran parte a la falta de voluntad del ex primer ministro Benjamín Netanyahu y de su gobierno de implementar o seguir cualquier política que pudiera considerarse impopular, especialmente entre ciertos grupos de población.
Esto incluyó esperar un año para exigir a los viajeros que hicieran pruebas del virus a la salida y la entrada del país y negarse a etiquetar ciertos países a los que los israelíes querían viajar como rojos, incluso cuando las tasas de infección eran altas.

La última primavera, cuando Bennett todavía formaba parte de la oposición, definió el fracaso de Netanyahu en la gestión de Ben-Gurion como una «locura», según la definición proporcionada por la autora Barbara Tuchman en su libro La marcha de la locura. Según Tuchman, una locura es algo que en tiempo real, más que en retrospectiva, se sabía que era estúpido, pero que se hizo de todos modos.
La primera locura aeroportuaria de Netanyahu se centró en permitir viajar desde Estados Unidos. Más del 70% de los pacientes con coronavirus en Israel durante la primera ola fueron infectados por una cepa que se originó en Estados Unidos, según un estudio publicado en mayo de 2020 por la Universidad de Tel Aviv.

¿Cómo paso?
Los vuelos desde Europa y otras partes del mundo comenzaron a pararse entre el 26 de febrero y el 4 de marzo de 2020, pero no desde los EEUU. Solo a partir del 9 de marzo Israel bloqueó sus fronteras a cualquier persona que venga del extranjero y no pudiera completar los 14 días de cuarentena en Israel.

“Había una brecha en la política, y esta brecha permitió que las personas que regresaran de EEUU pensaran que podían ir a donde quisieran, por lo que probablemente propagaron el virus de esa manera», dijo el Dr. Adi Stern, de la Escuela de Biología Celular Molecular y Biotecnología de la Facultad de Ciencias de la Vida George S. Wise de la Universidad de Tel Aviv, al JPost en ese entonces.

El Ministerio de Salud comenzó a considerar agregar Estados norteamericanos a la lista de lugares desde los cuales los viajeros debían ponerse en cuarentena a partir del 5 de marzo, pero fue solo después de que Netanyahu sostuvo una conferencia telefónica con el ex vicepresidente estadounidense Mike Pence el domingo 8 de mayo y decidió cerrar las fronteras de Israel a todos los países, incluido Estados Unidos.

«Actuamos como entendemos que es necesario», dijo el primer ministro en ese momento, «y todos lo aceptan, obviamente Estados Unidos también».

Netanyahu también cometió otros errores, como permitir que miles de hasidim ultraortodoxos viajen hacia y desde Uman en septiembre de 2020, en contra de la recomendación del entonces comisionado del coronavirus, el profesor Ronni Gamzu. Se descubrió que habían regresado al país aviones que transportaban a muchos enfermos.

En noviembre, una multitud de árabes israelíes viajaron a Turquía. Regresaron a sus comunidades sin entrar en aislamiento, lo que provocó un aumento de casos en sus ciudades y pueblos.

Además, después del acuerdo de paz con los Emiratos Árabes Unidos, Netanyahu alentó a los israelíes a viajar a Dubái y celebrar el acuerdo, a pesar del alto nivel de infección allí y la recomendación profesional de que el país debería ser etiquetado como «rojo», lo que requiere aislamiento al regresar. En cambio, los israelíes viajaron desenfrenados hasta que el Ministerio de Salud publicó que un tercio de los casos de coronavirus procedentes del extranjero que llegaban a Israel eran de Dubái.

En general, el aeropuerto Ben-Gurion es el eslabón más débil en la cadena del coronavirus, según los expertos en salud, porque es a través de este portal que las mutaciones resistentes a las vacunas pueden ingresar a Israel y potencialmente desentrañar su historia de éxito de vacunación masiva, lo que lleva a una quinta ola.

Fueron los viajeros los que introdujeron la mutación británica antes de la tercera ola, que se propagó al menos un 30% más rápido que la cepa del virus de Wuhan original y, por lo tanto, ralentizó la efectividad de la primera etapa de la campaña de vacunación de Israel.

Además, los viajeros trajeron las mutaciones brasileñas y sudafricanas, las cuales no se propagaron mucho, pero se descubrió que reducían la eficacia de las vacunas de Pfizer.

Y, por supuesto, la variante Delta también ingresó a Israel desde el extranjero, probablemente comenzando con solo una o dos familias.
Bennett se ha enfrentado repetidamente a pruebas sobre si debe seguir o no los pasos de Netanyahu o aprender de sus errores. La decisión que tome ahora determinará si evitará un peligro potencial o repetirá la locura de su predecesor.

Fuente: The Jerusalem Post – Traducción: Agencia AJN

Seguir leyendo

Opinión

Opinión. Enfrentando reformas religiosas, algunos haredim ahora piden separación entre la sinagoga y el Estado israelí

Agencia AJN.- El nuevo gobierno, advierten los políticos haredi, está «destruyendo» y «corrompiendo» el carácter judío de Israel. La separación, dicen algunos, puede ser inevitable

Publicado

el

Por

haredim
Representantes del rabinato jefe entregan un certificado kashrut a un restaurante local en el centro de Jerusalén, el 31 de diciembre de 2019

Agencia AJN.- Durante dos largos meses, los partidos Haredi Shas y United Torah Judaism se han involucrado en una intensa campaña de difamación contra el nuevo gobierno. Apenas hay un epíteto en el léxico haredí que no haya sido dirigido al Primer Ministro Naftali Bennett, al Ministro de Relaciones Exteriores Yair Lapid, al Ministro de Asuntos Religiosos Matan Kahana y otros.

Gran parte de la vituperación se ha dirigido a las propuestas del gobierno para reformar las grandes burocracias religiosas estatales, especialmente en kashrut y conversiones, pero no se ha detenido allí, con el líder de UTJ el diputado Moshe Gafni esta semana llamando a Bennett un «asesino» de israelíes que Han muerto recientemente a causa del coronavirus.

El 8 de junio, en una conferencia de prensa de «emergencia» de las facciones ultraortodoxas, Gafni pronunció la vieja maldición judía, «los nombres de los malvados se pudrirán». Se refería a Bennett y Lapid.

Esta semana, Gafni también llamó a Kahana “Antíoco” desde el podio de la Knesset, refiriéndose al villano de la historia de Hanukkah que prohibió la práctica religiosa judía, profanó el Templo y finalmente encendió la revuelta macabea.

El líder de Shas, Aryeh Deri, advirtió en junio que «un gobierno encabezado por Bennett destruirá el sábado, la conversión, el Gran Rabinato, kashrut y destrozará al pueblo de Israel». A principios de este mes, dijo que las reformas kashrut de Kahana estaban destinadas a «sembrar destrucción y corrupción».

“Pieza de nada”, “destructores de Israel”, “quítate la kipá”: la invectiva ha llegado rápida y furiosamente, en casi todos los debates de la Knesset y en todas las entrevistas televisivas con un diputado haredi.

1

United Torah Judaism MK Moshe Gafni (L) en el pleno de la Knesset el 26 de julio de 2021.

Pero no es solo el liderazgo político. Todas las facciones haredi tienen consejos de rabinos que aparentemente están a cargo de las decisiones políticas generales de los partidos. Estos rabinos también se han unido a la difamación. El martes, diputado del Shas Uriel Busso subió al podio para leer una carta pública del rabino sefardí haredí más prominente del país, Shalom Cohen, de 89 años, jefe de la Yeshiva Porat Yosef de Jerusalem y presidente del Consejo de Sabios de la Torá de Shas. .

En un hebreo arcaico típico de las llamadas a la penitencia de los rabinos haredi, Cohen expuso la narrativa de Shas sobre las nuevas reformas.

“Últimamente, por nuestras grandes transgresiones, esa gente mala se levantó y golpeó la Torá de Moisés, buscando destruir la fortaleza de la religión en la tierra de Israel, y declaró la guerra a Dios y su Torá, y deseaba demoler y destruir la fundamentos de la religión en todas las cosas sagradas, para poner obstáculos y traer faltas al pueblo de Israel ”, comenzó Cohen. “Amenazan cambios en el sistema de conversión, que el misericordioso [Dios] nos salve, y la destrucción del sistema kashrut como lo hemos mantenido durante mucho tiempo.

“Por lo tanto, pido a todos los rabinos municipales y a todos los jueces rabínicos dondequiera que se encuentren, y a los miembros del Consejo Principal del Rabinato, que se opongan inequívocamente a cualquier cambio en los sistemas de kashrut y conversión. Nadie debe cooperar con ellos de ninguna manera. Debes mantenerte firme, como el muro de una fortaleza, contra estas extrañas reformas que traerán ruina y destrucción al judaísmo en la tierra de Israel «.

2

El líder espiritual de Shas, el rabino Shalom Cohen, habla durante un evento de campaña del partido Shas en Holon el 11 de septiembre de 2019.

Reuniendo las filas

¿Qué tan en serio debemos tomarnos la retórica? ¿Es meramente politiquería, una forma en que los políticos haredi fingen no querer ser parte de un gobierno que, al menos por el momento, no quiere que desde adentro se interpongan en el camino de sus reformas religiosas? Después de todo, ¿cuánto tiempo puede tolerar la comunidad haredí que sus partidos permanezcan fuera del gobierno cuando tantas de sus instituciones y gran parte de su forma de vida dependen de la financiación estatal?

¿O los políticos haredi están expresando sus opiniones auténticas sobre los nuevos reformadores y sus reformas? La retórica puede parecer exagerada para los observadores externos: ¿realmente creen que abandonar el monopolio estatal del rabinato sobre la supervisión kashrut en favor de un sistema fuertemente regulado de empresas de supervisión competidoras equivale a la «ruina y destrucción» del judaísmo? – pero, no obstante, puede reflejar una ansiedad real por los cambios radicales que está inaugurando la coalición Bennett-Lapid.

Como suele ser el caso en la política, parece ser un poco de ambos: el flujo constante de denuncias refleja tanto las opiniones serias de la calle Haredi como los cálculos políticos tácticos de los partidos. Las encuestas han demostrado que los votantes haredi son de derecha y apoyan a Benjamin Netanyahu como primer ministro a tasas más altas que incluso los votantes del Likud. Al oponerse al nuevo gobierno con todas sus fuerzas, los políticos haredi están reflejando enfáticamente los puntos de vista de sus electores.

3

El líder del partido Shas, Aryeh Deri, en la sede del partido en Jerusaléem la noche de las elecciones, el 23 de marzo de 2021.

Sin embargo, el pánico moral que están tratando de fomentar también tiene un propósito más prosaico. Las instituciones que van a ser volcadas en la nueva serie de reformas son fuentes de inmensa influencia e ingresos para la comunidad haredi, que abastece a la mayoría de sus supervisores, juristas y funcionarios. Al insistir en que hay una guerra en marcha por el alma de Israel, esperan reunir a las bases de esas instituciones (rabinos municipales, consejos religiosos, inspectores de kashrut, jueces de conversión) para que se mantengan firmes y obstaculicen el progreso de las reformas.

Pero hay una desventaja en toda esa vehemencia y advertencias espantosas sobre la destrucción de Israel: muchos líderes y figuras públicas haredi están empezando a creerlo y a responder de maneras inesperadas.

El jueves por la mañana apareció una columna sorprendente en Mishpacha, el semanario haredi más leído. Escrito por el teniente de alcalde de Jerusalem, Haim Cohen, un veterano de los Shas, llevaba un titular contundente: «Religión y estado: ¿es hora de separarse?».

Dadas las nuevas reformas del gobierno, argumentó Cohen, y la consiguiente disminución del control haredi sobre los estándares religiosos, tal vez sea hora de considerar el desmantelamiento del aparato religioso estatal coercitivo por completo.

Una sola columna de un solo político haredí no es el punto. Es la respuesta a ella lo que indica una nueva inquietud dentro de la comunidad por la demanda haredí de controlar la vida religiosa del país. La columna fue escrita por un conocedor consumado (Cohen es un designado de facto del líder del Shas Deri para el Ayuntamiento de Jerusalén) se llevó a un lugar destacado en el popular Mishpacha, se compartió ampliamente en las redes sociales haredi y basó su propuesta radical en las opiniones de los principales líderes espirituales haredi de las últimas décadas.

4

24 nuevos jueces rabínicos prestan juramento en la Residencia del Presidente en Jerusalén el 15 de octubre de 2018

Un usuario de Twitter, Moshe Weisberg, editor del popular sitio web Behadrey Haredim cuya cuenta de Twitter tiene más de 33.000 seguidores, compartió el texto completo y calificó el argumento de «interesante».

En otras palabras, no fue la racha habitual de activistas liberalizadores de Haredi que se han tomado a discutir seriamente la idea de que la religión y el estado deberían, por primera vez, estar separados en el Estado de Israel. Es la corriente principal.

‘Sin elección’

El argumento de Cohen comienza en los fallos del Tribunal Superior de Justicia a mediados de la década de 2000, según los cuales el estado israelí debe reconocer las conversiones de reforma llevadas a cabo en el extranjero con fines de aliá.

Los políticos haredi de la época recurrieron al sabio haredí más destacado de la época, el rabino nonagenario Yosef Shalom Elyashiv.

Trajeron algunas sugerencias para la consideración de Elyashiv, incluida la idea radical de que los partidos haredi podrían responder apoyando una separación formal de religión y estado, un intento de rescatar las instituciones religiosas del poder coercitivo de las seculares, como se atestigua en el decreto de la corte secular que los fallos religiosos del rabinato no serían el estándar del estado para la elegibilidad para aliá.

La respuesta de Elyashiv fue contundente, relató Cohen: continuar protegiendo y trabajando dentro de las burocracias religiosas estatales existentes, aconsejó, mientras agrega (en la paráfrasis de Cohen), «Llegará un momento en que no habrá más remedio que tomar esta dirección».

Mientras el nuevo gobierno trabaja para romper el dominio de los partidos haredi sobre el nombramiento de jueces rabínicos y para reemplazar el monopolio del rabinato sobre la supervisión del kashrut con empresas privadas, la pregunta ha vuelto.

“La situación actual es que no tenemos forma de evitar los problemas que surgen de las conversiones problemáticas”, escribió Cohen, “ni [para evitar] que aquellos que no pueden casarse [con otros judíos bajo la ley religiosa judía] ingresen al sistema. No tenemos forma de monitorear y saber quién se sometió a una conversión halájica y quién no; quién se casó bajo las leyes de Moisés e Israel y quién no ”.

El mantenimiento de instituciones religiosas coercitivas suponía un alto costo para la comunidad haredi, señaló.

“Se nos ve como paternalistas y coaccionando nuestras opiniones sobre el público, incluso cuando nosotros mismos nos sentimos incómodos con la situación existente. Peor aún, las instituciones halájicas están subordinadas hasta cierto punto al sistema estatal secular. Hoy, los tribunales rabínicos se ven obligados a considerar [en sus fallos] la posibilidad de que sus decisiones sean apeladas ante el Tribunal Superior «.

La pregunta no es nueva, pero las reformas propuestas por el nuevo gobierno han hecho que sea imposible ignorarlo: «El gobierno actual se ha fijado el objetivo de destruir al rabinato principal y demoler todo lo que pueda ser demolido en la relación entre religión y estado». Dijo Cohen.

5

Vista de la corte rabínica en Jerusalén, 5 de octubre de 2008.

La respuesta: separación.

“En una situación en la que los dos sistemas están separados, el estado no tendrá voz en asuntos halájicos. Cualquiera que esté interesado en una pista de conversión reconocida por la halajá tendrá que recurrir a sistemas que reconozca el público comprometido con la halajá. Cualquiera que no lo sea, no tendrá ninguna disputa con nosotros. El estado no podrá cancelar los fallos de los tribunales rabínicos, como puede hacerlo hoy … y no nos acusaremos de paternalismo «.

El día de la separación, dijo Elyashiv, era inevitable. Para Cohen, puede que ya haya llegado.

“La decisión de dónde está precisamente la línea divisoria de aguas y cuándo ha llegado el momento de repensar nuestro camino está en manos de los grandes [sabios] de Israel, pero a medida que nuestra capacidad para proteger la situación existente disminuye, la idea debe llevarse a cabo una vez más. su puerta «.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!