Seguinos en las redes

Israel

Alcoholismo, drogadicción y ludopatía en la comunidad judía: ¿De eso no se habla?

AJN.- Insertos en una sociedad que impulsa a las personas al goce a través del consumo, ciertos referentes de la comunidad judía de Buenos Aires, notaron que son pocos los espacios comunitarios que aceptan la existencia de esta problemática en su seno. Quienes entendieron que esto estaba sucediendo, sintieron la necesidad de crear una institución que pueda asistir a pacientes que padecen algún tipo de adicción. "MAOR", Retorno a la Vida, funciona desde hace trece años brindando atención y contención en un entorno comunitario. En diálogo con la Agencia Judía de Noticias (AJN), uno de los terapeutas alertó que "la adicción avanza a 100 kilómetros por hora y la recuperación a 20”.

Publicada

el

En un espacio cálido aunque reducido que, desinteresadamente, les prestó el templo Brit Abraham, en la calle Antezana 146, funciona la sede de MAOR, "Retorno a la Vida", una institución que trabaja desde 1995 ayudando a personas de la comunidad judía a poder exponer sus adicciones y recibir un tratamiento adecuado que impulse una rehabilitación.
"Si nosotros somos parte de una sociedad que, según cifras oficiales, tiene un 50 por ciento de chicos de 15 años que se han iniciado en el alcohol, un 30 por ciento que asegura haber probado alguna droga y 300 mil personas vinculadas al juego compulsivo, ¿por qué creer que la comunidad judía no tiene dificultades respecto de este tema?", se preguntó Gabriel Anapolsky, director general de MAOR.
Sin embargo no existe, a nivel comunitario, otro espacio que reciba el caudal de pacientes con algún tipo de adicción que desean ser escuchados, en una primera instancia, dentro de su núcleo de pertenencia en lugar de asistir de inmediato a los grupos de autoayuda como ser "Alcohólicos Anónimos".
"Se plantea como un tema que no es fácil de hablarlo con otros y mucho menos dentro de la comunidad. La familia lo habla en ámbitos terapéuticos y manifiestan tener esa dificultad para compartir el tema con otros", explicó Bettina Láster, terapeuta familiar de MAOR.
Carlos Vanetti, acompañante terapéutico, contó que “la mayoría de los pacientes son de la comunidad judía” y apuntó que las experiencias muestran que “existe una negación grandísima con respecto a lo que pasa con las adicciones y con el consumo de droga al interior del judaísmo”.
El especialista agregó que esta falta de aceptación lleva a que los adictos “queden en un lugar de soledad". "Mostrarse los dejaría expuestos ante el resto de la comunidad, y lo que pasa ahora es que hay una gran inacción con esto", afirmó.
El rabino Moti Maarabi, mentor de MAOR,  hizo su apoyatura espiritual y, en su calidad de médico psiquiatra, armó un equipo profesional de asistencia para ayudar a las personas judías a resolver sus problemas dentro del ámbito comunitario.
En diálogo con la Agencia Judía de Noticias (AJN), Anapolsky, se refirió al flagelo que ha convertido a la Argentina "en un país de consumo y ya no de tránsito" de estupefacientes y la "lamentable" necesidad de las personas de querer encontrar soluciones o salidas rápidas a situaciones de angustia.
"Argentina tiene los indicadores más altos en Latinoamérica de consumo de cocaína y, ahora, de paco que arrasa con las poblaciones más marginales. Por otro lado, cada vez hay mas necesidad de que cualquier conflicto debe ser resuelto rápidamente, aquí y ahora", explicó Anapolsky.
El titular de MAOR agregó que la actual sociedad es “cero posibilidades de pensar, cero posibilidades de mediatizar y la droga parece ser el lugar ideal para hallar una solución ilusoria".
En relación a la cantidad de pacientes que maneja MAOR, su director, hizo hincapié en la necesidad de hablar de "familias" y no de un paciente en particular ya que, según el mismo explicó, "son muy pocas las veces en que los adictos llegan a la consulta y logran sintomatizar aquello que "les duele" y, en cambio, son muchas las veces en que las familias toman la decisión que el adicto no logra asumir.
"Los que se preocupan por aquél que consume son los otros, y muy pocas veces el adicto llega a la consulta. Ellos sienten que todo está bien y que si tienen algún problema pueden resolverlo a través del uso de alguna sustancia. En MAOR, entendemos que detrás de la sustancia, hay una persona con serios conflictos, con vacíos emocionales y muchas dificultades para resolver situaciones problemáticas, nosotros queremos una persona que nos cuente y no una droga que nos hable del por qué", afirmó Anapolsky a AJN.
Para recibir a estas familias, que se acercan "en estado desesperante", está Bettina Laster, quien trabaja en MAOR desde hace siete años y, también en diálogo con AJN, reflexionó sobre la problemática del consumo y el rol de las familias en el proceso de rehabilitación.
"La familia es un paciente, no está separada. La familia es un objetivo necesario para la recuperación del paciente. Algunas acompañan mas y otras menos", dijo Laster en alusión a algunos núcleos familiares que, por su modo de vinculación, no pueden convertirse en sostén del adicto.
Laster explicó que el problema tiene que ver “con el tema de los límites, los valores y la contención”.
Y en este sentido, la profesional comentó que en su mayoría se trata de “papás que no logran paliar las ansiedades de sus hijos”.
“En líneas generales son familias disgregadas y de mucho padecimiento y sufrimiento vincular", señaló Laster, quien indicó que muchos parientes pueden ser adictos, por ejemplo, al consumo de psicofármacos "recetados".
Asimismo, Laster, reconoció la importancia del rol de las familias en el proceso de recuperación entendiendo que es de vital importancia para el paciente saber que hay otro que confía en él y que lo quiere. "El hecho de ser alguien para otro es un lazo significativo fundamental", dijo la terapeuta.
Y si de ser importante para un tercero se trata, ahí es donde entra en escena Carlos Vanetti, técnico en adicciones, que lleva adelante una de las tareas más difíciles en un proceso de rehabilitación: estar las 24 horas del día disponible para oír las necesidades del adicto y actuar en consecuencia.
Carlos trabaja en MAOR en lo que él mismo define como una "relación horizontal" con los pacientes. Esto quiere decir que se ocupa del día a día de cada uno, aún en situaciones de riesgo, en un marco más "relajado" atendiendo a sus demandas por fuera del ámbito profesional.
"Yo estoy con el celular prendido siempre, es mi herramienta. Si los chicos me necesitan me llaman, los atiendo y si necesitan algo pensamos juntos estrategias para no meterse en situaciones de riesgo. A mi no me molesta que me llamen a cualquier hora, es más, yo siempre les digo que prefiero que me llamen antes de consumir, después de consumir…mejor que no me llamen", ironizó Vanetti, en diálogo con AJN.
Laster señaló que “los adictos expresan una imposibilidad para poder hablar y reconocerse, incluso en la comunidad judía no es un tema fácil de hablar”.
Según la terapeuta la mayoría de estas personas enfermas “se sienten lejos de su familia, existe una falla en la comunicación y una falta de intercambio. Ellos necesitan nuevos modos de vincularse y poder dialogar".
"La adicción avanza a 100 kilómetros por hora y la recuperación a 20. Hoy se venden más drogas que antes, son más destructivas, de peor calidad y eso empeora el tema. Estamos en una sociedad de consumo, todo se vende, todo es para consumir, las propagandas son sugestivas, hay que consumir para pertenecer", aseguró Vanetti.
MAOR se sustenta con unos pocos aportes voluntarios de donantes que entienden la importancia de no negar la problemática en el seno de la comunidad judía. Sus instalaciones son precarias y necesitan un espacio propio, a pesar del esfuerzo del templo que les cede el lugar.
Sin embargo, su equipo profesional de calidad, trabaja de manera incansable para que los pacientes se sientan cómodos y, tanto en un consultorio de aglomerado como uno de mármol y cristal, puedan encontrar en MAOR un verdadero "Retorno a la Vida".
SJS-GB

Dejá tu comentario

Coronavirus

Coronavirus/Israel. Siguen aumentando los casos: el Ministerio de Salud confirmó 118 contagios en un día

Agencia AJN.- Crece la preocupación por la tendencia creciente de casos. Más de 13.000 profesores y estudiantes fueron aislados, mientras el primer ministro insiste para mantener las escuelas abiertas.

Publicado

el

Por

Agencia AJN.- El número de casos de coronavirus en Israel está aumentando exponencialmente mientras el gobierno presiona para mantener las escuelas abiertas. El Ministerio de Salud informó que 118 personas dieron positivo en las últimas 24 horas, con lo que el número total de pacientes desde el comienzo de la pandemia asciende a 17.495. En el último recuento, había 2.191 casos activos, un aumento de 88 casos con respecto al día anterior, y 291 personas habían muerto.

En perspectiva, entre el domingo y el jueves de la semana pasada (24-28 de mayo), el promedio de nuevos casos diarios fue de 29. Esta semana, entre el domingo y el jueves, el promedio de casos nuevos fue de 80.

En un mismo día, 6.865 estudiantes y profesores entraron en aislamiento, según reportó el Ministerio de Educación, lo que hace que el número total sea de 13.691. Además, unos 301 estudiantes y profesores han sido diagnosticados con coronavirus, un aumento de 57 desde el miércoles.

Los casos están repartidos por todo el país, y el mayor número sigue estando en Jerusalem (53 en los últimos tres días), de acuerdo al informe del Ministerio de Salud. Otros lugares con altas tasas de infección son Tel Aviv (25 en los últimos tres días), Beersheba (17), Bnei Brak (15) y Ashdod (14).

Unas 87 escuelas están cerradas, más del doble que el día anterior. Entre ellas se encuentran las escuelas de Ashdod, Ashkelon, Givatayim, Jaffa, Petah Tivka, Sderot y Tel Aviv, dentro de las que se incluyen escuelas primarias, secundarias e instituciones religiosas y seculares.

El aumento de las infecciones ha hecho que aumente el número de personas que solicitan someterse a pruebas, lo que ha supuesto una carga para los fondos de salud, cuyos laboratorios se encargan de los exámenes. El jueves por la tarde, el Centro Médico de la Universidad de Hadassah en Jerusalem anunció que ha recibido peticiones de ayuda de los fondos privados de salud.

Desde el brote en la escuela secundaria Gymnasia Rehavia la semana pasada, los laboratorios de Jerusalem han estado realizando cientos de pruebas por día, además de otros cientos realizados por el Magen David Adom.

“Por favor, informen a la dirección del Ministerio de Salud que los laboratorios están en estado de crisis, y no hay manera de que podamos mantener este número de pruebas – y esta vez no será porque nos falten reactivos o kits, sino porque no tenemos suficiente mano de obra”, decía una carta enviada por el proveedor de salud Kupat Holim Meuhedet.

El Comité del Parlamento para el Coronavirus se reunirá la próxima semana para discutir soluciones para los laboratorios. Sin embargo, debido a que el número de pruebas que se están realizando es mucho mayor que la semana pasada – el Ministerio de Salud informó de la realización de pruebas a 12.929 personas el miércoles – la tasa de infección parece estar cayendo a menos del 1%.

A finales del miércoles, el Primer Ministro Benjamin Netanyahu dijo que las escuelas del país permanecerían abiertas, poniéndose del lado del Ministro de Educación Yoav Gallant, cuya política ha sido cerrar cualquier escuela con infección pero mantener las demás en funcionamiento.

Por su parte, el Ministro de Salud Yuli Edelstein había recomendado cerrar las escuelas medias y secundarias sólo en Jerusalem, mientras que miembros de su gabinete presionan para cerrarlas en todo el país.

Seguir leyendo

Israel

Tres aerolíneas reanudan sus vuelos a Israel

Agencia AJN.- Air Canada, Delta y Lufthansa reanudan los servicios regulares, aunque la prohibición de que los extranjeros ingresen en el país continúa vigente.

Publicado

el

Por

.

Agencia AJN.- Tres aerolíneas han reanudado los servicios regulares a Israel que fueron interrumpidos debido al brote de coronavirus. Air Canada, Delta y la aerolínea alemana Lufthansa cumplieron sus promesas del mes pasado de comenzar los vuelos.

El horario de vuelos del aeropuerto Ben Gurion en línea del jueves mostró que un vuelo de Delta desde Nueva York aterrizó a las 5:14 p.m. Un vuelo de Lufthansa desde Frankfurt estaba programado para llegar más tarde en la noche, seguido de un vuelo de Air Canada desde Toronto que llegó el viernes por la mañana.

Se unieron a United Airlines, que nunca detuvo sus vuelos a Israel, y al avión de bajo coste Wizz, con base en Hungría, que también ha reanudado sus vuelos. Sin embargo, la prohibición de que los no israelíes entren en el país sigue en vigor, y los israelíes que regresen deben entrar en autocuarentena durante dos semanas.

El 20 de mayo, la Autoridad Aeroportuaria de Israel notificó a las aerolíneas que se prohibiría la entrada a los no ciudadanos al menos hasta el 15 de junio. La orden expiraba el 30 de mayo.

Casi todos los viajes aéreos a Israel se cerraron debido a las restricciones del coronavirus, con sólo un puñado de vuelos semanales, incluyendo una ruta diaria a Newark, Nueva Jersey, volada por United Airlines. Israel ha reducido muchas restricciones internas al disminuir las tasas de infección, pero sigue habiendo limitaciones a las llegadas al país.

En mayo, Delta dijo que reiniciaría su servicio con cuatro vuelos semanales a y desde los EE.UU. los sábados por la noche, domingos, lunes y jueves, dijo la aerolínea en ese momento.

Por su parte, Lufthansa dijo el mes pasado que proveería un total de seis vuelos semanales a Tel Aviv desde Frankfurt y Munich, con tres vuelos entre cada ciudad e Israel.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!