Seguinos en las redes

Ciencia

Análisis de sedimento del Mar Muerto muestra períodos de fase climática de 15 mil años de antigüedad

Agencia AJN.-Los sedimentos de la orilla del lago Lisan cerca del sitio arqueológico de Masada y del fondo del Mar Muerto son únicos testigos de este desarrollo.

Publicada

el

503429

Agencia AJN.- Mientras que las benditas lluvias desde diciembre han llenado el lago Kinneret casi hasta el tope, cualquiera que haya visto el Mar Muerto en las últimas décadas ha notado como se ha encogido, con peligrosos sumideros que se desarrollan alrededor de su circunferencia.

El nivel del Mar Muerto está cayendo actualmente más de un metro por año. Pero esto no es nuevo, según investigadores alemanes e israelíes que sostienen que el nivel del lago salado también bajó hace milenios. Al final de la última glaciación, por ejemplo, el nivel del agua descendió 250 metros en unos pocos miles de años. Un estudio recién publicado bajo el título “Fases de estabilidad durante el principal cambio hidroclimático que finaliza el Último Glacial en Levante” en la revista Scientific Reports proporciona nuevos conocimientos sobre este proceso. Debido a su ubicación fundamental como cuna de desarrollos culturales antiguos, las reconstrucciones climáticas que utilizan sedimentos del Mar Muerto explican las causas de la migración humana, como así también los auges y declives culturales.

La Dra. Daniela Müller y el Prof. Achim Brauer del Centro Alemán de Investigación de Geociencias (GFZ) en Potsdam, junto con el Dr. Yoav Ben Dor de la Universidad Hebrea de Jerusalén, estudiaron sedimentos de 15.000 años de antigüedad del Mar Muerto y sus alrededores usando métodos recientemente desarrollados. Con una precisión sin precedentes, demostraron que el largo período de sequía fue interrumpido por períodos húmedos que duraron entre 10 y 100 años. Esto también ofrece nuevos conocimientos sobre la historia de los asentamientos de esta región, lo que permite mejores evaluaciones de los desarrollos actuales y futuros impulsados ​​por el cambio climático, escribieron.

En regiones altamente sensibles como el Mediterráneo Oriental, donde la disponibilidad de agua es un factor importante para el desarrollo socioeconómico y político, es crucial comprender cómo está cambiando el ciclo del agua. Geólogos pueden lograr esto mediante la evaluación de fuertes cambios hidroclimáticos que ocurrieron hace varios milenios, afirmaron.
Por ejemplo, durante la transición de la última glaciación al Holoceno, el nivel del agua del lago Lisan descendió unos 240 metros en el período de 24.000 a 11.000 años atrás, lo que finalmente llevó a su transición al actual Mar Muerto.

Los sedimentos de la orilla del lago Lisan cerca del sitio arqueológico de Masada y del fondo del Mar Muerto son testigos únicos de este desarrollo, continuaron los autores. Nuevos métodos analíticos de alta resolución, incluyendo escáneres de fluorescencia de rayos X, fueron desarrollados para el estudio en la GFZ a fin de recopilar información precisa de la estratificación de los sedimentos y su composición geoquímica.

503062

Para preparar los sedimentos para el análisis, la humedad tuvo que ser removida mediante el secado en frío, una tarea complicada dado el alto contenido de sal del Mar Muerto y su afinidad por el agua. Luego, los sedimentos fueron impregnados en resina sintética y se hicieron secciones delgadas de ellos sin cambiar su microestructura.

Los investigadores descubrieron que la caída dramática a largo plazo en el nivel del lago debido a la creciente sequía fue interrumpida varias veces por fases más húmedas cuando el cambio climático tomó descansos. “Por primera vez pudimos determinar precisamente la duración de estas fases con varias décadas y, en un caso, hasta siglos contando las capas anuales en el sedimento», dijo el autor principal Müller. La razón exacta de estas pausas en el cambio climático de esta región sigue siendo esquivos, pero el equipo sospecha posibles vínculos con el clima en el Océano Atlántico norte.

“Lo que fue particularmente sorprendente fue que durante estas fases húmedas, en algunos casos durante varias décadas, ni siquiera encontramos rastros de inundaciones extremas, que son típicas de esta región incluso hoy y durante épocas más húmedas en el pasado”, explicó Müller.

Estos resultados son de mayor interés para las consideraciones arqueológicas, escribieron, porque coinciden con la época en que la cultura natufiense se asentó en esta región hace 11.500 a 15.000 años atrás. “Las fases climáticamente estables podrían haber favorecido los desarrollos culturales”, expresaron.

«El estudio muestra que los fuertes cambios climáticos en el pasado han sido muy dinámicos e incluyeron fases de relativa estabilidad», concluyó Brauer. «Aprendemos de esto que el cambio climático no es lineal, sino que las fases de cambios fuertes se alternan con fases tranquilas».

Ciencia

Experimentos israelíes en el espacio: El futuro ya llegó

SpacePharma desarrolló un laboratorio miniaturizado, no tripulado y controlado a distancia en un chip. Eso significa que quien lo controle puede sentarse en su oficina de Tel Aviv y manejar el experimento.

Publicado

el

Por

exp

Agencia AJN.- Imagínese un futuro en el que pueda poner un experimento en un microchip y enviarlo al espacio, donde las condiciones hacen que el experimento tenga más éxito que en la tierra. Esto es lo que está ocurriendo hoy en día, y más recientemente el mes pasado, en la misión espacial Axiom-1, en la que participó el astronauta israelí Eytan Stibbe.

Durante esa misión, Stibbe pasó más de dos semanas en la Estación Espacial Internacional y se llevó varios experimentos israelíes realizados en microgravedad. Consiguió un tiempo extra en el espacio tras una serie de retrasos debidos a las malas condiciones meteorológicas para un amerizaje en el océano. El Axiom-1, que se lanzó el 8 de abril, tenía previsto regresar originalmente el 20 de abril, pero su viaje se prolongó hasta el 25 del mismo mes.

Stibbe, antiguo piloto de combate israelí, se pagó su propio viaje en el vuelo de Space-X. Fue uno de los cuatro astronautas del vuelo y llevó 35 experimentos para empresas e instituciones de investigación, en la misión Rakia, financiada con fondos privados, a la Estación Espacial Internacional, que van desde la salud y la agricultura hasta la óptica y la energía.

«En el espacio no hay convección, ni fuerza de cizallamiento, ni flotabilidad», dijo el director general de SpacePharma, Yossi Yamin, a The Jerusalem Post en una entrevista telefónica desde Orlando, donde supervisó la misión. «El espacio proporciona un entorno único que es útil para la investigación farmacéutica, incluyendo diferentes formas de moléculas».

SpacePharma desarrolló un laboratorio miniaturizado, no tripulado y controlado a distancia en un chip. Eso significa que es posible sentarse en una oficina de Tel Aviv y manejar el experimento. Yamin dice que se le ocurrió la idea de hacer experimentos en el espacio cuando era comandante de la Unidad de Satélites de Israel.

«Entonces, ¿por qué (utilizar la tecnología) sólo para la seguridad y la defensa, por qué no para todas las ciencias de la vida?», preguntó. «Esta tecnología es válida desde hace 30 años, pero había que ser una gran potencia estatal con enormes y costosas agencias espaciales. Hoy podemos hacerlo en el tamaño de una tarjeta de visita».

Otra área de investigación prometedora son las células madre. SpacePharma afirma que, en condiciones de microgravedad, varios tipos de células madre pueden utilizarse para convertirse en cualquier órgano del cuerpo. En condiciones de microgravedad, las células madre demostraron su capacidad para renovarse de forma más eficaz que en la Tierra. Muchos médicos creen que las células madre se utilizarán más en el futuro de la medicina, ya que ésta se diseña individualmente para cada persona.

SpacePharma ya participó en siete misiones al espacio. Uno de los mayores retos, según Yamin, es que mientras el experimento está en la bahía de carga de la nave espacial antes del lanzamiento no hay electricidad. SpacePharma definió y desarrolló una batería compatible con la NASA que puede permitir que el órgano en un chip sobreviva durante siete días. Yamin explicó que el desarrollo de fármacos en el espacio también será mucho más barato que el desarrollo de fármacos en la Tierra debido al órgano en un chip.

El órgano en un chip imita el funcionamiento de un órgano real, pero a nivel micro. Está construido para que las células proliferen rápidamente.

SpacePharma es una compañía que cobra a las empresas una cuota por enviar sus experimentos al espacio.

Seguir leyendo

Ciencia

Israel: Estudio exhaustivo reveló cambios en la morfología de las aves, probablemente por el calentamiento global

Agencia AJN.- Los investigadores examinaron unos 8.000 ejemplares adultos de 106 especies diferentes, incluidas las aves migratorias que pasan anualmente por Israel, las aves silvestres residentes y las aves comensales, que viven cerca de los humanos.

Publicado

el

Por

palomet

Agencia AJN.- Investigadores de la Universidad de Tel Aviv descubrieron luego de un exhaustivo estudio sobre más de 8000 aves que la masa corporal de algunas especies disminuyó, mientras que en otras la longitud del cuerpo aumentó, en ambos casos incrementando la relación entre superficie y volumen. Los investigadores sostienen que se trata de estrategias para facilitar la pérdida de calor en el medio ambiente y aseguraron que ‘‘las aves cambiaron en respuesta al cambio climático. Sin embargo, esta solución puede no ser del todo adecuada, sobre todo si las temperaturas siguen aumentando».

El estudio fue dirigido por el profesor Shai Meiri y el estudiante de doctorado Shahar Dubiner, de la Escuela de Zoología de la Facultad de Ciencias de la Vida Wise y el Museo Steinhardt de Historia Natural de la Universidad de Tel Aviv. El trabajo se publicó en la revista científica Global Ecology and Biogeography.

paloma

El profesor Meiri explica que, según la regla de Bergmann, formulada en el siglo XIX, los miembros de las especies de aves y mamíferos que viven en un clima frío tienden a ser más grandes que los miembros de la misma especie que viven en un clima más cálido. Esto se debe a que la relación entre superficie y volumen es mayor en los animales más pequeños, lo que permite una mayor pérdida de calor (una ventaja en las regiones cálidas), y menor en los cuerpos más grandes, lo que minimiza la pérdida de calor (una ventaja en los climas más fríos). Basándose en esta regla, los científicos creen que el calentamiento global provocará una reducción del tamaño de los animales, con una posible excepción: las aves que viven en el entorno humano (como las palomas) podrían ganar tamaño debido a la mayor disponibilidad de alimentos.

Los investigadores examinaron unos 8.000 ejemplares adultos de 106 especies diferentes, incluidas las aves migratorias que pasan anualmente por Israel, las aves silvestres residentes y las aves comensales, que viven cerca de los humanos. Construyeron un complejo modelo estadístico compuesto por varios parámetros para evaluar los cambios morfológicos -en la masa corporal, la longitud del cuerpo y la longitud de las alas de las aves- durante el periodo correspondiente.

ambos
El profesor Shai Meiri y el estudiante de doctorado Shahar Dubiner, de la Escuela de Zoología de la Facultad de Ciencias de la Vida Wise y el Museo Steinhardt de Historia Natural de la Universidad de Tel Aviv.

Estos resultados se observaron en todo el país, independientemente de la alimentación, y en todo tipo de especies: aves residentes; especies comensales que viven en el entorno humano -que, en contra de las predicciones, mostraron cambios similares a los de otras aves- y migrantes. Sin embargo, se identificó una diferencia entre las dos estrategias: los cambios en la longitud del cuerpo tendían a producirse más en los migrantes, mientras que los cambios en la masa corporal eran más típicos de las aves no migratorias. El hecho de que tales cambios se encontraran en aves migratorias procedentes de Asia, Europa y África, sugiere que estamos asistiendo a un fenómeno global. El estudio también reveló que el impacto del cambio climático en el tiempo sobre la morfología de las aves es diez veces mayor que el impacto de diferencias similares de temperatura entre zonas geográficas.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!