Seguinos en las redes

Argentina

Carta del embajador argentino en Haití al presidente de la DAIA

Publicada

el

SEÑOR PRESIDENTE DE LA DAIA
D. JORGE KNOBLOVITS
BUENOS AIRES

De mi mayor consideración:

Me dirijo a usted en relación con mi reciente tuit del 29 de mayo de 2019, en el que saludé al Día del Ejército en mi condición de hijo de un oficial alemán de la II Guerra Mundial.

Me he enterado que dicha circunstancia ha causado “estupor” en la comunidad judía, entre cuyos miembros se hallan colegas míos del Servicio Exterior de la Nación, dos de los cuales parecen estar muy ofendidos. No todos, señor Presidente, porque hay más que me conocen y seguramente tienen otra opinión de mí.

Si debo expresarme con total honestidad, un tanto ajena a los usos diplomáticos, puedo decirle que ese estupor me causó sorpresa y procuraré explicarle por qué.

Estimado Sr. Knoblovits, mi padre era un oficial del Ejército Alemán, no era miembro de las SS. Durante la II Guerra Mundial estuvo, según relató, en Montecassino, Libia y el frente ruso. Nunca nos expresó ni a mi madre, ni a mi hermana ni a mí ninguna opinión antisemita. Llegó a la Argentina en 1948 por vía marítima, con una mano atrás y otra adelante y consiguió trabajo como técnico en armas en CICTEFA, Villa Martelli, aunque también trabajó un tiempo en la sede de la empresa militar en Alta Gracia, Provincia de Córdoba. Pertenecía a la nobleza alemana pero su padre, también militar, lo había perdido todo porque residía en Prusia Oriental, que luego se convirtió en territorio soviético.

No veo qué situación de estupor o molestia puede causarle eso a la comunidad judía.

Señor Presidente: a la Argentina, después de la guerra, llegaron criminales de guerra como Adolf Eichmann y Erich Priebke. Pero también llegaron alemanes profesionales que estuvieron en el frente obedeciendo órdenes militares.

En la nota sin firma de CLARIN del 31 de mayo último, reproducida al día siguiente en el mismo medio con la firma del periodista Luis Vinker, se expresa con bastante temeridad que casi no hubo oficiales de la Wehrmacht que no fueran nazis. Ello no sólo me ha causado un gran problema sino que evidencia una interpretación muy capciosa y deformadora de la historia. Lo más grave, sin embargo, es que bastante gente la ha hecho suya, la ha “comprado” sin más.

Señor Knoblovits, las generalizaciones suelen ser injustas y hasta ofender. También pueden causar estupor. Por supuesto hubo oficiales alemanes de la Wehrmacht que estuvieron en la resistencia al nazismo, en especial en la nobleza alemana. Entre ellos, quizá el más emblemático fue el Coronel Claus Schenk Graf von Stauffenberg, que intentó acabar con la vida de Hitler mediante una bomba, el 20 de julio de 1944. El atentado falló y ello le costó la vida a Stauffenberg, que fue fusilado al día siguiente. Visité en Berlín, hace años, el patio donde fue fusilado.

Sin la necesidad de apelar a una bibliografía más densa, apenas con Wikileaks, se puede acceder a un sitio que relata la resistencia alemana durante el nazismo. Allí se habla también del ejército. Si usted lo lee, verá que fueron bastantes, además de Stauffenberg. Este es el sitio referido concretamente a la resistencia en el Ejército:

https://es.wikipedia.org/wiki/Resistencia_alemana_al_nazismo#Resistencia_en_el_Ej%C3%A9rcito_1938%E2%80%9342
Debido a este problema he decidido cerrar mi cuenta de Twitter. Si usted hubiera podido leer mi trayectoria en esa red, se habría sorprendido de las veces en las que me expresé no sólo con contra del antisemitismo, sino en las que critiqué al negacionismo del Holocausto. Pero usted puede acceder a mi cuenta en Facebook, si lo desea (Pedro von Eyken), y allí también hallará numerosas alusiones a estos temas. Yo no sólo condeno ese negacionismo, también al racismo en general. Si fuera racista, señor Knoblovits, quizá no me sentiría muy cómodo en Haití, donde el 95 % de sus habitantes es de origen africano.

Finalmente, deseo relatarle que en mi edificio de Belgrano, donde resido cuando estoy en Buenos Aires, mi mujer y yo hicimos mucha amistad con el Ingeniero Ernesto Weinschelbaum y su señora, Lila, que vivían en el piso de abajo. Ambos ya fallecieron pero en vida era tal nuestra amistad que llegaron a invitarnos a una pascua judía, hace ya varios años. Esa noche éramos sólo nosotros cuatro y la ex vicegobernadora de la Provincia de Buenos Aires, Elva Roulet, muy amiga de los Weinschelbaum. Varios hijos sobreviven a los Weinschelbaum, entre ellos, Susana. Puede averiguar y preguntarle por mí.

Señor Presidente: lejos está de mi ánimo y de mis convicciones más íntimas sostener posiciones antisemitas. Muy lejos me encuentro de pretender ofender a la comunidad judía argentina en su conjunto y no creo que me condene el sólo hecho de ser hijo de un soldado alemán profesional que, entre 1939 y 1945, nada tuvo que ver con el Holocausto.

Finalmente, durante mi destino en Cuba (2006-2009) me tocó asistir en La Habana a una delegación de la ONG norteamericana e asistencia a la comunidad judía que visitaba la isla, creo que era la Joint Distribution Committee y la visita fue en 2008. Era un numeroso grupo de argentinos de esa comunidad y preparamos la visita con tiempo, en Buenos Aires y La Habana. Manteníamos amistad con el matrimonio que entonces representaba a la JDC en La Habana y luego fueron trasladados a El Salvador.

Me resultaría muy grato si desea tomar contacto conmigo. Además del mail puede usted tomar hacerlo al teléfono celular l

Encuentro propicia la ocasión para saludarlo a usted y a comunidad que representa con las expresiones de mi consideración más distinguida.

Pedro Cornelio von Eyken
Embajador de la República Argentina en Haití

Dejá tu comentario

Argentina

AMIA presentó “Veinticinco”, la muestra fotográfica a 25 años del atentado

Agencia AJN.- Durante la presentación en el CCK, el presidente en ejercicio de la AMIA afirmó: “No existe construcción del presente sin el entrenamiento permanente de la memoria”. Por su parte, Hernán Lombardi destacó que “cuando al dolor se le suma la impunidad, el arte se vuelve denuncia”.

Publicado

el

Por

amia

Agencia AJN.- La AMIA, con el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la Nación y el Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos (SFMyCP), presentó “Veinticinco”, una muestra fotográfica compuesta por 38 imágenes que proponen dimensionar el horror causado por el terrorismo, y sus drásticas consecuencias en la vida de centenares de personas.

“Veinticinco” será inaugurada el jueves 27 de junio en el Consulado General Argentino en New York, gracias al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la Nación, en el marco de la estrategia de llevar internacionalmente el pedido de justicia que la AMIA viene realizando en los últimos años. En agosto, “Veinticinco” será exhibida en la sede del Centro Cultural Kirchner (CCK) en Buenos Aires, y en noviembre en la Embajada Argentina en París.

Mediante una conferencia de prensa que se realizó hoy en el CCK, autoridades de la AMIA, del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la Nación y el Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, brindaron información sobre cómo se realizó la muestra, el trabajo de producción encarado y cómo esta iniciativa artística ratifica una premisa central para la institución: “No existe construcción del presente sin el entrenamiento permanente de la memoria”, aseguró durante el encuentro Ariel Eichbaum, presidente en ejercicio de la AMIA.

Participaron de la presentación el titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi; el director de Asuntos Culturales, Sergio Baur; el director de Arte y Producción de AMIA, Elio Kapszuk; el director del CCK, Gustavo Mozzi, y el reportero gráfico, Julio Menajovsky.

Además, Eichbaum mencionó que la AMIA tiene una misión institucional histórica desde hace 125 años “que tiene que ver con la mutualidad, con la ayuda a los necesitados, con la educación, con la cultura, con la red escolar, con los desposeídos”.

“AMIA es una institución que da vida. Lamentablemente, a nuestra misión institucional en 1994 se le añade otra faceta, que tiene que ver con el reclamo de justicia, en estar presente en cuanta audiencia en tribunales sea necesaria para seguir reclamando el esclarecimiento del atentado. Como el paso del tiempo es inexorable y toda vez que no se pueden concretar las penas a los que perpetraron este acto terrorista, encontramos en un primer momento una empatía muy grande en la sociedad argentina, en las instancias gubernamentales, en el Hospital de Clínicas. Pero el paso del tiempo dañaba nuestra misión institucional de mantener el reclamo de justicia, y encontramos, con Elio, un vehículo para mantener viva la memoria en el arte, para seguir dando testimonio, para seguir llegando al corazón de cada uno de los argentinos para mantener viva la memoria, más allá de lo que pasa en los estrados judiciales”, agregó.

Por su parte, Hernán Lombardi expresó: “Es extraordinario poder mantener vivo el recuerdo y mantener vivo el reclamo. Evidentemente en el arte a veces se crea por crear y no tiene que tener un sentido, pero cuando el arte se une a un sentido como este, lo lleva a una potencia conmovedora, invencible”.

“La idea de los dos tiempos, ese tiempo fijo, espantoso de 1994, con el tiempo de la vida que transcurre, esa aparente contradicción que se puede realimentar permanentemente. Lo más conmovedor, además de la belleza de las imágenes, es la contradicción del tiempo que pasa y la identidad, el dolor que perdura, y perdura mucho más en la impunidad. Cuando al dolor se le suma la impunidad, el arte se vuelve denuncia. Esta denuncia tiene una connotación nacional e internacional. Una denuncia para conmover a aquellos que intentan decir ‘esto ya pasó’, barrerla debajo de la alfombra, porque le incomoda a mucha gente. Nosotros tenemos que persistir en crearles esa incomodidad. Por supuesto que después los culpables de los crímenes, los malditos terroristas, los responsables ideológicos, los ejecutores materiales, los malditos terroristas y el maldito terrorismo que dos veces se ensañó sobre Buenos Aires, tienen poder e intentan barrer bajo la alfombra lo que pasó. Entonces esta muestra, este arte, se vuelve denuncia contra la impunidad”, destacó Lombardi.

Asimismo, Elio Kapszuk afirmó: “A las fotos del 18 de julio de 1994 las debíamos hacer dialogar con otras imágenes. Por eso convocamos a Julio Menajovsky y le propusimos que queríamos otros retratos, de más de una persona, que generen la idea del encuentro, un encuentro a partir del 18 de julio que le cambio la vida a todos nosotros y que pueda ser la posibilidad de contar historias. ¿Por qué?, Porque creemos que los 25 años sin justicia generan la repetición sistemática del asesinato y esa dimensión, de lo que significa 25 años, era lo que queríamos expresar en esas imágenes”.

En tanto, Julio Menajovsky explicó que a lo largo de su desempeño profesional muchas veces le tocó estar en lugares y momentos en los que debía fotografiar imágenes de horror, por lo que aceptó la propuesta de la AMIA, para luego mencionar que en 2008 comenzó a trabajar en el Archivo Nacional de la Memoria con la visión de lo que denomina la “Política de Memoria, Verdad y Justicia” y los trabajos que hizo lo “marcaron de una manera especial”.

Finalmente, el director de Asuntos Culturales Baur manifestó que en un diálogo que mantuvo con las autoridades de la AMIA le mencionaron que se cumplirían 25 años del 18 de julio de 1994, “un día que nos cambió la vida a los argentinos, no sólo a las víctimas, creo que todos somos víctimas de ese atentado”.

Al referirse a que la muestra será expuesta en distintas sedes diplomáticas argentinas, Baur resaltó: “Son espacios del Estado, son espacios de todos nosotros, y en esa conjunción pensamos que era muy importante poder llevar el testimonio al exterior, empezando por dos medios que tienen una gran importancia en la difusión de la cultura y las ideas como son la ciudad de Nueva York y la ciudad de París”.

Seguir leyendo

Argentina

Buenos Aires honrará al activista de derechos humanos el rabino Marshall Meyer

Agencia AJN.- Nacido en Nueva York, Meyer trabajó para revitalizar el judaísmo conservador en Argentina en los años 60 y 70. La Ciudad de Buenos Aires preparará un mural en su honor por enfrentar a la dictadura militar.

Publicado

el

Por

meyer

Agencia AJN.- El Gobierno de la ciudad de Buenos Aires anunció que homenajeará al rabino Marshall Meyer, quien durante la última dictadura cívico militar Argentina, que fue desde 1976 hasta 1983, se expresó a favor de la libertad.

Según consignó el diario The Times of Israel, el líder espiritual será honrado con un mural que se pintará en una plaza pública de la ciudad capital.

El gobierno de la ciudad de Buenos Aires y el Seminario Rabínico Latinoamericano realizarán un concurso para el diseño del mural, informó Jewish Telegraphic Agency (JTA).

Meyer nació en Nueva York y trabajó en Buenos Aires desde 1958 hasta 1984 para revitalizar el movimiento conservador. Creó el Seminario Rabínico Latinoamericano, que ordena a los rabinos en Argentina y en toda América Latina.

Durante la dictadura militar, Meyer habló por la libertad y visitó a los prisioneros judíos. Cuando se restableció la democracia, el presidente Raúl Alfonsín lo nombró a la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP), que redactó un informe sobre violaciones de derechos humanos y se convirtió en un libro.

Meyer es el hombre que sugirió el título para el informe y el libro «Nunca más», que se convirtió en un eslogan para los activistas de derechos humanos.

Meyer, quien fue asesorado por el rabino activista Abraham Joshua Heschel, regresó a los Estados Unidos en 1984 y se convirtió en el líder espiritual de la Congregación B’nai Jeshurun en Nueva York.

También se desempeñó durante un año como vicepresidente de la Universidad del judaísmo en Los Ángeles. Murió en diciembre de 1993.

Un video publicado por B´nai Jeshurun para recordar el décimo aniversario de Yahrzeit de Meyer incluye una entrevista de 1983 con «60 minutos» en la que describió la crueldad de la dictadura argentina.

El sitio web de la ciudad en una descripción del concurso enfatiza la visión humanista de Meyer y sus logros institucionales.

El concurso, para ciudadanos y residentes permanentes de Argentina, está patrocinado por el Secretario de Derechos Humanos de la ciudad y el seminario.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!