Seguinos en las redes

Innovación

Científico israelí gana premio de innovación de la Unión Europea

Agencia AJN.- El profesor del Technion creó SNIFFPHONE, un dispositivo que utiliza sensores de para analizar las partículas en la respiración y así identificar enfermedades.

Publicada

el

SniffPhone

Agencia AJN.- El profesor israelí Hossam Haick de la Facultad de Ingeniería Química  en el Technion recibió el Premio a la Innovación de la Comisión Europea la semana pasada por su invención del SNIFFPHONE, un dispositivo que utiliza sensores de nanotecnología para analizar las partículas en la respiración y es capaz de identificar enfermedades, como ciertos tipos de cáncer pulmonar e incluso las primeras etapas de las enfermedades neurodegenerativas.

Haick recibió el premio la semana pasada en Lisboa, Portugal, en el Foro Europeo anual de Componentes y Sistemas Electrónicos (EFECS), que se centró en el “futuro digital” de la humanidad. El profesor de Technion fue elegido por el comité de premios como el científico más con la idea más innovadora en el campo de los sistemas electrónicos.

El SNIFFPHONE   incluye el NaNose,  desarrollado en 2014 por Haick y el profesor Nir Peled de la Facultad de Medicina Sackler de la Universidad de Tel Aviv. Es un microchip incorporado en un dispositivo similar al alcoholímetro, capaz de diagnosticar varias enfermedades. El dispositivo utiliza la presencia de compuestos orgánicos volátiles específicos, que son huellas dactilares únicas para varias formas de enfermedades.

“Buscamos lo que se llama compuestos orgánicos volátiles, o biomarcadores, en la respiración. Estos biomarcadores son compuestos químicos que se imitan de la fuente de la enfermedad y, como resultado, se difunden dentro del torrente sanguíneo. Por supuesto, el torrente sanguíneo está en contacto con la piel y los pulmones, por lo que nuestra prueba puede detectarlos”, explicó Haick cuando se presentó NaNose.

En un estudio de 2017 dirigido por Haick y que involucró a 1404 participantes de cinco países, NaNose pudo diferenciar entre tumores malignos y benignos, así como su fuente, con casi 90 por ciento de precisión.

SNIFFPHONE y NaNose se encuentran entre una larga lista de logros para el   científico premiado.   Haick posee docenas de patentes y es parte de una serie de notables listas, entre ellas los “35 científicos jóvenes más destacados del mundo”   del MIT Technology Review por su investigación en métodos de detección de enfermedades no invasivas, y una lista de los 100 inventores más influyentes por varias agencias internacionales entre 2015-2018.

La Comisión Europea le otorgó previamente $6,8 millones para un mayor desarrollo de la NaNose. También ganó una serie de premios y medallas, incluyendo Knight in Order of the Academic Palms del Gobierno francés, el Premio Humboldt, el Premio Bill y Melinda Gates y el Premio a la innovación Herschel Ritz.

Actualmente se desempeña como profesor y catedrático académico en el Departamento de Ingeniería Química de Technion y se desempeña como asesor de varias empresas comerciales que surgieron de sus laboratorios en la prestigiosa universidad.

Su último trabajo, junto con el investigador postdoctoral de Technion, Weiwei Wu, involucra dispositivos de salud portátiles que incluyen electrodos y sensores aplicados a textiles de nylon y vendajes permeables que imitan la piel y monitorean constantemente el ritmo respiratorio, el olor de la piel y los biomarcadores químicos (saliva, sudor). Las irregularidades específicas en estos parámetros pueden indicar la presencia de una enfermedad, según los resultados de investigación publicados en Advanced Materials este año.

Aunque ciertas tecnologías ya poseen estas capacidades, los dispositivos de Haick se distinguen por su autosostenibilidad. En particular, el dispositivo espera utilizar materiales de vanguardia que se curen a sí mismos y aprovechen la energía desperdiciada del cuerpo. Sus componentes recogen la energía del calor y el movimiento del cuerpo, y usan sintéticos que regeneran sus propiedades al dañarse. Estos avances alivian los riesgos, como dejar un dispositivo descargado, rasgado o rayado. Esta tecnología mejorará cada vez más la calidad de vida al convertirse en una enfermera remota que acompaña constantemente a una persona, según los investigadores.

Debido al monitoreo constante de los signos vitales de un individuo, estos sensores proporcionan un diagnóstico de enfermedades en etapas tempranas. Esto evita que las enfermedades progresen, lo que Haick cita como una motivación para su investigación. “Los resultados son muy alentadores”, asegura el científico, señalando las recientes pruebas realizadas en la detección de la tuberculosis con sensores integrados en vendajes.

Sin embargo, el producto está solo en sus etapas preliminares. Según Haick, aunque existen dispositivos discretos, el sensor y las unidades de energía aún no se han integrado en un solo producto. Actualmente, el equipo de investigación espera una patente en una plataforma transpirable de autocuración que imita la piel. Aunque su equipo de investigación espera resultados adicionales, Haick afirma que ya está buscando inversores para lo que él llama una “tecnología prometedora y prospectiva”.

El sector de dispositivos de salud portátiles tiene un tremendo potencial. Los expertos predicen que este mercado alcanzará casi $20 mil millones para 2021. Estas tecnologías no solo controlan los signos vitales de un paciente, sino que también facilitan la comunicación entre pacientes y profesionales de la salud durante todo el día y reducen el costo del trabajo humano asociado con el control constante de los pacientes.

 

Innovación

Una estrategia de salida de la crisis climática. El aporte israelí

Agencia AJN.- En los últimos años Israel se está convirtiendo en un líder mundial en innovación climática y tendrá un rol clave para posicionarse como proveedor de soluciones globales.

Publicado

el

Por

Playa Tel Aviv

Agencia AJN (Por Yoed Magen*/El Observador).- En los últimos meses el mundo entero ha estado lidiando con la pandemia del coronavirus. Esta crisis representa uno de los mayores desafíos de la humanidad en décadas. Y, sin embargo, después de un tiempo relativamente corto, caracterizado por la incertidumbre, es probable que pronto tengamos una vacuna o solución médica que nos permita convivir con ese virus. Pero a la vuelta de la esquina nos espera un desafío global, más significativo y que está lejos de ser resuelto, que podría tener un impacto devastador sobre nuestro futuro: el cambio climático.

La crisis del coronavirus, por más desafiante que parezca, tiene un alcance limitado en comparación con la crisis que se prevé que cause el cambio climático. La manera en que los países se enfrentaron con el Covid-19 nos deja algunas lecciones importantes, la más notable es que cuando la humanidad se siente bajo una amenaza real y tangible los países actúan y rápido. Esto es precisamente lo que se requiere ahora para enfrentar la alarmante crisis climática.

La época de la pandemia se ha caracterizado por una cooperación internacional rara vez vista antes. Esta buena voluntad debe ser aprovechada para ahora forjar políticas globales sostenibles para detener el cambio climático. En los próximos años se espera que, a raíz de la actual crisis, la economía se torne más amigable con el medio ambiente.

El discurso público está inundado de llamados a la acción, protestas, objetivos a largo plazo y debates agotadores en los comités de acción climática, pero paradójicamente las soluciones prácticas permanecen ausentes. Estas soluciones son críticas para la escasez de lluvias y para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero, al igual que para adaptarse al cambio climático y sus implicaciones.

En los últimos años Israel se está convirtiendo en un líder mundial en innovación climática y tendrá un rol clave para posicionarse como proveedor de soluciones globales. Su ubicación al borde del desierto, las circunstancias que rodearon su creación, así como la capacidad innovadora y emprendedora, sumado a su creatividad, se han combinado para desarrollar un número ilimitado de soluciones en el campo ambiental.

La agricultura israelí, de renombre mundial, puede brindar algunas soluciones para enfrentar la escasez de alimentos y agua, así como los procesos de desertificación. La agricultura de precisión, el desarrollo de cepas resistentes a enfermedades de los cultivos, el uso de agua salada y muchos más, son excelentes ejemplos de cómo puede la innovación israelí contribuir con la solución.

El Centro Volcani, el instituto de investigación agrícola de Israel, desarrolló un método que minimiza la pérdida de granos en almacenes de “Silo” a sólo 0.5%. A nivel mundial, se pierde un porcentaje muy alto de semillas almacenadas debido a enfermedades, moho e insectos. Imagínense cuántas emisiones de gas de efecto invernadero y tierras agrícolas podrían haberse ahorrado si la pérdida de granos se redujera a estos números.

El agua es otra área donde Israel lidera a escala mundial. Nuestro país recicla casi el 90% de su agua residual y la reutiliza en la agricultura. Piensen en las emisiones de gases de efecto invernadero, la contaminación ambiental y la destrucción del ecosistema que podrían haberse evitado si otros países reciclaran a este ritmo.

Israel lidera el camino de reforestación de áreas semiáridas. Más de cien años de experiencia le han aportado conocimientos invaluables sobre cómo plantar bosques y preservarlos en regiones con poca precipitación. En momentos en que el mundo está considerando programas de plantación de árboles a gran escala, como un método para mitigar las implicaciones de la crisis, este pequeño país tiene mucho para ofrecer.

Israel también posee tecnologías avanzadas y una amplia experiencia en el campo de las energías renovables. La compañía Eco Wave Power ganó un premio en la conferencia climática de Madrid el año pasado al desarrollar una tecnología que permite producir energía a partir de las olas del mar.

Dichas prácticas y tecnologías deberían formar parte de una política global que apunte a enfrentar la crisis climática.

El mundo tiene que aprovechar las lecciones aprendidas de la crisis del Covid-19, para consolidar hoy una estrategia de salida que enfrente al cambio climático. Hay momentos en la historia en que se nos presenta la oportunidad de actuar para mejorar la vida de nuestros pueblos. La crisis climática es uno de esos momentos.

* Embajador de Israel en Uruguay.

Seguir leyendo

Innovación

Cuatros startups israelíes de tecnología médica recibirán una subvención de un millón de dólares

Publicado

el

Por

somatix

Agencia AJN.- La Autoridad de Innovación de Israel y la Universidad Thomas Jefferson, con sede en Filadelfia, asignarán un millón de dólares a cuatro startups israelíes para desarrollar y probar tecnologías médicas.

El Centro Jefferson abrió sus puertas en Jerusalem en junio de 2018 como un vehículo para fomentar las iniciativas mundiales de innovación y educación sanitaria.

Los proyectos ganadores de la subvención fueron Agamon Technologies, ART Medical, Seegnal y Somatix.

Agamon Technologies utiliza inteligencia artificial para encontrar datos críticos en informes médicos, alertar a los doctores en función de la gravedad de los resultados y comunicar a los pacientes un lenguaje médico complejo en términos simples.

ART Medical crea una plataforma que tiene como objetivo prevenir complicaciones potencialmente mortales adquiridas en el hospital, que afectan a los pacientes relacionados con neumonía, desnutrición y daño renal agudo. La plataforma también monitorea y analiza el reflujo gástrico, la tasa metabólica, la eficiencia de la alimentación y la producción de orina.

Seegnal es una plataforma digital para prevenir problemas relacionados con la administración de drogas a los pacientes. El proyecto desarrolla el primer indicador de riesgo farmacogenético del mundo.

Somatix desarrolló SafeBeing, un sistema de monitoreo remoto de pacientes basado en Inteligencia Artificial, que utiliza tecnología de detección de gestos para analizar datos en tiempo real y proporcionar información clínica práctica, como factores de riesgo. El programa piloto se enfocará en monitorear pacientes con Covid-19.

“Los proyectos ganadores permitirán que el sistema médico en Israel, EEUU e incluso en todo el mundo brinde al personal de salud una comprensión en tiempo real de toda la información médica pertinente para permitirles proporcionar el tratamiento adecuado y personalizado para cada paciente, ya sea en casa o en el hospital”, dijo el Dr. Ami Appelbaum, presidente de la Autoridad de Innovación de Israel y científico jefe del Ministerio de Finanzas e Industria de Israel, según publicó el portal israel21c.org.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!