Seguinos en las redes

Coronavirus

Coronavirus/Israel. Los barrios árabes y los ultraortodoxos vuelven a ser foco de infecciones en Jerusalem

Agencia AJN.- Se ha duplicado el número de casos registrados durante la semana pasada en la ciudad, y la mayoría de las nuevas infecciones se han propagado entre las propias familias.

Publicada

el

CORONAVIRUS

Agencia AJN.- Los casos positivos de coronavirus se duplicaron en la ciudad de Jerusalem durante la última semana, con la mayoría del aumento concentrado en los barrios ultraortodoxos y en la parte oriental donde habitan comunidades árabes, según anunció el viernes el Centro Nacional de Información y Conocimiento sobre el Coronavirus.

Según el organismo gubernamental de investigadores, que sirve como panel asesor del Ministerio de Salud, la tasa de morbilidad en los barrios ultraortodoxos de Jerusalem se mantuvo en el 17% durante la semana pasada, frente a una tasa de pruebas positivas de sólo el 5% entre los demás residentes de la ciudad.

Estos barrios incluyen Mea Shearim, Geula, Mekor Baruch, Sanhedria y varios otros enclaves ultraortodoxos, y la mayoría de las nuevas infecciones se propagaron entre miembros de las mismas familias.

Hasta el jueves por la mañana, unos 487 nuevos casos de COVID-19 fueron diagnosticados en la ciudad en la semana, con el 32% de ellos siendo jóvenes menores de 19 años de edad y el 14% de los casos fueron ligados a las escuelas.

De los 160 nuevos pacientes de COVID-19, 72 de los diagnosticados el jueves eran ultraortodoxos, mientras que 42 eran residentes de Jerusalem Oriental, donde hay vive población palestina.

“A la luz de los datos de morbilidad, se recomienda centrarse en la información y la aplicación de la ley en los barrios ultraortodoxos y de Jerusalem Oriental”, dijo el centro.

Durante la primera ola de la pandemia, la comunidad ultraortodoxa se vio desproporcionadamente afectada por el virus. Las mayores tasas de infección en estas comunidades, denominadas “haredim”, se han atribuido en gran medida a las condiciones de hacinamiento en sus vecindarios, la naturaleza intensamente comunitaria del sector y la negativa inicial de los rabinos a respaldar las medidas de distanciamiento social y el cierre de sinagogas y otras instituciones religiosas.

Sin embargo, los judíos ultraortodoxos adoptaron posteriormente el distanciamiento social y las máscaras, pero esto no parece haber librado a la comunidad de la segunda ola.

Según el Canal 12, un número creciente de israelíes ultraortodoxos han estado haciendo pruebas de coronavirus por canales no oficiales para que sus casos no sean registrados por las autoridades sanitarias, debido a la preocupación de que sus comunidades puedan ser cerradas, como ocurrió a principios de la pandemia en la ciudad de Bnei Brak.

La emisora informó que hay personas de la comunidad que han expresado su preocupación por la forma en que sus comunidades son percibidas por los israelíes laicos, algunos de los cuales los culparon de la propagación del virus.

El rabino David Yosef, hijo del ex Gran rabino Ovadia Yosef y miembro del Consejo de Sabios de la Torá del Partido Shas ultraortodoxo, ha dicho que cualquiera que se niegue a someterse a una prueba constituye un peligro público.

Los casos han surgido en todo Israel en las últimas semanas, lo que ha llevado al gobierno a reimponer algunas medidas.

Las nuevas limitaciones, aprobadas por el gabinete el jueves por la noche, incluían un límite de hasta 20 personas en la mayoría de los espacios cerrados, incluyendo el interior de las casas, y hasta 50 personas en sinagogas, salas de eventos, bares y clubes.

Las sinagogas se incluyeron inicialmente en las limitaciones de 20 personas, pero fueron cambiadas de categoría después de una conversación entre el primer ministro Benjamin Netanyahu y el ministro del Interior Aryeh Deri, según un comunicado de la oficina de este último.

El viernes por la mañana, el Ministerio de Salud reportó 1.090 nuevas infecciones de coronavirus en 24 horas, el mayor número de nuevos casos diarios confirmados desde la reapertura de la economía a principios de mayo.

Hubo una muerte más desde el jueves por la noche, lo que eleva el número de víctimas de la pandemia a 325.

Había 70 personas en estado grave, 27 de las cuales estaban con respiradores, y 67 en estado moderado.

El ministerio dijo que ha habido 27.542 casos desde el comienzo de la pandemia, de los cuales 9.618 estaban activos.

Netanyahu y el ministro de Salud Yuli Edelstein anunciaron las medidas renovadas en una conferencia de prensa el jueves, en la que el primer ministro dijo “el virus sigue aquí, a lo grande”. “El desafío no es simple y la batalla llevará tiempo”, expresó el mandatario.

Dejá tu comentario

Coronavirus

Coronavirus. Israel: Hospitales comenzarán a contratar médicos y enfermeros

Agencia AJN.- “No existe un medio embarazo”, dijo Yuli Edelstein. “Si no hay un cierre completo los fines de semana, las restricciones parciales no tienen sentido”.

Publicado

el

Por

Edelstein Wolfson

Agencia AJN.- Los hospitales y los fondos de salud podrán comenzar a contratar nuevos médicos, enfermeras y personal de apoyo en preparación para el invierno, cuando se enfrentarán al tratamiento de pacientes que padezcan gripe y COVID-19.

“Hoy comenzaremos a asignar los 2.000 enfermeros, 400 médicos y 700 trabajadores para los hospitales y fondos de salud”, dijo el ministro de Salud, Yuli Edelstein, el martes durante un recorrido por el Centro Médico Wolfson en Holon.

Los ministerios de Salud y Finanzas anunciaron hace dos semanas una decisión para reforzar el sistema médico. Hasta ahora, los hospitales no han recibido formalmente notificación de que podrán comenzar a contratar a estos trabajadores.

Varias de las unidades de medicina interna y coronavirus de los hospitales están por encima de su capacidad. La expectativa es que en noviembre, cuando comience la temporada de gripe en Israel, habrá aún más personas que necesiten tratamiento.

Edelstein dijo que “después de un cuidadoso trabajo realizado por el personal del Ministerio de Salud, hoy comenzaremos a informar a los hospitales y fondos de salud sobre las asignaciones. Este refuerzo es extremadamente significativo y es uno de los más grandes en los últimos años”.

Edelstein también comentó sobre los cierres de fin de semana, que dijo que no hay razón para mantener.

“No existe un medio embarazo”, dijo, reiterando una declaración realizada el día anterior. “Si no hay un cierre completo los fines de semana, restricciones parciales no tienen sentido”.

El Ministerio de Salud de Israel informó hoy que se registraron 1.801 nuevos casos por coronavirus en las últimas 24 horas, 278 de los cuales se dieron desde la medianoche.

Actualmente hay 24.764 portadores de coronavirus en todo el país, entre ellos, 349 pacientes hospitalizados en estado grave y 97 pacientes reciben asistencia respiratoria.

Las autoridades sanitarias habían recibido los resultados de 22.396 pruebas de virus realizadas en los últimos días.
Ocho personas murieron durante la noche a causa del virus, lo que eleva el total de fallecidos en Israel desde el inicio de la pandemia a 554.

El Centro Médico Baruch Padeh en el norte de Israel informó que un niño de 22 días fue hospitalizado con fiebre alta. Los padres del bebé son pacientes confirmados con COVID-19 y están en aislamiento domiciliario.

Más de 400.000 israelíes recibieron instrucciones de entrar en cuarentena durante julio debido a un posible contacto con portadores confirmados de coronavirus.

Las personas entraron en cuarentena después de recibir instrucciones después del rastreo telefónico realizado por la Agencia de Seguridad Shin Bet, investigaciones epidemiológicas y por iniciativa propia de acuerdo con la información obtenida por Ynet.

A unos 224.000 ciudadanos se les dijo que se autoaislaran después de que el sistema de seguimiento de Shin Bet los alertara de un posible contacto con un paciente confirmado de coronavirus. Alrededor de 100.000 israelíes decidieron auto-ponerse en cuarentena por precaución.

Las investigaciones epidemiológicas se ralentizaron la semana pasada después de un cambio en el personal y la necesidad de capacitar a los nuevos reclutas para la tarea.

El director general del Ministerio de Salud, Chezy Levy, advirtió el martes que se está sopesando la reimposición de medidas estrictas de bloqueo para reducir la tasa actual de nuevos casos de coronavirus.

“Un cierre parcial o completo siguen siendo opciones”, afirmó Levy en declaraciones a la Radio del Ejército.

Dijo que los tomadores de decisiones estaban analizando todas las opciones disponibles para detener la propagación del virus, incluido el pedido de bloqueos localizados de ciudades con altas tasas de infección.

“El cierre total es una herramienta que puede reducir la morbilidad. Por otro lado, el precio que pagaremos por un bloqueo completo está claro para todos nosotros”, reconoció.

Los comentarios de Levy se produjeron un día después de que el llamado gabinete de coronavirus se reuniera para discutir posibles bloqueos y toques de queda localizados durante las noches y los fines de semana, pero no tomó ninguna nueva decisión para enfrentar la pandemia.

Si bien Israel tiene actualmente una de las tasas de infección per cápita más altas del mundo , Netanyahu indicó que la tasa de crecimiento en nuevos casos parece haberse estabilizado. Advirtió, sin embargo, que podría recuperarse nuevamente y que podría haber un aumento en las muertes por COVID-19.

El Comité de Control Estatal de la Knesset discutió ayer la situación insostenible que enfrenta el sistema de salud y el hecho de que faltan presupuestos para los hospitales del gobierno.

Seguir leyendo

Coronavirus

Coronavirus/Israel. Ante el incremento en la tasa de mortalidad, se aumentarán las pruebas en asintomáticos

Agencia AJN.- Aunque el Ministerio de Salud asegura que la cantidad de casos diarios se está estabilizando, se decidió dar un giro en la política y comenzar a testear a todos los que hayan mantenido contacto estrecho con un contagiado, aunque no presenten síntomas de la enfermedad.

Publicado

el

Por

CORONAVIRUS

Agencia AJN.- En un cambio de política, el Ministerio de Salud de Israel dijo el lunes por la tarde que cualquiera que estuviera en contacto con un portador confirmado de COVID-19 puede hacerse la prueba, aunque no muestre síntomas del virus.

A finales de mayo, el Ministerio comenzó a realizar pruebas a israelíes asintomáticos que se sabía que estaban expuestos al virus. Sin embargo, en julio, ante el incremento sostenido de las infecciones y el colapso de los laboratorios para procesar las pruebas, se determinó que sólo aquellos que mostraban síntomas del virus – principalmente tos, dificultades respiratorias y fiebre – eran elegibles.

Este lunes, la política fue nuevamente revertida, permitiendo que cualquiera que haya tenido contacto con un paciente se hiciera la prueba.

En otros cambios de política recientes, el ministerio modificó su criterio sobre los pacientes de coronavirus recuperados, declarando a miles de personas curadas sin tener que hacer una nueva prueba para verificar que ya no son portadoras de la enfermedad. En ese sentido, se redujeron los requerimientos de cuarentena para los pacientes de coronavirus recuperados, y a los asintomáticos se les permitió salir de las casas 10 días después de haber sido diagnosticados.

Según esas normas, los pacientes a los que se les diagnosticó el virus se consideran curados después de pasar 10 días en cuarentena desde el momento en que mostraron síntomas por primera vez, más otros tres días durante los cuales no deben presentar ningún síntoma. Aquellos diagnosticados con el virus y que no tienen síntomas pueden salir de la cuarentena después de 10 días, dijo el ministerio.

En todos los casos, no es necesario hacer más pruebas para detectar el virus, aunque el ministerio señaló que todavía se requiere la autorización de un médico para indicar que los pacientes no tienen síntomas del virus.

El Ministerio de Salud registró el lunes por la noche 1.418 nuevos casos de COVID-19 desde la medianoche, y ocho muertes. Hay 26.313 casos activos en el país, una disminución significativa de lo que se contabilizaba las semanas previas. De los pacientes confirmados, 331 están en estado grave, entre las que se cuentan 99 con respiradores.

El número de casos diarios rondaba los 2.000 la semana pasada, pero presentó una disminución significativa durante el fin de semana, lo que parecía estar relacionado con un descenso de los niveles de pruebas realizadas el sábado.

El domingo, el Ministro de Salud Yuli Edelstein dijo que el número de casos se estaba estabilizando.

Por su parte, el primer ministro Benjamin Netanyahu dijo el lunes que la tasa de crecimiento de nuevos casos de coronavirus parecía haberse estabilizado, pero advirtió que podría volver a aumentar y que podría haber un salto en las muertes por COVID-19.

Hablando al comienzo de la reunión del gabinete de coronavirus, señaló que Israel tiene ahora una de las mayores tasas de morbilidad per cápita del mundo, citando una publicación científica de la Universidad de Oxford en la que se sitúa a Israel en el octavo lugar en el ranking de tasas de infección cada millón de habitantes. “Estas son las malas noticias. La buena noticia es que, en las últimas dos semanas más o menos, hemos estado en una meseta”, dijo en una declaración difundida por su oficina.

El lunes, los ministros que conforman el “gabinete del coronavirus”, en el que se evalúan medidas destinadas a contener el avance de la pandemia, discutieron la posibilidad de establecer cierres y toques de queda localizados durante las noches y los fines de semana para detener la propagación de COVID-19, pero terminaron la reunión sin nuevas decisiones.

El llamado “zar del coronavirus”, Ronni Gamzu, encargado de diseñar la respuesta de Israel a la pandemia, construirá un plan detallado para la reunión del miércoles, en la cual los ministros del gabinete votarán una decisión final.

Las posibilidades que surgieron en la reunión variaron desde cierres locales en puntos conflictivos hasta cierres nocturnos y de fin de semana.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!