Seguinos en las redes

Israel

Coronavirus. Israel permitirá la entrada de hasta 200 personas por día desde la semana próxima

Agencia AJN.- Con el requisito de la cuarentena en hoteles a punto de expirar, los principales ministros acuerdan restringir aún más la entrada al país, que era de hasta 2.000 personas, por el temor a la llegada de nuevas variantes del virus. El límite es una advertencia para los israelíes que decidan viajar.

Publicada

el

.

Agencia AJN.- Se espera que la entrada a Israel se limite a 200 ciudadanos al día a partir de la próxima semana, ya que los principales ministros acordaron endurecer aún más las restricciones con el fin de evitar que lleguen al país nuevas cepas del coronavirus, que han dejado a miles de israelíes varados en el extranjero.

El primer ministro Benjamín Netanyahu, el ministro de Salud, Yuli Edelstein, y la ministra de Transporte, Miri Regev, decidieron la medida después de reunirse el lunes para discutir la inminente expiración de una orden que obliga a todos los que lleguen del extranjero a permanecer en cuarentena en los hoteles estatales.

Los casos humanitarios urgentes seguirán recibiendo permiso de entrada independientemente de la cuota diaria.

El límite de 200 personas se mantendrá hasta que “se encuentre una solución tecnológica o se restablezca la cuarentena en los hoteles”, dijo el Ministerio de Transporte en un comunicado.

El ministerio pidió a todos los que se planteen salir del país en los próximos días que sopesen la necesidad del viaje frente a las próximas restricciones.

La orden de cuarentena en los hoteles expirará a medianoche, ya que la Comisión de Constitución, Derecho y Justicia no ha concedido una prórroga, exigiendo en su lugar que el gobierno encuentre medios alternativos para garantizar el aislamiento de los viajeros.

El presidente del Comité, Ya’akov Asher, sugirió que la policía podría aplicar la cuarentena domiciliaria de forma más eficiente, como opción, y también propuso reducir la cuarentena a sólo seis días en lugar de los 10 o 14 días actuales, informó el sitio de noticias Ynet.

Las puertas de entrada terrestres y aéreas de Israel han estado cerradas en su mayor parte desde el 25 de enero, con el aeropuerto Ben-Gurión cerrado para todos, excepto para unos pocos vuelos especiales de las aerolíneas israelíes para traer de vuelta a los ciudadanos varados en el extranjero.

La semana pasada, el gobierno suavizó el cierre y restringió la entrada al país a entre 1.000 y 2.000 personas al día.

También el lunes, el director de la Asociación de Profesores de Enseñanza Secundaria de Israel respondió al anuncio del foro de 15 grandes ciudades de que abrirán los centros de enseñanza media y secundaria en una rebelión contra las órdenes del gobierno, diciendo que era “irresponsable”.

Las ciudades de Rehovot, Petah Tikva y Ashdod se retractaron el lunes de la amenaza, informó el diario Haaretz.

El ministro de Salud, Yuli Edelstein, advirtió que los alcaldes o directores que reanuden los estudios se enfrentarán a la aplicación de las normas. “Recomiendo que nadie se tome la ley por su mano, y desde luego no los gobernantes”, declaró a la Radio del Ejército.

El lunes, el gobierno aprobó la primera lectura de un proyecto de ley que permitirá al Ministerio de Salud transmitir a las autoridades locales o al Ministerio de Educación los datos de las personas vacunadas y de las que no lo están.

El objetivo de la legislación, que se aprobó con 21 votos a favor y 6 en contra, es permitir a las autoridades locales animar a los que no se han vacunado a hacerlo, a la vez que proporcionar al Ministerio de Educación la información que pueda necesitar para prevenir brotes de virus en el sistema escolar.

El proyecto de ley pasará ahora a la Comisión de Trabajo y Bienestar del Parlamento para preparar su segunda y tercera lectura.

Dejá tu comentario

Galería Multimedia

Israel. La juventud de Tel Aviv celebra la festividad judía en las calles en una aparente vuelta a la normalidad

Agencia AJN.- Con la acelerada campaña de vacunación que ya tiene inoculada a más de la mitad de la población israelí, la llegada de Purim, el carnaval judío, devolvió el color y la alegría a la ciudad costera, que entre disfraces y música parece haber recuperado la vida. El toque de queda nocturno impuesto por el gobierno para evitar las aglomeraciones y los grandes festejos para impedir la propagación del coronavirus hicieron que, con la llegada del fin de semana, la celebración se traslade a las calles durante el día.

Publicado

el

Por

B1g1rWKIfd_0_0_1280_720_0_x-large

Agencia AJN.- Gracias a un clima agradable y a la normativa impuesta del gobierno que establece un toque de queda nocturno a partir de las 20:30, las calles de Tel Aviv recobraron su color gracias a la llegada de Purim, el carnaval judío, en el que todos los ciudadanos salen a las calles disfrazados. Las familias con niños llenaron las áreas públicas y los jóvenes celebraron en los callejones del mercado de Carmel y la plaza Dizengoff.

El cierre nocturno no impidió que miles de personas celebraran Purim este viernes en áreas públicas, desde las calles céntricas hasta el paseo marítimo de Tel Aviv. Mientras que en el césped y en la playa la mayoría de los disfrazados eran familias con niños disfrutando del agradable clima, el mercado Shuk HaCarmel recibió a cientos de jóvenes que se agolparon frente a los restaurantes de comida y “pubs” que vendían alcohol.

B1cAc2t8zd_0_0_3000_2000_0_x-large

La amplia campaña de vacunación de Israel, líder a nivel mundial, permitió a la población un festejo más distendido, a pesar de las indicaciones de las autoridades. Hasta el viernes por la mañana, 4,65 millones de personas habían recibido la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus, lo que representa aproximadamente el 50% de la población total de Israel de 9,25 millones. De ellos, 3.275 millones también recibieron la segunda dosis de la vacuna.

rkM9v8KUfO_0_0_1280_853_0_x-large

A excepción de un oficial de policía que llegó al lugar a primera hora de la tarde, no se observó ninguna presencia de fuerzas de seguridad significativa en el área, según informó YNET. Los israelíes celebraron y bailaron sin barbijos y sin mantener distancia social, desoyendo el pedido del primer ministro Netanyahu y de las autoridades de salud.

H1VNlLIz00_0_0_1280_853_0_x-large

Tras la apertura de gran parte de la economía esta semana, en consonancia con el masivo plan de vacunación contra el COVID-19, la tendencia a la disminución de las tasas de infección se ha detenido y ciertos indicadores vuelven a alertar sobre un alza en los contagios, según informa el diario The Times of Israel en base a los datos difundidos por el Centro Nacional de Información y Conocimiento del Coronavirus, que opera bajo la Inteligencia Militar y el Ministerio de Salud.

H1ZEg8IGd_0_0_1280_853_0_x-large

A principios de esta semana, el gobierno votó a favor de implementar un toque de queda nocturno en un esfuerzo por evitar que el público celebre la festividad de Purim organizando grandes fiestas, que el año pasado dieron paso al primer brote masivo de COVID-19 en Israel.

r1xKaL8f00_0_0_1280_853_0_x-large

De esta forma, se dispuso que partir de las 8:30 de la noche y hasta las 5 de la mañana no se permitirá que el público deambule a más de 1.000 metros de sus hogares, a excepción de casos de emergencia. Aquellos que violen las restricciones se enfrentarán a una multa de 500 NIS (más de 150 dólares). Por esa razón, este año la celebración se hizo durante el día.

Según un informe difundido este viernes por la Dirección de Inteligencia Militar, a pesar de los avances en la vacunación de la población, se espera un aumento de la tasa de contagio en los próximos días, tras una ralentización del descenso de la tasa de contagio en los últimos días.

BkmR5nFUGu_0_0_3000_2000_0_x-large

Fotos: YNET.

Seguir leyendo

Coronavirus

Coronavirus. Israel tuvo su primera noche de toque de queda en intento por contener los contagios en festividad judía

Agencia AJN.- Israel comenzó con los tres días de toque de queda nocturno en un esfuerzo por contener los contagios en medio de las festividad judía de Purim. Hay preocupación por la aparición de una nueva cepa del virus que podría llegar desde Nueva York. Los servicios de salud alertaron sobre un dramático aumento en el número de mujeres embarazadas que llegaron para ser vacunadas tras la muerte de Osnat Ben Sheetrit, una madre de cuatro hijos que estaba en su trigésima semana de embarazo y que fue víctima del coronavirus.

Publicado

el

Por

coro

Agencia AJN.- Israel cumplió anoche con su primer día de toque de queda nocturno, medida que se mantendrá por tres días durante la festividad judía de Purim en un esfuerzo por detener las celebraciones masivas en medio de la pandemia del coronavirus.

Tras la apertura de gran parte de la economía esta semana, en consonancia con el masivo plan de vacunación contra el COVID-19, la tendencia a la disminución de las tasas de infección se ha detenido y ciertos indicadores vuelven a alertar sobre un alza en los contagios, según informa el diario The Times of Israel en base a los datos difundidos por el Centro Nacional de Información y Conocimiento del Coronavirus, que opera bajo la Inteligencia Militar y el Ministerio de Salud.

El documento sugiere reevaluar si continuar con los planes para aliviar aún más las restricciones a principios de marzo e incluso transmitió su preocupación por la aparición de una nueva variante del coronavirus en la ciudad de Nueva York en los últimos días, versión que parece compartir características de la cepa sudafricana que le permiten evadir parte de la respuesta inmune del cuerpo y que podría potencialmente debilitar la eficacia de las vacunas actuales.

coro1

A principios de esta semana, el gobierno votó a favor de implementar la medida en un esfuerzo por evitar que el público celebre la festividad de Purim organizando grandes fiestas, que el año pasado dieron paso al primer brote masivo de COVID-19 en Israel.

Fue en este contexto que se dispuso que partir de las 8:30 pm y hasta las 5 am, no se permitirá que el público deambule a más de 1.000 metros de sus hogares, a excepción de casos de emergencia. Aquellos que violen las restricciones se enfrentarán a una multa de 500 NIS (más de 150 dólares).

Durante el toque de queda, las oraciones se limitarán a 20 personas en el exterior, 10 en el interior y solo dentro de los 1.000 metros de la residencia. A partir de las 5 am, las lecturas tradicionales de la meguilá se limitarán a 20 personas en el exterior y 10 en el interior.

Las sinagogas registradas en sus municipios locales como trabajando según las reglas del “Pase Verde” pueden operar hasta en un 50% de su capacidad o con hasta 300 personas mayores de 16 años que hayan recibido ambas vacunas.

Existe una prohibición total para las personas que residen en la casa de otra persona y se han prohibido todas las festividades públicas.

Una fiesta o reunión masiva que exceda el número permitido de participantes en una instalación privada o comercial estará sujeta a una multa de entre 5.000 y 10.000 NIS (de 1500 a 3000 dólares).

El transporte público en todo el país estará limitado durante las horas del toque de queda, mientras que en Jerusalem estará completamente detenido hasta el domingo. El transporte público entre ciudades y trenes se suspenderá desde las 20:00 hasta las 05:00 horas. El transporte público interurbano operará al 75% de su capacidad.

Todo el transporte público, incluidos los trenes, reanudará las operaciones normales al 75% de su capacidad el domingo por la mañana.

De acuerdo a lo informado por el portal de noticias Ynet, para hacer cumplir las regulaciones, la policía ha anunciado que se desplegarán 250 barricadas y 2.500 coches patrulla en todo el país. “Utilizaremos todos los recursos a disposición de la policía, junto con las barricadas entre las ciudades”, anunció el comisionado de policía Kobi Shabtai. “He ordenado al Departamento de Investigaciones que investigue a todos los responsables de organizar cualquier reunión ilegal. Hacemos un llamado al público para que sea responsable”, transmitió.

En otro orden, se informó a través de la prensa israelí que apenas cuatro días después del fallecimiento de Osnat Ben Sheetrit, una madre de cuatro hijos que estaba en su trigésima semana de embarazo y que fue víctima del coronavirus, los servicios de salud indicaron que hubo un aumento dramático en el número de mujeres embarazadas que llegaron para ser vacunadas.

osnat-e1613902439546-640×400 Osnat Ben Shirit.

“El caso de Osnat cambió el rumbo. Pido al público que se vacune, escuchen el legado de Osnar. Es gracias a esta mujer justa”, dijo emocionado el viudo.

Hasta ahora, la mitad de la población de Israel ha recibido al menos una dosis de la vacuna COVID de dos dosis, según los datos publicados por el Ministerio de Salud el viernes.

Hasta el viernes por la mañana, 4,65 millones de personas habían recibido la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus, lo que representa aproximadamente el 50% de la población total de Israel de 9,25 millones.

De ellos, 3.275 millones también recibieron la segunda dosis de la vacuna.

Según un informe difundido este viernes por la Dirección de Inteligencia Militar, a pesar de los avances en la vacunación de la población, se espera un aumento de la tasa de contagio en los próximos días, tras una ralentización del descenso de la tasa de contagio en los últimos días.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!