Seguinos en las redes

Israel

Coronavirus. Israel evalúa imponer un toque de queda para la festividad de Purim, el carnaval judío

Agencia AJN.- La celebración, que incluye disfraces, música y reuniones, fue acusada el año pasado de incrementar el brote de contagios que llevó al primer cierre nacional. Las restricciones ya establecidas exigen que la gente lo celebre sólo con su familia nuclear y prohíben todas las demás formas de fiestas y reuniones. Las sinagogas pueden optar por funcionar al 50% de su capacidad sólo para los que tengan su “pasaporte verde”.

Publicada

el

Purim 2020 in Jerusalem

Agencia AJN.- El gobierno de Israel se reunirá este martes para decidir si impone un toque de queda nocturno durante la próxima fiesta de Purim, y para debatir un plan para que los alumnos de los grados 7 a 10 vuelvan a la escuela la próxima semana, en contraste con las recomendaciones del Ministerio de Salud.

Purim se celebra el jueves por la noche y el viernes, excepto en Jerusalem, donde este año la fiesta durará hasta el domingo, en una celebración poco común de tres días. Es una festividad que incluye disfraces, festejos y reuniones de celebración. En Israel, se suelen llevar a cabo fiestas grandes en las calles, en las que todo el mundo está disfrazado, incluso durante el día, tanto en las escuelas como en los trabajos.

El año pasado, muchos culparon a las celebraciones de Purim de un brote de casos de coronavirus que llevó al país a imponer su primer cierre nacional.

Las restricciones ya establecidas para la fiesta exigen que la gente lo celebre sólo con su familia nuclear, pero prohíben todas las demás formas de fiestas y reuniones, mientras que las sinagogas pueden optar por funcionar al 50% de su capacidad sólo para los que tengan su «pasaporte verde» (vacunados o recuperados) o con un máximo de diez personas en el interior y veinte en el exterior.

Los funcionarios de sanidad decidieron impulsar una normativa más estricta tras los múltiples informes sobre israelíes que están organizando eventos en contra de las normas.

El ministro de Salud, Yuli Edelstein, propondrá que el gobierno imponga un toque de queda nocturno entre las 20 y las 5 de la mañana de jueves a domingo, en el que la gente deberá permanecer a menos de 1.000 metros de su casa.

Por su parte, el primer ministro Benjamin Netanyahu dijo que había pedido al ministerio que presentara al gobierno un esquema que permitiera a la gente seguir celebrando y al mismo tiempo evitar un aumento de la morbilidad. El primer ministro suplente, Benny Gantz, también pidió más restricciones para el domingo, pero su partido, Azul y Blanco, podría exigir que se limite el toque de queda a las ciudades rojas.

Este lunes, Israel alcanzó el objetivo de tres millones de personas vacunadas con las dos dosis.

El día anterior se notificaron unos 3.041 nuevos casos de COVID-19, con un 6,3% de resultados positivos en las pruebas. De todos los infectados, 801 se encontraban en estado grave. La cifra de muertos se elevó a 5.593.

Dejá tu comentario

Galería Multimedia

Israel. La juventud de Tel Aviv celebra la festividad judía en las calles en una aparente vuelta a la normalidad

Agencia AJN.- Con la acelerada campaña de vacunación que ya tiene inoculada a más de la mitad de la población israelí, la llegada de Purim, el carnaval judío, devolvió el color y la alegría a la ciudad costera, que entre disfraces y música parece haber recuperado la vida. El toque de queda nocturno impuesto por el gobierno para evitar las aglomeraciones y los grandes festejos para impedir la propagación del coronavirus hicieron que, con la llegada del fin de semana, la celebración se traslade a las calles durante el día.

Publicado

el

Por

B1g1rWKIfd_0_0_1280_720_0_x-large

Agencia AJN.- Gracias a un clima agradable y a la normativa impuesta del gobierno que establece un toque de queda nocturno a partir de las 20:30, las calles de Tel Aviv recobraron su color gracias a la llegada de Purim, el carnaval judío, en el que todos los ciudadanos salen a las calles disfrazados. Las familias con niños llenaron las áreas públicas y los jóvenes celebraron en los callejones del mercado de Carmel y la plaza Dizengoff.

El cierre nocturno no impidió que miles de personas celebraran Purim este viernes en áreas públicas, desde las calles céntricas hasta el paseo marítimo de Tel Aviv. Mientras que en el césped y en la playa la mayoría de los disfrazados eran familias con niños disfrutando del agradable clima, el mercado Shuk HaCarmel recibió a cientos de jóvenes que se agolparon frente a los restaurantes de comida y “pubs” que vendían alcohol.

B1cAc2t8zd_0_0_3000_2000_0_x-large

La amplia campaña de vacunación de Israel, líder a nivel mundial, permitió a la población un festejo más distendido, a pesar de las indicaciones de las autoridades. Hasta el viernes por la mañana, 4,65 millones de personas habían recibido la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus, lo que representa aproximadamente el 50% de la población total de Israel de 9,25 millones. De ellos, 3.275 millones también recibieron la segunda dosis de la vacuna.

rkM9v8KUfO_0_0_1280_853_0_x-large

A excepción de un oficial de policía que llegó al lugar a primera hora de la tarde, no se observó ninguna presencia de fuerzas de seguridad significativa en el área, según informó YNET. Los israelíes celebraron y bailaron sin barbijos y sin mantener distancia social, desoyendo el pedido del primer ministro Netanyahu y de las autoridades de salud.

H1VNlLIz00_0_0_1280_853_0_x-large

Tras la apertura de gran parte de la economía esta semana, en consonancia con el masivo plan de vacunación contra el COVID-19, la tendencia a la disminución de las tasas de infección se ha detenido y ciertos indicadores vuelven a alertar sobre un alza en los contagios, según informa el diario The Times of Israel en base a los datos difundidos por el Centro Nacional de Información y Conocimiento del Coronavirus, que opera bajo la Inteligencia Militar y el Ministerio de Salud.

H1ZEg8IGd_0_0_1280_853_0_x-large

A principios de esta semana, el gobierno votó a favor de implementar un toque de queda nocturno en un esfuerzo por evitar que el público celebre la festividad de Purim organizando grandes fiestas, que el año pasado dieron paso al primer brote masivo de COVID-19 en Israel.

r1xKaL8f00_0_0_1280_853_0_x-large

De esta forma, se dispuso que partir de las 8:30 de la noche y hasta las 5 de la mañana no se permitirá que el público deambule a más de 1.000 metros de sus hogares, a excepción de casos de emergencia. Aquellos que violen las restricciones se enfrentarán a una multa de 500 NIS (más de 150 dólares). Por esa razón, este año la celebración se hizo durante el día.

Según un informe difundido este viernes por la Dirección de Inteligencia Militar, a pesar de los avances en la vacunación de la población, se espera un aumento de la tasa de contagio en los próximos días, tras una ralentización del descenso de la tasa de contagio en los últimos días.

BkmR5nFUGu_0_0_3000_2000_0_x-large

Fotos: YNET.

Seguir leyendo

Coronavirus

Coronavirus. Israel tuvo su primera noche de toque de queda en intento por contener los contagios en festividad judía

Agencia AJN.- Israel comenzó con los tres días de toque de queda nocturno en un esfuerzo por contener los contagios en medio de las festividad judía de Purim. Hay preocupación por la aparición de una nueva cepa del virus que podría llegar desde Nueva York. Los servicios de salud alertaron sobre un dramático aumento en el número de mujeres embarazadas que llegaron para ser vacunadas tras la muerte de Osnat Ben Sheetrit, una madre de cuatro hijos que estaba en su trigésima semana de embarazo y que fue víctima del coronavirus.

Publicado

el

Por

coro

Agencia AJN.- Israel cumplió anoche con su primer día de toque de queda nocturno, medida que se mantendrá por tres días durante la festividad judía de Purim en un esfuerzo por detener las celebraciones masivas en medio de la pandemia del coronavirus.

Tras la apertura de gran parte de la economía esta semana, en consonancia con el masivo plan de vacunación contra el COVID-19, la tendencia a la disminución de las tasas de infección se ha detenido y ciertos indicadores vuelven a alertar sobre un alza en los contagios, según informa el diario The Times of Israel en base a los datos difundidos por el Centro Nacional de Información y Conocimiento del Coronavirus, que opera bajo la Inteligencia Militar y el Ministerio de Salud.

El documento sugiere reevaluar si continuar con los planes para aliviar aún más las restricciones a principios de marzo e incluso transmitió su preocupación por la aparición de una nueva variante del coronavirus en la ciudad de Nueva York en los últimos días, versión que parece compartir características de la cepa sudafricana que le permiten evadir parte de la respuesta inmune del cuerpo y que podría potencialmente debilitar la eficacia de las vacunas actuales.

coro1

A principios de esta semana, el gobierno votó a favor de implementar la medida en un esfuerzo por evitar que el público celebre la festividad de Purim organizando grandes fiestas, que el año pasado dieron paso al primer brote masivo de COVID-19 en Israel.

Fue en este contexto que se dispuso que partir de las 8:30 pm y hasta las 5 am, no se permitirá que el público deambule a más de 1.000 metros de sus hogares, a excepción de casos de emergencia. Aquellos que violen las restricciones se enfrentarán a una multa de 500 NIS (más de 150 dólares).

Durante el toque de queda, las oraciones se limitarán a 20 personas en el exterior, 10 en el interior y solo dentro de los 1.000 metros de la residencia. A partir de las 5 am, las lecturas tradicionales de la meguilá se limitarán a 20 personas en el exterior y 10 en el interior.

Las sinagogas registradas en sus municipios locales como trabajando según las reglas del “Pase Verde” pueden operar hasta en un 50% de su capacidad o con hasta 300 personas mayores de 16 años que hayan recibido ambas vacunas.

Existe una prohibición total para las personas que residen en la casa de otra persona y se han prohibido todas las festividades públicas.

Una fiesta o reunión masiva que exceda el número permitido de participantes en una instalación privada o comercial estará sujeta a una multa de entre 5.000 y 10.000 NIS (de 1500 a 3000 dólares).

El transporte público en todo el país estará limitado durante las horas del toque de queda, mientras que en Jerusalem estará completamente detenido hasta el domingo. El transporte público entre ciudades y trenes se suspenderá desde las 20:00 hasta las 05:00 horas. El transporte público interurbano operará al 75% de su capacidad.

Todo el transporte público, incluidos los trenes, reanudará las operaciones normales al 75% de su capacidad el domingo por la mañana.

De acuerdo a lo informado por el portal de noticias Ynet, para hacer cumplir las regulaciones, la policía ha anunciado que se desplegarán 250 barricadas y 2.500 coches patrulla en todo el país. “Utilizaremos todos los recursos a disposición de la policía, junto con las barricadas entre las ciudades”, anunció el comisionado de policía Kobi Shabtai. “He ordenado al Departamento de Investigaciones que investigue a todos los responsables de organizar cualquier reunión ilegal. Hacemos un llamado al público para que sea responsable”, transmitió.

En otro orden, se informó a través de la prensa israelí que apenas cuatro días después del fallecimiento de Osnat Ben Sheetrit, una madre de cuatro hijos que estaba en su trigésima semana de embarazo y que fue víctima del coronavirus, los servicios de salud indicaron que hubo un aumento dramático en el número de mujeres embarazadas que llegaron para ser vacunadas.

osnat-e1613902439546-640×400 Osnat Ben Shirit.

“El caso de Osnat cambió el rumbo. Pido al público que se vacune, escuchen el legado de Osnar. Es gracias a esta mujer justa”, dijo emocionado el viudo.

Hasta ahora, la mitad de la población de Israel ha recibido al menos una dosis de la vacuna COVID de dos dosis, según los datos publicados por el Ministerio de Salud el viernes.

Hasta el viernes por la mañana, 4,65 millones de personas habían recibido la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus, lo que representa aproximadamente el 50% de la población total de Israel de 9,25 millones.

De ellos, 3.275 millones también recibieron la segunda dosis de la vacuna.

Según un informe difundido este viernes por la Dirección de Inteligencia Militar, a pesar de los avances en la vacunación de la población, se espera un aumento de la tasa de contagio en los próximos días, tras una ralentización del descenso de la tasa de contagio en los últimos días.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!