Seguinos en las redes

DAIA

La DAIA solicita al Gobierno Argentino que rechace la pretensión del fiscal de la Corte Penal Internacional, Karim Khan

Publicada

el

20210616-icc-prosecutor-karim-khan-12-1-640×400

Agencia AJN.- La DAIA, representación política de la Comunidad judía de la Argentina, solicita al gobierno de nuestro país que rechace la pretensión del fiscal de la Corte Penal Internacional, Karim Khan, de solicitar el encarcelamiento del primer ministro Benjamín Netanyahu y su ministro de defensa Yoav Gallant, ambos funcionarios de un país democrático como el Estado de Israel.

Esta decisión ya la tomaron países como Estados Unidos, Gran Bretaña y otros.

Israel es víctima de una organización terrorista que atacó y cometió transgresiones a los derechos humanos, violó y perpetró crímenes aberrantes el 7 de Octubre último y mantiene 128 personas secuestradas desde hace más de 7 meses, desconociendo cuántas de ellas viven aun y cuántas de ellas fueron asesinadas.

Las acusaciones del fiscal no tienen soporte jurídico, son infundadas y no poseen antecedentes en el derecho Internacional; causan daño irreparable a todo estado democrático y a las naciones que luchan y han padecido el terrorismo, como es nuestro caso, la República Argentina.

Equiparar en la sanción a un estado democrático con una organización terrorista que en su carta fundacional reivindica la desaparición del estado de Israel es perverso e infame.

Argentina

DAIA/Elecciones. Finalmente Marcos Cohen buscará la presidencia mientras no se descarta una lista de consenso

Agencia AJN.- A fin de año se renovarán las autoridades de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas, la representación política de la comunidad judía de este país, y de momento suenan cuatro candidaturas a la encabezarla.

Publicado

el

Por

Cohen Woscoff Moscovich Epstein

Agencia AJN.- A fin de año se renovarán las autoridades de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), la representación política de la comunidad judía de este país, y de momento suenan cuatro candidaturas a la encabezar la misma, con la novedad de que, finalmente, el actual vicepresidente 1°, Marcos Cohen, buscará conducirla y mientras no se descarta una lista de consenso, en medio de «operaciones» cruzadas que nada tienen que envidiar a la política nacional.

La cadencia que termina fue producto de una lista de consenso y algunos quieren repetir la experiencia, aunque por ahora se habla de cuatro interesados: Darío Epstein, Adrián Moscovich, Raúl Woskoff y Cohen, que reemplazaría a Ricardo Furman, quien pasaría a postularse como secretario general.

Marcos Cohen

Si bien en el 7° piso de Pasteur 633 no se habla de un candidato del oficialismo, ese rol claramente lo desempeñaría Marcos Cohen, el actual “segundo” al mando de la institución, quien en principio había asegurado que no competiría, pero en los últimos días revió su decisión.

Así, Furman, quien es vicepresidente de la Fundación Amigos de DAIA, el órgano recaudador de la Delegación, cumpliría su palabra -una actitud poco común en el mundo de la política- de declinar su postulación si Cohen cambiaba de parecer, ya que lo considera un amigo y habría dicho que ante la decisión de este último de «jugar» por la presidencia de la DAIA, «jamás» competiría con él por una cuestión de respeto a la relación que mantienen. 

Ambos tienen un muy buen vínculo con el actual mandatario, Jorge Knoblovits, cuyo aval y bendición descuentan, así como el de un arco de votos que incluiría a la ortodoxia y el mundo conservador y posiblemente, con tiempo y trabajo, a las filiales del Interior, nucleadas en el Consejo Federal o «Confederal». Por lo pronto, sus allegados consideran que cuenta con los apoyos necesarios que lo catapultarían a la presidencia. 

Darío Epstein

Gente de su entorno asegura a estas horas que «jugaría» por la presidencia de la DAIA y que cuenta con el apoyo de importantes empresarios judíos que insisten en que debe presentarse y también las filiales del Interior que tiene una fuerte crítica a la gestión actual y no apoyarían la opción oficial. También algunos templos conservadores votarían por Epstein.

Asimismo, están en conversaciones con el mundo observante, con el cual Epstein tiene muy fuertes vínculos, al punto de haber sido el organizador y responsable del reciente y exitoso Foro Económico Latinoamericano a beneficio de la Fundación de Jabad Lubavitch, con más de 1.500 presentes, el cual fue incluso ponderado públicamente por el presidente, Javier Milei.

Por ello, descartan que va a contar con esos votos: “Si Milei pudo llegar a la Presidencia, lo mismo puede ocurrir con Darío”, asegura convencido su mano derecha en los temas comunitarios. 

Adrián Moscovich

Mucho se habla de Moscovich en estas últimas semanas, ya que el «establishment» judío coincide en que para este precandidato, la DAIA es “tierra desconocida” y ya tiene su propio “cajón de Herminio”.

Moscovich, que habiendo finalizado su ciclo como director ejecutivo después de 20 años en una de las más prestigiosas instituciones educativas y tecnológicas del país, descubrió recientemente las bondades y el uso de WhatsApp, dejando de lado su viejo BlackBerry, al que todos se han comunicado. También incorporó la red social Instagram y, como los niños, se encontró con su «chiche» nuevo, desde donde comenzó a descalificar y atacar a dirigentes y profesionales de la comunidad. Rápidamente, referentes de la DAIA, la AMIA y el Congreso Judío Latinoamericano quedaron envueltos y expuestos a sus desafortunadas y espasmódicas críticas. Incluso, en un posteo llegó a omitir a la DAIA como institución organizadora del evento de Iom HaShoá.

Todos estos hechos, que tanto molestaron, generaron rápidamente una carta-documento, según dejaron trascender desde la AMIA. 

Raúl Woscoff

El ex presidente Alberto Indij, su operador político, promueve la conformación de una lista de unidad ante la muy grave situación que vive Israel y ciertas dificultades que atravesaría la DAIA, la cual debería ser encabezada por un candidato de consenso.

Según dice, habría un respaldo muy grande entre los presidentes de varias instituciones, lo cual habrá que ver si se refleja en la realidad.

Obviamente, a su juicio, las preferencias tendrían que inclinarse por su postulado, a quien define como un dirigente que brega por su comunidad y no por intereses personales, y que es el candidato con más experiencia política y jurídica.

«Operaciones berretas»

Así como se aproximan las instancias decisivas de presentar candidaturas, también crecen los intentos de desinformación y las versiones tendientes a desacreditar a los otros candidatos, muy a la usanza de los repudiables vicios de la política nacional.

Una dice que Moscovich resignaría su postulación a cambio de asumir como director ejecutivo de la DAIA, quizás en una gestión liderada por Cohen, lo cual fue rotundamente desmentido.

Otra es que para encabezar la lista de unidad solo habría tres interesados con chances y ellos serían Woscoff, Cohen y… Furman, que traicionaría su palabra para llegar a la cima en el marco de una especie de «operativo clamor». Esto fue descartado por los postulantes ignorados y también, fundamentalmente, por el último de los nombrados, quien muy indignado insultó al aire y aseguró que el rumor no era más que una jugada que pretende dividir a su grupo y enemistarlo con Cohen.

Por supuesto que nadie rechaza la posibilidad de que se conforme una comisión de consenso, pero… si los demás resignan su candidatura.

La DAIA es una entidad de segundo o tercer grado, que reúne a instituciones religiosas, escolares, culturales o sociodeportivas de base -grandes, como la AMIA o la Sociedad Hebraica Argentina, medianas y pequeñas- y algunas federativas, que son las encargadas de elegir a sus autoridades en función de lo que decidan sus consejos directivos o, eventualmente, sus asociados.

Por esta razón es que la designación es consecuencia de una Asamblea General Electora, que suele hacerse en noviembre, y no del voto popular de los judíos argentinos. En ella, las instituciones adheridas y las del «Confederal» tienen uno o más votos, según la cantidad de socios con los que cuenten.

De todos modos, corresponde aclarar que se eligen cuartetos, que incluyen al presidente, el vice 1°, el secretario general y el tesorero, que alguna institución afiliada que esté al día con su cuota y en condiciones de votar debe postular en conjunto, y el resto de los cargos ejecutivos en forma individual, hasta llegar a los vocales, todos los cuales pueden ser propuestos por cualquier entidad.

Seguir leyendo

DAIA

Discurso del presidente Jorge Knoblovits. Acto Día del Holocausto

A continuación el discurso completo del titular de la DAIA en el tradicional acto en conmemoración del Día del Holocausto y del Heroísmo, Iom Hashoá Vehagburá, que se realizó este miércoles en el CCK.

Publicado

el

Por

WhatsApp Image 2024-05-08 at 17.42.34

Agencia AJN.- La Shoá no es un tema judío.

Eso lo saben bien quienes conducen y sostienen el Museo del Holocausto, Marcelo Mindlin y su equipo, que abren sus salas a toda la ciudadanía en un empeño docente que no cesa.

La Shoá no es un tema judío, es un infierno abierto en el corazón de la historia.

Seis millones de civiles, incluyendo chicos, mujeres y ancianos, masacrados de las formas más horribles que se puedan imaginar, hace sólo 80 años, un rato en términos de historia.Un régimen entero cuyo objetivo consistía en eliminar a los judíos de la faz de la tierra… ¿Puede la humanidad considerarse al margen de tamaño crimen? ¿Puede alguien decir, con honestidad y conciencia tranquila, “a mí no me importa”? ¿Eso no tiene nada que ver conmigo?

Quisieron matarnos. Matar nuestros cuerpos, nuestras ideas, la cultura, nuestros valores. Quisieron matar a nuestros padres y a nuestros hijos. Pero no pudieron. La Solución Final no fue ni solución ni final. Aquí estamos y seguiremos estando, aunque -como dicen nuestros textos- “En cada generación se levantará un faraón que intente aniquilarte”.

La esclavitud y la discriminación  no era un tema de los esclavos. La persecución y asesinato de los cristianos no era un tema de los cristianos. Los incesantes femicidios no son un tema de las mujeres. Son temas de todos.

Dividir a la humanidad en compartimentos estancos, donde cada grupo debería ocuparse de sus desgracias ante la mirada indiferente de los otros, se parece a una cruel distopía, a un modo de vida donde la misma palabra “humanidad” pierde todo sentido.

La Shoá no es un tema judío, aunque los judíos tengamos el indelegable deber de mantener viva la memoria de nuestros muertos. No para regodearnos en las lágrimas, sino para alertar a todos acerca del peligro de la indiferencia.

Parafraseando el poema falsamente atribuido a Brecht, “hoy vinieron por el otro, mañana vendrán por mí”. No tengan dudas: el terror, la crueldad, el totalitarismo, el odio son manchas de aceite en el océano. Agujeros negros de muerte y exterminio capaces de devorar todo lo que hemos  tardado milenios en construir.

Como en un siniestro dejá-vu, el mundo acaba de presenciar, azorado, la masacre del 7 de octubre. Las primeras víctimas del terrorismo fueron jóvenes que cantaban y bailaban, familias enteras durmiendo en sus casas, habitantes de tranquilos kibutzim progresistas. Cuando hablamos del tema y alguien me dice “yo no participo en este debate porque soy pacifista”, le respondo: Nadie más pacifista que los atacados ese día.

Quien se desentiende del espanto está enarbolando esa indiferencia cómplice, esa supuesta neutralidad que lo deshumaniza y lo pone del lado de los asesinos. Quien no levanta la voz y no se pone del lado de las víctimas, multiplica el crimen. Es peor todavía, porque ignora, irresponsablemente, la amenaza que está sobre su propia cabeza.

¿Saben por qué? Porque el antisemitismo no es un problema de los judíos. Es la más virulenta, persistente y demencial infección en el seno mismo de la cultura. Una infección que se expande y contamina a todos. A lo largo de la historia, se usaron diferentes argumentos para justificar el odio: la sangre, la raza, la religión, las costumbres, el aspecto físico… fueron señalados y encontrados culpables.

Se acusa a los judíos de todas las barbaridades posibles: que hemos matado a Dios. Entonces  quien ha cometido “deicidio” es un genocida en potencia.

Fuimos víctimas de masacres, pogromos, persecuciones y eliminaciones a lo largo de los siglos que impidieron un crecimiento demográfico como el de otros pueblos.

Se acusa a Israel de apartheid: Israel, la única democracia de Oriente Medio, donde cualquiera -independientemente de su religión, sexo o nación de origen- puede ocupar una banca en el Parlamento o ejercer cargos políticos, profesionales o jurídicos.

Se acusa a Israel de colonialistas invasores: Israel -con residencia de judíos en la zona desde hace miles de años- ocupa una porción ínfima del mapa.

Se acusa a Israel de desproporción en la respuesta. Que el mundo pretenda dar una lección escenográfica para que la escena de la guerra defensiva sea elegante es una pretensión que no se le pidió a nadie jamás. Imaginen a la ex URSS defendiéndose de la invasión nazi y al mundo pidiéndole una respuesta proporcional o a Estados Unidos en Pearl Harbour.

Lo más insólito e increíble es que el mundo desarrollado siga comprando y propagando esas estupideces, y que siga escribiendo nuevos capítulos de los macabros Protocolos de los Sabios de Sión. ¿Nadie advierte ese núcleo de inmundicia y de oscurantismo en medio de la civilización?

Solo unos pocos países se levantan para expresar su repudio a las mentiras fundamentalistas y afirmar su solidaridad con Israel. El presidente Milei es uno de los escasos valientes que lo hace. Entre la maraña de desinformación o de mentiras intencionales que difunden los medios, varios periodistas y personas de la cultura en Argentina y en el mundo afirman, explícitamente, el irrenunciable derecho de Israel a existir y defenderse. ¡Toda la honra para ellos!

Desde el 7 de octubre, alertados por el aumento de las denuncias por hechos antisemitas en nuestras universidades, hemos trabajado profundamente junto a las autoridades de las diversas casas de estudio del país.

El compromiso asumido nos permitió prevenir situaciones como, las que con tanta preocupación, vemos expandirse en otras latitudes, donde estudiantes y docentes judíos son hostigados, violentados y amenazados para impedir que ingresen a los campus académicos.

Sin embargo, son tiempos en los que debemos permanecer alertas y seguir trabajando con convicción, para que el antisemitismo, reformulado hoy en antisionismo, no se apropie de los discursos y se propague entre nuestros jóvenes.

Por eso, hemos tomado esa delantera. La semana que viene se hará una conferencia de prensa en el Rectorado de la UBA con las otras confesiones para decir que eso aquí no.

Se cumplen ahora 30 años del atentado a la AMIA, otro sombrío capítulo del mismo libro del horror. Recién hoy, luego de 30 años tres jueces valientes han puesto en negro sobre blanco la responsabilidad de Irán en el terror. Judeofobia, antisemitismo, antisionismo, los nombres cambian, el impulso mortífero permanece.

Pero seamos claros: el arrasamiento de Israel -como antes el proyecto de aniquilación de los judíos del mundo- es sólo la punta de lanza de una campaña demencial contra el mundo civilizado, los valores occidentales, la democracia y las sociedades modernas. ¿O es que no se dan cuenta que vienen por todos?

Acabamos de finalizar la festividad de Pésaj, que conmemora la liberación de los judíos de la esclavitud en Egipto. En el ritual milenario que se lleva a cabo en los hogares, se habla de cuatro hijos que preguntan. Uno de ellos (el hijo desconsiderado) interroga: ¿qué significa esta historia para ustedes? Él se cree al margen de esta gesta y no sabe que, si no hubiera sido por lo que allí se vivió y se sufrió, él mismo no estaría en ese momento sentado a la mesa festiva.

No se engañen: nosotros, ustedes, todos somos afectados por el terror, el fanatismo y la locura. Judíos y no judíos, simplemente humanos, quienes deseamos llevar adelante una vida de libertad, progreso, educación y prosperidad estamos en la mira de los profetas del odio. Nada quedará en pie si no afrontamos con decisión y coraje la defensa del mundo civilizado.

En estos momentos en que estamos aquí, ¡hay nueve argentinos secuestrados en Gaza! Junto a más de cien rehenes, nueve compatriotas de los que no sabemos nada: si viven; si pasan hambre; sed; si se los tortura o si están enfermos. No podemos dejarlos librados a su suerte. Que quede claro, libertad para ellos y todos los secuestrados, ya.

Porque otra vez, como tantas veces en la historia, quisieron matarnos, quieren matarnos. Quieren eliminar lo que somos y lo que representamos. Pero el pueblo judío permanece, se fortalece y se une para poner freno a la locura y a la muerte.

El imperativo judío por excelencia es NO OLVIDAR. No, no olvidamos, no miramos para otro lado, no permanecemos con los brazos cruzados ante el avance del horror que es el terror.

Esperamos que todos y cada uno de ustedes comprendan la gravedad de la hora y asuman la responsabilidad de la tarea que nos toca.

“Y contarás a tus hijos”, es el otro imperativo de Pésaj. Que nadie se esconda en la ignorancia ni se haga el distraído. Es preciso recordar y actuar para que las generaciones venideras puedan, en efecto, ser venideras. Venir a un mundo donde el amor, la solidaridad y la esperanza tengan lugar. Para que siga habiendo humanidad.

Quisieron y querrán matarnos pero no pudieron ni podrán.

¡AM ISRAEL JAI!

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!