Seguinos en las redes

Israel

De Mendoza a Haifa, los sueños de un argentino que fue a Israel a estudiar el pasado de la Tierra

Agencia AJN.- Nicolás Waldman, es profesor del Departamento de Geociencias Marinas de la Universidad de Haifa, nació en Mendoza, pero vivió casi siempre en Israel. En esta nota con AJN cuenta las vivencias de un argentino que hace aliá, revela detalles de la convivencia con los árabes y cuenta cómo es vivir en un kibutz.

Publicada

el

20161106_090712_Burst04

Agencia AJN.- Nicolás Waldman, es profesor del Departamento de Geociencias Marinas de la Universidad de Haifa, pero su historia comienza en Mendoza, Argentina, y pese a que pasó más años en Israel que en tierras cuyanas aún guarda esa añoranza por las tortitas mendocinas, nostalgia que suele calmar con algunos mates.

Mientras intenta explicar a la Agencia de Noticias AJN su proyecto sobre los últimos descubrimientos del Mar Muerto y los datos que revelan que la última tormenta de nieve y lluvia que pasó por Israel, según precisa, viene del Mediterráneo que está conectado con el Atlántico. “Esto determina que hace 100 mil años muchas de las lluvias venían del sur, no del oeste”, apunta con entusiasmo, para agregar que “esto está relacionado con los cambios climático en África”.

En un relato minucioso trata de explicar que Israel, el puente que existe entre África y el mundo, tuvo en su momento “intensificaciones de humedad” que tienen un impacto en la evolución humana. “En concreto, las investigaciones determinan que el desierto estaba más verde que ahora, llovía más veces al año”, puntualiza.

mar

Pero volvamos a la historia de Nicolás Waldman, el profesor, que nació en 1974, en Mendoza, la tierra del vino, anclada a los pies de la Cordillera de Los Andes. “La primera migración fue decidida por mis padres, tenía cuatro años en el ‘78, era en la dictadura militar. Vinimos a Jerusalem estuvimos seis años hasta que se recuperó la democracia en la Argentina y en el ‘84 volvimos a Mendoza hasta 1990, principio del gobierno de (Carlos) Menem”, resume.

En ese momento abre un paréntesis para apuntar que en su infancia vivió en San Juan, en un complejo habitacional. Recuerda que en la época de la dictadura hubo persecuciones políticas en el barrio, pero aclara que a su familia no. Por eso explica que la decisión de viajar a Israel se debió a “una combinación entre el temor a las persecuciones y al espíritu activo que tenía la familia en la comunidad local y sionista”.

“Mi mamá vino en el ’67, soltera volvió y se casó con mi papá. Y luego volvieron porque el sionismo estaba en las venas. El problema político hizo salir el sionismo”, relata.

La vuelta a la Argentina con el retorno de la democracia pareció seductor para la familia Waldman, pero la crisis económica y un sistema político endeble seguramente les hizo reflexionar. “Siempre quedamos extrañando Israel, nos acostumbramos a la vida israelí, el ritmo es diferente. La situación era más fácil económicamente”, cuenta.

“En 1990 hice el secundario, tuve muchísimas dificultades porque no sabía inglés. Tenía que hacer una prueba de inglés y tuve que meterme muy duro a estudiar. Después estuve en el Ejército, hice la universidad y un doctorado en Suiza. Tuve la suerte que encontré becas para Geólogo” relata.

Las fotos lo suelen mostrar siempre cerca de la naturaleza. “Pero a mí no me gusta abrir sapos y que tienen adentro, ni siquiera mato las moscas y una de las cosas de la naturaleza es por qué la vemos, cómo la vemos. Eso te lleva a larga a la profesión que responde las preguntas y es la ciencia de la Tierra aunque hay muchas preguntas todavía”, sostiene.

En 2011, luego de estudiar en el exterior retornó a Israel y a la Universidad de Haifa. Estableció un laboratorio que de apoco fue creciendo en cantidad de recursos y estudiantes y ahora es profesor adjunto de geociencia marinas.

haifa

Haifa no sólo trascendió por su desarrollo tecnológico de los últimos años sino también por la comunión de etnias que viven en esa zona de Israel. “Estuve ocho años viviendo en Europa y se ven distintas etnias, pero una de las cosas que me gusta de estar acá es que estamos en el centro, en el centro del tema de Medio Oriente”, explica.

“Aunque sea más difícil es la mejor forma de integrar y hacer un tipo de paz. En el laboratorio tengo todas las grandes religiones que hay en el planeta. Tenemos un estudiante de Nigeria, otro de Grecia, Noruega, de China, y tenemos chinos y chinos musulmanes. También llegaron estudiantes dela India, Europa, americanos y una argentina”, apunta, entre risas.

La convivencia se alimenta en un encuentro semanal de estudiantes, en el cual cada uno presenta sus distintos proyectos. “Una posibilidad de intercambiar no solo ideas sino de aprender de la humanidad”, grafica Nicolás.

laboratorio

En este tramo de la charla señala que el principal técnico del laboratorio es de origen árabe. “Hace siete año que trabajamos juntos y siempre conversamos sobre la ciencia y las políticas y las fiestas. Hay muy buena relación, que tengamos diferente Dios lo hace más interesante”, agrega.

Nicolás asegura que el conflicto de Medio Oriente “para nada” afecta la relación y asegura que se trabaja normalmente. “Si se arma una no es lo más simpático del mundo”, aclara.

Al profundizar un poco sobre su profesión, el mendocino aclara que su trabajo está más orientado para la Paleoclima, el estudio de las características climáticas de la Tierra a lo largo de su historia. “Utilizo sedimento marino para interpretar la variación climática, para entender los cambios”, señala. Aclara enseguida que su misión no es pronosticar lo que puede pasar en el futuro. “ No tengo la bola de cristal para saber qué pasará”, bromea.

20161106_102819_HDR

Nicolás Waldman

Nicolás recolectó sedimentos marinos de todas partes del mundo, incluso de la Argentina donde estuvo medio año en Tierra del Fuego y también en un proyecto en Neuquén a partir de una iniciativa conjunta entre las universidades de Buenos Aires y Haifa, con el auspicio de la Cancillería israelí.

“Trabajo mucho en África, en Kenia, en Estados Unidos, Alaska y el Mar Muerto. Tenemos diferentes técnicas para entender los cambios”, dice.

Nicolás cuenta que si bien sus padres y su hermana viven en Israel, el resto de la familia está en Mendoza. “Hace tres meses estuve en Argentina y Mendoza después de 13 años. Fue bastante emociónate fui a ver a los muertos y a los vivos”, aclara.

“Una delas cosas que me impresionan cada vez que vuelvo a Mendoza es el sentido del olfato. Las panaderías siguen estando ahí, el supermercado esta con el mismo nombre, pero el olor es algo muy fuerte que no se puede describir”, transmite.

El aroma de las Araucarias que hay en Mendoza, el lustre de la acera y las veredas limpias junto a las tortitas mendocinas, es lo que genera nostalgia en Nicolás. “Acá la carne no es como en la Argentina, pero acá se consigue yerba y dulce de batata, pero las tortitas de Mendoza no se consiguen”, insiste.

Nicolás y su familia viven en un kibutz, aclara que menos del uno por ciento de la población opta por la comuna agrícola en Israel y destaca que el 80 por ciento de la población de los kibutz suele ir al frente en el Ejército. “Son gente de buena fe”, subraya.

“Me volví kibutznik hace cuatro años, es un lugar donde viven 300 personas. Abrís las puertas, el perro sale y los chicos salen a jugar. No hay murallas entre los vecinos y, por eso, a veces tu mascota termina en la casa de un vecino”, explica.

En esta breve reseña de la vida en los kibutz, Nicolás aclara que “antes era más socialistas la vida en estas comunas, pero tienen diferentes tipos de cosas que quedan de aquella época”. “Por ejemplo donde vivo tengo que pagar una tasa para ayudar a los abuelos que no tienen sueldo. La propia población mantienen a los ancianos”, cuenta.

La educación es diferente, según señala Nicolás, porque los chicos están afuera, conoce los nombres científico de las plantas, ven caballos y vacas cada semana y permanecen en la escuela de 7 a 4 de la tarde. “La educación está más dedicada. Hay menos vacaciones. Pagas menos que en Tel Aviv y Jerusalem que son ciudades”, resalta.

Además, según este mendocino-israelí, “cada kibutz tiene su agricultura y su industria”. “Donde yo vivo hay una fábrica de metalúrgica”, resalta.

La charla se va terminando y las palabras de Nicolás sobre la vida en Israel y su profesión generan a la distancia imágenes distintas y despiertan los sentidos del olfato de un aire puro y renovado.

Dejá tu comentario

Israel

Cristianos de Gaza siguen esperando permiso para visitar Jerusalem en Semana Santa

Agencia AJN.- Miembros de la Knesset enviaron una carta al viceministro de Defensa para exigir que los peregrinos puedan ingresar a Cisjordania e Israel

Publicado

el

Por

pale

Agencia AJN.- El Ministerio de Defensa israelí aún tiene pendiente de aprobación los permisos para que los cristianos que viven en la Franja de Gaza visiten Jerusalem o Cisjordania para la Pascua.

La Coordinadora de Actividades Gubernamentales en los Territorios (COGAT, por sus siglas en inglés) anunció el martes que emitirá 200 permisos para los cristianos palestinos en el enclave costero para aquellos que tengan 55 años o más que viajen al cruce fronterizo de Allenby entre Cisjordania e Israel para Semana Santa, pero no mencionó si permitiría a los cristianos de la Franja visitar Cisjordania y Jerusalem.

COGAT, el organismo del Ministerio de Defensa responsable de los enlaces con los palestinos, no respondió a la solicitud de comentarios.

La mayoría de los cristianos celebrarán la Pascua, un día festivo que marca la resurrección de Jesús, el domingo, pero algunas comunidades cristianas ortodoxas, que siguen un calendario diferente, lo marcarán el 28 de abril.

Un funcionario de la Autoridad Palestina a cargo de solicitar los permisos al COGAT dijo a The Times of Israel que ningún cristiano palestino en Gaza ha recibido permiso para viajar a Cisjordania o Israel para la Pascua.

Sin embargo, agregó que era “todavía posible” que Israel pudiera otorgar permisos a los cristianos palestinos en el enclave costero para visitar Cisjordania e Israel antes de las festividades.

Gisha, un grupo israelí de derechos humanos que se ocupa de los problemas de libertad de movimiento palestinos, comunicó que no estaba al tanto de una situación anterior en la que Israel negó rotundamente a todos los cristianos palestinos en Gaza permiso para visitar Cisjordania e Israel para Pascua o Navidad.

Israel mantiene fuertes restricciones sobre el movimiento de personas y bienes hacia y desde la Franja de Gaza. Los funcionarios israelíes sostienen que las limitaciones al movimiento tienen como objetivo evitar que los grupos terroristas transfieran armas al enclave costero.

Gisha, sin embargo, argumentó que negar “el movimiento a toda la comunidad cristiana (en Gaza) no puede ser justificado por el razonamiento de seguridad”.

Según un informe de febrero de 2018 emitido por la Oficina Central de Estadísticas de la Autoridad Palestina, 1.138 cristianos palestinos viven en Gaza.

A todo esto un grupo de legisladores envió una carta al viceministro de Defensa, Eli Ben-Dahan, exigiéndole que “actúe de inmediato para permitir (la entrada) a Israel y Cisjordania” de los peregrinos.

Seguir leyendo

Israel

Con un llamado a la armonía, el presidente Rivlin elige oficialmente a Netanyahu para formar una nueva coalición

Agencia AJN.- El presidente de Israel, Reuven Rivlin, recibió los resultados oficiales de las elecciones y finalizó la ronda de consultas con los partidos, y encargó la formación de gobierno a Binyamin Netanyahu. “Estoy emocionado como la primera vez, e incluso más. Se puede formar gobierno en forma inmediata”, expresó el primer ministro.

Publicado

el

Por

Netanyahu Rivlin

Agencia AJN.- El presidente Reuven Rivlin encargó oficialmente anoche al primer ministro Binyamin Netanyahu la formación de la próxima coalición de gobierno, con una petición al mandatario para que alivie las divisiones sociales después de una campaña electoral plagada de mensajes de enfrentamiento.

“En las democracias, la mayoría decide. Y en estas elecciones, la mayoría dijo lo suyo “, dijo Rivlin en una conferencia de prensa junto a Netanyahu, luego de entregarle oficialmente el nombramiento.

“Hemos pasado por una campaña electoral difícil. Se dijeron muchas cosas que no deberían haberse dicho, de todas las partes, no en un Estado judío, ni en un Estado democrático”, dijo Rivlin.

“El ´nosotros contra ellos´ ha terminado, y ahora somos solo nosotros”, agregó el presidente. “Ahora es el momento de dejar de luchar unos contra otros y recuperar la fe en nosotros”, agregó.

Por su parte, Netanyahu expresó su aprecio por la forma como Rivlin llevó adelante el proceso de consultas con los partidos. “Haré todo para justificar la confianza que los ciudadanos israelíes han depositado en mí. Soy consciente de la grandeza de esta responsabilidad y actuaré como representante del pueblo, de quienes me eligieron y aquellos que no”, prometió Netanyahu. El primer ministro dijo que estaba “emocionado como la primera vez, y quizás más”.

En las dos rondas de consultas que llevó a cabo en los últimos días el presidente Rivlin, 65 de los 120 miembros elegidos para la próxima Knesset recomendaron a Binyamin Netanyahu para formar el próximo gobierno.

Aunque el partido Likud de Netanyahu empató con Azul y Blanco en 35 escaños cada uno, el primer ministro Netanayhu es el único que cuenta con suficientes socios potenciales para formar una coalición.

Se estima que Netanyahu formará una coalición de 65 escaños, que comprenderá a los partiods Likud (35 escaños), los ultraortodoxos Yahadut HaTorá y Shas (8 escaños cada uno), la Unión de Partidos de Derecha (5), Israel Beytenu de Avigdor Liberman (5) y Kulanu, encabezado por Moshe Kahlon (4).

En tanto que la oposición estará compuesta por Azul y Blanco (35), Avodá (6), el partido de izquierda Meretz (4) y las listas árabes Hadash-Ta’al (6), y Ra’am-Balad (4).

Después que Rivlin se lo encargara oficialmente, Netanyahu cuenta con 28 días para formar gobierno, con la posibilidad de una extensión de dos semanas.

 

 

 

Agencia AJN.- En las últimas horas el diario The Washington Post dio a conocer filtraciones de lo que podría ser el plan de paz del presidente norteamericano Donald Trump y su equipo de enviados especiales a Medio Oriente. Este podría ser difundido incluso este mes, y – según esta publicación – no incluye el establecimiento de un Estado palestino sino una Autonomía.

A nivel internacional estas informaciones han generado oposición por parte de políticos y diplomáticos, que llaman a rechazar el proyecto de plano.

De acuerdo con el diario israelí Maariv, conversaciones con diplomáticos y funcionarios de alto rango en Naciones Unidas indican que se está conformando lo que un vicepresidente occidental ha denominado “coalición de oposición”.

Dicha coalición incluiría a las principales potencias occidentales, una gran mayoría de los países de la Unión Europea y los países del Golfo, encabezados por Arabia Saudita. “No exagero si digo que estamos ante un consenso casi absoluto de menosprecio y desconfianza en la propuesta de paz”, asegura un diplomático occidental citado por Maariv.

El funcionario explica también que hay una sensación de falta de expectativas respecto a Trump y lo que pueda ofrecer. “Ya hemos visto los ofensivos resultados de su intervención y sus esfuerzos por conseguir algo serio de Corea del Norte”, agrega.

También la amistad y excelente predisposición a satisfacer deseos del primer ministro israelí Netanyahu que ha mostrado Trump en todo su mandato, se escucha como argumento en contra de su plan de paz. “De lo que se puede escuchar en informes en Estados Unidos e Israel, a los palestinos les dará dinero, y a Israel le asegurará la continuidad del control de los territorios”, expresó el diplomático citado por Maariv.

Sin embargo, la principal razón a la oposición que genera el plan de paz de Donald Trump es el hecho de que no prevé ninguna mención de un Estado palestino. “Esta es una idea que tiene consenso internacional y que es aprobada y apoyada por todo país serio. Un acuerdo de paz sin un Estado palestino no tiene chances, no tiene ninguna posibilidad de éxito”.

El plan de Trump no incluye un Estado palestino y tampoco exige la evacuación de colonias judías en los territorios en disputa, pero pide que no se construyan más y garantiza el fin de todos los controles militares en la Margen Occidental.  Además, aboga por el progreso económico de los palestinos, la normalización de relaciones entre Israel y los países árabes y la continuación del status quo.

A todos estos comentarios se suma el rechazo que produjeron en el ámbito diplomático occidental las declaraciones del primer ministro Netanyahu durante los últimos días de la reciente campaña electoral, en el sentido de que anexará territorios, incluso más allá de los grandes bloques de asentamientos judíos.

Rivlin Netanyahu

 

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!