Seguinos en las redes

US News

EE.UU.: Representantes critican posición de la Corte sobre restitución de obras de arte de la era de la Shoá

Agencia AJN.- Argumentan que la postura en el caso “República de Alemania contra Alan Philip” no incorpora “la acción bipartidaria del Congreso y la comprensión” del genocidio.

Publicada

el

Dos museos de Berlín devolvieron obras de arte robadas por los nazis

Agencia AJN.- Los representantes Grace Meng, Ted Deutch y Brendan Boyle le escribieron una carta al fiscal general interino de los Estados Unidos, Jeffrey Wall, solicitándole que cambie la posición de los Estados Unidos en un caso de la Corte Suprema que involucra la restitución de obras de arte de la era de la Shoá.

Los representantes argumentan que la posición de Wall en el caso “República de Alemania contra Alan Philip” no incorpora “la acción bipartidaria del Congreso y la comprensión” del genocidio.

Esto incluye cuándo comenzó la Shoá, así como lo que se considera permisible bajo una “expropiación”.

“La Alemania nazi cometió horrendos crímenes contra sus propios ciudadanos judíos y otros europeos, mediante asesinatos y robos organizados; si bien a menudo, y con razón, nos enfocamos en el asesinato de millones, la coerción económica les robó la capacidad de mantener propiedades que eran legítimamente suyas”, declaró Meng.

Boyle señala que si bien el Congreso ha actuado en numerosas ocasiones para devolver la propiedad robada saqueada por el régimen nazi durante la Shoá, actualmente hay miles de obras de arte perdidas que aún no se han devuelto a sus legítimos propietarios o familiares.

Deutch agregó que espera que Wall tome en consideración la acción anterior del Congreso como base para un cambio de posición que refleje al público estadounidense.

“República de Alemania contra Alan Philip” busca determinar si el arte que era propiedad de comerciantes de arte judíos pero posiblemente saqueado por la Alemania nazi estaría sujeto a la excepción de expropiación de la Ley de Inmunidades Soberanas Extranjeras, que les permite a las posibles víctimas presentar una demanda judicial en un gobierno extranjero para reclamar la propiedad robada de Alemania.

En agosto, un tribunal de apelaciones de Estados Unidos dictaminó que un museo español, y no los herederos de una mujer judía que huyó de la Shoá, era el propietario legítimo de una pintura de Pissarro ahora valorada en 40 millones de dólares,

El Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid adquirió la obra, titulada “Rue St.-Honore, Apres-Midi, Effet de Pluie”, en 1992.

Según los informes, Lilly Cassirer no sabía que la pintura aún existía cuando aceptó un pago de reparación de 13.000 dólares por la pintura del gobierno alemán en 1958. No renunció a sus derechos sobre el arte.

En 2005, el nieto de Cassirer, Claude, demandó la restitución después de descubrir la pieza en el museo en 1999. El suegro de Lilly Cassirer, Julius, había comprado la pintura a Pissarro. Claude Cassirer murió hace un par de años, pero su hijo David continuó con la demanda.

Un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito en Pasadena, California, dictaminó en una decisión unánime el lunes que la pintura debería seguir siendo propiedad del museo. La decisión confirma un fallo de un tribunal federal en abril de 2019.

La familia de Cassirer puede apelar ante el Tribunal del Noveno Circuito en pleno o ante el Tribunal Supremo de los Estados Unidos.

El barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza adquirió el cuadro en 1976 en una galería de Nueva York por 275.000 dólares. Ha estado en exhibición desde que el museo abrió a fines de 1992, después de que el barón entregara su colección al gobierno español. Murió en 2002.

La pintura estaba asegurada por más de $ 10 millones.

Thyssen-Bornemisza fue criticado por no investigar más a fondo la procedencia de la pintura.

El tribunal afirmó en 2017 que dos de los bisnietos de Lilly Cassirer pueden demandar al Museo Thyssen-Bornemisza por la pintura de una escena callejera de París.

El tribunal de apelaciones declaró que no está definido si el museo sabía que la pintura fue robada cuando la adquirió en 1993, en una compra de 338 millones de dólares de la colección de arte del barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza.

El precio estaba muy por debajo del valor estimado de mil millones a 2 mil millones, y el barón pudo haber sabido que también hizo un buen trato cuando compró el Pissarro a un distribuidor de arte de Nueva York.

Lilly Cassirer fue presionada en 1939 a venderla a un tasador nazi por 360 dólares para poder huir de Alemania.

Cuando Lilly Cassirer y su marido huyeron de Alemania antes de la Shoá, entregaron su obra maestra de Camille Pissarro a cambio de su vida.

La pareja judía cambió la obra por las visas de salida que les permitió huir a la seguridad de Inglaterra en 1939. Cuando lo hicieron, la impresionante pintura de Pissarro de 1897 sobre una escena de París realizó un increíble viaje por su cuenta.

Una odisea llevaría la “Rue Saint-Honoré, Apres-Midi, Effet de Pluie” de Alemania a Estados Unidos, a manos de varios coleccionistas ricos y prominentes comerciantes de arte y, finalmente, al Museo Thyssen-Bornemisza de España, donde se encuentra desde 1993.

Desde el año 2000, los herederos de Lilly Cassirer han estado tratando de recuperarla.

Dejá tu comentario

US News

Estados Unidos. Con la elección de Blinken, Biden tendrá un confidente con profundas raíces judías

Agencia AJN.- El trabajo del Secretario de Estado entrante con el presidente electo se extiende durante décadas, y mientras los dos se enfrentaron a Israel por Irán, están guiados por el apoyo fundamental al estado judío.

Publicado

el

Por

biden-elige-como-secretario-de-estado-al-multilateralista-antony-blinken

Agencia AJN.- Era el apogeo de la Segunda Intifada, y el enviado de la administración Clinton a Medio Oriente estaba desayunando en un comedor casi vacío del Hotel King David de Jerusalem.

Mientras tantos extranjeros evitaban la capital que se tambaleaba bajo una ola de atentados suicidas, Dennis Ross recuerda cómo dos huéspedes de los Estados Unidos se propusieron estar en el estado judío durante el tiempo de prueba y se unieron a él en el desayuno ese día: el senador Joe Biden y su ayudante de política exterior Antony Blinken.

“Biden pensó que era importante estar allí entonces, y Tony estaba con él,” Ross recordó a The Times of Israel mientras enfatizaba el grado en que, incluso 20 años después, el presidente electo de EE.UU. continúa marchando al mismo paso que el hombre que nominó el lunes para ser el próximo secretario de estado.

“Al igual que Biden, tiene un instinto emocional de apego a Israel”, dijo Ross, refiriéndose a las raíces judías y de refugiados de Blinken.

El bisabuelo del nominado, Meir Blinken, emigró a los EE.UU. a finales del siglo XIX desde Kiev, entonces parte del Imperio Ruso, ahora la capital de Ucrania, donde se destacó como autor de cuentos en yiddish, muchos de ellos sobre la vida de los judíos recién llegados a Norteamérica.

1599px-Tony_Blinken_Tom_Donilon_Joe_Biden_in_2010-1024×640

Obama, de espaldas, con Biden y Blinken.

El padrastro de Blinken, Samuel Pisar, sobrevivió a los campos de concentración de Auschwitz y Dachau como huérfano y llegó a ser un destacado abogado que asesoró al presidente John F. Kennedy.

En un evento de campaña el mes pasado, Blinken recordó cómo su padrastro se enteró de que la Segunda Guerra Mundial había terminado. “Un día, mientras se escondían, escucharon un profundo ruido sordo, y mientras mi padrastro miraba hacia afuera, vio algo que nunca había visto antes. No la temida Cruz de Hierro, ni una esvástica, sino una estrella blanca de cinco puntas en un tanque”, dijo Blinken, según Jewish Insider.

“Y, tal vez de manera temeraria, se precipitó hacia ella. Él sabía lo que era. Y llegó al tanque, la escotilla se abrió, y un gran soldado afroamericano lo miró fijamente. Se arrodilló y dijo las únicas tres palabras que sabía en inglés, que su madre le había enseñado antes de la guerra: “Dios bendiga a América”.

El Subsecretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, llega al Capitolio en Washington, el 29 de septiembre de 2016, para testificar ante la audiencia del Comité de Relaciones Exteriores del Senado sobre Siria. (AP Photo/Jose Luis Magana)
״And en ese momento, el G.I. lo llevó al tanque, a la libertad, a América. Esa es la historia con la que crecí – sobre lo que es nuestro país y lo que representa, y lo que significa cuando los Estados Unidos se comprometen y lideran”, añadió.

En una entrevista con The Times of Israel el mes pasado, Blinken enfatizó cómo las lecciones del Holocausto también habían dado forma al “apoyo de toda la vida de Biden a Israel y su seguridad”.

“Cree firmemente que una patria judía segura en Israel es la mejor garantía para asegurar que nunca más el pueblo judío sea amenazado con la destrucción. Esa es una razón profunda por la que nunca se alejaría de la seguridad de Israel, incluso en momentos en los que podría estar en desacuerdo con algunas de sus políticas”, dijo Blinken.

Una fuerte, aunque honesta, relación entre EE.UU. e Israel

El candidato a secretario de estado compartía la visión del mundo de Biden, pero las conversaciones con los que conocen al diplomático de larga data revelan que Blinken bien podría haber estado hablando por sí mismo. “Lo más importante que hay que destacar es su estrecha y larga relación con el presidente electo”, dijo Ross, destacando el inmenso beneficio que Blinken disfrutará como secretario de estado cuando se reúna con los líderes mundiales que saben que el principal diplomático estadounidense habla en nombre del presidente y cuenta con el pleno respaldo del comandante en jefe.

Barack Obama, Joe Biden, Tony Blinken, Lisa Monaco,

Obama en el centro, con Biden y Blinken a los costados.

“Nadie ha trabajado más estrechamente con Biden desde principios de los años 90 que Blinken”, dijo Ross, que coincidió con Blinken durante los años de Clinton y Obama.

Después de servir con Biden en el Senado, Blinken se trasladó con él a la oficina del vicepresidente, convirtiéndose en su asesor de seguridad nacional. Blinken fue entonces promovido para convertirse en el asesor de seguridad nacional del presidente Barack Obama en 2013.

Pero la estrecha relación con Biden permaneció y se mostró plenamente en un episodio de 2014 frecuentemente contado. Presentó al embajador de Israel en los EE.UU. Ron Dermer llamando a Blinken en medio de la noche, desesperado por la ayuda americana para construir más baterías de defensa contra misiles Iron Dome, que estaban luchando para hacer frente a los continuos disparos de cohetes desde Gaza.

Blinken, en la entrevista con ToI, dijo que llevó el asunto a Obama y Biden en la Oficina Oval la mañana siguiente y recibió una respuesta de tres palabras de ambos: “Háganlo”.

Él y Biden trabajaron en los teléfonos durante el fin de semana y se las arreglaron para asegurar un cuarto de billón de dólares en fondos del congreso.

Ross dijo que es digno de mención que el nominado de Biden para secretario de estado elige a menudo destacar esa historia en las reuniones con los líderes judíos porque lo diferencia de otros en la Casa Blanca en ese momento que no simpatizaban tanto con la posición de Israel.

Eso no quiere decir que Biden lideraría una política que le da a Israel un pase libre para la construcción de asentamientos, a lo que Blinken dijo a The Times of Israel que Biden se opondría como parte de un esfuerzo más amplio para mantener viva la solución de los dos estados.

Blinken indicó que el proceso de paz no estaría entre las prioridades de la administración Biden, pero también aclaró que “ignorar a Israel-Palestina no hará que desaparezca”.

US-Syria_Horo-640×400

En cuanto a Irán, “paso por paso”

Pero no es sólo Biden con quien se cree que Blinken trabaja tan bien. “No puedo pensar en nadie que haya trabajado con él que no lo vea como un completo profesional”, dijo Ross.

“Es un mensch por encima de todo”, dijo el vicepresidente ejecutivo de la Conferencia de Presidentes de las Principales Organizaciones Judías Americanas, Malcolm Hoenlein.

“Incluso cuando tuvimos desacuerdos, él fue capaz de escuchar y ayudar a facilitar la comunicación”, dijo Hoenlein, cuyo trabajo con Blinken también ha abarcado décadas.

Los desacuerdos a los que se hace referencia fueron en gran parte sobre el acuerdo nuclear con Irán negociado por la administración Obama en 2015 – mientras Blinken era subsecretario de Estado – y es probable que vuelvan al primer plano dado el deseo de Biden de volver a entrar en el acuerdo multilateral.

Blinken dijo al Times de Israel el mes pasado que un reingreso de EE.UU. requeriría que Irán primero volviera a consentir sus obligaciones bajo el acuerdo: “cumplimiento por cumplimiento”.

“Entonces trabajaríamos con nuestros aliados y socios para construir un acuerdo más largo y más fuerte”, dijo el candidato a secretario de estado en ese momento.

Pero esta estrategia parece equivocada para el gobierno israelí y sus aliados árabes en la región, junto con los republicanos y muchas de las principales organizaciones judías en los EE.UU. que quieren seguir manteniendo los pies de Irán en el fuego con las sanciones paralizantes establecidas por el presidente Donald Trump. Netanyahu y Dermer se han pronunciado públicamente en los últimos días contra el regreso de EE.UU. al acuerdo de 2015.

Blinken, a su vez, ha argumentado que aunque el Plan de Acción Integral Conjunto no se ocupaba de la hegemonía regional de Irán, sí trabajaba para frenar el programa nuclear de la República Islámica. Se ha lamentado de cómo ese progreso se invirtió desde que Trump se retiró del acuerdo en 2018. El Organismo Internacional de Energía Atómica informó a principios de este mes que después de mantener el cumplimiento del acuerdo nuclear hasta la salida de los EE.UU., Teherán ha enriquecido desde entonces 12 veces la cantidad de uranio que lo permitido por el PCJ.

La voluntad de aprender de los errores

“No hay duda de que las cosas serán diferentes [bajo Biden] que en los últimos cuatro años, pero [Blinken] estará abierto y responderá, como siempre lo ha estado, a las preocupaciones de la comunidad judía”, dijo Ross.

“Hay una honestidad intelectual en él, en el sentido de que no mantiene una posición si se da cuenta después del hecho de que no es la correcta”, añadió.

Tal ha sido el caso de la política de la administración Obama en Siria, que vio al presidente trazar una “línea roja” contra el uso de armas químicas por parte del presidente Bashar Assad que posteriormente no cumplió.

“Fallamos en prevenir una horrible pérdida de vidas. Fallamos en prevenir un desplazamiento masivo… y es algo que llevaré conmigo por el resto de mis días”, dijo Blinken a la CBS a principios de este año.

Blinken también ha criticado a la administración Trump por promover esa política de no intervención retirando gradualmente las fuerzas de EE.UU. de Siria.

“Es una visión del mundo basada en la importancia del liderazgo de EE.UU., creyendo que cuando no lideramos, se crean vacíos y el mundo se vuelve más peligroso”, dijo Ross. “Así es como Biden lo ve, y así es como [Blinken] lo ve”.

Seguir leyendo

US News

Biden le dice al rey de Jordania que está ansioso por “apoyar una solución de dos estados”

Agencia AJN.- En la primera llamada con un líder árabe, el presidente electo de los Estados Unidos agradece a Abdullah II por sus “cálidas felicitaciones” y pide el fortalecimiento de la “sólida asociación histórica” de los países.

Publicado

el

Por

Mideast-Jordan-US_Horo-640×400 (1)

Agencia AJN.- En su primera conversación con un líder árabe desde su elección a principios de este mes, el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, habló con el rey Abdullah II de Jordania el martes, diciéndole al monarca que espera cooperar en “el apoyo a una solución de dos estados para el conflicto israelí-palestino”.

Según una declaración publicada por la oficina de Biden el martes, “el presidente electo agradeció al Rey Abdullah por sus cálidas felicitaciones y expresó su determinación personal de fortalecer la asociación estratégica entre EE.UU. y Jordania”.

El Rey Abdullah fue uno de los primeros líderes mundiales en felicitar a Biden, tuiteando horas después de que su victoria fuera anunciada: “Espero con interés trabajar con ustedes para seguir avanzando en la sólida asociación histórica entre Jordania y los Estados Unidos, en interés de nuestros objetivos compartidos de paz, estabilidad y prosperidad”.

En su conversación del martes, Biden “transmitió su aprecio por el inestimable papel de Jordania en la acogida de refugiados sirios y de otras regiones”, según la declaración.

“El presidente electo también señaló que espera con interés trabajar en estrecha colaboración con el Rey Abdullah en los numerosos intereses que comparten nuestros países, entre ellos la contención de COVID-19 y la lucha contra el cambio climático; la lucha contra el terrorismo y el tratamiento de otros problemas de seguridad regional; y el apoyo a una solución de dos Estados para el conflicto israelo-palestino”, concluyó.

Jordania, un importante aliado regional tanto de Israel como de los Estados Unidos, lleva mucho tiempo pidiendo una solución de dos Estados y la reanudación de las conversaciones de paz entre Israel y Palestina, que están congeladas desde 2014.

Si bien las relaciones entre el Gobierno de Jordania y los Estados Unidos siguieron siendo estrechas durante los años de Trump, las políticas de la administración estadounidense, en particular su postura pro israelí, fueron a menudo profundamente impopulares entre la mayoría pro palestina del reino.

Aunque el rey no se ha opuesto a los acuerdos de normalización entre Israel y Bahrein y entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, el gobierno jordano todavía no los ha aceptado plenamente.

Cuando se anunció en agosto que Abu Dabi establecería vínculos abiertos con Israel y que Israel suspendía sus planes de anexión de Cisjordania, el ministro de Relaciones Exteriores de Jordania, Ayman al-Safadi, hizo caso omiso de los primeros y se centró exclusivamente en la suspensión de la anexión. “La decisión de congelar la anexión de tierras palestinas incluida en el acuerdo entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel debe ser seguida por Israel, poniendo fin a todas las medidas ilegales que socavan las oportunidades de paz y sus violaciones de los derechos de los palestinos”, escribió al-Safadi en ese momento.

Jordania e Israel han estado en paz desde 1994 y tienen relaciones diplomáticas plenas. A pesar de que la población jordana es mayoritariamente palestina -muchos de los cuales no apoyan el tratado de paz- los dos gobiernos cooperan estrechamente en cuestiones de seguridad y economía.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!