Seguinos en las redes

US News

El gobierno de Israel invitó al presidente Joe Biden para una visita oficial

Publicada

el

photo_2021-08-27_19-55-57_autoOrient_i

Agencia AJN.- Tras el encuentro que mantuvo el primer ministro de Israel, Naftali Bennet, con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, expresó el mandatario de Medio Oriente: “La reunión fue excelente y especial. Tuve la sensación de que nos conocemos hace ya mucho tiempo”.

“Me encontré un líder que ama a Israel y está atento a nosotros. Biden y yo estamos decididos a que Irán no alcance a obtener nunca armas nucleares. Pronto, abriremos la cooperación, no tenemos mucho tiempo, es un tema urgente y no puede haber demoras”, indicó.

Luego agregó: “Invité al presidente a Israel, esto para después de haber superado a la variante Delta. Creamos una relación amistosa por la que puedo levantar el teléfono directamente”.

Por su parte, el mandatario estadounidense tuiteó: “Fue un gran honor recibir al primer ministro de Israel, Naftali Bennett, aquí en la Casa Blanca. Fortalecimos el vínculo entre nuestras dos naciones y enfatizamos el compromiso de Estados Unidos con la seguridad de Israel”.

US News

El legado del Atentado a las Torres Gemelas 20 años después

Agencia AJN.- El enemigo que atacó hace 20 años no será derrotado hasta que sea llamado por su nombre real y enfrentado conjuntamente por todos sus objetivos.

Publicado

el

Por

torres-gemelas

Por Amotz Asa-El

“Buenas noches”, dijo mañana un George Bush de rostro severo a una nación estadounidense atónita hace 20 años. “Hoy”, dijo, “nuestra forma de vida, nuestra propia libertad fue atacada”.

Como Pearl Harbor 60 años antes, el 11 de septiembre también sería una fecha que viviría en la infamia, como dijo Franklin Roosevelt sobre el ataque japonés, y también hizo que todos los estadounidenses se sintieran atacados personalmente. Sin embargo, ahí es donde terminan las similitudes.

En 1941, Estados Unidos se enfrentó a un país que desató un ejército convencional impulsado por una agenda imperial. En 2001, Estados Unidos no se enfrentó ni a un país ni a un ejército, y el objetivo de sus atacantes no era expandir las fronteras, las aguas o los recursos de un imperio existente.

En cambio, el nuevo enemigo carecía de un país, un gobierno o un ejército, desplegó un puñado de guerreros mínimamente armados y fue impulsado por una fe religiosa, o más bien su versión más fanática. Esto no se le dijo al pueblo estadounidense. En cambio, a los estadounidenses se les dijo que estaban librando “la guerra contra el terrorismo”.

Fue como decirles a los británicos durante la Batalla de Gran Bretaña que su enemigo no era el nazismo, sino el Messerschmitt. Ahora, cuando la guerra entra en su tercera década, es hora de llamar al enemigo por su nombre, definir la causa de la guerra, aprovechar a sus aliados y declarar sus objetivos.

Los ataques del 11 de septiembre no estaban dirigidos al mundo libre, y presentarlos de esta manera, mientras hace que los occidentales se sientan justos, distancia la derrota del islamismo radical.

Sí, el enemigo que apuntó a las Torres Gemelas, el Pentágono y la Casa Blanca también ha llevado a cabo ataques en innumerables otros lugares del mundo libre, desde Londres, París y Madrid hasta Ottawa, Melbourne y Burgas, Bulgaria. Sin embargo, también ha golpeado en bastiones no democráticos como Rusia y China. ¿Por qué entonces llamarlo como no es?

Esta no es una guerra por el estilo de vida occidental. Es una guerra contra la humanidad. Los autores intelectuales de la guerra quieren que todas las personas crean en lo que creen, que vivan como viven y que sustituyan a cualquier gobierno mínimamente tolerante por fanáticos de su propia calaña. Hasta que alcancen esta meta, cualquier otro miembro de la raza humana es para ellos un obstáculo.

Es por eso que la violencia islamista ya ha golpeado en los seis continentes del mundo y también en su único subcontinente, y es por eso que los artilleros y suicidios del islamismo también han atacado a múltiples países de mayoría musulmana, desde Egipto y Turquía hasta Indonesia y Pakistán.

Esto es, en definitiva, una guerra mundial, y así debería llamarse: Tercera Guerra Mundial. Y al igual que Churchill y Stalin no estaban unidos por una idea compartida, sino por un enemigo común, esta guerra tampoco se trata del alto ideal de libertad, sino del bajo común denominador de la autodefensa.

La guerra anterior fue contra el fascismo. Esta guerra, que también une a las democracias y las autocracias, es contra el islamismo, un sistema de pensadores, predicadores y pistoleros que, como el fascismo anterior, quiere imponerse a la raza humana.

Sí, la amenaza islamista es inconexa y también inconsistente. Al-Qaeda, ISIS, Boko Haram, los talibanes, Hamas, los yihadistas de Abu Sayyaf en Filipinas, los muyahidines islámicos Pattani de Tailandia y Al Shabaab de Somalia son grupos muy diferentes e independientes, y todos ellos son diferentes de los ayatolás chiítas de Irán y sus ramificaciones en Líbano, Yemen e Irak.

Sin embargo, los diversos cruzados del islamismo se suman a una amenaza con una inspiración común, y desestabilizan colectivamente al resto del mundo al golpear constantemente los cimientos del sistema internacional.

Así definida y nombrada, la gestión de la humanidad de esta guerra debe cambiar radicalmente, una vez que sus líderes comprendan los otros dos conceptos erróneos con los que se ha librado la Tercera Guerra Mundial en sus dos primeras décadas.
El primer concepto erróneo de la Guerra fue sobre su qué, los demás sobre quién y cómo.

La impresión de que la guerra del islamismo está en Occidente se vio reforzada por el hecho de que la OTAN se uniera a la guerra de Estados Unidos en Afganistán. Había lógica en este alistamiento, ya que los aliados de Estados Unidos sintieron genuinamente que el ataque a Estados Unidos fue un ataque contra ellos.

Sin embargo, el islamismo ha demostrado, tanto de palabra como de hecho, que su objetivo es toda la raza humana. De ello se desprende que EEUU debe reemplazar su alianza antiislámica dominada por Occidente por una alianza global que será liderada conjuntamente por EEUU, India, China y Rusia, así como por Indonesia, como el país de mayoría musulmana más grande del mundo, Egipto, como el Estado árabe más grande, y Francia, como la tierra occidental con la minoría musulmana más grande.

Todos estos siete países han sido víctimas de la violencia islamista y todos lo ven como una amenaza estratégica. Sí, ya existe una cooperación de inteligencia entre ellos y muchos otros países que rodean el flagelo islamista. Sin embargo, se hace bajo el radar, ya que algunos de estos siete beligerantes son reacios a elevar el perfil de esta guerra y aparecen en un frente con algunos de sus aliados.
Ahora estos países deberían anunciar el establecimiento de una operación conjunta que pondrá en común inteligencia sobre la subversión islamista en todo el mundo. Así es como se abordará el concepto erróneo de “quién” de la guerra.
El concepto erróneo del “cómo” de la guerra se refería a sus tácticas y objetivos. La táctica tonta fue dejar que el ejército convencional liderara la guerra contra el flagelo islamista. Los tanques, jets, obuses y submarinos fueron buenos para luchar contra Hitler, pero para la Tercera Guerra Mundial son irrelevantes.
El islamismo será derrotado por agentes encubiertos que interceptarán los complots de sus terroristas, unidades especiales que acosarán a sus líderes en sus hogares y educadores que perforarán la mística de sus misioneros.
Sí, como la guerra mundial anterior, los aliados de este tampoco se despojarán de sus rivalidades, sospechas y repulsiones mutuas. Sin embargo, lograrán la derrota del islamismo.

Fuente: www.MiddleIsrael.net / Jerusalem Post

Seguir leyendo

Israel

Lapid y Blinken conversan sobre Gaza e Irán

Agencia AJN.- El ministro de Relaciones Exteriores de Israel habló por teléfono con el secretario de Estado de Estados Unidos el lunes y ambos discutieron asuntos de seguridad.

Publicado

el

Por

lapid eeuu

Agencia AJN.- El ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Yair Lapid, habló por teléfono con el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, el lunes y ambos discutieron asuntos de seguridad.

Lapid expresó su aprecio por los esfuerzos realizados para la retirada de Estados Unidos de Afganistán y describió las consideraciones israelíes sobre la Franja de Gaza.

Lapid y Blinken también hablaron de Irán.

Blinken le deseó a Lapid un feliz año nuevo en honor a Rosh Hashaná y los dos dijeron que se encontrarían en los Estados Unidos en octubre.

Paralelamente, Lapid se reunirá con el canciller ruso, Sergey Lavrov, por primera vez en Moscú esta semana, informó el domingo el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Lapid está programado para partir de Israel el miércoles por la noche, después de que termine Rosh Hashaná, y regresar a Israel al día siguiente.

El anuncio se produce dos días después de que los componentes de un misil de fabricación rusa lanzado desde Siria aterrizaran en la región de Gush Dan.

Además, hace dos semanas, el ejército ruso en Siria dijo que el sistema de defensa aérea que suministró a Siria derribó 22 de los 24 misiles lanzados por Israel.

Israel a menudo ataca en Siria para evitar que Irán construya bases o almacene armas cerca de la frontera con Israel.

Israel y Rusia, que tiene soldados en Siria, tienen un mecanismo de desconfianza con respecto a la campaña aérea.

Ese mecanismo parece haber ido menos bien últimamente, ya que el mensaje militar ruso sobre los misiles llegó inmediatamente después de un informe en Asharq al-Awsat, con sede en Londres, en julio de que Moscú cree que Washington le ha dado luz verde para frustrar a Israel. ataques aéreos en Siria.

bennett – blinken

Hace dos semanas, Blinken, y el primer ministro Naftali Bennett dialogaron sobre el programa de exención de visa, en el marco de la primera vista al extranjero del mandatario israelí desde que asumió su cargo.

Según el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, los dos “coincidieron en la importancia de trabajar hacia la inclusión de Israel en el Programa de Exención de Visa para beneficiar tanto a los ciudadanos estadounidenses como a los israelíes”.

Actualmente hay 40 países en el Programa de exención de visa.

Una fuente del séquito de Bennett en Washington explicó que el tema de la exención de visa se había atascado en las conversaciones entre Israel y Estados Unidos y que necesitaba un empujón de un alto funcionario, que obtuvo de Blinken.

“Este es un gesto del gobierno de Estados Unidos hacia el pueblo israelí”, dijo la fuente. “El primer ministro lo mencionó porque es importante para él. Es un problema que debe resolverse”.

El embajador en Estados Unidos y la ONU, Gilad Erdan, dijo que está “contento con los avances significativos en el camino para obtener una exención de visa para los israelíes que vayan a Estados Unidos”. “Es una medida que lideré en los últimos meses como embajador en Estados Unidos, porque no existe razón por la que los ciudadanos israelíes deberían tener que perder tiempo y dinero para entrar a los Estados Unidos”, agregó.

El tema de renunciar a las visas para que los israelíes visiten los EEUU y viceversa ha surgido repetidamente durante décadas, pero EEUU nunca accedió a avanzar, en parte porque la tasa de rechazo estadounidense a los israelíes que solicitan una visa es más alta que el umbral para una exención de visa.

Sin embargo, una importante fuente diplomática israelí explicó que las altas tasas de rechazo se deben a diferencias culturales con Estados Unidos. La mayoría de las solicitudes de visas israelíes que se rechazan provienen de personas de unos 20 años que están desempleadas y Estados Unidos considera que existe una mayor probabilidad de que se queden por más tiempo que sus visas. Sin embargo, en Israel, a menudo se trata de personas que acaban de terminar su servicio en las FDI y buscan viajar durante unos meses.

De hecho, los israelíes tienen una de las tasas de estancia prolongada más bajas del mundo, con un 0,5%, cuando el máximo para un acuerdo de exención de visa es del 2%.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!