Seguinos en las redes

Sin Categoría

Escribí a Carlos el Chacal, y se revivió un caso de asesinato de un israelí, por Adam Goldman

AJN.- WASHINGTON – La primera vez que escuché sobre el coronel Yosef Alon, un diplomático israelí que se lanzaba a la guerra, fue mientras trabajaba como reportero en Nueva York hace casi una década. El coronel Alon fue asesinado fatalmente en julio de 1973 cuando salió de un automóvil en su casa en Chevy Chase, Maryland, después de regresar de una fiesta con su esposa. El F.B.I. Nunca resolvió el caso.

Publicada

el

Escribí a Carlos el Chacal, y se revivió un caso de asesinato israelí, por Adam Goldman

En ese momento, tenía curiosidad acerca de por qué el F.B.I. no había encontrado a los asesinos del coronel Alon. El caso fue extraordinario: ningún funcionario israelí había sido asesinado en Estados Unidos. En ese momento, era la investigación más grande que la oficina había llevado a cabo.

Finalmente publiqué un largo artículo en 2007 sobre el F.B.I. Investigación sobre la muerte del coronel Alon, un agregado militar asignado a la embajada israelí en Washington. Se revelaron nuevos detalles sobre la convicción de la C.I.A. de que los terroristas palestinos habían llevado a cabo la operación.

Actuando sobre una corazonada, envié una copia a un hombre que pudo haber sabido algo sobre el asesinato: Ilich Ramírez Sánchez, el terrorista venezolano convertido en musulmán, mejor conocido como Carlos el Chacal. No era difícil encontrarlo. Él estaba en una prisión francesa, cumpliendo una sentencia de cadena perpetua por matar a dos agentes de seguridad franceses en 1975.
Para mi sorpresa, el señor Ramírez escribió el año siguiente. Él demandó tener información sobre el asesinato. “El contacto con los voluntarios que ejecutaron la operación en Washington se perdió hace mucho tiempo”, escribió. Dada esa distancia, agregó, podría “revelar la manera inusual en la que ‘Operación Alon’ llegó a ser”. Había una captura: el señor Ramírez quería dinero a cambio de información. Me rehusé a pagarle y pasó a otras historias. El F.B.I. tenía otros planes.

El mes pasado, el F.B.I. reveló que había reabierto su investigación sobre el asesinato del coronel Alon. ¿Por qué? Un F.B.I. agente con sede en París, Eugene Casey, había aprendido sobre la carta de Ramírez.

En una revista llamada The Journal of Counterterrorism y Homeland Security International, Casey reveló que había interrogado a Ramírez. El artículo, “Fumar con el Chacal”, fue un estudio de caso sobre cómo interrogar a un detenido. Se detalló cómo el Casey había conducido tres entrevistas de cinco horas de más de 18 meses. La última fue en julio de 2015.

El agente del F.B.I dijo que Ramírez le había contado todo lo que sabía sobre el asesinato de los israelíes.

El coronel Alon era un piloto decorado que había volado decenas de misiones en la guerra de independencia de 1948 de Israel y ayudó a fundar la formidable fuerza aérea del país. Había sido enviado a Washington en 1970 por un período de tres años para ayudar a asegurarse de que su país tuviera las armas militares más modernas, como F-4 Phantoms, que Israel necesitaba.

El coronel Alon, de 43 años, padre de tres hijas, murió un mes antes de que terminara su gira. El día de su muerte, una emisora de radio de la Organización de Liberación Palestina de El Cairo anunció que el coronel Alon había sido fusilado como una devolución por el asesinato por Israel del líder de Black September, el grupo terrorista palestino.

Black September había asesinado a once israelíes en los Juegos Olímpicos de Munich de 1972, provocando una ola de ataques entre la inteligencia israelí y los palestinos. Esa violencia eventualmente llegó a Estados Unidos. En marzo de 1973, un operativo del grupo palestino plantó dos coches bomba a lo largo de la Quinta Avenida en Nueva York y otro cerca del Aeropuerto Internacional Kennedy con la esperanza de matar a la primera ministra israelí, Golda Meir. Las bombas nunca se apagaron.
En 1978, el F.B.I. cerró la investigación sobre la muerte del coronel Alon, llamada “Murda” o “Asesinato del Agregado Aéreo Adjunto del Coronel Joseph Alon”. Había escasa evidencia, algunas de ellas perdidas para siempre, y no había testigos. Entrevisté a agentes que habían investigado el asesinato y contactado con ex funcionarios de la C.I.A. que podrían saber algo.

Aprendí que la C.I.A. pensó que un equipo de dos hombres de Black September había entrado en el país y se fue después de la muerte. Pero el F.B.I. nunca fue capaz de confirmar eso.

Aunque el asesinato había sido olvidado por mucho tiempo, el Departamento de Policía del Condado de Montgomery, Maryland, todavía tenía interés en el caso. No había ningún estatuto de limitación en el asesinato. Me acerqué a un detective del escuadrón de casos fríos, Ed Golian, que estaba investigando lo que le pasó al coronel Alon.

Envié al detective Golian una copia de la carta del señor Ramírez. Quería su opinión. El detective Golian pensó que las afirmaciones de la carta valían la pena echarle un vistazo. Pero, ¿quién sabía si el Chacal decía la verdad?

El detective Golian se puso en contacto con el F.B.I. acerca de la carta, aunque yo no era consciente de esto. En 2011, la policía del condado, en colaboración con los fiscales estatales, el Departamento de Justicia y el Ministerio de Justicia, inició el proceso de pedir permiso a las autoridades francesas para hablar con Ramírez. Agentes del F.B.I. en París conducirían la entrevista, pero debido a los retiros y a la burocracia, el papeleo cayó a través de las grietas y la petición no fue hecha.

Luego, en el verano de 2011, Casey aterrizó en París como agregado legal adjunto de la mesa. A Casey, nacido en Bay Ridge, Brooklyn, le gustaban los casos difíciles de romper. Él había hecho sus huesos investigando casos de alto perfil de soborno y lavado de dinero, así como pandillas y drogas. También pasó tiempo en Arabia Saudita investigando el financiamiento del terrorismo.
Meses después de su llegada a París, otro agente del F.B.I le informó sobre el intento de entrevistar a Ramírez. Casey volvió a abrir la investigación y presentó una solicitud a las autoridades francesas para entrevistar al terrorista en 2013. Sin embargo, en febrero de 2014, Casey, junto con su traductor, entró en la prisión donde estaba detenido Ramírez, entonces de 64 años. Ramírez, vestido con una chaqueta de cuero y sin esposas, sacó un cigarro cubano, un Cohiba, y lo ofreció al agente. Entonces, los dos hombres se pusieron manos a la obra.

A principios de los años setenta, dijo Ramírez, varios estadounidenses que vivían en París frecuentaban una librería dirigida por un palestino. Los estadounidenses, veteranos de la guerra de Vietnam, simpatizaron con la difícil situación de los palestinos y querían hacer una declaración en su nombre.

El dueño de la librería puso a los estadounidenses en contacto con Kamal Kheir Beik, de nacionalidad siria, un presunto miembro de Black September. Beik se reunió con los estadounidenses en un café en el Barrio Latino de París después de 1970, y éstos le preguntaron qué podrían hacer para promover la causa palestina. A lo que les contestó que mataran al coronel Alon.

Ramírez dijo que Beik le había contado lo sucedido y que nunca hubiese creído que los norteamericanos montarían la operación. “Cuando Alon fue asesinado, todos nos preguntamos quién lo había hecho”, dijo Ramírez al agente del F.B.I. “Estábamos obviamente muy felices”, añadió.

Casey era escéptico, pero llegó a creer que Ramírez estaba diciendo la verdad. Beik lo había ayudado a planear un ataque a una reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo en 1975 en Viena, una operación que hizo famoso a Ramírez. Beik murió más tarde en Beirut, Líbano.

Otros detalles también resultaron ser verdad. La librería existía una vez y su propietario era un activista palestino que fue asesinado fatalmente en 1977. Los franceses dieron a Casey los nombres de tres estadounidenses que habían frecuentado la librería. En una entrevista, Casey dijo que había interrogado a uno de ellos, un prominente ex Pantera Negra. El hombre había estado en París pero dijo que no sabía nada del coronel Alon. Un segundo americano, un neoyorquino, estaba muerto. Un tercero, en Chicago, tampoco tenía información sobre el coronel Alon.

Además, los franceses han llevado a cabo varias entrevistas con personas vinculadas a la librería, y los funcionarios de seguridad de Suiza y Australia, han prestado asistencia al F.B.I. Todo fue en vano.

Los israelíes también han mantenido el silencio sobre el asesinato. En un libro de 2011, “Chasing Shadows”, un ex funcionario de seguridad del Departamento de Estado especuló que los israelíes habían identificado y matado a quien disparó al coronel Alon. Sin embargo, Casey dijo que el cuento de espionaje nunca había sido verificado.

Casey, que ahora es instructor de interrogación en la Academia del F.B.I. en Quantico, Virginia, está decidido a tratar de resolver el caso antes de retirarse este año. Él piensa que hay por lo menos una ventaja más prometedora para correr hacia abajo.

Los agentes que trabajaron en la investigación original redujeron el arma asesina a un revólver de calibre 38, específicamente uno de los dos modelos que se fabricaron en el extranjero. Luego, el F.B.I. rastreó cada una de esas armas vendidas al este del río Misisipi. La lista de compradores fue larga, y la información de identificación varió. Pero entre ellos, dijo Casey, eran personas que habían servido en el ejército o tenían vínculos con militantes negros o crímenes violentos. Nunca fueron entrevistados.

Es un tiro largo, seguro. Si no funciona, todavía estaré ahí. Tal vez alguien me envíe otra carta.

Fuente: The New York Times
Autor: Adam Goldman

Panamá

Embajadora de Panamá en Israel destacó la importancia de relación bilateral a partir de la puesta en vigencia del TLC

Agencia AJN.- En una entrevista exclusiva con la Agencia AJN, Adis Urieta Vega anunció que Israel instalará en Panamá el Primer Centro de Excelencia agrícola israelí en el continente americano”. Además comentó cómo los panameños que viven en Israel afrontan la pandemia del coronavirus.

Publicado

el

Por

pana

Agencia AJN.- La embajadora de Panamá en Israel, Adis Urieta Vega, destacó la importancia de la relación bilateral y enfatizó la decisión del gobierno de su país para que “la marca Israel se reafirme en Panamá” a partir de la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio entre ambos países.

“Este año, celebramos la entrada en vigencia del TLC Panamá-Israel. Israel instalará en Panamá el Primer Centro de Excelencia agrícola israelí en el continente americano”, resaltó la diplomática en una entrevista con la Agencia de Noticias AJN.

Además, Urieta Vega dio precisiones sobre la situación de los 150 panameños que viven en Israel y cómo afrontan la pandemia por el COVID-19.

A continuación los tramos más destacados de la entrevista:

-AJN: ¿Cómo está atravesando el coronavirus la comunidad panameña en Israel?
-AU:
Nuestra Comunidad no supera las 150 personas que en su mayoría tienen la doble nacionalidad. Pero tenemos también un grupo de estudiantes distribuidos en varias universidades y médicos que hacen especialidades en hospitales de Israel. Los estudiantes siguieron sus estudios por teleconferencias y usos de laboratorios según las normas de salud. Los médicos cada uno en sus hospitales. El resto de la comunidad, está cumpliendo también las normas de cuarentena. Están todos muy comunicados con nuestra embajada, ya que tenemos las redes sociales de la asociación de panameños en Israel, se conocen la mayoría desde Panamá. Llegaron incluso a hacer un video de todos para dar fuerza a Panamá también en su lucha contra el COVID-19.

-AJN: ¿Cómo es la comunidad panameña que reside en Israel?
-AU:
El panameño suele migrar muy poco, se queda o vuelve a Panamá, por lo que no tenemos grandes comunidades fuera de Panamá, a no ser Estados Unidos. La de Israel es pequeña, está formada una primera parte por hijos de israelíes hebreos que migraron a Panamá y tuvieron negocios en territorio panameño, y volvieron ya en una edad muy adulta a Israel, o los hijos de los mismos. Un segundo grupo es de jóvenes israelíes que fueron a Panamá y se casaron allá, y han vuelto a Israel para formar familia aquí, teniendo la doble nacionalidad. El resto son ciudadanos panameños que están en estudios universitarios y especialidades y regresarán a Panamá al terminar los mismos.

-AJN: Su embajada está abierta?
-AU: Desde antes que entrara la cuarentena en Israel, en la embajada de Panamá en Israel , al ver las noticias de Europa sobre el COVID-19, iniciamos un sistema de trabajo mixto, evitando coincidir el personal en los mismos espacios y acentuando las medidas de higiene. Hemos continuado abiertos, combinando el teletrabajo con horas de oficina por turnos. Evitando sobre todo que personal que utiliza el transporte público, vaya a la oficina, o se le va a buscar a su residencia para que no tenga que exponerse.

-AJN: ¿Cómo califica usted la relación entre Panamá e Israel?
-AU:
Israel y Panamá tienen una relación con raíces antes de que existieran la República de Panamá y el Estado de Israel. Por coincidencias del destino, la iniciativa de construcción del canal de Panamá por los franceses y el fracaso del mismo, tejió conexiones con el caso Dreyfus; el sionismo que convocó al nacimiento del Estado de Israel, y llevó a Panamá a reclamar su independencia. Este año, celebramos la entrada en vigencia del TLC Panamá-Israel. Israel instalará en Panamá el Primer Centro de Excelencia agrícola israelí en el continente americano; buscamos que la marca Israel se reafirme en Panamá como un centro logístico para el continente.

pana1

-AJN: ¿Cómo es su vida diaria?
-AU:
Vivimos con dos horarios. Panamá e Israel tienen 8 horas de diferencia, así que trabajamos según esta realidad. En el contexto del combate a la propagación el contagio del COVID 19, tratamos de cumplir con las medidas impuestas por las autoridades de Israel. Realizamos y participamos en actividades online, desde conferencias con el Ministerio las Relaciones Exteriores de Israel; desde Panamá, y conferencias por ejemplo con Mashav. Incluso conferencias de análisis político o cultural. Tratamos de estar al día de lo que está haciendo Israel en el combate al Cov19 y comunicar a nuestras autoridades, ya sea en los casos donde la acción israelí fue exitosa, o en la que se pudo mejorar. Sabemos que incluso cuando la amenaza del COVID haya bajado su intensidad, el ritmo y características de trabajo que estamos desarrollando ahora, ya están cambiando como serán nuestras actividades futuras.

-AJN: ¿Mantiene relación con sus pares latinoamericanos?
-AU:
Las embajadas latinoamericanas y el Caribe en Israel, mantenemos una relación estrecha, y no solo ahora en las circunstancias del COVID-19, sino que es una experiencia de familia que se ha construido desde muchos años antes, y es responsabilidad de todos los que llegamos a estamos misiones conservarla y fortalecerla. Las actuales circunstancias nos han demostrado lo positivo que resulta cuando estás fortalecido por un grupo. Por ejemplo, teníamos en Panamá turistas israelíes varados. A través de nuestras comunicaciones con cada embajada podíamos saber de dónde saldría un avión a Israel y sugerir a sus parientes en Israel a que embajada llamar en la región. Lo mismo para nuestros ciudadanos que deseaban regresar. Desde cada embajada se nos iba informando, por llamadas directas o el chat del GRULAC_Israel, hacia donde partiría un avión, cual era su escala, aeropuerto abierto.

-AJN: ¿Cómo observa usted las medidas que toma Israel frente a la pandemia?
-AU:
Panamá es un hub aéreo regional, por lo que creo que las medidas que adoptó Israel, sobre todo en las drásticas restricciones de vuelo de centros con focos de contagio, sirvieron no solo como advertencia, sino como ejemplo de lo que habría que hacer. Lo que me causo una impresión muy positiva fue la inmediata coordinación entre las autoridades israelíes y palestinas para fortalecer el cerco de salud en los dos territorios. Mi no formación en temas de salud y estadísticos, me impide hacer una mejor valoración profesional de como se ha trabajado aquí el combate al COVID-19. Pero al ser testigo y protagonista como todos los ciudadanos que estamos dentro del territorio israelí, he podido compartir con las autoridades panameñas, las experiencias del país, la reacción de la población, efecto en la economía, en la educación, etc.

pana2

-AJN: ¿Cómo está la Situación en Panamá?
-AU:
La posición geográfica de Panamá nos ha llevado a desarrollar una economía que aprovecha nuestra ventaja para el transporte multimodal. Nos hemos consolidado en un hub aéreo, somos centro comercial, turístico y financiero y esto de lo que nos sentimos orgullosos, pudo ser nuestro Talón de Aquiles, pero la dura reacción de las autoridades al conocerse los primeros casos de COVID-19, han amortiguado el impacto. Se están haciendo enormes cantidades de pruebas, lo que se ve reflejado en nuestras cifras de rápida detección. Hemos construido un hospital especial para atender casos de COVID-19. Nuestra población, como caribeña, ha respondido bien en su mayoría a las medidas de cuarentena para evitar un mayor contagio.

Seguir leyendo

Sin Categoría

Israel: Bancos cierran cuentas de terroristas

Publicado

el

Por

atent

Agencia AJN.- La decisión se adelantó a la legislación que entrará en vigencia el sábado y convierte las transferencias de “pagar por matar” en un acto criminal.

Noticia en desarrollo…

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!