Seguinos en las redes

Israel

Figuras de la política y de la cultura israelí conmemoran el 50 aniversario de la reunificación de Jerusalem

AJN.- En honor al 50 aniversario de la reunificación de la capital, el presidente Reuven Rivlin, la presidenta de la Suprema Corte de Israel, Miriam Naor, la actriz Mayim Bialik, el filósofo y autor Bernard-Henri Lévy, el contralor del Estado Yosef Shapira, entre otros escribieron sobre Jerusalem desde su propia perspectiva.

Publicada

el

Presidente Reuven Rivlin: mil sombras de Jerusalem
Pasé mi infancia y juventud en una Jerusalem de mil matices. En mi camino a la escuela, corriendo a un partido de fútbol con mis amigos por la tarde, durante las reuniones familiares, en las actividades de los exploradores, mis piernas caminaban, corrían y se deslizaban entre fronteras delicadas e invisibles. Entre el barrio secular de Rehavia y el ultra-ortodoxo Sha’arei Hesed; Entre mi padre, el experto en asuntos del Medio Oriente, un traductor del Corán y sus amigos árabes, y una madre revisionista que a veces cuidaba de los heridos del Irgun. Entre la admiración por mi venerable maestro Menachem Begin y el respeto por David Ben-Gurion, cuando acordábamos detener el partido de fútbol que estábamos jugando en el campo frente a su casa para no molestarlo en su siesta de la tarde.

Las fronteras y el encuentro entre las identidades desempeñaron un papel clave en la formación de mi personalidad. Crecí dentro de ellos y entre ellos naturalmente, como recibí una educación arraigada que me permitió participar en el encuentro entre identidades y valores de un lugar seguro. Una educación estable que no se avergonzaba y no evitaba tocar cosas dolorosas, cuando era necesario.

De mis padres, de mis maestros y de mis amigos, aprendí que una sociedad se prueba cuando lucha con una mano por su existencia, mientras persigue una asociación, la tolerancia y la igualdad con su otra mano. Se prueba por su actitud hacia sus amigos, así como por su conducta frente a sus enemigos. Se prueba cuando sabe respetar a los que son diferentes, lejanos y cercanos.

Jerusalem de las grandes ideas y Jerusalem de los pequeños detalles fueron y serán siempre la misma Jerusalem para mí. Como un prisma de cristal, siempre imagino las ondas de luz del mundo refractadas en él en sus diferentes longitudes, creando un magnífico arcoiris de colores. Así es en su belleza y en la complejidad de sus desafíos, y así es en sus matices.

Actriz Mayim Bialik: Un amor de 16 años
Jerusalem, preciosa Jerusalem, Jerusalem de oro. Mi Jerusalem.

Mis primeros recuerdos de Jerusalem son de mi primera visita a Israel cuando tenía 16 años. Ese invierno, la nieve cayó en Jerusalem. La mayoría de los días eran fríos y lluviosos. Durante esa primera visita, llegamos a la Muralla Occidental en Janucá bajo la lluvia. Fue mágico.

Busqué por cada céntimo con los vendedores ambulantes en el mercado, busqué fichas en las antiguas cabinas telefónicas cuando realmente las necesitaba y coleccioné miles de regalos hechos a mano en Jerusalem para amigos y familiares en la diáspora, todos transmitiendo el mensaje: «Mira lo que Jerusalem tiene para ofrecer.»

Toda mi historia judía adquiere un significado en Jerusalem. Se refleja en las paredes de las casas, en las letras de los carteles de la calle y los callejones de la Ciudad Vieja, que se funden en la identidad de un «judío» El falafel en la parte superior de las escaleras que conducen a la pared occidental es lo mejor que he comido. Las tiendas turísticas a lo largo de la calle arqueada están grabadas en mi memoria.

En mi Jerusalem, me las arreglé para experimentar la comida kosher que representa todos los extremos del universo. Oré mientras balanceaba, rezaba mientras corría, me calentaba a la luz del sol, a la luz de la luna y de todas las estrellas que brillaban en Jerusalem.

Algo tocó y movió mi alma. Besé a seres queridos y me enamoré, una y otra vez, con una ciudad que fue redimida para que pudiéramos amarla una y otra vez.

El ex jugador de fútbol Uri Malmilian: Jugando en la YMCA
Nací en el barrio de Mamilla en 1957, hace exactamente 60 años. Éramos nueve niños que viviendo en un apartamento de tres habitaciones, cerca de las murallas de la Ciudad Vieja, que eran el paisaje de mi infancia en ese momento. Recuerdo el período previo a la Guerra de los Seis Días: los francotiradores que disparaban balas desde las alcantarillas de la pared, el vecindario, la escuela Beit Yaakov.

Como niños, creamos un campo para nosotros mismos en la arena donde jugabamos. Cuando la pelota voló a través de la valla que conduce a la parte jordana, a la que no se nos permitió cruzar, nos arrastrabamos debajo de ella y devolvíamos la pelota a nuestro campo improvisado.

Luego de la reunificación de Jerusalem, caminábamos libremente a la Ciudad Vieja. En días festivos, bajábamos las escaleras, toda la familia, desde la casa hasta el Muro Occidental. Había una fuerte sensación de seguridad -no teníamos miedo de caminar por la noche o solos, no sentimos la necesidad de mirar hacia atrás o buscar a los guardias de seguridad como lo hacemos hoy.

Mi segundo hogar fue el tribunal de YMCA. Desde la mañana hasta la noche, jugábamos allí un juego infantil llamado «stanga» y entrenábamos en el futsal. Por la tarde, todo el mundo venía a ver el Beitar Jerusalem Football Club. A la edad de seis años, ya sabía que era una parte inseparable de mí.

La ciudad estaba claramente dividida entre los que vivían en el barrio de Musrara y eran fanáticos de Beitar, y los residentes de Katamon que apoyaban a Hapoel Jerusalem. Yo era un ardiente fanático de Beitar, pero admiraba al jugador Hapoel Eli Ben Rimoz.

Para mí, Jerusalem de esa era simboliza la sencillez, la familiaridad, el «pueblo», la igualdad y los días en los que no había grandes personas ni gente pequeña. La grandeza de una persona es siempre saber de dónde vino y hacia dónde va. Puedo haber dejado la ciudad, pero siempre está tallada en mi corazón y alma y está por encima de cualquier otra cosa.

Presidenta de la Suprema Corte de Israel, Miriam Naor: Una ciudad maravillosa y dividida
Mi Jerusalem. Mi amada ciudad, la única, a diferencia de cualquier otra en el mundo. La ciudad en la que he vivido toda mi vida.

Nací en el Monte Scopus a finales de 1947. Fui uno de los últimos hijos nacidos en la montaña antes de que la ciudad fuera separada y el Monte Scopus seguía siendo un enclave.

Soy una orgullosa oriunda de Jerusalem. Crecí y estudié aquí. Aquí es donde me casé con mi esposo Aryeh, y aquí es donde nacieron nuestros hijos. Aquí es donde trabajé al servicio del público, en la Fiscalía del Estado y en los tribunales de magistrados, distritos y supremos. Mahane Yehuda Market es una parte inseparable de mi vida.

Durante el bombardeo de la calle Ben Yehuda en febrero de 1948, un muro cayó sobre el cochecito en el que estaba acostada cuando era un bebé, pero cuando las ruinas fueron expuestas resultó que yo había sufrido sólo unos cuantos arañazos. No recuerdo nada de eso, pero mis padres solían hablar de cómo mi vida se salvó en ese bombardeo, que fue uno de los primeros ataques terroristas en la ciudad. Desde entonces, me he sentido protegida de todo mal en la ciudad asolada por el terror.

Como niños, mis amigos y yo solíamos tratar de observar la Ciudad Vieja desde todos los ángulos posibles: Desde el barrio de Abu Tor, donde vimos la cúpula dorada de la roca y desde los tejados de Mamilla. La Ciudad Vieja estaba tan cerca pero tan lejos.  Jerusalén estaba unida. Regresamos al Muro Occidental, al Monte del Templo, a los callejones de la Ciudad Vieja, al Monte Scopus y a la tumba de mi abuelo en el Monte de los Olivos.

Como jueza en esta ciudad y como presidenta de la Corte Suprema, espero que la ciudad de Jerusalem pronto reciba salas judiciales adecuadas para el público de los litigantes. Espero que el Estado de Israel encuentre el presupuesto necesario para construir estas salas judiciales, en el 50 aniversario de la reunificación de la ciudad, para la gloria del Estado de Israel y su capital, Jerusalem.

Mi Jerusalem es maravillosa y espectacular.

Hoy, por desgracia, la ciudad está dividida y desgarrada. La barrera de separación, que se requiere por razones de seguridad, hiere sus paisajes. Mi sueño es que seamos bendecidos con una ciudad donde la paz y la armonía prevalezcan entre sus residentes. Inshallah, si Dios quiere. Lu yehi, que sea.

El filósofo y autor Bernard-Henri Lévy: El último lugar de mi vida
Alegría y anticipación. Serenidad y esperanza. El tiempo se detiene, como si estuviera suspendido en el aire. Una ciudad-signo. La violencia en la calma. Una ciudad de conversión, en otras palabras, de inversión. Luz ciega. Una categoría del mundo y de la entidad, del espacio y del espíritu. Historia y contra-historia. En la rutina diaria y fuera de la rutina diaria. La arena y el centro de la guerra contemporánea de (casi) todos contra todos -y, simultáneamente, una necesaria introducción de cualquier paz futura.

Mi amigo Benny Levy, poco antes de morir, me dijo (y cito de mi memoria): «La piedra de Jerusalem es lo único que me tranquiliza». Fue lo mismo para mí, desde el primer momento. No puedo visitar Israel sin quedarme, ni siquiera durante unas pocas horas, en la única ciudad del país que, según Yeshayahu Leibowitz, no es negociable desde una perspectiva ontológica.

En 1984, el héroe de la primera novela que escribí, llamada Le Diable en tête, terminó sus días en Jerusalem. Su nombre era Benjamín y era una especie de plan para el futuro. Todavía no estoy allí, por supuesto, pero es un pensamiento que me ha pasado por la mente y sé que, de una forma u otra, se transformará en una idea. Para ser más exactos, creo que Jerusalem será, un día, el último lugar en la larga y hermosa aventura de mi vida.

El contralor del Estado Yosef Shapira: La educación del pasado
Desde el establecimiento del Estado de Israel, la cuestión de la educación en sus diferentes formas ha tenido un lugar importante en la existencia de Jerusalem. Estudié en una escuela secular de primaria, Beit Hinuch Katzenelson, en el barrio Romema. En ese momento, vivía al final de la calle Rashi, en la esquina de Rabbeinu Tam Street (nieto de Rashi), en el barrio de Yegia Kapayim. Algunos de sus residentes eran religiosos y estudiados en escuelas en el área que reflejaban las diferentes ramas del judaísmo.

Había muchas sinagogas en el vecindario también. La más cercana a mi casa fue la sinagoga sefardí Yegia Kapayim. El director, el rabino David Sapia, nos enseñó a cantar Salmos dos veces por semana. Después de que los aprendiéramos de memoria, iríamos con el rabino a los hogares de los dolientes para ofrecer nuestras condolencias a través de estas liturgias.

Como niños, pasamos tiempo con las familias de amigos del barrio que emigraron a Israel de diferentes países y grupos étnicos, cada uno con sus propias costumbres y comida. A veces, cuando llegaba tarde a casa y no pedía nada, mi madre comprendía que había comido en la casa de los vecinos. La comida sefardí era sabrosa.

La familia Nimrodi, cuyo hijo Yaakov sirvió en el Cuerpo de Inteligencia, vivió en mi edificio de la infancia. Cuando regresó a casa con permiso militar, le contó a los niños del barrio historias fascinantes.

Fuimos educados sobre los valores de la época, tanto en contenido como en acción. Y así, además de estudios teóricos con Naomi Anavi y Aliza Guri, los educadores que nadie puede olvidar, tuvimos un «día de la agricultura» una vez a la semana, en el que cultivamos hortalizas en el jardín adyacente a la escuela. Y desde el baloncesto en el Gvurot Hall, pasando por la puntería, hasta los juegos con mármoles y piedras de albaricoque («ajuim», como los llamábamos en Jerusalem en ese tiempo).

El espíritu de la época pudo haber sido diferente, pero los valores básicos no cambiaron. Y así, a pesar de nuestros diferentes descensos y lenguas maternas, vivimos juntos en armonía (como el nombre de la sinagoga en la que todos oramos), como una gran familia. Al final del día, la educación se adquiere en el sistema formal, pero no sólo allí.

El músico Shaa’nan Streett: Construcción o destrucción
Es el 50 aniversario de la actual fase de Jerusalem. Cincuenta años desde junio de 1967. Eso es mucho tiempo en la vida humana, pero no es absolutamente nada en la vida de una ciudad.

He amado a Jerusalem toda mi vida. Me encanta a pesar de todo, me encanta por todo y me encanta gracias a todo. Me encanta y entiendo muy bien que todavía tiene que internalizar y abrazar su mayor ventaja relativa. Le guste o no, Jerusalem sirve como un caso de prueba. En sus días regulares, la prueba parece tener éxito. «Sí», el nodo de los cipreses, «por supuesto» -por supuesto que está teniendo éxito, por supuesto que tiene un futuro. Sí, hay diferentes sectores y opiniones contradictorias y emociones vibrantes aquí, por encima y más allá de cada metro cuadrado, pero todavía funciona. Sigue teniendo éxito.

Y en sus días ardientes, exactamente lo contrario. En sus días ardientes, la esperanza desaparece no sólo de Jerusalem, sino de todo el dominio israelí -y algunos dirán mucho más.

Mientras celebramos, espero vivir para ver el día en que Jerusalem entienda que no puede sobrevivir sin cada uno de los sectores que lo manejan. Que no es coincidencia que todos estamos en él y que es tan importante para nosotros. Que la elección está en nuestras manos – todos podemos participar en su construcción, o todos llevaremos la vergüenza de su destrucción.

Dejá tu comentario

Israel

Gantz recibe esta noche el mandato de Rivlin

Agencia AJN.- El presidente Rubi Rivlin le entregará en un acto simbólico el mandato para formar gobierno al líder del partido Azul y Blanco, Benny Gantz. Lo primero que hará Gantz será reunirse con los partidos que ya le dieron su apoyo. El ambiente politico también está a la espera de la decisión del asesor letrado del gobierno, Avichai Mandelblit, con respecto al futuro de Netanyahu.

Publicado

el

Por

beny

Agencia AJN.- De acuerdo a un aviso oficial, esta noche a las 20:00 hora local, el presidente Rubi Rivlin le entregará en un acto simbólico el mandato para formar gobierno al líder del partido Azul y Blanco, Benny Gantz. Con el mandato en sus manos, Gantz tendrá 28 días para formar gobierno, algo que el ex primer ministro Netanyahu no consigió.

Lo primero que hará Gantz será reunirse con los partidos que ya le dieron su apoyo y firmar los acuerdos que le permitan comenzar el difícil rompecabezas politico. Luego comenzará la negociación con dos delos eslabones más complejos, el partido de Avigdor Liberman y la coalición árabe. Estos ya dijeron que si los objetivos de Gantz son como los de Rabin en su momento, no será un problema que reciba nuestro apoyo y hay de qué hablar.

RIVLIN

A Gantz no le gusta nada la idea de formar una coalición de minoría con el apoyo de los árabes desde afuera, por lo que verá la manera de tratar de convencer a alguna parte del bloque religioso de derecha, aunque la ex ministra de Justicia, Ayelet Shaked, ya avisó ayer que no pierdan el tiempo, «eso no ocurrirá», dijo.

El ambiente politico también está a la espera de la decisión del asesor letrado del gobierno, Avichai Mandelblit, con respecto al futuro de Netanyahu, ya que una decisión sobre el tema podría cambiar todo el panorama. Netanyahu por su parte, tratará de acelerar el camino para lograr la única salida que le queda, y es forzar unas nuevas elecciones en los próximos meses.

mandelblit

Al estar Israel «congelado» en los últimos meses, sin posibilidad de cambios ni nuevas leyes, el partido Azul y Blanco de Gantz, tratará en los próximos días de adelantar una ley provisoria donde se obligue al primer ministro dejar el cargo en caso que sea llevado a juicio, en ese caso, el Likud estaría obligado a elegir un nuevo líder y quizás así, se podría buscar otra solución a este tramado.

El canal 13 publicó ayer una encuesta sobre que pasaría en unas nuevas elecciones, pero lamentablemente, nada cambia. Habría un empate entre los dos partidos más grandes como también un empate entre los dos bloques, el de derecha y el de centro-izquierda. Y con este vaticinio, los expertos politicos ya no saben como se puede sacar al país de este laberinto politico.

Seguir leyendo

Israel

Israel. Jefe de la oposición reúne a principales referentes antes de recibir el mandato para formar gobierno

Agencia AJN.- El titular de la agrupación Azul y Blanco, Benny Gantz, se prepara para la ceremonia en la que el presidente Rivlin le dará 28 días para construir la mayoría de la Knesset

Publicado

el

Por

beny

Agencia AJN.- El jefe de Azul y Blanco, Benny Gantz, se reunió hace instantes con los líderes de los partidos que lo acompañan antes de recibir el mandato para formar el próximo gobierno del presidente Reuven Rivlin.

Gantz está recibiendo el mandato después de que el primer ministro Benjamin Netanyahu no pudo formar una coalición mayoritaria tras las elecciones de septiembre.

También se espera que Gantz enfrente dificultades para formar una coalición mayoritaria a pesar de expresar su confianza en que puede llegar a un acuerdo para un gobierno de unidad.

Tendrá 28 días para intentarlo, y si él también falla, puede pedirle al Parlamento que acuerde un candidato para primer ministro.

ben

Esta tarde Gantz se reunió con Gabi Ashkenazi, Yair Lapid y Moshe Yaalon, para discutir la posición de su partido en la Knesset estancada y los posibles caminos para alcanzar un avance que les permita formar un nuevo gobierno.

«Solo unas horas antes de recibir el mandato, nos estamos preparando y decididos a formar un gobierno responsable que rinda cuentas al público y a la misión que hemos asumido nosotros mismos, un gobierno para el pueblo de Israel», dijo Yaalon, según consignó Arutz Sheva.

A las 8 de la noche de Israel, Gantz será convocado formalmente por el presidente Rivlin para formar el próximo gobierno.

El jefe de Azul y Blanco necesita del apoyo de al menos 61 de los 120 miembros de la Knesset.

Mientras que Azul y Blanco obtuvieron la mayor cantidad de escaños en las elecciones de septiembre – 33, a los 32 del Likud – el Likud ganó el respaldo de 55 MK, todos de partidos de derecha y religiosos – y por lo tanto se le dio el mandato primero de formar un nuevo gobierno.

Si Gantz fracasa en su intento por formar gobierno, Israel podría enfrentar otras elecciones, una tercera en el lapso de un año.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!