Seguinos en las redes

Cultura

Israel. Proyecto para ayudar a la industria musical produce versiones de 50 canciones clásicas israelíes

Publicada

el

Screen-Shot-2020-10-05-at-3.35.26-PM

Agencia AJN.- Se necesitaron 80 músicos israelíes durante dos meses para grabar versiones de 50 canciones clásicas israelíes, como parte de un proyecto para ayudar a la industria musical israelí a hacer frente a los efectos de la pandemia del coronavirus.

Los artistas, cuyos estilos van desde el rock, el rap y el “mizrahi” israelí, pudieron dar su propio giro a estas canciones y ganaron unos 1.400 dólares. Si bien esto puede ser poco para algunos de los artistas más conocidos que participaron en el proyecto, para otros fue un salvavidas durante la pandemia.

Actualmente, unos 180.000 profesionales de la industria musical israelí están desempleados debido a la pandemia, incluyendo no sólo a los músicos sino también a los profesionales de la iluminación, los técnicos de sonido y los trabajadores de producción.

El proyecto Tzav Hashaa, o Llamada a la Acción, es obra de Inbar Nacht, presidenta de la Fundación Inbar y Marius Nacht, que en mayo se comprometió a aportar alrededor de 1 millón de dólares para ayudar a la industria musical en dificultades. Entre los artistas que participan en el proyecto se encuentran Aviv Geffen, Amir Dadon, Rita, Keren Peles, Netta Barzilai, Sarit Hadad y Shuli Rand.

La mitad de las canciones se han revelado justo después de Rosh Hashaná, y la otra mitad estará disponible justo después de la fiesta de Sucot, según Nachman Rosenberg, director general de Nacht Philanthropic Ventures. Están disponibles en YouTube, Apple Music y Spotify, entre otras plataformas de streaming. Todos los derechos de autor serán devueltos a los artistas.

Hasta la semana pasada, las canciones tenían más de 800.000 reproducciones en Israel y más de 30.000 en los Estados Unidos. Rosenberg dijo que las canciones también se habían escuchado en Japón, Alemania, los Países Bajos y Australia.

Además de prestar asistencia inmediata a los artistas, el objetivo del proyecto es exigir a la Knesset (Parlamento) a que apruebe una ley para proteger y promover la música israelí y a quienes la interpretan. Según Rosenberg, esa legislación, que se aplica en otros países y existe en Israel para otras industrias artísticas, podría forzar a las emisoras de radio que reprodujeran un determinado porcentaje de música israelí, proporcionar inversiones gubernamentales en la industria musical y asegurar estructuras de regalías apropiadas para los artistas.

Un borrador de dicha legislación, encargado por la fundación, estará disponible el próximo mes.

La fundación también ha financiado varios otros programas para beneficiar a las poblaciones afectadas por la pandemia, incluyendo a los adultos mayores, los trabajadores autónomos, las madres solteras, los pacientes de cáncer y los que se enfrentan al hambre.

Dejá tu comentario

Cultura

Efemérides. Un día cómo hoy nacía el actor Max Berliner

Publicado

el

Por

ber

Agencia AJN.- El actor y director Max Berliner cumpliría hoy 101 años. Nacido en Varsovia en 1919, Berliner llegó a la Argentina con su familia cuando tenía dos años. Durante su niñez vivió en el barrio de Once junto a su madre costurera y su padre broncero. Cuando tenía sólo cinco años y trabajaba en una fábrica de camas debutó en una obra teatral de Sholem Aleijem, “Inmigrantes”, donde se destacó por sus diálogos en ídish.

Berliner fue reconocido por su papel protagónico en películas como “La Nona”, “La Patagonia Rebelde” o “Plata Dulce” y sus interpretaciones en ídish, este año su carrera estuvo marcada por su vuelta a la AMIA, con un “Concierto a dos voces” de teatro y poesía en castellano e ídish.

En 2012 recibió el Premio Martín Fierro de la Asociación de Periodistas de la Televisión y la Radiofonía Argentinas (APTRA) y fue nombrado como Personalidad Destacada de la Cultura de la ciudad de Buenos Aires por la Legislatura porteña en diciembre del 2013 justamente por su tarea a favor de la difusión del ídish.

A los 18 años, Max Berliner creó el grupo ARTEA y luego fundó la sala con el mismo nombre. En ese escenario propio también participó su esposa, la actriz y pintora Rachel Lebenas, pero por razones ajenas a su voluntad, el teatro que en cada butaca tenía el nombre de un actor judío, no pudo mantenerse abierto.

“Max Berliner es una de los pocos exponentes vivos de la cultura y el teatro idish. Sin duda Max es un testigo de la época de oro del teatro judío de la Argentina, una de las comunidades judías más importantes del mundo. Su paso como docente en la escuela Sholem Aleijem ha permitido sembrar en los miles de alumnos, que hoy son padres y abuelos que están dispersos por el mundo, el sentimiento y la dulzura del idioma idish”, expresó su hijo Daniel Berliner en diálogo con la Agencia Judía de Noticias.
“Mi padre es lo que nosotros llamamos un Lerer (mestro)”, aseguró otro de sus hijos.

La escuela Sholem Aleijem en donde trabajó desde 1947 y por casi 60 años, más tarde, en su honor, bautizó su salón de actos con su nombre.

Además, el actor fue protagonistas de películas como “El profesor tirabombas”, “Pasajeros de una pesadilla” y “Highlander II”, entre otros éxitos.

Por otro lado, con su presencia en la publicidad de 2009 para un medicamento contra la artrosis ganó una gran popularidad en el público joven.

En su última actuación en la AMIA, en septiembre de este año, recitó uno de sus poemas favoritos, “Di Dame Mitn Hintl”, ante una sala colmada de público.

Max Berliner falleció el 26 de agosto de 2019 a los 99 años en la ciudad de Buenos Aires.

Seguir leyendo

Cultura

El director de la última película del Papa Francisco habla de la esperanza y el vínculo con el judaísmo

Agencia AJN.- Se trata del director Evgeny Afineevsky, de origen judío, nacido en Rusia, quien acaba de presentar la película Francesco en el Festival de Cina de Roma. Afineevsky ya fue nominado a un Oscar en 2016 por “Winter on Fire”, sobre el levantamiento popular en Ucrania.

Publicado

el

Por

papa

Agencia AJN.- Después de abordar la guerra en Siria, Evgeny Afineevsky, nominado al Oscar, quería que su próximo documental enviara un mensaje de esperanza, por lo que eligió como tema al único líder mundial que cree capaz de unir a la humanidad: el Papa Francisco.

Afineevsky, un judío nacido en Rusia, describe a Francisco como el gran conector, y “Francesco”, que se estrenó en el Festival de Cine de Roma el miércoles, coloca al Sumo Pontífice en el corazón de una narrativa que arroja una amplia red los problemas urgentes del mundo.

“El hilo principal de esta película es más sobre nosotros como seres humanos, que estamos creando desastres todos los días. Y él (el Papa) es quien nos está conectando a través de estos hilos”, dijo Afineevsky, ahora ciudadano estadounidense, en una entrevista.

Usando el coronavirus como plataforma de lanzamiento, la película de dos horas comienza con imágenes de una plaza de San Pedro desierta y resbaladiza por la lluvia en la noche del 27 de marzo, cuando Francisco dirigió un servicio de oración surrealista y solitario para aliviar la pandemia que se propaga rápidamente.

Luego corta las calles vacías de todo el mundo para transmitir el mensaje del Papa de que “todos estamos en el mismo barco”.

Afineevsky fue nominado a un Oscar en 2016 por “Winter on Fire”, sobre el levantamiento popular en Ucrania. Después de “Gritos de Siria”, una película posterior sobre la guerra civil en ese país. “Esto me llevó al lado más oscuro de la humanidad”, por lo que se sintió obligado a producir algo edificante.

“Así como el Papa Francisco llama la atención sobre la situación horrible que nosotros como humanidad hemos creado, yo quería encontrar esperanza, luz y amor y dar esta esperanza a la gente. A través de sus acciones (del Papa), encontré esto”, dijo.

“Es la historia de nosotros, y él nos ayudó a entender estas cosas”, agregó el director cinematográfico.
La película aborda otros temas de actualidad como la creciente brecha entre ricos y pobres, el racismo, el cambio climático, el abuso sexual, la migración, la trata de personas, la polarización política y las relaciones entre cristianos, musulmanes y judíos.

El espectador los ve a través de los ojos del Papa, sus pronunciamientos, sus escritos, sus tuits, sus viajes y los titulares de los periódicos. También incluye entrevistas de Afineevsky con Francisco y apariciones de expertos de la Iglesia Católica, refugiados, víctimas de abuso sexual, una pareja homosexual, un sobreviviente del Holocausto, rabinos y musulmanes.

Se entremezclan imágenes de bombas en Siria, barcos de migrantes hundiéndose en el Mediterráneo, tifones en Filipinas, el derretimiento de los casquetes polares, la separación de familias en la frontera entre Estados Unidos y México, un campo de refugiados en Grecia y negros asesinados por la policía en Estados Unidos con comentarios papales.

Aunque positiva en su evaluación general, la película evita la hagiografía abierta de los documentales de Francisco realizados por grupos religiosos.

Destaca el hecho de que juzgó completamente mal la escala y la gravedad de la crisis de abuso sexual en la Iglesia, y que luego reconoció públicamente su error y se disculpó. “Es hermoso ver a un líder en su posición, y simplemente a un ser humano humilde, que es capaz de decir: ‘Lo siento, estoy equivocado'”, concluyó Afineevsky.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!