Seguinos en las redes

Israel

Itzjak Rabin, el primer ministro de Israel que firmó los Acuerdos de Oslo, habría cumplido 98 años

Publicada

el

Rabin

Agencia AJN.- Itzjak Rabin z’l, primer ministro del Estado de Israel, nació en la ciudad de Jerusalem el 1º de marzo de 1922, hijo de integrantes de la Tercera Aliá. Su padre Nehemías llegó a Eretz Israel (Tierra de Israel) en 1917 como voluntario de la Legión Judía y fue miembro de Poalei Zión, uno de los partidos políticos antecesores de MAPÁI y más delante de Avodá, mientras que su madre Rosa, hija de un rabino contrario al sionismo, concretó su aliá en 1919.

Finalizó sus estudios secundarios en 1941 en la Escuela Agrícola Kaduri y fue distinguido como uno de los mejores alumnos. Luego se unió al Palmaj, la fuerza de elite de la Haganá, organización militar clandestina de defensa de la población judía de Eretz Israel, donde se destacó y se desempeñó como oficial.

Luego del establecimiento del Estado de Israel y la constitución del Tzahal, el Ejército de Defensa de Israel, inició la carrera militar en la que se destacó permanentemente hasta ser general de división a los 32 años, posteriormente designado séptimo Ramat Kal (jefe del Estado Mayor) (1962-1967) y promovido al rango de teniente general.

Rabin desarrolló una doctrina de combate basada en el movimiento y la sorpresa, que fue empleada con éxito en Miljemet Sheshet Haiamim (Guerra de los Seis Días).

En enero de 1968, al asumir Jaim Bar Lev como Ramat Kal, se retiró y entró en la política. Meses después fue designado embajador en Washington, cargo que ocupó hasta 1973 y en el que tuvo una activa participación en la promoción de la “cooperación estratégica” con los Estados Unidos, que llevó a la masiva ayuda militar estadounidense a Israel.

Regresó al Estado judío poco antes de la Guerra de Iom Kipur y se integró al partido Laborista. Allí fue elegido miembro de la Knesset (parlamento israelí) y fue designado ministro de Trabajo por la primera ministra Golda Meyer en marzo de 1974. La situación creada como consecuencia de la guerra hizo que Meyer y todo su gabinete renunciara, hecho que lo catapultó al cargo de primer ministro, designado por la Knesset el 2 de junio de 1974, quinto en la corta historia del Estado de Israel y el primero nacido en el país.

Como primer ministro tuvo un estilo de liderazgo franco, directo y a veces llano hasta el punto de parecer rudo, con el cual tuvo que hacer frente a la necesidad de rehabilitar a Tzahal, reconstruyendo la confianza pública en el liderazgo militar y político, solucionar problemas sociales y mejorar la economía del país, tarea que se vio complicada por escándalos internos, una creciente intranquilidad industrial y rivalidades personales dentro del gabinete.

En 1975, Rabin concluyó el Acuerdo Interino con Egipto que condujo a la retirada israelí del Canal de Suez a cambio del libre tránsito de la navegación israelí por él. Un resultado de éste fue la firma del primer Memorándum de Entendimiento entre el gobierno de Israel y los Estados Unidos, asegurando el apoyo estadounidense a los intereses israelíes en la escena internacional y una renovada ayuda de ese país.

En julio de 1976, el gobierno encabezado por Rabin ordenó la “Operación Entebbe” para el rescate de los pasajeros del avión de Air France secuestrados por terroristas y conducido a Uganda. En esta osada operación, a miles de kilómetros de distancia de casa, casi la totalidad de los rehenes fueron liberados y transportados ilesos a Israel, mientras que el comandante de la operación, teniente coronel Yonatán Netaniahu, resultó muerto en el combate en el aeropuerto de Entebbe.

En 1977, luego de un período de crisis económica y social, un voto de desconfianza en la Knesset lo obligó a llamar a elecciones anticipadas y fue designado por el Partido Laborista como su candidato a primer ministro en las elecciones que se llevarían a cabo a mediados de ese año, postulación a la que se ve obligado a renunciar como consecuencia de la difusión de que su esposa Lea mantuvo abierta una cuenta de ahorro en dólares en los Estados Unidos luego que concluyera su misión diplomática.

Su retiro de la vida política activa es relativamente corto, pues en las elecciones siguientes volvió a ingresar a la Knesset y en 1984 ocupó el cargo de ministro de Defensa en los dos gobiernos de unidad nacional liderados por Isaac Shamir hasta marzo 1990, cuando el partido Laborista se retiró del gobierno y convirtió en opositor.

Rabin triunfó en las elecciones primarias que efectuó el laborismo, con vistas a las elecciones de renovación de la Knesset en junio de 1992, y se convirtió en el líder del partido y su candidato a primer ministro.

Al triunfar el partido Laborista en esa elección, fue designado primer ministro por segunda vez y ministro de Defensa, período en el que se destacó el inició y la conclusión del proceso de negociaciones con los palestinos denominado “Acuerdos de Oslo”, que finalizaron en la ciudad de Washington con conversaciones directas que Rabin y Shimon Peres, ministro de Relaciones Exteriores, mantuvieron con Yasir Arafat. En éstas el presidente estadounidense Bill Clinton actuó como mediador y se firmó el acuerdo final, denominado “Declaración de Principios”, el 13 de septiembre de 1993 en los jardines de la Casa Blanca. Esto les valió a los tres signatarios el Premio Nobel de la Paz.

En 1994 el gobierno encabezado por Itzjak Rabin firma un tratado de paz con Jordania, pese a lo cual recrudecen los atentados terroristas palestinos como también las versiones de que se desmantelarían los asentamientos de Gaza, Yehuda y Shombron, situación que se profundiza durante 1995 en que diversos líderes políticos israelíes, entre ellos el ministro Yossi Beilin, estarían dispuestos a entregar una parte de la ciudad de Jerusalem a los palestinos.

Estos hechos enrarecen la situación política israelí y se producen manifestaciones tanto contrarias como favorables al accionar del gobierno. Una de estas últimas se llevó a cabo el Motzeir Shabat (luego de la finalización del Shabat) en la plaza Melej Israel (Reyes de Israel) de la ciudad de Tel Aviv, el 4 de noviembre de 1995. Luego de pronunciar un discurso defendiendo las conversaciones de paz con los palestinos, Isaac Rabín z’l es asesinado por Amir.

El magnicidio sume en duelo a toda la población judía mundial, asombrada y sorprendida por lo ocurrido, quien a partir de 1996 honra anualmente la memoria del líder asesinado, cuyos restos descansan en el cementerio de Har Herzl, en la ciudad de Jerusalem.

Dejá tu comentario

Coronavirus

Coronavirus: 7.428 casos confirmados en Israel y 40 muertes

Agencia AJN.- Una mujer de 70 años con afecciones preexistentes murió en el Hospital Ichilov. El número de casos confirmados en Israel aumenta a 7.428.

Publicado

el

Por

coronavirus

Agencia AJN.- El número de muertos por coronavirus en Israel aumentó a 40 el viernes por la noche, luego de que una mujer de 70 años con afecciones preexistentes falleciera en el Hospital Ichilov en Tel Aviv.

Más temprano el viernes, un hombre de 79 años murió en el Hospital Meir en Kfar Saba por coronavirus. Un hombre de 75 años de Pardes Hanna Karkur falleció también después de que su condición empeorara.

Cuatro de las 40 muertes en Israel por COVID-19 se registraron el viernes, según confirmó el canal 13 de la televisión israelí.

Según los datos actualizados publicados por el Ministerio de Salud el viernes por la noche, el número de casos confirmados de coronavirus en Israel ha aumentado a 7.824. De ellos, 113 están en estado grave y 96 están con un respirador.

Unos 115 de los casos están en condiciones moderadas y el resto en condiciones buenas. Unas 403 personas se recuperaron del virus y regresaron a sus hogares.

Además, el Ministerio dijo que 2.874 trabajadores de la salud están actualmente aislados debido al virus. De estos, 631 son médicos, 1.023 son enfermeros y 1.220 son otro tipo de personal médico.

Seguir leyendo

Israel

Coronavirus/Israel. Bennett y la guerra que no pensaba dirigir

Agencia AJN. El Ministerio de Defensa parece decidido a liderar la lucha de Israel contra el coronavirus. Mientras los principales protagonistas del gobierno cumplen la cuarentena por distintos motivos, la cartera que encabeza Bennett hizo un despliegue importante para atender la demanda de los israelíes mientras el Ministerio de Salud trabaja para cuidar a aquellos que luchan por respirar.

Publicado

el

Por

bene

Agencia AJN.- El ministro de Defensa de Israel, Naftali Bennett, adquirió un importante protagonismo ante el avance de coronavirus en ese país al garantizar una importante logística para hacer frente a la pandemia, aunque el mismo funcionario confesó que “esta no es la guerra que pensaba dirigir”.

Aunque el gobierno aún no ha declarado un estado de emergencia nacional, según la ley, el Comando del Frente Interior está autorizado a asumir la responsabilidad de gestionar la situación junto con las autoridades civiles.

La semana pasada, se ordenó a las IDF (Fuerzas de Defensa de Israel) que se hicieran cargo de los miembros mayores y vulnerables de la sociedad civil, proporcionándoles alimentos, equipos médicos y otras necesidades básicas. Miles de ancianos han sido atendidos por miles de soldados del Comando del Frente Interior en una operación llamada Golden Guards.

Las IDF están listas y dispuestas a tomar el control de la lucha de inmediato, dijeron altos funcionarios de Defensa.

Si bien puede que no sea la guerra que pensó que iba a dirigir, Bennett ha tenido un impresionante manejo de la crisis del coronavirus. Ha abierto varios hoteles de cuarentena, lo que permite que miles de israelíes se autoaislen de manera segura de sus familiares y amigos.

También desplegó cientos de soldados para acompañar a la policía en la aplicación del semi-cierre nacional; y adquirió millones de máscaras y otros equipos de protección.

El Ministerio de Defensa ha podido solucionar la falta de ventiladores en el país al convertir una fábrica de misiles en una que fabrica ventiladores. El radar utilizado para proteger las fronteras se está probando para controlar los signos vitales de los pacientes con coronavirus.

En medio de esta crisis, el servicio secreto israelí, el Mossad se convirtió en una suerte de Cruz Roja al traer al país 30 respiradores artificiales, 25.000 barbijos especiales y millones de barbijos quirúrgicos para los equipos médicos de todo el país.

Los cerebros de Start-up Nation están produciendo productos “Made in Israel” para combatir una pandemia global.
Al principio, el ministro de Defensa pidió al gobierno que realizara pruebas de coronavirus, diciendo que el Ministerio de Salud debería evaluar a más de 30.000 personas diariamente.

Si bien se ha ordenado al Ministerio de Salud que lleve a cabo dicho número, actualmente solo se realizan 7,000 pruebas diarias.

A pesar de que el número de israelíes diagnosticados con el virus continúa aumentando, y aunque el Ministerio de Defensa es capaz de manejar una pesadilla logística, el primer ministro Benjamin Netanyahu parece reacio a entregar la responsabilidad de la pandemia a Bennett.

La gestión de esta crisis ha mostrado una brecha en el liderazgo ya frágil del gobierno.
La crisis del coronavirus no se limita al Ministerio de Salud. Es una crisis multifacética y complicada que tendrá un impacto duradero en el Estado de Israel.

Mientras que el Ministerio de Salud trabaja para cuidar a aquellos que luchan por respirar, el Ministerio de Defensa tiene el mejor brazo logístico para asumir la responsabilidad.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!