Seguinos en las redes

Medio Oriente

La Autoridad Palestina ordena a las empresas palestinas que eliminen los letreros en hebreo

Agencia AJN.- El gobernador de la Autoridad Palestina emitió una «decisión estricta» que obligaba a todas las instalaciones comerciales a reemplazar los letreros por otros escritos en árabe.

Publicada

el

settlement

Agencia AJN.- Abdullah Kmeil, gobernador de la Autoridad Palestina del distrito de Salfit en el centro de Cisjordania, emitió el jueves una “decisión estricta” que obliga a todas las instalaciones comerciales y tiendas de la zona a retirar letreros y vallas publicitarias escritas en hebreo.

Kmeil, quien también es un alto funcionario de la facción gobernante Fatah encabezada por el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, ordenó a las empresas que reemplazaran los letreros y vallas publicitarias por otros escritos en árabe.

La decisión se tomó después de que muchas empresas palestinas en Cisjordania, especialmente las cercanas a los asentamientos, comenzaran a colgar carteles en hebreo para atraer clientes judíos.

Kmeil les dio a las empresas una semana para cumplir con la decisión, según el Departamento de Relaciones Públicas y Medios de la Gobernación de Salfit.

Kmeil dijo que la medida «surge a la luz de una decisión que se tomó previamente y que confirma que la ocupación está explotando el escenario de los carteles en hebreo con fines que sirven a su política racista y fascista».

Hizo hincapié en la necesidad de que todos acaten la decisión «como respuesta a la política israelí y la arrogancia de la ocupación destinada a robar nuestras tierras y borrar los rasgos de la identidad palestina en la gobernación de Salfit, donde los asentamientos se están expandiendo».

El gobernador de la Autoridad Palestina advirtió que cualquier persona que viole su decisión será sometida a estrictas acciones legales.

Kmeil pidió a las autoridades locales y a las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina que tomen medidas inmediatas para implementar la decisión comunicándose con los comerciantes y empresarios para informarles que deben reemplazar inmediatamente los letreros.

El distrito de Salfit es una de las 16 gobernaciones de la Autoridad Palestina. Su capital de distrito y ciudad más grande, Salfit, tiene una población de casi 15.000 habitantes. Según la Oficina Central de Estadísticas de Palestina, el distrito de Salfit tenía una población de 75.444 en 2017.

Dejá tu comentario

Medio Oriente

Continúan las protestas en Irán: alumnas de escuelas superiores se quitaron el velo

Agencia AJN.- Desde la muerte de Mahsa Amini, una serie de protestas se desató en todo el país y la cifra de muertos en manos de las fuerzas policiales asciende a 154.

Publicado

el

Por

iran protestas

Agencia AJN.- Alumnas de escuelas superiores en varias ciudades de Irán se quitaron el velo en público como protesta por la muerte de Mahsa Amini, la joven de 22 años que falleció el 6 de septiembre luego de haber sido detenida por la policía moral.

Desde la muerte de la joven, una serie de protestas se desató en todo el país y la cifra de muertos en manos de las fuerzas policiales asciende a 154.

Videos publicados en las redes sociales muestran a decenas de alumnas sin velo en una escuela, luego de la visita de un burócrata iraní que intentaba calmarlas.

Otras manifestaciones de alumnas que desafiaron la ley quitándose el velo obligatorio en público se produjeron entre en Saqez, Sanandaj, Karaj y Teherán.

Seguir leyendo

Medio Oriente

Opinión: El engaño de la solución de dos Estados entre israelíes y palestinos

La idea de que los Estados judío y árabe coexistirán pacíficamente está muy extendida en los círculos académicos y políticos contemporáneos, pero ignora la realidad sobre el terreno.

Publicado

el

Por

e
Una foto de 1999 con Ehud Barak, Bill Clinton y Yasser Arafat: El rechazo palestino se impuso cada vez que una partición concreta estaba en la agenda, como la ofrecida por Barak en 2000, dice el escritor del artículo. (Crédito de la foto: WIN MCNAMEE/REUTERS)

Artículo publicado por Efraim Inbar en The Jerusalem Post.- El primer ministro Yair Lapid anunció hace dos semanas en la ONU su visión para resolver el conflicto israelí-palestino: la solución de los dos estados (2SS).

Aunque muchos países alabaron a Lapid, incluido Estados Unidos, una recomendación política basada en una ilusión tiene pocas probabilidades de éxito. La idea de que los Estados judío y árabe coexistirán pacíficamente está muy extendida en los círculos académicos y políticos contemporáneos, pero ignora la realidad sobre el terreno.

Desgraciadamente, por dos razones, es poco probable que surja pronto un resultado estable y pacífico según el paradigma de los 2SS: Los movimientos nacionales árabe palestino y sionista no están cerca de alcanzar un compromiso histórico, y los palestinos demostraron ser incapaces de construir un Estado.

Para la matoría de los israelíes, los acuerdos provisionales de Oslo en la década de 1990 supusieron el inicio de la separación de los palestinos, un proceso que acabaría conduciendo a la partición. Se suponía que la Autoridad Palestina (AP) se haría cargo de los territorios evacuados por el ejército israelí y las aspiraciones nacionales de los palestinos, proporcionaría la ley y el orden y evitaría el terrorismo contra Israel. También se esperaba que la AP negociara un acuerdo permanente con Israel, logrando un compromiso histórico entre los dos movimientos nacionales.

Sin embargo, a pesar de los repetidos esfuerzos, principalmente de Estados Unidos, este proceso de paz previsto no logró alcanzar un acuerdo global.

Las actitudes de los protagonistas en las cuestiones fundamentales de Jerusalem -los refugiados y las fronteras están demasiado alejadas-, y salvar las diferencias parece imposible. Las posiciones de Israel se endurecieron desde el estallido de la Segunda Intifada en 2000 y la percepción de la amenaza aumentó, lo que provocó un notable descenso del apoyo israelí a las concesiones a los palestinos. Encuestas recientes indican que sólo un tercio de los israelíes judíos apoyan el paradigma de los 2SS.

Con el terrorismo palestino intermitente desde Cisjordania desde el 2000 y Gaza convertida en una plataforma de lanzamiento de miles de misiles dirigidos a civiles israelíes después desde el 2007, la mayoría de los israelíes dejaron de creer que los palestinos son un socio para la paz.

En esta coyuntura, la sociedad palestina, bajo el hechizo de un ethos nacionalista e islámico, es incapaz de alcanzar un compromiso con el movimiento sionista. Encuestas recientes (marzo de 2022) muestran que dos tercios de los palestinos dicen que Israel es un Estado de apartheid, y el 73% cree que el Corán contiene una profecía sobre la desaparición del Estado de Israel.

La proposición de que la condición de Estado produce inevitablemente un comportamiento responsable es dudosa, teniendo en cuenta el número de líderes que llevaron a sus Estados al abismo. El actual sistema educativo palestino y los medios de comunicación oficiales incitan al odio hacia los judíos, a los que se culpa de todas las desgracias palestinas.

Además, desde el año 2000, el modelo a seguir para los jóvenes palestinos es el «shahid» (mártir) que se inmola entre los judíos. El nivel de apoyo de los palestinos a los actos de violencia contra objetivos israelíes es asombroso.

De hecho, el rechazo palestino se impuso siempre que se planteó una partición concreta, como la ofrecida por el ex primer ministro israelí Ehud Barak en 2000 o la propuesta por el ex primer ministro del Estado judío Ehud Olmert en 2007. Incluso el líder palestino «moderado» Mahmud Abbas rechaza la idea de que Israel sea un Estado judío. Cualquier Estado palestino estará en desacuerdo con sus fronteras e intentará utilizar la fuerza para alcanzar sus objetivos.

Slain Israeli Prime Minister Rabin with former US President Bill Clinton and former PLO President Yasser Arafat after signing the Oslo Accords at the White House on September 13, 1993. (credit: REUTERS)

El asesinado primer ministro israelí Rabin con el ex presidente de EE.UU. Bill Clinton y el ex presidente de la OLP Yasser Arafat tras firmar los Acuerdos de Oslo en la Casa Blanca el 13 de septiembre de 1993. (Crédito: REUTERS).

Además, el mayor peso político de Hamás, que considera la mera existencia de Israel como un sacrilegio religioso, socava cualquier posibilidad -si es que alguna vez la hubo- de llegar a un compromiso. Como deja claro el asunto de Gaza, hay pocas razones para creer que dar poder a los islamistas radicales conducirá a la moderación. De hecho, los continuos ataques a Israel desde la Gaza gobernada por Hamás indican que el «fin de la ocupación» y la «eliminación de los asentamientos» son condiciones insuficientes para poner fin al conflicto.

Por último, las dos sociedades en duelo todavía tienen energía para luchar y, lo que es más importante, para absorber la angustia necesaria para alcanzar sus respectivos objetivos políticos. El nacionalismo inspira a la gente a soportar el dolor y las dificultades durante las guerras nacionales. En ocasiones, el agotamiento de la sociedad -en lugar de una oportunidad para un compromiso óptimo- pone fin a un conflicto étnico prolongado. Si el dolor es el factor más influyente en la curva de aprendizaje de las sociedades, parece que israelíes y palestinos no sufrieron lo suficiente para llegar a un acuerdo.

La sobria constatación de que un Estado palestino no vivirá pacíficamente junto a Israel refuta el primer supuesto del paradigma de los 2SS.

¿Por qué los palestinos no pueden construir un Estado?

La segunda suposición de los 2SS postula que el movimiento nacional palestino lograría este objetivo, si tuviese la oportunidad de construir un Estado. Esta suposición también está alejada de la realidad política actual.

No todos los grupos étnicos tienen capacidad para construir un Estado. Cuando tuvo la oportunidad de autogobernarse, el antiguo líder palestino Yasser Arafat estableció un sistema político corrupto, ineficiente, sin ley y autoritario. La AP de Arafat era un sistema bizantino en el que gobernaba mediante tácticas de «divide y vencerás». Al permitir la competencia entre líderes, agencias e incluso milicias, se convirtió en el árbitro y dispensador definitivo de puestos de trabajo y remuneraciones. Este sistema descentralizado acabó degenerando en el caos.

El principal fracaso del sistema residía en el área más crítica para la construcción del Estado: el monopolio del uso de la fuerza. La plétora de milicias armadas desafía a la autoridad central y preserva una comunidad palestina ya fracturada, formada por familias y clanes enfrentados.

En gran medida, la AP es un Estado fallido, que se define por la falta de monopolio del uso de la fuerza, la prestación de una justicia y unos servicios limitados a la población y la incapacidad de mantener un clima jurídico y normativo adecuado a una economía moderna.

Abbas, elegido en enero de 2005 para dirigir la AP, no pudo superar el legado político de Arafat. Abbas evitó enfrentarse a las bandas armadas y no consiguió centralizar los servicios de seguridad. De hecho, la AP perdió el control de Gaza a manos de Hamás y tiene continuas dificultades para desmantelar las milicias en el territorio bajo su control formal. Cabe destacar que ni siquiera Hamás consiguió adquirir el monopolio del uso de la fuerza en Gaza, permitiendo la existencia de organizaciones y clanes armados.

La comprensión de que la AP no es una entidad política que funcione penetró gradualmente en la conciencia de la comunidad internacional. Incluso los medios de comunicación mundiales, en su mayoría pro-palestinos, cuestionan cada vez más la viabilidad de la fórmula de los dos Estados. Del mismo modo, el actual discurso diplomático internacional reconoce la incapacidad de la AP para servir de socio de paz para Israel, abogando por el apoyo internacional a la construcción del Estado.

Las expectativas de que los palestinos construyan pronto un Estado moderno, incluso con ayuda occidental, son ingenuas. En Europa se tardó siglos en construir estados-nación. Salvo en el caso de Egipto, una entidad histórica que posee un nivel de cohesión política, los intentos de construcción de un Estado en Medio Oriente sólo tuvieron un éxito parcial. Irak, Líbano, Libia, Somalia y Yemen son ejemplos de entidades políticas que se enfrentan al problema de establecer una autoridad central y la modernidad.

Desgraciadamente, no todos los conflictos prolongados tienen una solución inmediata. A falta de un acuerdo negociado, la gestión del conflicto es la estrategia adecuada para tratar la disputa árabe israelí-palestina.

Dicha estrategia pretende minimizar el coste del conflicto armado y preservar la libertad de maniobra política. Su objetivo es también ganar tiempo, con la esperanza de que el futuro traiga mejores alternativas. La falta de un objetivo final claro no es inspiradora, pero puede ser la mejor manera de abordar una situación compleja.

 

Efraim Inbar es el presidente del Instituto de Estrategia y Seguridad de Jerusalem.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!