Seguinos en las redes

Coronavirus

“La pandemia es una tragedia para los chicos”, asegura el director de Psicología de la Universidad de Tel Aviv

Agencia AJN.- Alberto Meschiany, israelí de origen argentino, dirige el servicio de asistencia terapéutica a estudiantes de la prestigiosa universidad israelí. En diálogo con la Agencia AJN, compartió las principales consecuencias que observa en sus pacientes producto del virus y del confinamiento. “Los chicos sufren el aislamiento social, y la capacidad de mantener la atención frente a la computadora se va deteriorando con el tiempo”, señaló. Además, advirtió que los efectos más frecuentes surgidos por este período son la ansiedad y la depresión.

Publicada

el

WhatsApp Image 2021-02-23 at 17.45.03

Agencia AJN (por Martín Klajnberg).- Si hay algo que la pandemia, y los aislamientos obligatorios que ha forzado en todo el mundo, ha dejado de manifiesto, es la importancia de la salud mental. En tiempos desafiantes desde todo punto de vista, los cambios que afectaron las dinámicas de las sociedades han alterado el comportamiento humano y la forma de relacionarse entre pares.

Alberto Meschiany es el director del servicio de Psicología de la Universidad de Tel Aviv, y ha sido el responsable del acompañamiento que la prestigiosa institución educativa israelí brindó a sus estudiantes. En diálogo con la Agencia AJN, el israelí de origen argentino compartió su mirada sobre el impacto que tuvo la pandemia y los períodos de confinamiento que transformaron la vida de los israelíes.

“Los problemas más frecuentes, según veo y escucho de mis colegas, son la ansiedad, que se produce al escuchar tanto las noticias y ver la preocupación de muchos padres que fueron perjudicados económicamente por la situación, la tensión que se vive en las casas por el miedo, y la depresión, producto de una baja actividad física, que conlleva una desmoralización por no tener dónde sacar la energía”, explicó desde Israel.

Lo mismo se ve reflejado en los estudiantes universitarios, para los que la universidad brinda asistencia psicológica. “Nuestros servicios tienen ahora una gran cantidad de estudiantes que piden ayuda. Es casi una avalancha para nosotros, no tenemos la capacidad de recursos para atender a todos los que necesitan acompañamiento”, se lamentó.

“Como siempre en situaciones de crisis, nos vimos obligados a adaptar nuestra forma de trabajo con técnicas de terapias focalizadas más cortas, que muchas veces son muy efectivas, porque hay estudiantes que requieren ayuda por una reacción a la situación actual y no a un problema que traen de toda la vida”, agregó.

Por otro lado, Meschiany sostuvo que “en todo tipo de crisis la salud mental es un tema relegado”. “La inversión es muy baja, a pesar de que el índice de gente afectada es muy alto. Son grupos muy dejados de lado, y este tipo de crisis hace un agujero en la estabilidad de la gente que es invisible para los que deciden”, expresó.

A continuación, el detalle de la entrevista que mantuvo Meschiany con la Agencia AJN:

AJN- ¿Cómo sigue el protocolo en la universidad? ¿Hay planificado un regreso a la presencialidad a medida que avanza la vacunación?

AM- La Universidad todavía no se abre a las clases presenciales. Estaba planeado originalmente prepararnos para la enseñanza virtual durante todo este año. De a poco se está evaluando ver cómo podemos devolver al campus a clases pequeñas. Lo que pasa es que también dependerá del índice de vacunados entre los estudiantes, y no se puede hacer discriminación entre quien se vacunó y quien no se vacunó porque la vacuna no es obligatoria. No se puede dar clases solo a los vacunados, y la experiencia muestra que las clases híbridas, donde algunos están en forma presencial y otros están conectados por alguna plataforma, no funciona. La comunicación simultánea con los que están presentes y los que no es distinta, y no hay una solución tecnológica satisfactoria, a mi manera de ver. Para hacer eso, es mejor que todos sigan de manera virtual. Además, en los primeros años de la formación universitaria pueden haber quizás 200 personas en un curso, y no hay forma de mantener una clase para esa cantidad de gente con distancia, no hay aula que lo permita. Asique supongo que en el corto plazo va a ser complicado volver.
En mi práctica privada atiendo chicos, y veo las dificultades que aparecen sobre todo en las edades intermedias, que están en las casas ya hace casi un año. Es una tragedia para ellos, porque no se ven, no tienen actividades conjuntas, el material que deben aprender no lo aprenden como se debe y porque sufren de aislamiento social, que a esa edad es muy bravo. Los perjudica mucho. Ni que hablar cómo se trató el tema del miedo a la pandemia entre los jóvenes. No hay vacunación para chicos, entonces el peligro sigue estando.

AJN- ¿Qué efectos concretos puede observar en los chicos producto de la pandemia, del aislamiento y de todo lo que pasó este año?

AM- Hay dos o tres problemas que son los más frecuentes, según veo yo y escucho de mis colegas. El primero es la ansiedad, que se produce al escuchar tanto las noticias y ver la preocupación de muchos padres que fueron perjudicados económicamente por la situación. Se vive con mucho temor, y eso se suma a las dificultades para aprender de manera virtual. La capacidad de mantener la atención frente a la computadora se va deteriorando con el tiempo. Todos sabemos que el porcentaje de chicos que les gusta ir al colegio es poco, es una realidad. Ahora que tienen que estar frente a la computadora todo el día, es todavía peor.
El segundo síntoma es la depresión, que tiene que ver con una baja actividad física y también con un tipo de desmoralización que surge de perder la alegría y la vitalidad que te dan lugares para sacar la energía y la falta de encuentros sociales. También hay un deterioro del autoestima, en chicos que no pueden expresar sus capacidades.
Además, hay muchas tensiones en las casas. Hay hogares en los cuales hay varios niños en edad escolar y mantener una convivencia con padres que trabajan produce una tensión traumática. Las tensiones y la posibilidad de explosión en las casas crece mucho en esas situaciones, y más a largo plazo.

f90-school-1168×657

AJN- ¿Y en el caso de los universitarios? ¿Son los mismos efectos?

AM- Son similares, pero cambia con la edad. También la ansiedad y la depresión son las principales cuestiones, por las que nuestros servicios tienen ahora una gran cantidad de estudiantes que piden ayuda. Es casi una avalancha para nosotros, no tenemos la capacidad de recursos para atender a todos los que necesitan acompañamiento, lamentablemente.
En nuestro servicio proveemos terapia a todos los estudiantes que la requieren, pero hoy por hoy todo el equipo está sobrepasado de casos. Incluso pueden haber alumnos que siguen requiriendo nuestra ayuda y lamentabemente tenemos que posponer el comienzo de las terapias. Como siempre en situaciones de crisis, nos vimos obligados a adaptar nuestra forma de trabajo con técnicas de terapias focalizadas más cortas, que muchas veces son muy efectivas, porque hay estudiantes que requieren nuestra ayuda por una reacción a la situación actual y no a un problema que traen de toda la vida. Es una situación anormal que produce una reacción que puede ser de mucha ansiedad o de depresión pero que, al ser una reacción temporaria, se puede enfrentar con una terapia más focalizada y más corta, que ayuda a la persona a volver a su funcionamiento pre-crisis.

AJN- Por más que sea una reacción a una situación particular, ¿puede que el problema persista en el tiempo y que la coyuntura de crisis haya actuado como detonante de un problema mayor?

AM- Sí, ese es un tema enorme. Tiene que ver con el trauma y las llamadas reacciones post-traumáticas, y depende de cuán largas sean y cuál es la posibilidad de que se reactive esta situación en el pacient. Israel lamentablemente tiene mucha experiencia en eso desde el punto de vista militar. Hay gente que tuvo traumas de los que se sobrepuso pero, a la próxima guerra, resurge el problema. No es comparable con una guerra, pero lo que le pasó a una persona durante la pandemia puede haberse transformado en un trauma, dado que se desestructuró en lo emocional, en lo afectivo, hasta en lo cognitivo. En el futuro puede haber una reacción que reactive esta situación. Depende de cuán dura fue la situación actual para esa persona.

AJN- Hubo una vuelta a clases fallida en Israel en la primera etapa, cuando se abrió y se debió volver a cerrar las escuelas por un brote de casos. ¿Puede haber sido un caso de un trauma que, al volver al encierro, reapareció con más fuerza?

AM- Es una buena observación. Ni siquiera hace falta estar en la profesión para entender que crear expectativas positivas fortalece la posibilidad de recuperación, pero al recibir un nuevo golpe quita un poco la forma en la que uno se puede reponer a eso. Afecta más el haber tenido la esperanza de terminar con eso y que desaparezca en gente cuya estructura es más débil. Cada vez que vuelve el encierro, hay más gente afectada, y el desgaste emocional es enorme. Como no se sabe cuándo se termina, es peor. Si uno sabe que dura un mes, o dos meses, uno se prepara y lo pasa, pero al no saber cuándo se termina el desgaste es muy grande. Eso pasó en muchos hogares. La gente se fue deteriorando cada vez más, magnificado también por problemas económicos.

Alberto Final 1

Alberto Meschiany.

AJN- ¿Hay algo particular que debería hacer un gobierno para ayudar desde la comunicación a evitar que estos golpes impacten con mayor dureza?

AM- No quiero meterme en temas políticos, pero cuando se levantó el primer cierre el primer ministro (Benjamín Netanyahu) dijo a la población que saliera a festejar. Eso obviamente fue un error. Él no sabía qué iba a pasar, el creyó que esto se terminaba, pero su error fue no tener en cuenta la consecuencia de promover falsas expectativas en la población, especialmente en la gente que confía y cree en las autoridades responsables. Los gobiernos deben recordarse día a día la gran responsabilidad que les implica ser gobernantes, y tratar de manejarse con una voz clara. Puede ser un poco paternalista, pero si quieren dar más tranquilidad, debería haber un solo mensaje, y que se discutan las ideas puertas adentro.

AJN- Desde el punto de vista psicoanalítico, ¿cómo se puede explicar lo que está pasando con la gente que se opone a recibir la vacuna?

AM- No diría que desde el punto de vista psicoanalítico, pero así como desde el principio de la pandemia estaba muy claro el tema de cómo influyen los miedos en la conducta de la gente, ahora que aparentemente llega el final, también ahí hay miedos. Porque, sin duda, para que esto se termine más rápido hace falta la vacuna, pero vacunarse es permitir inyectarse un producto nuevo del que no hay experiencia, y hay gente que promueve el miedo. Incluso gente importante, médicos, promueven información que algunos dicen que es falsa y otros no. El vicedirector del hospital de Tel Hashomer, que está involucrado en los procesos médicos, dijo por la radio que incluso hay médicos a los que puede acusar de mal uso de la profesión, y que pueden llegar a sacarles el título de médico por difundir noticias. Son realmente dilemas éticos que no tienen una respuesta única. Yo pienso que si uno actúa en base al miedo de las secuelas que pueda tener la vacuna, entonces generalmente va a encontrar justificaciones para no vacunarse y va a tratar de incentivar a otros de no hacerlo, como si existiera un peligro verdadero. La resistencia tiene que ver con la novedad.

AJN- ¿Cómo reaccionó la sociedad israelí a lo que fue este año, según su mirada y qué aprendizaje puede surgir de esta etapa?

AM- Lamentablemente, ya tenemos experiencia en eso. La sociedad está un poco harta de crisis de todo tipo. Y sabemos que para emerger la crisis hay una actitud prácticamente unánime de solidaridad y de aceptación de lo que el gobierno dicta. Esa aceptación con el tiempo decrece, las críticas aumentan y, lamentablemente, a raíz que la credibilidad disminuye, la gente decide hacer lo que le parece y no lo que le recomiendan. No hay una actitud uniforme, sino que va de una aceptación y obediencia a una rebeldía en la que cada uno tiene su criterio.
En todo tipo de crisis la salud mental es un tema relegado. La inversión en eso es muy baja, a pesar de que el índice de gente afectada es muy alto. Puede tener que ver con que la gente afectada es “silenciosa”, no es gente que va a salir a manifestarse como el “grupo de ansiosos” o el “grupo de depresivos” a reclamarle al gobierno. Son grupos muy dejados de lado, y este tipo de crisis hace un agujero en la estabilidad de la gente que es invisible para los que deciden, y es lamentable.

Coronavirus

Inmunólogo israelí: “Los anticuerpos que brindan las vacunas podrían llegar a dos o más años”

Agencia AJN.- De esta manera salió al cruce de las declaraciones del primer ministro Netanyahu quien había asegurado estos días que será necesario aplicar un refuerzo a los seis meses de haber recibido las dos dosis de la fórmula Pfizer.

Publicado

el

Por

חיסון-ל-640×360

Agencia AJN.- En entrevistas que brindó el primer ministro israelí Binyamin Netanyahu en radio y televisión durante los últimos dos días, afirmó, entre otras cosas, que se necesitan 36 millones de dosis de vacunas, ya que será necesario prepararse para las dos vacunas que ahora se administran por un período limitado y se deberá inmunizar de nuevo a la población dentro de seis meses o un año.

Solo que, a oponerse de la afirmación del mandatario, salió a su cruce el doctor Erez Gerti, inmunólogo del Instituto Davidson para la Educación Científica del Instituto Weizmann. “No es seguro que las vacunas contra el coronavirus ofrezcan anticuerpos por medio año y que sin las mismas el coronavirus regrese dentro medio año”, remarcó.

F210104YA0009_autoOrient_i

Alrededor de la mitad de la población israelí recibió al menos una dosis de la vacuna. Foto: Yossi Aloni. Flash 90.

“El pronóstico de que en medio año tendremos que recibir una inyección de refuerzo, no es necesariamente cierto. Según lo que se conoce hoy en día sobre las vacunas Pfizer y Moderna, la memoria inmunológica de quienes participaron en las pruebas clínicas dura al menos 120 días, y según las estimaciones basadas en modelos, puede llegar hasta los dos años o más, sabemos”, indicó.

Además agregó que “la memoria inmune en los recuperados por coronavirus de al menos medio año, y la respuesta inmune en los vacunados se ve mucho mejor que quienes atravesaron la enfermedad y recibieron el alta, por lo que no hay razón para suponer que la inmunidad pasará después de ese período de tiempo”.

“Sabemos que la vacuna brinda protección contra la variante británica, que es la dominante en el país, pero en cuanto a otras cepas, tenemos aquí un rompecabezas incompleto”, señaló.

vacuna mercado jeru

Centro de vacunación móvil, Jerusalem.

“Nadie puede dar una respuesta irrefutable. Si, por ejemplo, la variante de Nueva York irrumpe en Israel, es posible que se deba suministrar un refuerzo. Debemos recordar: estamos en una pandemia, con un nuevo virus y la ciencia actualmente no tiene respuestas inequívocas”, resaltó.

Por último expresó: “Es posible que incluso si la inmunidad disminuyera en cierta medida y hay un caso de contagio, las personas que hayan sido vacunadas no puedan tener una enfermedad grave porque su sistema inmunológico ya reconoce el virus y puede producir una respuesta contra el mismo, tal como se vio en AstraZeneca y con las vacunas de Johnson & Johnson en las pruebas que se realizaron en África del Sur”.

Seguir leyendo

Coronavirus

Coronavirus: desde hoy Israel comienza a vacunar a quienes se hayan recuperado de la enfermedad

Publicado

el

Por

F210214TN16_autoOrient_i

Agencia AJN.- Israel implementa a partir de hoy una nueva modificación en su política de vacunación contra el coronavirus y unas 700 mil personas, mayores de 16 años y que se recuperaron de la enfermedad podrán acudir a inocularse, en caso de que posean el certificado del alta desde hace tres meses o más. Según decidió el Ministerio de Salud, podrán recibir solo una dosis de la fórmula Pfizer.

Desde Sanidad informaron que tras consultas con especialistas se decidió que las personas que se hayan recuperado de la enfermedad podrán recibir una dosis.

Días atrás se había informado que las prestadoras de servicios de salud habían recibido autorización a vacunar a las personas que se recuperaron de la enfermedad, en las clínicas que debían tirar a la basura la vacunas que sobraban.

Un estudio realizado en Israel por un experto en epidemiología, y que fue publicado la semana pasada en una revista influyente en el mundo de la medicina, reveló que una dosis de la vacuna estimulaba el sistema inmunológico de todos los participantes del estudio que previamente habían atravesado la enfermedad.

F210104YA0009_autoOrient_i

Alrededor de la mitad de la población israelí recibió al menos una dosis de la vacuna. Foto: Yossi Aloni. Flash 90.

“Esto es un resultado útil para quienes deben adoptar decisiones para decidir si vacunar a las personas que se hayan recuperado del coronavirus”, indicó quien llevó a cabo el estudio, profesor Michael Edelsltein.

Desde iniciada la pandemia se registraron 779.958 casos de coronavirus en Israel, de los cuales 5.760 murieron. Actualmente hay 737 pacientes internados de gravedad y 241 que son asistidos con respirador artificial.

La campaña de vacunación sigue su curso y 4.745.665 recibieron la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus, en tanto que 3.339.667 fueron inyectados con ambas necesarias para adquirir la inmunidad.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp chat