Seguinos en las redes

Innovación

Mientras los scooters eléctricos dominan el mundo, Tel Aviv se ubica en primer lugar

Agencia AJN.- El scooter eléctrico se está convirtiendo rápidamente en el nuevo modo de transporte de los residentes de Tel Aviv.

Publicada

el

0CE85C03-5765-4E51-B38E-D03DCE14B684-2297-000001B7BACAF781

Agencia AJN.- La avenida Rothschild, una de las arterias centrales de tráfico de Tel Aviv, está atascada. Una línea de vehículos ha estado atrapada aquí durante más de diez minutos en una mañana estándar, de finales de agosto, esperando la salvación. Mientras tanto, al menos una docena de scooters eléctricos se deslizan, conducidos por una variedad de personajes. En Tel Aviv, el scooter eléctrico se está convirtiendo rápidamente en el nuevo modo de transporte de elección. Este modesto vehículo, que pesa, en promedio, 12 kilogramos y tiene un límite de velocidad de 25 kilómetros por hora, es una alternativa tanto para las bicicletas como para las motocicletas.

La popularidad del scooter eléctrico ha alcanzado un punto de ebullición este año. «Cada envío que recibimos, alrededor de 1000 a 1500 unidades, se agotan antes de que llegue», declaró Avi Korenfeld, gerente de desarrollo de negocios de Hemilton Electronics Ltd., a Calcalist en una entrevista reciente. Hemilton es el distribuidor oficial israelí de la compañía electrónica china Xiaomi, cuyos scooters ingresaron al mercado israelí en 2017.

Los scooters de hoy están a años luz de los juguetes de madera para niños de antaño, e incluso de los scooters motorizados conducidos por carteros en los Estados Unidos en la década de 1920. Un gran avance se produjo en la década de 1980 cuando se introdujeron scooters de aluminio ligero. “Ahora tenías un método de transporte robusto pero muy ligero que podías transportar. Fue una revolución”, explica el diseñador industrial Nimrod Sapir, de la marca israelí de scooters Inokim (abreviatura de innovación para el último kilómetro).

Sapir es uno de los que ayudó a diseñar la revolución del scooter. En 2009, compró un scooter para niños en una tienda de juguetes, lo desarmó y lo utilizó para diseñar su prototipo de un scooter con batería de litio. Tomó mucho tiempo para que su scooter aparejado se convirtiera en un producto rentable. Después de que varios inversores lo rechazaron, Sapir recurrió a familiares y amigos para ayudarlo a financiar la fabricación de su primera serie de motonetas motorizadas. Además de la batería de litio, el modelo de Sapir era ligero y plegable y podía abrirse con solo presionar un botón. Sapir comenzó a vender sus scooters en forma privada en Tel Aviv en 2011. En 2013, vendió la compañía a un fabricante chino que comenzó a comercializar los scooters con el nombre MyWay. Dos años después, el empresario israelí Kfir Ben Shushan y sus dos socios compraron una participación del 50% en la empresa y comenzaron a comercializar los scooters con el nombre de Inokim.

6E72EE50-92E8-4393-A192-160D600C08A7-2297-000001B7C0F28239

«En el primer año vendimos unos mil scooters en Israel», comenta Sapir. “Al año siguiente, vendimos 5.000 scooters. Este año esperamos vender 14.000 ”.

Hoy en día, Sapir continúa sirviendo como desarrollador de productos para Inokim. Según él, el próximo paso en la revolución se producirá cuando las ciudades se transformen para ser más compatibles con estos nuevos medios de transporte con caminos designados para scooters eléctricos y bicicletas.

El año pasado, Xiaomi, que ha estado fabricando scooters en China durante años, ha ajustado su producto de acuerdo con las regulaciones europeas. A finales de 2017, entró en el mercado en Europa e Israel. El modelo de negocio de Xiaomi se basa en márgenes de baja ganancia equilibrados por ventas a gran escala. Mientras que los modelos Inokim se venden desde $1.508 (NIS 5.490) a $ 2.390 (NIS 8.700), Xiaomi presentó modelos por tan solo $550 (NIS 2.000).

“En el último año, las ventas de scooters se han expandido como un incendio forestal. Vendo 1.000 unidades por mes ”, dijo declaró Elbaz, quien importa scooters Xiaomi a través de su cadena XiStore. El año pasado, abrió dos tiendas de motos en Tel Aviv, y ahora se está preparando para lanzar una tercera tienda en la ciudad de Eilat, en el sur de Israel. «La tecnología ha estado disponible en el mercado durante cuatro o cinco años», dijo. “El repunte de las ventas se debe a Xiaomi, que hizo que los scooters sean más accesibles. Comprar un scooter solía ser un evento bien planificado y ahora es una compra impulsiva», explica.

Hoy en día, en Tel Aviv, uno no necesita desembolsar 550 dólares en un scooter privado. Desde hace unos meses Bird, el servicio de scooters compartidos, empezó a funcionar en Tel Aviv, siendo la segunda ciudad no estadounidense donde se afincó.  Alquilar un scooter Bird cuesta $ 1,37 (NIS 5) por viaje, más otros $ 0,14 (NIS 0,50) por cada minuto. Las compañías de motos compartidas forman parte del mercado de viajes compartidos sin estacionamiento fijo: los scooters se ubican y se alquilan a través de una aplicación móvil desde cualquier lugar de la ciudad y se dejan en cualquier lugar. Debido a que los scooters se deben recoger y cargar cada noche, los usuarios pueden llevarlos a casa, cargarlos y devolverlos a un punto de recogida designado, ganando hasta $8,24 (NIS 30) por scooter.

«Cuando desplegamos Bird en Los Ángeles y Venice Beach, parecían extraterrestres, pero en Tel Aviv se combinan muy bien», explica Yaniv Rivlin, gerente general de Bird en Israel, en una entrevista reciente. «Tel Aviv tiene exactamente las propiedades que nuestra empresa está buscando: gran cantidad de atascos de tráfico dentro de la ciudad, muchos millennials y carriles para bicicletas que conectan con los sitios más populares de la ciudad».
Según Rivlin, Bird no está tratando de competir con las bicicletas, ya sean normales o eléctricas, sino que ofrece una alternativa a ser dueño de un automóvil al proporcionar un transporte por la última milla, lo que hace que sea más eficiente viajar en transporte público.

Un mes después del lanzamiento de Bird en Tel Aviv, la israelí Inokim empezó a trabajar para lanzar su propio modelo de scooter compartido. De acuerdo con Ben Shushan de Inokim, la compañía está buscando lanzar un servicio de alquiler de motos de 2.000 unidades en Tel Aviv, y luego seguir con un servicio similar en Eilat. Ben Shushan dijo que no cree que un servicio sin estacionamiento pueda durar mucho en Tel Aviv y que quiere trabajar con negocios locales que sirvan como puntos de recogida. «No creo que la ciudad de Tel Aviv lo permita», dijo.

El pronóstico de Ben Shushan se basa en la corta historia de compañías como Bird y Lime. Las ciudades apuntan a controlar las áreas públicas, que es más fácil de hacer con los puntos de atraque designados. Tanto Lime como Bird provocaron una protesta de opinión pública cuando desplegaron sus scooters en varias ciudades de los Estados Unidos sin autorización. Y luego están los problemas de seguridad provocados por un gran número de conductores sin entrenamiento tomando las calles de la ciudad.

Dejá tu comentario

Innovación

Un sensor alerta a la gente sobre alimentos que dan alergia

Agencia AJN.- Las alergias a los alimentos provocan ataques anafiláctico a millones de personas. La compañía SensorGenic presenta una solución para reducir esa situación.

Publicado

el

Por

sensogenic

Agencia AJN.- A la edad de un año, el emprendedor Noam Yasovsky fue diagnosticado de sufrir alergia a los huevos, el sésamo y la leche. Desde entonces, comer en las casas de otras personas o en restaurantes ha sido un desafío permanente. Tal es así que Yasovsky necesita llevar a todos lados su propia comida o pedir detalles de los ingredientes para saber qué platos no lo pondrán en riesgo.

Su padre Alon, investigador y ahora también emprendedor, descubrió que alrededor de 250 millones de personas en todo el mundo -el 8% de los niños y el 4% de los adultos- tienen alergias a los alimentos. Solo en EU, la alergia a los alimentos provoca un shock anafiláctico cada seis minutos. A veces, estos incidentes son fatales.

El conocimiento familiar se sumó a la experiencia del menor de los Yasovsky para crear SensorGenic: «Tengo 15 años de experiencia en los departamentos de investigación y desarrollo de Apple, Intel y PrimeSense pero siempre tuve en mente este asunto, así que hace algunos años empecé a pensar en cómo construir un sensor que le permita a los alérgicos saber qué alimentos son compatibles antes de comerlos, en cualquier momento y lugar», le explicó Noam Yasovsky a ISRAEL21c.

Y así se germinó el sueño. Por estos días, su compañía emergente SensoGenic desarrolla un biosensor digital de alérgenos alimentarios para los consumidores.

Este es el único dispositivo en su tipo capaz de detectar e identificar a los alérgenos más comunes (leche, huevos, cacahuetes, nueces, trigo, soja, pescado y mariscos) con apenas una sola muestra del alimento, que, para su análisis, debe ser colocada en una almohadilla desechable donde es examinada por la unidad biosensora.

El dispositivo de SensoGenic utiliza una nanotecnología patentada para detectar proteínas específicas que causan alergias a un nivel de 10 partes por millón (ppm), considerado el nivel de reacción adversa más bajo. Los usuarios reciben el resultado en su teléfono inteligente a través de una aplicación especial.

«La aplicación también les permitirá a los usuarios narrar sus experiencias en un restaurante o compartir los resultados con grupos y redes de personas alérgicas a los mismos alimentos», describió Yasovsky.

A la edad de un año, el emprendedor Noam Yasovsky fue diagnosticado de sufrir alergia a los huevos, el sésamo y la leche. Desde entonces, comer en las casas de otras personas o en restaurantes ha sido un desafío permanente. Tal es así que Yasovsky necesita llevar a todos lados su propia comida o pedir detalles de los ingredientes para saber qué platos no lo pondrán en riesgo.

Su padre Alon, investigador y ahora también emprendedor, descubrió que alrededor de 250 millones de personas en todo el mundo -el 8% de los niños y el 4% de los adultos- tienen alergias a los alimentos. Solo en EU, la alergia a los alimentos provoca un shock anafiláctico cada seis minutos. A veces, estos incidentes son fatales.

El conocimiento familiar se sumó a la experiencia del menor de los Yasovsky para crear SensorGenic: «Tengo 15 años de experiencia en los departamentos de investigación y desarrollo de Apple, Intel y PrimeSense pero siempre tuve en mente este asunto, así que hace algunos años empecé a pensar en cómo construir un sensor que le permita a los alérgicos saber qué alimentos son compatibles antes de comerlos, en cualquier momento y lugar», le explicó Noam Yasovsky a ISRAEL21c.

Y así se germinó el sueño. Por estos días, su compañía emergente SensoGenic desarrolla un biosensor digital de alérgenos alimentarios para los consumidores.

Este es el único dispositivo en su tipo capaz de detectar e identificar a los alérgenos más comunes (leche, huevos, cacahuetes, nueces, trigo, soja, pescado y mariscos) con apenas una sola muestra del alimento, que, para su análisis, debe ser colocada en una almohadilla desechable donde es examinada por la unidad biosensora.

El dispositivo de SensoGenic utiliza una nanotecnología patentada para detectar proteínas específicas que causan alergias a un nivel de 10 partes por millón (ppm), considerado el nivel de reacción adversa más bajo. Los usuarios reciben el resultado en su teléfono inteligente a través de una aplicación especial.

«La aplicación también les permitirá a los usuarios narrar sus experiencias en un restaurante o compartir los resultados con grupos y redes de personas alérgicas a los mismos alimentos», describió Yasovsky.

Emergida de la aceleradora de salud digital eHealth Ventures en la ciudad Modi’in Illit en marzo de 2018, SensoGenic recluta hoy a cientos de evaluadores beta en Israel, especialmente familias con niños pequeños.

“Parte del modelo de negocio es trabajar con una pequeña comunidad de primeros usuarios para darnos su opinión. Saldremos de Israel a todo el mundo. Para 2002 planeamos tener un producto completo», expresó el emprendedor.

Planificado para ser vendido en línea y luego en cadenas de restaurantes a través de socios de distribución global, la unidad de biosensores -que no requiere aprobación regulatoria- tendrá un precio de alrededor de 200 dólares. Por su parte, las almohadillas de prueba desechables costarán menos un dólar cada una.

En otro orden, un producto estadounidense de biosensores manuales que detectan maní y gluten, utiliza en la actualidad cápsulas desechables que cuestan cuatro dólares para detectar el alérgeno específico con química basada en anticuerpos.

En ese sentido, SensoGenic será más asequible y también multipropósito, ya que utiliza una formulación única basada en celulosa, un polímero natural abundante y barato, para atraer a todas las proteínas alergénicas de la muestra de alimentos. «La celulosa es lo que nos da una ventaja», explicó Yasovsky.

Esto podría ser un plus significativo en el billonario mercado de alérgenos alimentarios.

La innovadora investigación detrás de la tecnología de SensoGenic proviene del pionero en nanotecnología israelí y empresario profesor Oded Shoseyov de la Universidad Hebrea de Jerusalén y de su hermano, el doctor David Shoseyov.

Recientemente, SensoGenic recibió la subvención “Horizon 2020” -unos 50.000 euros de la Unión Europea-, y fue parte del Programa de Liderazgo del Instituto Merage, que ayuda a las compañías emergentes de Israel orientadas a la ciencia y la medicina a llegar al mercado estadounidense.

El primer objetivo serán los padres de aproximadamente 2,2 millones de niños estadounidenses alérgicos a los huevos o al maní.

Yasovsky consideró que el dispositivo ofrece «una capa adicional de información para la toma de decisiones».

sensogenic sopa

Fuente: Israel21c
Por: Abigail Klein Leichman

Seguir leyendo

Innovación

Facebook inaugurará un nuevo espacio para startups en Tel Aviv

Agencia AJN.- La directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, estará presente en la ceremonia de inauguración.

Publicado

el

Por

facebook

Agencia AJN.- La directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, estará presente en la ceremonia de inauguración de un nuevo espacio para empresas y startups, llamado Playground, en Tel Aviv durante agosto.

Playground, ubicado dentro de las instalaciones de Facebook en Rothschild Boulevard, será un espacio dedicado a nuevas empresas, desarrolladores, comunidades que utilizan la plataforma, artistas y empresas, dijo la compañía en un comunicado. El espacio acogerá eventos y programas de capacitación.

La inauguración se llevará a cabo junto con el lanzamiento de un programa establecido por Facebook, para ayudar a las empresas en el negocio de tecnología de consumo, según publicó Times of Israel.

Cada año se elegirán 13 startups para participar en las cuatro vías del programa: gestión de productos, marketing, administración y desarrollo de tecnología, según el comunicado. Cada ciclo durará unos cuatro meses.

Las nuevas empresas seleccionadas serán asesoradas y seguidas por los empleados de Facebook en Israel y en el extranjero, así como por los actores clave en el sector de la tecnología.

Facebook ya ha seleccionado las compañías para su primer grupo: Modli, EquityBee, Lumen, Elemento, Shookit y Venn.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!