Seguinos en las redes

Opinión

Opinión | Permitir que Hamás sobreviva es como dejar a Hitler en el poder en 1944

Publicada

el

FotoJet

Por Frank Sobchak*

Entre las muchas narrativas falsas y ahistóricas que se han desarrollado en torno a la guerra entre Hamás e Israel se encuentra la de que Israel ha hecho suficiente daño a Hamás como para permitir que la organización, dañada pero no derrotada, sobreviva y tal vez incluso permanezca en el poder en Gaza.

Este argumento se formula a menudo bajo la premisa de que será difícil destruir a Hamás y que Israel debería llegar a un acuerdo para liberar a sus rehenes.

Un comentarista incluso afirmó que sería “extraordinario” sugerir que Hamás debería aceptar su aniquilación absoluta durante las negociaciones de alto el fuego, implicando que era irregular que un vencedor insistiera en que su oponente se desarmara y se disolviera.

Pero tal acusación es evidentemente falsa, ya que muchas veces en la historia un bando ha exigido la rendición incondicional de su adversario o la aniquilación de su fuerza militar.

Durante la Segunda Guerra Mundial, las potencias aliadas esperaban una rendición incondicional de la Alemania nazi y el Japón imperial. De hecho, el general Dwight Eisenhower, el comandante supremo aliado en Europa, dijo a sus tropas antes del Día D: «¡Aceptaremos nada menos que la victoria total!».

Para el Teatro del Pacífico, la Declaración de Potsdam decretó que Japón se rindiera incondicionalmente o enfrentaría una “pronta y total destrucción” y amenazó con “la inevitable y completa destrucción de las fuerzas armadas japonesas y la devastación total de la patria japonesa”.

Las potencias del Eje no se hacían ilusiones de que sus gobiernos serían desmembrados y sus fuerzas militares aniquiladas cuando aceptaran esos términos. Y, sin embargo, en ambos casos, las potencias derrotadas aceptaron una rendición incondicional y aceptaron su destino.

La Primera Guerra Mundial concluyó con un armisticio seguido de un acuerdo negociado, pero había pocas dudas sobre qué pasaría con las fuerzas militares y los sistemas políticos de las potencias centrales. La Triple Entente exigió la casi aniquilación de la maquinaria de guerra alemana, con la prohibición del servicio militar obligatorio, los submarinos y la fuerza aérea. Su ejército y su marina se disolvieron en gran medida, y los buzos de vacaciones ahora pueden visitar los restos hundidos de su otrora gran flota. Alemania perdió más de una décima parte de su territorio y sus aliados, el Imperio Otomano y el Imperio Austrohúngaro, fueron divididos por los vencedores.

Durante la Guerra Civil estadounidense, las fuerzas de la Unión rara vez exigieron la rendición incondicional de las fuerzas confederadas, pero aún así dejaron a la Confederación como una fuerza militar destruida. En la batalla de Fort Donelson, el general sindical Ulysses S. Grant se ganó el apodo de “rendición incondicional” por decirle a su oponente: “No se pueden aceptar términos excepto una rendición incondicional e inmediata”.

Sin embargo, el conflicto más amplio dio términos ligeramente más generosos a las fuerzas confederadas cuando se rindieron en el Palacio de Justicia de Appomattox, y los combatientes fueron puestos en libertad condicional y se les permitió conservar sus armas mientras regresaban a casa.

Material militar como rifles, cañones y otros bienes públicos fueron apilados y entregados a los soldados de la Unión, impidiendo que las fuerzas del Sur reanudaran el conflicto a gran escala. Los Estados Confederados de América, el órgano político gobernante del Sur, se disolvieron y comenzó una ocupación militar.

Lograr una terminación exitosa de la guerra que cree una paz duradera después es un desafío estratégicamente difícil, pero no es algo raro. Cuando la aniquilación total del enemigo va acompañada de una paz generosa, como ocurrió con el Plan Marshall después de la Segunda Guerra Mundial, hay mayores posibilidades de lograr una paz duradera. Por otro lado, crear una paz cartaginesa, con un período posconflicto que castigue en lugar de reconstruir, a menudo puede allanar el camino para el próximo conflicto, como sucedió con los duros términos del Tratado de Versalles.

Peor aún, los matices de esos acuerdos de paz permitieron más tarde a alemanes como Adolf Hitler declarar que su país nunca había sido derrotado militarmente, allanando el camino para el rearme. En la Guerra Civil estadounidense, la incapacidad de reconstruir el Sur durante la Reconstrucción y castigar a quienes continuaron luchando por sus ideologías torturadas condujo a un conflicto de bajo nivel casi interminable que Estados Unidos aún soporta. La peor opción posible para poner fin a la guerra es completar un acuerdo negociado que deje a los combatientes listos para reanudar la lucha: una receta real para un conflicto perpetuo.

Si algo se puede aprender del final de estos conflictos anteriores es que dejar que Hamás sobreviva después de la barbarie del 7 de octubre equivaldría a permitir que la Alemania nazi pusiera fin a la guerra en 1944 con Hitler todavía en el poder.

Imaginar un mundo en el que a las potencias fascistas de ese conflicto se les hubiera permitido perdurar como versiones heridas de sí mismas es nada menos que una pesadilla ridícula que hoy deberíamos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para evitar con los fascistas modernos de Gaza, que se disfrazan en una falsa narrativa de liberación anticolonial.

*El escritor es colaborador editorial del Instituto MirYam y un veterano de 26 años de servicio en el Ejército y las Fuerzas Especiales de los EEUU.

Fuente: Jerusalem Post

Opinión

Opinión | Ex embajador de Israel en Estados Unidos: Israel está perdiendo el norte

Michael Oren , embajador en Washington entre 2009 y 2013, afirmó que una política de tolerancia cero con los cohetes de Hezbollah es el primer paso para salvar el país -y sus fronteras- tal y como lo conocemos.

Publicado

el

Por

IMG_0451-1024×640
Incendios junto a la ciudad israelí norteña de Kiryat Shmona el 3 de junio de 2024, tras los ataques con cohetes y drones desde el Líbano. (Jalaa Marey/AFP)

Agencia AJN.- (Michael Oren* – The Times of Israel) A diferencia del inglés, en el que las personas que no consiguen orientarse se desorientan, en hebreo decimos «ma’abedim et ha- tzafon«, pierden el norte. La expresión no podría ser más apropiada. Con cada día de desplazamientos masivos, de disparos mortíferos de cohetes y aviones teledirigidos y de fracaso a la hora de enfrentarse a Hezbollah, Israel está perdiendo el norte.

Desde el 10 de octubre y durante nueve meses seguidos, Hezbollah bombardeó el norte. Miles de cohetes, drones explosivos y misiles antitanque fueron lanzados contra pueblos fronterizos israelíes y ciudades tan al sur como Tiberias.

Decenas de israelíes resultaron muertos o heridos por los ataques de Hezbollah. Esta misma semana, las andanadas del grupo terrorista libanés alcanzaron los Altos del Golán y la Baja Galilea, matando a tres civiles.

Temiendo un ataque similar al del 7 de octubre por parte de Hezbollah y que se repitiera el escape masivo de los israelíes del norte como en la guerra del Líbano de 2006, el gobierno liderado por Netanyahu ordenó la evacuación de los civiles que vivieran a menos de cinco kilómetros de la frontera.

Sin embargo, Hezbollah disparó mucho más allá de esa línea y expulsó a muchos otros de sus hogares. La anteriormente vibrante ciudad de Kiryat Shmona es ahora un pueblo fantasma y gran parte de Metula está en ruinas. Unos 80.000 israelíes fueron desplazados o, más exactamente, desarraigados de sus lugares de trabajo, sus escuelas y sus comunidades. Los niveles de violencia familiar, drogadicción y divorcios multiplicaron.

La situación se deteriora cada día, pero Israel quiere evitar desesperadamente una guerra total. Su respuesta a los ataques de Hezbollah se limitó a la eliminación de altos mandos y células terroristas activas. Las ciudades fronterizas libanesas permanecen prácticamente indemnes y el país atrae rigurosamente al turismo.

A pesar de esto, a medida que aumenta el lanzamiento de cohetes desde el Líbano, también aumentan las posibilidades de que un solo misil alcance una base militar o una escuela. Israel tendría que responder masivamente y la guerra estallaría no sólo con Hezbollah, sino también con Irán y sus aliados. Se arrasarían franjas del Líbano.

Si esto ocurre el mundo volvería a culpar a Israel. Los medios de comunicación internacionales ignoraron casi por completo la agresión de Hezbollah o, como en el caso de The New York Times, la presentaron como una represalia por los ataques israelíes.

Israel, mientras tanto, hizo poco por sentar las bases diplomáticas para una acción militar a gran escala. Cuando el mes pasado llevé a Washington a la primera delegación de israelíes desarraigados, la mayoría de los funcionarios federales y del Congreso con los que nos reunimos estaban totalmente desinformados sobre la situación en el norte.

Esa ignorancia, de forma más inconsciente, existe también en Israel. Pocos parecen ser conscientes de la peligrosa escasez de equipos médicos y de extinción de incendios en los asentamientos fronterizos, de la muerte de los refugios a prueba de bombas para sus defensores, e incluso de combustible para sus generadores.

Con gran parte de la atención de la nación comprensiblemente centrada en la Franja de Gaza y la crisis de los rehenes, y con el gobierno aparentemente deseoso de restar importancia a su temor a la guerra, los norteños sienten que el país los abandonó.

Su difícil situación apenas aparece en las noticias y no tienen ninguna indicación de cuándo terminarán los combates, si es que terminan, ni de cómo se obligará a Hezbollah a retirarse de la frontera. Los mandos de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) en la región calculan que es improbable que hasta el 40% de su población anterior regrese jamás.

Israel está perdiendo el norte, pero la pérdida no será sólo de tierras. También está en peligro el compromiso del Estado de defender a todos nuestros ciudadanos independientemente de su lugar de residencia, de preservar nuestros valiosos recursos humanos y naturales y de disuadir a nuestros enemigos. Este destino no se limitará al norte, sino que, junto con el lanzamiento de cohetes de Hezbollah hacia el sur, acabará afectando al centro. No es inimaginable una nueva frontera norte que vaya de Haifa a Kfar Saba, o incluso de Ra’anana a Netanya.

Sin embargo, todavía se pueden evitar estas consecuencias desastrosas. El líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, expresó que aceptará un alto el fuego si Hamás lo hace. Israel debe agotar todos los medios diplomáticos y militares para presionar a Hamás para que acepte el acuerdo de rehenes por alto el fuego que está actualmente sobre la mesa.

Al mismo tiempo, Israel debe instar al presidente Biden a que reafirme su advertencia de octubre de «No» a Irán y Hezbollah. Cualquier intento de destruir Israel, debe decir la declaración, será respondido con un contraataque punitivo por parte de Estados Unidos.

Por último, y lo más importante, Israel debe tomar medidas inmediatas y sustanciales para demostrar su compromiso con el norte. Las IDF deben adoptar una política de tolerancia cero hacia los ataques con cohetes y drones de Hezbollah y dejar de transmitir miedo a la región.

Si los mediadores franceses y estadounidenses no consiguen persuadir a los terroristas para que cumplan la Resolución 1701 de la ONU y se retiren más allá del río Litani, Israel debe hacerles retroceder por todos los medios necesarios. Israel debe dejar claro que el statu quo de antes del 6 de octubre, con Hezbollah desplegado hasta la frontera, no es algo viable.

Al igual que en Gaza, donde la recién forjada zona tampón contribuyó a restablecer la confianza de los israelíes para regresar a sus antiguos hogares limítrofes con el enclave costero palestino, la imposición de una zona similar en el norte debe convencer a los norteños de que los terroristas de Hezbollah no pueden atravesar la valla y masacrar a sus familias.

El problema es que estas medidas no bastarán por sí solas para salvar el norte. Tras la guerra, Israel debe organizar una campaña nacional para desarrollar y revitalizar la zona. En colaboración con los judíos de todo el mundo, el Estado debe construir parques industriales y de alta tecnología, mejorar los lugares turísticos y construir escuelas, hospitales y sistemas de transporte capaces de atender a cientos de miles de nuevos habitantes del norte.

La Galilea, cuna de gran parte de nuestra tradición talmúdica, de las religiones cristiana, bahai y drusa, y de la idea pionera sionista, una región con un vasto potencial sin explotar, debe ser un ejemplo del futuro de Israel.

Nueve meses de desorientación, como decimos en inglés, y, en hebreo, de perder el norte, aún pueden rectificarse. Podemos volver a orientarnos y definir un camino claro hacia delante. Con valentía y visión, podemos lograr una mayor seguridad y prosperidad para todos los israelíes, desde Metula hasta Eilat.

 

*: Michael Oren fue embajador de Israel en Estados Unidos entre 2009 y 2013, miembro de la Knesset (Parlamento) y Viceministro de Diplomacia.

Seguir leyendo

Opinión

The Jerusalem Post | Opinión: ¿Los ciudadanos de Gaza que mantienen rehenes en sus casas son un objetivo militar legítimo?

El discurso sobre los civiles «implicados» y «no implicados» en la Franja está presente en Israel. ¿Qué convierte a los civiles en un objetivo legítimo en la guerra? La cuestión requiere definiciones claras y prácticas.

Publicado

el

Por

605847
Gazatíes en Rafah sobre las ruinas (Crédito de la foto: ATIA MOHAMMED/FLASH90)

Agencia AJN.- (Dr. Ido Rosenzweig – The Jerusalem Post) A principios de esta semana se anunció la muerte de decenas de civiles en Gaza en una contramedida destinada a eliminar al alto cargo de Hamás Raad Saad. Lamentablemente, en los últimos meses, los informes sobre civiles muertos durante un ataque en la Franja se volvieron habituales.

Una de las preguntas que siempre surge es si las víctimas eran ciudadanos «implicados» o «no implicados». En el mismo contexto, los ministros israelíes, los miembros de la Knesset (Parlamento israelí) y las figuras públicas señalan repetidamente que «no hay personas no implicadas en Gaza».

Es difícil precisar si esta afirmación general es cierta o incierta, pero su significado práctico no es tan general como intentan presentarlo quienes la expresan.

Parecería que la base del discurso sobre ciudadanos «implicados» y «no implicados» tiene su origen en la larga experiencia de juristas y expertos militares en intentar aclarar que, incluso durante el combate, no existe legitimidad legal o moral para el uso arrollador de la fuerza contra civiles que no forman parte de las fuerzas combatientes.

Por esta razón, se hizo una distinción simplista entre civiles. El propósito de este discurso no era necesariamente asegurar que los ciudadanos «implicados» son un objetivo legítimo, sino hacer hincapié en que los ciudadanos «no implicados» no son un objetivo legítimo para un ataque directo.

El uso de estos términos en los últimos meses nos obliga a profundizar en su significado. Según las leyes de la guerra, está prohibido atacar directamente a civiles a menos que tomen parte directa en los combates.

Es importante aclarar que existe una diferencia significativa entre los ciudadanos implicados y los ciudadanos que participan directamente en los combates.

Si bien todo ciudadano que participe directamente en los combates es sin duda un ciudadano «implicado», no todo ciudadano «implicado» participa necesariamente de forma simultánea en los combates. Muchas veces, esto último es difícil de comprender.

Un ataque dirigido contra civiles que no participan directamente en los combates es una grave violación de las leyes de la guerra, que constituye un crimen de guerra en sí mismo, incluso si estos civiles están «implicados» en los combates en ciertos aspectos.

Por ejemplo, los ciudadanos palestinos que festejaron repartiendo caramelos en Gaza el 7 de octubre pueden estar «implicados» en su apoyo al grupo terrorista Hamás, pero es un hecho que eso no los hace participar de manera activa o directa en los combates.

Por otro lado, los ciudadanos palestinos que secuestraron y colaboraron activamente en la masacre del 7 de octubre participaron directamente en los combates en el momento del propio secuestro.

El abanico intermedio entre estas dos diferenciaciones es muy amplio y complejo y no puede tratarse de forma exhaustiva.

El caso de los ciudadanos «implicados» y «no implicados» en el enclave costero palestino

Dos ejemplos más complejos son el de un ciudadano en cuya casa se guardan armas de Hamás bajo las camas de los niños y el de un ciudadano que mantiene cautivos a rehenes en su casa o ayuda a Hamás a trasladarlos de un lugar a otro.

No caben dudas de que se trata de casos de ciudadanos «implicados» que apoyan y ayudan al grupo terrorista. Sin embargo, sin adoptar una posición respecto a estos casos, que participen o no de manera directa en los combates -lo que los convertiría en objetivo legítimo de ataque-, depende de la totalidad de los datos y de las circunstancias de cada caso concreto.

Es decir, la discusión es más compleja que la simplicidad con la que se trata de presentar en la mayoría de las ocasiones.

Quienes sostienen que «no hay personas no implicadas en Gaza», en general, pretenden justificar como legal cualquier uso de la fuerza y cualquier matanza en la Franja. Al mismo tiempo, puede considerarse que esta declaración incita al genocidio o incluso establece la intención de cometerlo, porque legitima de antemano la matanza generalizada de civiles en Gaza (sin diferenciar, por ejemplo, entre los que distribuyera caramelos o votan a Hamás de los que secuestraron personas y las mantuvieron en sus hogares).

En los argumentos que presentó Sudáfrica en su caso contra Israel en la Corte Penal Internacional, se citó a altos funcionarios israelíes diciendo que no hay civiles no implicados en Gaza, describiendo tales enunciaciones como incitación y aliento al genocidio.

Al entender la distinción entre objetivos «implicados» y objetivos legítimos, también queda claro que no todas las declaraciones de políticos y figuras públicas deben considerarse como incitación al genocidio (a menos que esa fuera realmente su intención, lo cual es obviamente ilícito y peligroso).

Los combates en el enclave costero palestino son complejos y los retos a los que se enfrentan las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) para llevar a cabo la misión no tienen precedentes.

Nuestra tendencia a simplificar las normas en un marco binario de ciudadanos «implicados» y «no implicados» es comprensible. Más allá de esto, es importante entender que sólo los civiles que participan directamente en los combates son objetivos legítimos de ataque.

Las relaciones de Israel en el ámbito internacional, especialmente en el ámbito jurídico mundial, exigen tener cuidado con las afirmaciones inexactas y generales que terminan siendo más perjudiciales que útiles.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!