Seguinos en las redes

Israel

Opinión. ¿Una medalla de oro introducirá el matrimonio civil en Israel?

Agencia AJN.- Israel es el único país que se define a sí mismo como una democracia, pero no permite los matrimonios civiles sino solo los matrimonios religiosos y, en el caso de los judíos, solo los matrimonios ortodoxos.

Publicada

el

marriage

Agencia AJN.- Entre las medallas olímpicas recibidas por los atletas israelíes en Tokio, además de la medalla de oro más alegre de Linoy Ashram, de 22 años, en gimnasia rítmica, hubo dos que resultaron especialmente sorprendentes.

Los Juegos Olímpicos también revelaron dos ejemplos de perversiones causadas por choques inherentes entre la Ley del Retorno y los derechos civiles otorgados o denegados a quienes se convierten en ciudadanos israelíes sobre su base.

Las dos medallas sorprendentes fueron la medalla de bronce ganada por Avishag Semberg, de 19 años, en el campo de taekwondo, del que la mayoría de los israelíes nunca habían oído hablar antes del 24 de julio, y la medalla de oro ganada por Artem Dolgopyat, de 24 años, por su ejercicio de suelo en el campo de la gimnasia.

El caso de Dolgopyat también fue uno de los dos casos relacionados con la Ley del Retorno.

Dolgopyat hizo aliá a Israel desde Ucrania con sus padres en 2009. La madre de su padre era judía, lo que define a su padre como judío, pero su madre no lo es, por lo que él mismo no es considerado judío.

Todo esto no le impidió convertirse de la noche a la mañana en un héroe nacional, pero sí le impide casarse con su novia no judía de tres años, porque no hay matrimonio civil en Israel. Presumiblemente, podrían casarse en alguna iglesia, si él se definiera a sí mismo como cristiano, lo cual no es así.

gold medal

Artem Dolgopyat sosteniendo el oro con la clásica seña del triunfo dorado

El segundo caso bastante vergonzoso fue el del equipo de béisbol de Israel, formado por cuatro auténticos israelíes; el resto, todos judíos estadounidenses, que recibieron la ciudadanía instantánea debido a su supuesto judaísmo, aunque aparentemente no tienen intención de establecerse en el país.

Probablemente sea una suerte que el equipo «israelí» no ganó una medalla (quedó quinto entre los seis equipos participantes), por la simple razón de que su participación en los Juegos Olímpicos no fue el resultado de la excelencia sino de una manipulación de las reglas olímpicas para introduciendo competidores nacionales, y la Ley de Retorno.

Es cierto que son numerosos los deportistas de todo el mundo que participan en equipos olímpicos de países con los que no tienen auténticos vínculos nacionales, pero a su favor se puede añadir que la gran mayoría de ellos son refugiados, lo que ciertamente no fue el caso de el equipo de béisbol.

Esto da lugar a la pregunta de si Israel consideraría otorgar la ciudadanía a uno de los 37.000 solicitantes de asilo africanos en Israel, si fuera un atleta con posibilidades de ganar una medalla olímpica.

Aunque la carrera de Dolgopyat comenzó como ucraniano, ha sido israelí durante 12 años, asistió a la escuela en Tel Aviv (de la que abandonó antes de completar la escuela secundaria, en parte debido a dificultades con el idioma) y sirvió en las Fuerzas de Defensa israelíes (FDI).

Su madre admitió en una entrevista que la decisión de la familia de hacer aliá se basó en su creencia de que su hijo podría recibir más apoyo para su carrera deportiva en Israel que en Ucrania. Probablemente no sabían que él no podría casarse en Israel. Bueno, solo tenía 12 años en ese momento …

medallista

Artem Dolgopyat ondeando la bandera israelí luego de ganar la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Tokio

Me pregunto si el caso de Dolgopyat, por fin, acelerará la introducción del matrimonio civil en Israel. Israel es el único país que se define a sí mismo como una democracia pero que no permite los matrimonios civiles sino solo los matrimonios religiosos, y en el caso de los judíos solo los matrimonios ortodoxos, lo que significa que un gran porcentaje de judíos en el mundo no pueden casarse en Israel. Tampoco pueden hacerlo las parejas mixtas, psulei hitun (personas que según la Halajá están descalificadas para casarse) y quienes rechazan los servicios religiosos obligatorios de cualquier tipo.

Según el artículo 23 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, «Se reconocerá el derecho de los hombres y mujeres en edad de contraer matrimonio a contraer matrimonio y fundar una familia». Cuando Israel ratificó el pacto el 18 de agosto de 1991 (es decir, hace casi 30 años, y 25 años después de que firmó el pacto), agregó varias reservas, una de ellas relacionada con el artículo 23, en el que declaró que en Israel los asuntos concernientes a la condición personal de sus ciudadanos está sujeta a la ley religiosa de las partes interesadas.

Los años noventa fueron también los años en los que más de un millón de inmigrantes de la ex Unión Soviética hicieron aliá, varios cientos de miles de los cuales no eran considerados judíos según la Halajá y, junto con sus descendientes, fueron excluidos del matrimonio en Israel según el ley religiosa prevaleciente.

Desde 1990 hasta el presente, durante más de 20 años, el ministro del Interior fue miembro de Shas, y no había posibilidad de cambiar la ley para permitir el matrimonio civil en Israel; Durante los 10 años restantes, el problema surgió de vez en cuando, pero casi nadie estaba dispuesto a correr el riesgo de pelear con los partidos haredí, o incluso con las diversas encarnaciones del Partido Religioso Nacional.

¿Cuáles son las posibilidades de que suceda hoy? Sospecho que el gobierno actual, del cual los partidos haredí están ausentes, tiene suficientes problemas de conflicto con los que lidiar, por lo que es poco probable que inicie una legislación sobre este tema, particularmente con Ayelet Shaked (Yamina) como ministra del Interior. Sin embargo, el tema no se eliminará de la agenda, especialmente debido al caso de Dolgopyat, y esta llaga supurante seguirá recordándonos que hay un tema sin resolver que tratar.

EL OTRO día le pregunté a un colega que pertenece a las élites religiosas nacionales (no sé si votó por Bennett o Smotrich, sospecho que este último) qué pensaba de todo este tema.

Para mi gran sorpresa, respondió que dado que los israelíes tienen la opción de casarse en una boda civil en el extranjero, no ve ninguna razón por la que no debería haber una solución civil en Israel.

Sin embargo, luego agregó que, como persona religiosa (agregaría persona religiosa ortodoxa), debe admitir que no estará contento con esta solución, porque creará problemas a la población ortodoxa, que la encontrará mucho más difícil para verificar si alguien es judío según la Halajá.

Añadió: «Quizás su hija no podría casarse con un judío religioso».

Me reí entre dientes porque una de mis hijas no pudo casarse en una ceremonia religiosa reconocida en 2002, ya que decidió casarse con un hombre que había sido convertido al judaísmo por un rabino reformista en Sudáfrica, por lo que el rabinato se negó a casarlas y la ceremonia de reforma que celebramos no fue reconocida en Israel.

El rabino Uri Regev, quien realizó la hermosa ceremonia (incluso mis amigos ortodoxos lo admitieron), me llevó a un lado y me dijo con tristeza: «Debes darte cuenta de que la ceremonia que realizo no es reconocida en Israel».

“Por supuesto”, respondí, “vivo entre mi gente. La joven pareja también está planeando una boda civil en el extranjero. Apesta, pero c’est la vie «.

“Entonces”, le dije a mi colega religioso, “si quieres comenzar a preparar listas interminables de psulei hitun, sé mi invitado. Es un precio bajo a pagar por dar a todos el derecho democrático básico de casarse en este país loco, por fin ”.

Por SUSAN HATTIS ROLEF
Fuente: The Jerusalem Post

Israel

Israel lucha por alcanzar los objetivos de energía verde

Publicado

el

Por

10263509_0_0_2000_1333_0_large

Agencia AJN.- Mientras muchos países buscan reducir el uso de combustibles fósiles y alcanzar ambiciosos objetivos de cero emisiones, Israel descansa en una mina de oro de energía solar cuyo potencial total aún no se ha realizado, dicen los expertos en energía.

Con un promedio de más de 300 días soleados al año, el país es conocido por su disposición soleada. Sin embargo, hasta el año pasado, solo el 5,7% de las necesidades energéticas totales de Israel procedían de fuentes renovables, según mostraron las cifras de la Corporación Eléctrica de Israel.

Antes de la cumbre climática global de la ONU COP26 de la próxima semana en Glasgow, Escocia, el primer ministro Naftali Bennett calificó el domingo la batalla contra el cambio climático como una prioridad de «seguridad nacional» y prometió impulsar las inversiones en energía verde.

Israel, dijo, tendría como objetivo reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 27% para 2030 y en un 85% para 2050 en comparación con los niveles de 2015.

Pero los líderes de la industria de la energía verde no están convencidos de que el gobierno pueda alcanzar estos objetivos.

«Si Israel cumple [esos objetivos] sería un milagro», dijo Dorit Banet, cofundadora y directora ejecutiva de Eilat-Eilot Renewable Energy. «Pero yo en el sector privado y todos mis colegas haremos lo que sea necesario para alcanzar esos objetivos».

Junto con una delegación israelí de aproximadamente 140 personas, Banet dará conferencias sobre energías renovables en la reunión de Glasgow.

Israel, argumentó, no ha logrado una y otra vez alejarse de los combustibles fósiles y capitalizar su mayor recurso natural: el sol.

“En Israel, la principal fuente de energía es el sol; está en todas partes y allí la mayor parte del año ”, dijo Banet. “Tenemos el sol y muchas tecnologías de almacenamiento. Lo que debemos hacer es decidir que la mayor parte de la energía debe provenir de la energía solar «.

Como parte del programa de Bennett, el gabinete de Israel aprobó el domingo un plan de 725 millones de shekel (225 millones de dólares) para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero en la próxima década. Los fondos incluyen subvenciones para la producción de energía solar, inversión en iniciativas de energía sostenible y mejora de la eficiencia energética en los sectores público y privado.

Si bien la financiación es un movimiento en la dirección correcta, Banet afirmó que Israel todavía está muy por detrás de otras naciones en el frente de la energía verde. Una de las razones de esto es la continua explotación y el enfoque de Israel en el gas natural.

«Hay mucho gas de bombeo del suelo, para exportar a Egipto, Jordania y Europa», dijo. “Entendemos que la mayor parte del gas debería permanecer en el suelo. Necesitamos introducir cada vez más energías renovables y sostenibles. Este es uno de los mayores problemas aquí en Israel ”.

La burocracia también ha obstaculizado el avance hacia iniciativas de energía verde, al igual que la envejecida red eléctrica de Israel.

“Es un sistema muy antiguo”, explicó Banet. “Dividir el país en microrredes. Cada parte de Israel debería ser una microrred y todas las microrredes deberían estar conectadas con un solo administrador «.

Banet también es cofundador y presidente de Keilot, una nueva empresa que tiene como objetivo llevar las tecnologías de innovación israelíes a los países en desarrollo, especialmente en lugares que tienen un acceso limitado o nulo a sus redes eléctricas locales.

Pero quizás el mayor desafío al que se enfrenta el sector de las tecnologías limpias de Israel es la falta de financiación. Un informe publicado conjuntamente por la Autoridad de Innovación de Israel y la comunidad PLANETech la semana pasada encontró que el 72% de las empresas climáticas enumeraron la obtención de capital como su principal desafío para el crecimiento.

Actualmente hay 637 nuevas empresas y empresas en crecimiento dedicadas a la tecnología climática en una variedad de sectores en Israel, que incluyen agricultura, energía, transporte, agua y proteínas alternativas.

En la Conferencia de Energía Renovable Eilot-Eilat, que tendrá lugar en el sur de Israel en diciembre, cientos de líderes de la industria y funcionarios gubernamentales involucrados en el sector energético se reunirán en un intento por acelerar el desarrollo y la implementación de nuevas tecnologías.

Según Eitan Parnass, fundador y director ejecutivo de la Asociación de Energía Verde de Israel (REAI), el principal grupo de presión sobre energías renovables de Israel, la única forma en que Israel puede tener un impacto significativo en la crisis climática global es mediante el avance de soluciones tecnológicas.

El país ya es considerado un líder mundial en tecnología de desalinización de agua, energía solar y geotermia.

«Israel debe fijarse el objetivo de convertirse en un centro de innovación y excelencia para las tecnologías climáticas», dijo Parnass. «Este paso debe venir acompañado de importantes incentivos y presupuestos gubernamentales».

Al igual que Banet, Parness argumentó que lograr el objetivo de Bennett para 2030 sería difícil debido a factores geopolíticos complicados.

“Israel es una isla energética que no está conectada a ningún país vecino”, explicó. “No tenemos fuentes de energía renovables como la hidroelectricidad o la energía eólica significativa. Hay un número muy limitado de países que han logrado un 10% o más de producción de energía solar, e Israel se está acercando a este objetivo ”.

Seguir leyendo

Israel

Estados Unidos informó que protestará a la oficina de Bennett por los planes de construcción de asentamientos

Publicado

el

Por

image_from_ios

Agencia AJN.- La administración Biden ha protestado ante la oficina del primer ministro Naftali Bennett contra los planes israelíes de construir nuevas viviendas en los asentamientos de Cisjordania, según informaron las fuentes de The Times of Israel.

Citando fuentes anónimas familiarizadas con el asunto, el informe dice que el encargado de negocios de la Embajada de los Estados Unidos, Michael Ratney, telefoneó al asesor diplomático de Bennett, Shimrit Meir, la semana pasada para decirle que la administración ve con severidad el avance de las nuevas unidades de asentamiento por parte de Israel.

Según los informes, Ratney dijo que Estados Unidos estaba particularmente preocupado porque muchas de las casas que debían aprobarse están ubicadas fuera de los llamados bloques de asentamientos.

«Esta fue una conversación difícil», se cita a una de las fuentes.

Tanto la Oficina del Primer Ministro como el Departamento de Estado de Estados Unidos se negaron a comentar sobre lo que se discute a puerta cerrada entre los países.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!