Seguinos en las redes

Israel

Para los habitantes del Sur de Israel ” no hay un compromiso para el fin de la caída de misiles”.

AJN.- De acuerdo a lo informado por el Portal israelí “Ynet”, el alcalde de Ashkelon se mostró preocupado, su colega de Sderot, por el contrario dijo ser “optimista”. Por su parte, los representantes de los ciudadanos exigieron continuar con la operación.

Publicada

el

surdeisrael

"Quiero expresar que tengo la esperanza de haber dado un primer paso para cambiar la situación de los habitantes de Israel y darles mayor seguridad", así lo afirmó en su discurso ayer el premier israelí, Ehud Olmert, al anunciar el cese de fuego. 

Pero tres semanas de tensión con cientos de misiles, 3 muertos y una considerable cantidad de heridos, en el sur de Israel no se apresuran a festejar. 

Desde el comienzo de la operación "Plomo Fundido", se acrecentó la cantidad de misiles y un millón de habitantes entraron a la "rutina" de ocho años.

De acuerdo a lo informado por el portal “Ynet”, Alon Davidi, decidió crear el comité de seguridad de Sderot, según evaluó: "Nuevamente tendremos que salir a manifestarnos. Puse mucha atención en lo que dijo Olmert y muy a mi pesar nos veremos obligados a confiar en Egipto y otros países para evitar el trafico de armas y los disparos en contra nuestro". 

Según sus palabras: " Si la comandancia general nos dice que no mandemos a nuestros hijos al colegio, ¿qué clase de cese de fuego es?” Afirmó además que “durante todos estos años reclamamos una ofensiva terrestre y cuando estamos cerca de la victoria decretan la tregua”. 

Contrario a él, piensa el alcalde de Sderot, David Buskila, : "Como la decisión no habla de inmiscuirse en Gaza, acepto la posición del gobierno y las condiciones impuestas, siempre y cuando no caigan misiles en nuestro territorio",afirmó.

Por su parte, el alcalde de Ashkelon, Beni Vaknin no es muy optimista. "Estoy muy preocupado", dijo que "nadie nos asegura que los explosivos dejen de caer aquí en Ashkelon, nadie tampoco no dice que va  pasar de acá a un corto plazo. Yo como alcalde, me debo preocupar por los habitantes, además por lo que sabemos Hamas todavía tiene la capacidad de seguir disparando. Los terroristas no firmaron ningún alto el fuego y eso me preocupa", reiteró Vaknin. 

En tanto el intendente de Ashdod, Iehiel Lasri no pudo escuchar el discurso del primer ministro, estaba en la zona donde habían aterrizado misiles y cuidando de sus ciudadanos: "no puedo tomar una posición exacta, pero de todas maneras, el alto el fuego debe venir con el compromiso de Hamas y los cuerpos internacionales y por lo que veo todavía estamos descubiertos al fuego enemigo", concluyó. 

Ayer mientras Olmert anunciaba el fin de la guerra, habitantes de Sderot se dirigieron al edificio de la intendencia y exigían continuar con la operación "Plomo Fundido".

 

PDR-AD

Dejá tu comentario

Coronavirus

Coronavirus: 7.428 casos confirmados en Israel y 40 muertes

Agencia AJN.- Una mujer de 70 años con afecciones preexistentes murió en el Hospital Ichilov. El número de casos confirmados en Israel aumenta a 7.428.

Publicado

el

Por

coronavirus

Agencia AJN.- El número de muertos por coronavirus en Israel aumentó a 40 el viernes por la noche, luego de que una mujer de 70 años con afecciones preexistentes falleciera en el Hospital Ichilov en Tel Aviv.

Más temprano el viernes, un hombre de 79 años murió en el Hospital Meir en Kfar Saba por coronavirus. Un hombre de 75 años de Pardes Hanna Karkur falleció también después de que su condición empeorara.

Cuatro de las 40 muertes en Israel por COVID-19 se registraron el viernes, según confirmó el canal 13 de la televisión israelí.

Según los datos actualizados publicados por el Ministerio de Salud el viernes por la noche, el número de casos confirmados de coronavirus en Israel ha aumentado a 7.824. De ellos, 113 están en estado grave y 96 están con un respirador.

Unos 115 de los casos están en condiciones moderadas y el resto en condiciones buenas. Unas 403 personas se recuperaron del virus y regresaron a sus hogares.

Además, el Ministerio dijo que 2.874 trabajadores de la salud están actualmente aislados debido al virus. De estos, 631 son médicos, 1.023 son enfermeros y 1.220 son otro tipo de personal médico.

Seguir leyendo

Israel

Coronavirus/Israel. Bennett y la guerra que no pensaba dirigir

Agencia AJN. El Ministerio de Defensa parece decidido a liderar la lucha de Israel contra el coronavirus. Mientras los principales protagonistas del gobierno cumplen la cuarentena por distintos motivos, la cartera que encabeza Bennett hizo un despliegue importante para atender la demanda de los israelíes mientras el Ministerio de Salud trabaja para cuidar a aquellos que luchan por respirar.

Publicado

el

Por

bene

Agencia AJN.- El ministro de Defensa de Israel, Naftali Bennett, adquirió un importante protagonismo ante el avance de coronavirus en ese país al garantizar una importante logística para hacer frente a la pandemia, aunque el mismo funcionario confesó que “esta no es la guerra que pensaba dirigir”.

Aunque el gobierno aún no ha declarado un estado de emergencia nacional, según la ley, el Comando del Frente Interior está autorizado a asumir la responsabilidad de gestionar la situación junto con las autoridades civiles.

La semana pasada, se ordenó a las IDF (Fuerzas de Defensa de Israel) que se hicieran cargo de los miembros mayores y vulnerables de la sociedad civil, proporcionándoles alimentos, equipos médicos y otras necesidades básicas. Miles de ancianos han sido atendidos por miles de soldados del Comando del Frente Interior en una operación llamada Golden Guards.

Las IDF están listas y dispuestas a tomar el control de la lucha de inmediato, dijeron altos funcionarios de Defensa.

Si bien puede que no sea la guerra que pensó que iba a dirigir, Bennett ha tenido un impresionante manejo de la crisis del coronavirus. Ha abierto varios hoteles de cuarentena, lo que permite que miles de israelíes se autoaislen de manera segura de sus familiares y amigos.

También desplegó cientos de soldados para acompañar a la policía en la aplicación del semi-cierre nacional; y adquirió millones de máscaras y otros equipos de protección.

El Ministerio de Defensa ha podido solucionar la falta de ventiladores en el país al convertir una fábrica de misiles en una que fabrica ventiladores. El radar utilizado para proteger las fronteras se está probando para controlar los signos vitales de los pacientes con coronavirus.

En medio de esta crisis, el servicio secreto israelí, el Mossad se convirtió en una suerte de Cruz Roja al traer al país 30 respiradores artificiales, 25.000 barbijos especiales y millones de barbijos quirúrgicos para los equipos médicos de todo el país.

Los cerebros de Start-up Nation están produciendo productos “Made in Israel” para combatir una pandemia global.
Al principio, el ministro de Defensa pidió al gobierno que realizara pruebas de coronavirus, diciendo que el Ministerio de Salud debería evaluar a más de 30.000 personas diariamente.

Si bien se ha ordenado al Ministerio de Salud que lleve a cabo dicho número, actualmente solo se realizan 7,000 pruebas diarias.

A pesar de que el número de israelíes diagnosticados con el virus continúa aumentando, y aunque el Ministerio de Defensa es capaz de manejar una pesadilla logística, el primer ministro Benjamin Netanyahu parece reacio a entregar la responsabilidad de la pandemia a Bennett.

La gestión de esta crisis ha mostrado una brecha en el liderazgo ya frágil del gobierno.
La crisis del coronavirus no se limita al Ministerio de Salud. Es una crisis multifacética y complicada que tendrá un impacto duradero en el Estado de Israel.

Mientras que el Ministerio de Salud trabaja para cuidar a aquellos que luchan por respirar, el Ministerio de Defensa tiene el mejor brazo logístico para asumir la responsabilidad.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!