Seguinos en las redes

Opinión

¿Por qué romper el silencio? Por Amos Oz*

Agencia AJN.- En la nación judía siempre ha habido muchos valientes dispuestos a denunciar las distorsiones sociales y las injusticias.

Publicada

el

Simon Peres Ariel Sharon

Agencia AJN.- A menudo me pregunto por qué organizaciones [israelíes] como Romper el Silencio, B’Tselem y Paz Ahora suscitan sentimientos de miedo, rabia y hostilidad en tantas personas. No solo gente de extrema derecha, sino también otros que se consideran en el centro del espectro político. Esa hostilidad no puede explicarse solo diciendo que todos los que se oponen a Romper el Silencio son racistas. Ni que están intentando callar nuestras voces; la gran mayoría de nuestros adversarios no lo hace. Ni siquiera podemos decir que todos nuestros oponentes odian a los árabes, porque, en su mayor parte, no es así.

¿Cuál es el problema entonces? Muy sencillo: la gente quiere sentirse a gusto consigo misma, y Romper el Silencio se lo impide. La gente quiere que el Estado de Israel tenga una buena imagen y, a su juicio, Romper el Silencio y B’Tselem hacen que la tenga mala. Es algo completamente humano. No tenemos por qué despreciar la necesidad natural del ser humano de sentirse bien.

Es muy comprensible que la mayoría de los israelíes sienta bochorno e incomodidad cuando el Estado de Israel no tiene una buena imagen.

Creen, equivocadamente, que los que promueven esa mala imagen son los que denuncian las distorsiones morales del país, del Gobierno y del Ejército. Les cuesta aceptar que el Estado de Israel, a veces, da muy mala imagen, no por culpa de los que denuncian esas distorsiones morales, sino por culpa de los que incurren en ellas.

Una de las maravillas secretas de la tradición judía, una de las razones de que el pueblo judío no haya sido erradicado después de miles de años, mientras que otras naciones más grandes han desaparecido, es que en la nación judía siempre ha habido muchos valientes dispuestos a romper el silencio y a luchar para curar la degeneración moral y denunciar las distorsiones sociales y las injusticias.

Amo Israel por su larga tradición de acalorados debates internos y búsqueda de la justicia

Podemos empezar por hablar del profeta Natán, el ejemplo por antonomasia de lo que es romper el silencio, y de cómo ensució la fama del rey David, el autor de los salmos, el antepasado del futuro Mesías. Aquel pequeño profeta se alzó y dijo al mundo —y a las futuras generaciones— que David había asesinado mediante artimañas y engaños a un hombre inocente, solo porque quería acostarse con su mujer.

El profeta Jeremías, el profeta Amos y otros profetas también censuraron sin piedad a la familia real, a los ministros, a los grandes de su época, y muchas veces al pueblo en general, a toda la nación: mancillaron nuestro país, sin la menor duda.

No tuvieron miedo de llamar a la injusticia, injusticia, y al derramamiento de sangre inocente, derramamiento de sangre inocente. Nunca se detuvieron a preguntarse si estaban proporcionando excusas a los que odiaban a Israel.

En sus poemas, Hayim Nahman Bialik arrojó fuego y azufre sobre los dirigentes, los funcionarios y toda la nación judía. También Nathan Alterman y S. Yizhar rompieron el silencio y nunca vacilaron a la hora de condenar la injusticia y los asesinatos cometidos por los soldados de las Fuerzas Armadas israelíes, ni siquiera durante las celebraciones y la euforia que siguieron a la gran victoria en la guerra de los Seis Días. Lo mismo que A. B. Yehoshua, Hanoch Levin, David Grossman, Yitzhak Laor, Meir Shalev y una larga lista.

Todos los que odian a Romper el Silencio deberían reflexionar sobre una cosa, al menos por un instante: que la fortaleza moral no es un lujo ni un mero adorno.

La fortaleza moral es necesaria para la supervivencia de una nación, una sociedad y una persona.

La fortaleza moral no es una especie de joya que guardamos en la caja fuerte y que nos ponemos solo en los días buenos para tener un aspecto mejor. La fortaleza moral no es una mercancía producida para la exportación, que se guarda en un cajón, por lo menos hasta que termine la guerra, hasta que vuelva la normalidad y el país viva 40 años de paz, de forma que solo entonces podremos blandir nuestra reluciente grandeza moral, exhibirla en el pecho y revelar al mundo lo maravillosos que somos.

No. La fortaleza moral, especialmente en tiempos de guerra, es tan urgente como los primeros auxilios en un campo de batalla. El papel del acusador, a veces, es similar al del médico o el enfermero: su labor es como la del médico que abre un absceso y extrae el pus, para que no se extienda ni contamine todo el cuerpo.

No debemos menospreciar a quienes desean sentirse bien. Pero quizá convendría familiarizarlos con algo que sabe casi el mundo entero, salvo los que quieren acallar la crítica aquí, en Israel: que una de las pocas razones por las que los israelíes pueden seguir sintiéndose un poco bien consigo mismos y ante otros países es que tenemos Romper el Silencio, B’Tselem y Paz Ahora, que hay una lucha permanente para alcanzar la justicia social y que seguimos teniendo una prensa más o menos libre o, por lo menos, seguimos peleando para mantenerla. Y sigue habiendo libertad de expresión, cada vez más amenazada, pero sigue habiéndola. Estas son las cosas que dan una buena imagen de Israel. Estas son las cosas que permiten que Israel siga teniendo defensores en todo el mundo, gente que todavía nos mira con esperanza e incluso admiración.

A pesar de la fealdad y de la injusticia, a pesar de la ocupación y la explotación de los pobres y desfavorecidos de la sociedad israelí, yo sigo amando Israel. Lo amo incluso en los momentos en los que no puedo soportarlo. Lo amo por su larga tradición de acalorados debates internos y búsqueda de la justicia. Es una tradición que ahora está en peligro, es cierto, pero que se mantiene viva.

Cuánta gente dice: “Muy bien, pero ¿por qué no podemos resolver nuestras diferencias discretamente? ¿Por qué tenemos que hacerlo ante los ojos de todo ese mundo hostil?”. Pues bien, porque los tiempos han cambiado, y los “ojos del mundo” ya no lo son. Atrás quedan los días en los que uno podía susurrar algo en la cocina sin que todo el mundo se enterara de todo al día siguiente. Al contrario: cualquier esfuerzo por enterrar la vergüenza, disimular el crimen u ocultar la injusticia acabará acumulando pus, tarde o temprano, y estallará en la cara de los ocultadores con el doble o el triple de intensidad.

Es beneficioso abrir las heridas lo antes posible, delante de la nación y delante del mundo, no solo por las víctimas, sino por el bien de todos. Por el bien de la sociedad israelí. Incluso por el bien de la imagen de Israel en la comunidad internacional.

A veces —no siempre, pero a veces—, en la historia, algunos a los que la mayoría de su pueblo calificaba de traidores acabaron, con el paso de los años, siendo considerados maestros. No siempre; no todo el que alguna vez ha sido llamado traidor puede estar seguro de que al cabo de uno o dos siglos le van a dar las gracias y a aplaudir. Pero ha habido ocasiones en las que las futuras generaciones se pusieron de parte de los acusadores y de quienes rompían el silencio.

Se pusieron de parte del profeta Jeremías, que dijo a los hijos de Jerusalén, ya fueran reyes o plebeyos: “No creáis que vuestro eterno aliado es verdaderamente vuestro eterno aliado, porque de pronto puede no ser de fiar. Cuidaos y no os emborrachéis de poder”.

Los contemporáneos de Jeremías le despreciaban. Le llamaron “izquierdista” y “traidor”, y las autoridades lo arrojaron a un pozo. Sin embargo, hoy, el pueblo de Israel recuerda con afecto a Jeremías, no a sus acusadores.

La historia de la aventura sionista empieza con Benjamin Ze’ev ­Herzl, el visionario que concibió el Estado judío, el hombre al que incluso el movimiento de extrema derecha Im Tirtzu —cuyos miembros critican a los de Romper el Silencio— honró, al utilizar unas famosas palabras suyas como nombre (Im Tirtzu significa “si lo quieres”). Quizá se olvidan de que fue Herzl quien, en determinado momento, desesperado, pensó en Uganda como alternativa a Israel para acoger la patria judía, y soportó que muchos de sus contemporáneos le llamaran traidor por ello.

David Ben-Gurión, el fundador del Estado judío, el hombre que, aunque apretando los dientes, estuvo de acuerdo con dividir la tierra de Israel entre dos naciones y crear dos Estados, fue un traidor para algunos.

Menahem Begin, que se retiró del Sinaí a cambio de que hubiera paz, fue un traidor para los miembros de su movimiento, que le acusaron de traicionar las ideas del partido y las del propio sionismo.

Simon Peres e Isaac Rabin, que le dieron la mano a Yasir Arafat e intentaron lograr un acuerdo para acabar con el conflicto entre Israel y los palestinos, fueron calificados de traidores por muchos. Los pintaron llevando kufiya [pañuelo palestino], dieron permiso para derramar su sangre, decretaron el asesinato de Rabin y santificaron ese asesinato.

Por su parte, también Anuar el Sadat, que fue a Jerusalén, habló ante la Knesset y firmó la paz con Israel, fue y es considerado un traidor por millones de árabes, y también él fue asesinado solo por haberse atrevido a romper el consenso de aquel momento.

A Ariel Sharon, cuyas excavadoras arrasaron los asentamientos judíos de Gaza que él mismo había aprobado, también le representaron con una kufiya y le llamaron traidor.

La lista de personas calificadas de traidoras por su propio pueblo es interminable. Si la comparamos con la lista de los políticos, líderes e intelectuales a quienes nunca llamaron traidores los suyos, no hay la menor duda de que es más respetable la primera que la segunda.

Es evidente que los ciudadanos tienen una deuda mucho mayor con aquellos que rompieron el silencio que con todos los que callaron, que mantuvieron en la línea oficial y echaron perfume por encima.

Romper el silencio no es necesariamente un asunto de izquierdas o de derechas. Al contrario. También en la izquierda israelí sigue habiendo silencios que deberían romperse de una vez por todas.

Casi cualquier afirmación nueva y desafiante es una forma de romper el silencio. El legado judío, desde la época de los profetas, ha pasado de generación en generación sobre los hombros de los valientes que se atrevieron a romper el silencio. Los judíos tenemos una larga tradición que nos ha enseñado que todo el mundo tiene el derecho e incluso el deber de censurar al pueblo y a sus dirigentes, a los ricos y a los sacerdotes, y a todos los que derraman sangre inocente.

Nuestra tradición nos permite incluso despotricar contra Dios. Existen acusaciones contra Dios desde los tiempos de la Biblia.

¿Y entonces? ¿El Ejército israelí es el único que tiene inmunidad eterna y absoluta? ¿Acaso es más sagrado que Dios? ¿Qué nos ha pasado?

No estoy diciendo que, un día, la historia vea a los activistas de Romper el Silencio como descendientes de los profetas: puede que sí y puede que no. El tiempo dirá. Pero lo que sí podemos asegurar en estos momentos es que quienes arrojan piedras son descendientes de quienes tiraron piedras contra los profetas de Israel.

*Amos Oz (Jerusalén, 1939) es escritor israelí, autor de ‘Una historia de amor y oscuridad’ y ‘Queridos fanáticos’ (ambos en Siruela), entre otras obras.

Opinión

Opinión: Fuerte crítica a periódico estudiantil de Harvard por apoyar al BDS

Publicado

el

Por

bds-israel-eom-explica

Editorial publicada en The Jerusalem Post.

Agencia AJN.- Harvard Crimson, el periódico estudiantil de la universidad más elitista de Estados Unidos, publicó una editorial titulada «En apoyo del Boicot, Desinversión, Sanciones (BDS) y una Palestina Libre», en el que aseguró que estaba «orgulloso de prestar finalmente nuestro apoyo tanto a la liberación de Palestina como al BDS – y llamamos a todos a hacer lo mismo».

El problema es que el consejo editorial no parece tener ni idea de lo que significa realmente la «liberación palestina» o el BDS. Si lo supieran, es difícil creer que lo apoyen realmente, porque tanto la liberación palestina como el BDS sólo significan una cosa: ningún Estado judío.

Todo lo que tuvo que hacer cualquier miembro del consejo editorial del Crimson fue buscar en Google el nombre del fundador del BDS, Omar Barghouti, para encontrar un amplio repertorio de citas que apoyan la afirmación anterior. Un ejemplo: «Definitivamente nos oponemos a un Estado judío en cualquier parte de Palestina. Ningún palestino, un palestino racional, no un palestino vendido, aceptaría jamás un Estado judío en Palestina».

¿Es eso lo que defienden los editores estudiantiles? Justo un día después del Día del Recuerdo del Holocausto, ¿realmente querían pedir un mundo sin un Estado judío?

El hecho de que hayan hecho eso demuestra tanto la propia ingenuidad y credulidad de la junta editorial como la forma en que el movimiento BDS logró engañar a tantas personas inteligente.

En cuanto a la ingenuidad del periódico, se debe analizar estre fragmento esto del editorial: «Incluso para los periodistas, condenar abiertamente las políticas del Estado [Israel] supone un riesgo profesional objetivo…. Atrévete a cuestionar las políticas de Israel o a respaldar la libertad de los palestinos y serás expulsado de la redacción, sin importar los logros pasados o los argumentos legítimos».

¿Hablan en serio? ¿Acaso los miembros del consejo editorial del Crimson nunca leyeron un ejemplar de The New York Times o de The Guardian? ¿Nunca vieron a la MSNBC o la BBC? Ya fue suficiente aquello de que, de alguna manera, criticar a Israel es un acto de gran valor personal. Se podría argumentar exactamente lo contrario: que defender a Israel hoy en día en ciertos círculos, incluso en Harvard, es lo que requiere valor.

¿Son necesarios más ejemplos de ingenuidad? Considere lo siguiente: El editorial decía que existe un «abrumador desequilibrio de poder que define el debate actual». Esta marcada diferencia de poder se extiende mucho más allá del ámbito de la libertad de expresión, pasando de lo retórico a lo letal sobre el terreno en Palestina, donde los soldados israelíes mataron a casi 50 palestinos, entre ellos ocho niños, sólo este año».

El diario no da ningún contexto sobre cómo fueron asesinados esos palestinos, creando la impresión de que los soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) simplemente asesinan al azar a palestinos inocentes, y no que la mayoría estaban disparando a civiles, apuñalando a soldados o lanzando piedras o cócteles molotov a los autos que pasaban.

Lo que está incrustado en la protesta del periódico contra un «desequilibrio de poder abrumador» es la noción de que débil significa correcto, fuerte significa incorrecto. Es una forma mediocre de ver el mundo. Desde este punto de vista, Al Qaeda debería recibir simpatía en su batalla contra Estados Unidos porque es innegablemente la parte «más débil» en esa lucha.

Podríamos dar al Crimson el beneficio de la duda y decir que no quiere anular el Estado judío, y que sólo se opone a la «ocupación». Si ese es realmente el caso, entonces lo que el BDS consiguió, como dijo recientemente al Post el destacado filósofo político estadounidense de izquierdas Michael Walzer, fue crear una «organización de fachada a la antigua» extremadamente eficaz que oculta sus verdaderas motivaciones.

«La mayoría de los chicos que apoyan el BDS en el campus piensan que se oponen a la ocupación», dijo Walzer, aunque el BDS como organización internacional «está comprometido con la destrucción del Estado de Israel».

Lo que hay que hacer, por tanto, es arrancar la máscara de la organización, exponer sus verdaderos colores y revelar lo que se esconde detrás de términos como «liberación palestina» y «BDS». Para ello, cada vez más estadounidenses -tanto los no judíos como los judíos, incluidos los que critican diversas políticas israelíes- deben levantarse y explicar enérgicamente por qué se estremecen al pensar en un mundo en el que no hay lugar para Israel.

Seguir leyendo

Opinión

El recuerdo de la Shoá, frente a los discursos de odio y las guerras desatadas

A más de setenta y seis años del fin del nazismo debemos seguir con la guardia en alto. Las ideologías perversas se ocultan muchas veces bajo discursos y máscaras de modernidad.

Publicado

el

Por

ia
Yad Vashem, Museo del Holocausto, en recordación de las víctimas del nazismo durante la Segunda Guerra Mundial. Gentileza Prensa

Artículo publicado por Jorge Knoblovits en Diario Clarín

Agencia AJN.- El asesinato de 6 millones de judíos fue un crimen excepcional. La Shoá y las fuerzas que diseñaron, ejecutaron, alentaron y justificaron la industrialización de la muerte destrozaron los paradigmas de la humanidad, para siempre. Por eso, nunca debemos naturalizar las aspiraciones totalitarias.

Es inaceptable la indiferencia frente al mal, la neutralidad ante los crímenes y la violación de los derechos humanos. No podemos callarnos más y debemos denunciar al antisemitismo, la discriminación y el terrorismo.

Hoy seguimos viviendo situaciones de violencia extrema surgidas de la omnipotencia, de las ambiciones desenfrenadas y del desprecio hacia el Otro. Discursos, palabras, gestos que se diseminan por todo el mundo gestan masacres y generan espectáculos desgarradores.

Son muchos los regímenes que hoy en día buscan debilitar a las democracias a través de mensajes falsos y simplistas.

A más de setenta y seis años del fin del nazismo debemos seguir con la guardia en alto. Las ideologías perversas se ocultan muchas veces bajo discursos y máscaras de modernidad.

En pleno siglo XXI estamos siendo testigos, nuevamente de otro capítulo siniestro de esta trama. En el corazón de Europa se están viviendo momentos de horror extremo con justificaciones manipuladoras de “desnazificación”.

La banalización de la Shoá llevada al extremo creó las condiciones para los crímenes de guerra que se están cometiendo.

Como escribió el filósofo francés Henry Levy en un artículo reciente, todos los judíos del mundo sabemos mejor que nadie adónde puede conducir la voluntad de aniquilar a un pueblo y a un Estado. Hay un único imperativo categórico: negarse a ser chantajeado; resistir las supuestas limitaciones de la realpolitik miope; y, al apoyar a los ucranianos mientras son bombardeados, muertos de hambre y masacrados, permanecer fieles a una antigua vocación humana.

Lamentablemente en nuestro país la banalización se ha convertido en parte del discurso público, que contribuye a perpetuar la polarización y la grieta y horada desde adentro al sistema democrático. El diálogo respetuoso, el debate de ideas y el consenso son las únicas herramientas de un país civilizado y la única vía para avanzar en la construcción de una sociedad inclusiva, igualitaria y plural.

Es el legado que nos dejaron aquellos hombres y mujeres que, en el Gueto de Varsovia, resistieron los incesantes intentos de los nazis de doblegar su condición humana antes de ser deportados a los campos de exterminio.Es nuestro deber y nuestro compromiso reforzar las posturas más dialoguistas, para que el sueño de un mundo mejor no se desvanezca definitivamente en medio de los discursos de odio que siempre terminan en violencia.

Jorge Knoblovits es presidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA).

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!