Seguinos en las redes

Europa News

Portugal y Suecia impiden la entrada de COVID a los israelíes, incluidos los vacunados

Publicada

el

BEN GURION INTERNATIONAL AIRPORT

Agencia AJN.- Portugal y Suecia han decidido prohibir la entrada a ciudadanos israelíes en medio de las crecientes infecciones por coronavirus en el estado judío, una medida que se espera que sigan otras naciones europeas.

A los israelíes programados para volar el jueves a Portugal se les impidió registrarse en el aeropuerto Ben Gurion. La prohibición sueca entrará en vigor el lunes, dijo un representante de la embajada sueca en Tel Aviv a The Times of Israel.

Aunque las tasas de vacunación en Israel se encuentran entre las más altas del mundo, Portugal y Suecia tienen sus ojos puestos en el elevado número de casos y no hacen excepciones para los israelíes que están vacunados o recuperados de COVID-19. Los dos países solo aceptan certificados de vacunación de la Unión Europea.

Sus decisiones se produjeron después de que la Unión Europea eliminara el lunes a Israel de una lista de naciones consideradas “epidemiológicamente seguras”.

Los estados miembros no están obligados por la recomendación de la UE e Italia ha decidido prohibir a los israelíes no vacunados, pero da la bienvenida a aquellos con certificados de vacunación israelíes.

Holanda, por su parte, anunció el viernes que a partir del sábado, solo los israelíes vacunados podrán ingresar al país y deben ser puestos en cuarentena a su llegada. A partir del lunes, los viajeros israelíes también deben presentar un resultado negativo de la prueba de coronavirus.

Rumania y la República Checa también han dicho que solo se permitirá la entrada al país a israelíes vacunados.

Antisemitismo

Polonia: Venden libros antisemitas en iglesia de Varsovia

Agencia AJN.- Los títulos estaban en una ceremonia de beatificación.

Publicado

el

Por

E_FjBi6WEAwDyrr

Agencia AJN.- Muchos títulos antisemitas se vendieron en una ceremonia de beatificación, el primer paso hacia la santidad, de dos figuras católicas veneradas en la iglesia principal de Varsovia la semana pasada, informó Algemeiner.

Aparte de prominentes figuras católicas, a la ceremonia asistieron el presidente de Polonia, Andrzej Duda, el primer ministro Mateusz Morawiecki y el jefe del gobernante Partido Ley y Justicia del país, Jaroslaw Kaczynski.

Wojciech Karpieszuk, un periodista que asistió a la ceremonia, escribió un artículo para la Gazeta Wyborcza describiendo su malestar al ver los libros y por el hecho que nadie más a su alrededor parecía molestarse por ellos.

“Durante esos 40 minutos no vi una sola reacción de indignación. Nada”, escribió. “Muchos clérigos, e incluso un obispo entre ellos, pasaron por las gradas con indiferencia”.

Karpieszuk escribió que había visto títulos similares en reuniones ultranacionalistas, pero que “nunca pensó que algo así podría venderse durante una misa de beatificación a la que asisten las más altas autoridades estatales”.

En un tuit, Karpieszuk publicó una foto de los libros vendidos en la ceremonia, escribiendo “estos son solo unos títulos en el stand junto al templo de la Divina Providencia. Multitudes de creyentes y clérigos. Nadie reacciona”.

Mientras estos títulos antisemitas se vendían en una ceremonia de beatificación, el papa Francisco estaba celebrando una reunión con cristianos y judíos en Budapest y hablando en contra del antisemitismo, llamándolo una “mecha que no debe permitirse arder” en Europa.

Todo esto se da en un contexto de crecientes tensiones entre Polonia, Israel y el mundo judío por sus reiteradas medidas negadoras o banalizadoras de la Shoá.

El mes pasado, el ministro de Relaciones Exteriores israelí, Yair Lapid, calificó de “antisemita e inmoral” la ley que establece límites a la capacidad de los judíos para recuperar propiedades incautadas por los ocupantes alemanes nazis y retenidas por los gobernantes comunistas de la posguerra.

Lapid dijo que el jefe de la embajada de Israel en Varsovia fue llamado de inmediato.

“El impacto negativo en nuestros vínculos comenzó en 2018 cuando Polonia decidió comenzar a aprobar leyes destinadas a dañar al pueblo judío y la memoria” de la Shoá, twitteó.

“No tememos a las amenazas antisemitas y no tenemos la intención de hacer la vista gorda ante la vergonzosa conducta del antidemocrático gobierno polaco”, declaró.

Israel y Estados Unidos están formulando una respuesta conjunta a la legislación polaca que restringe severamente la posibilidad de que los sobrevivientes de la Shoá y sus familias obtengan la restitución de propiedad confiscada.

Lapid y el secretario de Estado Antony Blinken han estado manteniendo “discusiones intensas” sobre cómo responder a la nueva ley, que “roza la negación” de la Shoá, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores.

“No dejaremos que esto pase tranquilamente”, dijo Lapid. “Los polacos no pueden seguir dañando la memoria de los que perecieron”.

Lapid dijo que “el Estado de Israel no se comprometerá con una coma en la memoria” de la Shoá. “Seguiré oponiéndome a cualquier intento de reescribir la historia y promover compromisos y concesiones a expensas del genocidio del pueblo judío y los derechos de las víctimas.”

“Polonia sabe qué es lo correcto: cancelar la ley”, afirmó.

Blinken dijo que Estados Unidos está “profundamente preocupado” por la ley, horas después de su aprobación, y pidió una ley integral para resolver los reclamos de propiedad confiscada, para brindar cierta medida de justicia a las víctimas.

“Una ley así beneficiaría a muchos ciudadanos polacos, así como a las personas que se vieron obligadas a abandonar Polonia durante y después de la Segunda Guerra Mundial, y que posteriormente se convirtieron en ciudadanos naturalizados de otros países”, continuó. “Hasta que no se promulgue una ley de este tipo, el camino hacia la indemnización no debe cerrarse para nuevos reclamos o aquellas decisiones pendientes en los tribunales administrativos”.

A finales de la década de 1940 y principios de la de 1950, las autoridades comunistas polacas promulgaron un programa masivo de confiscación de propiedades en todo el país, que incluía grandes cantidades de propiedades que anteriormente pertenecían a la población judía de Polonia de antes de la guerra de unos tres millones de personas, el 90% de las cuales fueron asesinadas por los nazis.

Gran parte de esta confiscación de propiedades se llevó a cabo de acuerdo con las leyes promulgadas por el régimen comunista, pero algunas se realizaron fuera del marco de esas leyes, dejando espacio para que los propietarios originales, o sus herederos, reclamen la propiedad a través de los tribunales polacos.

La nueva ley haría imposible que un tribunal invalidara una confiscación si han pasado 10 años desde que se llevó a cabo dicha confiscación.

Además, la nueva ley haría imposible siquiera iniciar un proceso judicial para reclamar la propiedad si han pasado 30 años desde que la propiedad fue confiscada.

Finalmente, si ya se han iniciado procedimientos legales para reclamar una propiedad específica, pero se iniciaron más de 30 años después de su confiscación y el proceso legal no está completo antes de que la nueva ley entre en vigencia, entonces esa demanda sería automáticamente desestimada.

Seguir leyendo

Europa News

Shoá: Países Bajos inaugura su primer monumento nacional

Agencia AJN/Itongadol.- Enumera los nombres de sus 102.136 víctimas.

Publicado

el

Por

ana frank

Agencia AJN.- El primer monumento nacional construido en los Países Bajos que enumera las 102.163 víctimas neerlandesas de la Shoá fue develado por el rey Willem-Alexander en Ámsterdam el domingo.

El monumento, diseñado por Daniel Libeskind, de 75 años, que perdió a familiares en la Shoá, se encuentra en el centro de la capital neerlandesa y es un laberinto de paredes de ladrillo que, vistas desde arriba, forman letras hebreas que se leen “en recuerdo”.

Cada piedra lleva el nombre de un judío, romaní o sinti que fue deportado de los Países Bajos y que murió en los campos de concentración nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Es el primer monumento que conmemora a todas las víctimas de los Países Bajos en un solo lugar.

“Da la sensación de que realmente existieron”, dijo Hetty de Roode, una judía cuyos padres, hermano y hermana murieron en los campos. De Roode, que asistió a la inauguración, sobrevivió escondiéndose con una familia en el norte de los Países Bajos.

La mayor parte de la población judía de los Países Bajos fue deportada durante la ocupación alemana.

“Es una página negra en la historia de nuestro país”, dijo el primer ministro Mark Rutte. “Nos obliga a cuestionarnos si debería haberse hecho más para prevenirlo y a darnos cuenta de que incluso en estos días el antisemitismo nunca está lejos”.

Libeskind, quien también supervisó el plan maestro para el monumento Ground Zero en Nueva York, dijo que fue abrumador ver su diseño inaugurado en la capital neerlandesa y agregó: “Es una advertencia para todos nosotros de lo que puede suceder en las llamadas sociedades civilizadas”.

La construcción del monumento enfrentó años de retraso, en medio de disputas sobre dónde debería construirse, el costo y el diseño. El monumento de 17,5 millones de dólares fue financiado por donaciones privadas y por Ámsterdam y otros municipios.

width="497"

En abril, los descendientes de amigos de la familia de Richard Semmel recibieron 200.000 euros del Museo de Fundatie en Zwolle, donde se encuentra un cuadro de Bernardo Strozzi.

Un propietario textil judío se vio obligado a vender su arte bajo coacción nazi en 1933. Hace ocho años, el gobierno neerlandés recomendó que sus representantes no recibieran restitución o compensación.

“El Museo no está obligado a devolver el cuadro de Bernardo Strozzi a los solicitantes ni a pagarles ninguna compensación”, se lee en la decisión del Comité de Restituciones holandés de 2013. El museo argumentó que el cuadro es demasiado importante para la colección y para el público, y que las afirmaciones de la familia no “superan” esa importancia, señaló el diario.

The Art Newspaper explica que un informe de 2020 calificó las prácticas y políticas del Comité de Restituciones como “inapropiadas”. Como resultado, el museo se acercó a la familia y se decidió por un paquete de compensación que permite que la pintura permanezca en el museo.

Según la disputa, Semmel, natural de Slobodka, Polonia, era un empresario judío que vivía en Berlín en 1933 cuando se vio obligado a entregar la pintura a los nazis. En una decisión rápida, Semmel huyó de Berlín justo a tiempo.

En una carta de posguerra, Semmel escribió que los funcionarios nazis lo acosaban constantemente, por teléfono, por escrito y con inspecciones sorpresa en su casa.

Sus representantes argumentaron que los nazis lo atacaron por ser judío, pero también con el objetivo general de arianizar los negocios judíos.

En 2019, el Comité de Restituciones tomó una decisión idéntica a la del cuadro de Strozzi en el caso de Irma Klein y su cuadro Pintura con caballos, de Wassily Kandinsky, citando “interés público” para mantener el cuadro en su lugar.

El informe de 2019 señala que esta fue la última de una serie de negativas por parte del comité a devolver o compensar el arte nazi saqueado.

Cuando se les preguntó a unas 50 personas su opinión al respecto, ninguna pensó que el cuadro debería ser transferido a manos privadas, pero todos los entrevistados dijeron que la compensación monetaria está en orden.

Semmel huyó de Berlín y se estableció en los Países Bajos, pero se fue en 1939 a Nueva York.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!