Seguinos en las redes

Argentina

El periodista argentino Federico Andahazi fue amenazado y recibió agresiones antisemitas

Agencia AJN.- El escritor dedicó su columna de esta tarde a responder un desagradable mail que recibió durante la madrugada.

Publicada

el

federico andahazi

Agencia AJN.- “Esta vez no van a poder”, por Federico Andahazi.

Esther Fainzilber era una inmigrante rusa llegada a la Argentina con apenas cinco años. Vinculada desde su juventud con diversas actividades culturales, participaba de un grupo de mujeres que se reunían a compartir lecturas en el Teatro IFT, en la calle Boulogne Sur Mer.

Fundado en el año 1932, el IFT era una de las escuelas de teatro independiente más antiguas de América Latina, una institución abierta a cualquier miembro de la sociedad, fuera o no judío, y tenía una clara orientación de izquierda.

Entre las diversas actividades del IFT estaban los Leienkrais, grupos de lectura integrados por mujeres que leían y comentaban libros.

En el año 1953, el teatro fue clausurado por el aparato de censura peronista con el argumento de que llevaba a cabo actividades conspirativas. A partir del cierre, los Leienkrais continuaron haciéndose de manera clandestina en las casas de los distintos miembros de cada grupo.

Esther Fainzilber, madre de dos hijos adolescentes y casada con un militante comunista, participaba de uno de estos encuentros de lectura en un departamento cercano al teatro, cuando un grupo de policías tiró la puerta abajo y detuvo a todas las mujeres.

El clima de delación imperante durante aquellos años era tal, que un vecino del edificio denunció a las mujeres por «comunistas y judías».

Esther Fainzilber fue llevada detenida a la comisaría 7º, de Lavalle y Pueyrredón. Estuvo encerrada en un calabozo durante dos días y, sin que se le concediera la asistencia de un abogado, fue trasladada al Departamento Central de Policía, donde la prontuariaron. Permaneció detenida en una celda hasta que le dieron la noticia que nadie quería escuchar: iba a ser trasladada a la temible Sección Especial, famosa por aplicar las más crueles torturas a los disidentes políticos. Esther pudo escuchar los gritos provenientes de las celdas de tormentos. La mujer fue llevada a los empujones frente al escritorio de un comisario. El hombre se puso de pie y con un tono intimidante, examinando sus documentos le dijo:

—Veo que ha nacido en Rusia…

Esther Fainzilber, aterrada, le explicó que hacía muchos años se había hecho ciudadana argentina.

El comisario, de pronto con una voz amable, le preguntó:

—Dígame, señora Fainzilber, ¿a usted le gustan los deportes?

Desconcertada y habida cuenta de que hacía algunos años ella había practicado remo, le contestó:

—Sí, ¿por qué?…

—Porque si le gustan los deportes, la vamos a deportar.

De ahí fue llevada nuevamente a una celda, con la convicción de que habrían de regresarla a Rusia. Le dijeron que sería embarcada en el primer vapor con destino a la Unión Soviética. Imploró desesperada, ante la amenaza de no volver a ver a sus hijos ni a su marido. Cada hora, se acercaba un oficial para decirle que pronto sería llevada al puerto. Así estuvo otros dos días en la Sección Especial, hasta que la subieron a un camión celular junto con otras mujeres.

Para su enorme alivio, le informaron que en lugar de deportarla, la llevarían presa al asilo San Miguel, en la calle Riobamba entre Lavalle y Tucumán. El asilo era en realidad un convento donde trasladaban a las mujeres sospechadas de actividades políticas contrarias al gobierno. Ahí, por primera vez en varios días pudo recibir la visita de su esposo y sus hijos.

Esther Fainzilber permaneció privada de la libertad durante un mes en el asilo San Miguel. Al entrar en su nuevo lugar de cautiverio descubrió con asombro que la mayor parte de las detenidas eran prostitutas.

Esther Fainzilber compartía con ellas la comida, el abrigo y el dinero que le llevaba su familia y trabó una gran amistad con varias de ellas.

Conozco este testimonio de primera mano porque Esther Fainzilber era la madre de mi madre. Vaya este recuerdo a la memoria de mi abuela, Esther Fainzilber, cuya pasión por la lectura seguramente contribuyó para que yo fuera escritor.

Por qué leo este texto. Porque anoche, a la madrugada, ustedes saben que yo trabajo, desde la noche hasta la madrugada. Recibí un mail muy desagradable, para decirlo amablemente.

Voy a hablarle a los oyentes como se le haba a un amigo. Lo pensé muchísimo, lo consultes con amigos, con gente que quiero y respeto y decidí hacerlo público.

Este episodio está por fuera de cualquier otro hecho, de cualquier polémica con tal o cual periodista, no tiene nada que ver con la discusión de Corea del Centro o la pura coyuntura.

Es un episodio que tiene que ver con hechos de larga data que no se pueden volver a repetir:

Voy a leer sólo algunos pasajes, los más livianitos, del mail que recibí mientras escribía, en la madrugada
“(…) JUDIO SIONISTA PITO CORTADO HIJO DE UNA GRAN PUTA.
(…)
Pedazo de LACRA. No servis ni para jabon de mala calidad.
Segui yendo a las SINAGOGAS, que cuando esten todos los PITO CORTADOS JUNTOS, les damos CANDELA.
Hijos de puta. PEDAZO DE MIERDA SIONISTA.
SUCIO REPUGNANTE HIJO DE PUTA.
Ahi tenes, SORETE.”

Lo leo porque no quiero guardar silencio. Porque cuando guardamos silencio, no nos fue bien. Lo hago público para que sepan que no van a pasar, que no tienen chances, que la democracia llegó para quedarse, que la vamos a defender con uñas y dientes, con la palabra. Sepan que no nos van callar la boca. Sepan que los vamos a ir buscar. Con la ley, con la justicia. Los vamos a ir a buscar. No nos vamos a quedar quietos hasta encontrarlos. Sepan, estos valientes anónimos, que ya tenemos el IP, que ya sabemos desde qué servidor salió esta amenaza repugnante. Que sepan estos criminales que otra vez no nos va ocurrir. Lo prometo por Esther Fainzilber, por mi abuelos, que tuvieron que escaparse de su tierra por gente como esta. Pero les tengo una mala noticia: esta vez no van a poder.

Fuente: Radio Mitre

Dejá tu comentario

Argentina

La Cancillería argentina colabora con frigoríficos para garantizar exportaciones de carne kosher a Israel

Agencia AJN.- Agencia AJN.- El canciller Felipe Solá decidió acelerar las gestiones para que rabinos provenientes de Israel puedan darle certificación kosher a la producción de carne bovina de seis frigoríficos argentinos. Los rabinos israelíes arribarán al país el miércoles próximo mediante un vuelo chárter directo desde Israel.

Publicado

el

Por

felipe-sola_1590530879

Agencia AJN.- La Cancillería argentina y frigoríficos trabajaron en conjunto para agilizar exportaciones por 110 millones de dólares y preservar el mercado israelí de carne vacuna con certificación kosher.

“Atento a las problemáticas que genera el coronavirus en el comercio internacional, el canciller Felipe Solá gestionó el ingreso al país de 98 rabinos que procederán a otorgar certificación kosher a la faena de seis plantas frigoríficas. Las exportaciones argentinas de carne de origen vacuno a Israel alcanzarán en 2020 las 24 mil toneladas y un valor cercano a los 170 millones de dólares”, afirmó un comunicado de la Cancillería.

Solá decidió acelerar las gestiones para que rabinos provenientes de Israel puedan darle certificación kosher a la producción de carne bovina de seis frigoríficos argentinos. Ya que este año las exportaciones argentinas a Israel generan un fuerte ingreso de divisas, la Cancillería planificó con los empresarios argentinos el dispositivo comercial y sanitario para que se pueda concretar la operación.

Los rabinos israelíes arribarán al país el miércoles próximo mediante un vuelo chárter directo desde Israel, el cual será de utilidad también para que vuelvan al país los argentinos que se encuentran allí.

El canciller explicó que en “los primeros tres meses se han exportado a Israel 8,5 mil toneladas de carne por un valor de 60 millones de dólares, y queda pendiente un envío de 15,5 mil toneladas que redundará en un ingreso de divisas cercano a los 110 millones de dólares”.

Además, destacó que “el mercado de Israel es de vital importancia ya que expone a lo largo de los últimos años una tendencia ascendente y un diferencial de precio del 42% del resto de los mercados”.

Por su parte, Mario Ravettino, del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas, organización que nuclea a los frigoríficos del país, señaló que “la gestión de la Cancillería argentina le permite al sector privado cerrar un negocio que genera un ingreso de 170 millones de dólares para el país”.

Y agregó: “Que el Gobierno nos acompañe para traer a los rabinos y permitir un negocio importante como el de Israel, es un reconocimiento al sector privado muy valioso. La predisposición de Felipe Solá, del secretario de Relaciones Económicas Internacionales Jorge Neme y de la embajada argentina en Israel para con el sector frigorífico fue enorme”.

“Sin la intervención del Gobierno Nacional, este negocio no se podía cerrar y el país se iba a perder un gran negocio en un contexto que Argentina necesita el ingreso de divisas. Con este reconocimiento del Canciller Solá al sector privado preservamos fuentes de trabajo, tenemos en actividad todos los operarios y seguimos abasteciendo al segundo mercado en volumen de exportaciones en un contexto difícil en el mundo con la pandemia del COVID-19″, explicó el empresario del Consorcio ABC.

La certificación kosher demanda procesos productivos especiales que incluyen tanto el cumplimiento de normas higiénicas sanitarias de bienestar animal, así como también del cumplimiento del rito religioso. El certificado es otorgado por religiosos debidamente habilitados por el Rabinato de Israel. La certificación del rito kosher será realizada en cada planta por equipos que rondan las 15 personas con responsabilidades que son muy específicas. El rabino tiene que conocer las leyes teóricas y su aplicación práctica.

“El presente proceso se realiza a los fines de dar cumplimiento en tiempo y forma con los compromisos asumidos, para preservar el mercado en un escenario en la cual los religiosos que residen en nuestro país con potestad de realizar la certificación kosher ya se encuentran trabajando en los restantes establecimientos frigoríficos que complementan las exportaciones argentinas de carne bovina a Israel”, afirmó el comunicado de la Cancillería.

Los frigoríficos Carnes Pampeanas, Swift Venado Tuerto, Black Bambú, Marfrig, Friar Reconquista, Friar Nelson y Alberdi, son las plantas que exportarán la carne kosher a Israel y trabajaron de manera conjunta con la Cancillería argentina.

Seguir leyendo

Argentina

Argentina. La vacuna contra la poliomielitis pasará desde hoy a ser inyectable

Publicado

el

Por

sabin

Agencia AJN.- La vacuna Sabin contra la poliomielitis dejará de ser oral desde hoy y sólo se utilizará la inyectable tipo Salk en todo el país, según anunció la titular de la Comisión Nacional de Inmunizaciones, Mirta Roses, que calificó la medida como un “hecho histórico”.

La vacuna oral contra la poliomielitis creada por el virólogo Albert Bruce Sabin, un médico judío que nació en la ciudad de Bialistok, cuando era parte del imperio ruso, y que emigró, en 1921, a los Estados Unidos, huyendo de los pogromos que se produjeron luego que Polonia restaurara su independencia al finalizar la Primera Guerra Mundial.

sabin1

Roses, que también es directora emérita de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), detalló que de ahora en más se utilizará sólo la vacuna inyectable tipo Salk, más completa que la Sabin y con menos posibilidades de generar complicaciones derivadas del propio virus que se utiliza en su elaboración.

“Estamos todos muy emocionados al darle la despedida a las gotitas que nos ayudaron terminar con la polio y que usamos en el país en operativos masivos desde el año 1971”, explicó Roses.

El Ministerio decidió modificar el esquema de vacunación en base a una recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En Argentina, el último caso registrado de poliomielitis fue en 1984, mientras que diez años después, en 1994, la región de las Américas fue la primera en ser declarada libre de la enfermedad.

El año pasado, según datos de la OMS, en todo el mundo se notificaron 156 casos de polio y en sólo dos países, Afganistán y Pakistán, la enfermedad sigue siendo endémica. El organismo calcula que la vacuna pudo evitar más de 16 millones de casos de parálisis por el virus.

El nuevo esquema anunciado hace una semana por el Ministerio de Salud pasará de la actual oral bivalente (bOPV) más conocida como Sabin, a la vacuna inactivada (IPV) también conocida como Salk y constará de 3 dosis a los 2, 4 y 6 meses de edad y un refuerzo en el ingreso escolar entre los 5 y 6 años.

“Estamos a un pasito de erradicar la segunda enfermedad del mundo después de la viruela gracias a las vacunas, que nos igualan y son una prioridad, una política de Estado en este país”, remarcó Carla Vizzotti, secretaria de Acceso a la Salud del Ministerio.

La vacuna Sabin comenzó a utilizarse en 1971 y la facilidad para su aplicación, el bajo costo y la capacidad para combatir lo que se denomina “virus salvaje” en el estómago, fue lo que permitió llevar adelante operativos masivos y esas fueron, según Roses, la “clave de su éxito”.

La primera vacuna desarrollada contra la poliomielitis, una enfermedad muy contagiosa que no tiene cura y afecta principalmente a los niños, fue presentada oficialmente el 12 de abril de 1955 por el presidente norteamericano Dwight Eisenhower y desarrollada por Jonas Salk. En Argentina, comenzó a aplicarse al año siguiente. La enfermedad es producida por el poliovirus que se transmite a través de secreciones respiratorios o por la ruta fecal-oral pero como el ser humano es el único reservorio, los casos de polio disminuyeron más de un 99% gracias a la vacuna.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!