Seguinos en las redes

Cultura

Se cumple un nuevo aniversario de la Guerra de Iom Kipur, segun el calendario hebreo

Agencia AJN.- Los israelíes no imaginaron que los agredirían en su día más sagrado, cuando gran parte de sus ciudadanos estaría rezando en las sinagogas, incluidos los miembros de las Fuerzas Armadas.

Publicada

el

kipur 2

Agencia AJN.- La cuarta guerra entre el Estado de Israel y sus vecinos se inició al mediodía del 6 de octubre de 1973 (hoy es su aniversario según el calendario hebreo), con un ataque coordinado de los ejércitos de Egipto y Siria, el primero desde el canal de Suez y el segundo desde las Alturas del Golán.

Los comentarios de la época y diversos trabajos históricos coincidieron en que la embestida sorprendió a las máximas autoridades civiles y militares israelíes, lo cual explicaría la gran cantidad de bajas sufridas por el Estado judío: 2.656 muertos -aproximadamente el 0.1% de la población- y 7.250 heridos.

En la misma se vivió claramente la época del mundo bipolar y la “Guerra Fría”: la Unión Soviética armó y asesoró a los ejércitos árabes -especialmente al sirio- y presionó internacionalmente para lograr un alto el fuego cuando la contienda favorecía a Israel, mientras que los Estados Unidos repusieron los pertrechos militares israelíes luego de una semana de reiniciados los combates.

El ataque conjunto aparentemente se estableció a mediados de junio, cuando el presidente egipcio Muhammad Anuar as-Sadat visitó a su par Hafez al-Assad en Damasco.

Si bien nunca fue admitido, es indudable que se evaluó que los israelíes no imaginarían que los agredirían en su día más sagrado, cuando gran parte de sus ciudadanos estaría rezando en las sinagogas, incluidos los miembros de las Fuerzas Armadas.

Además, los servicios de inteligencia israelíes no sospecharían de la concentración de fuerzas egipcias en las cercanías del canal de Suez, ya que en esa época solían realizar maniobras militares.

Si bien todos los países árabes apoyaban las acciones militares, solo dos aportaron tropas: Irak y Jordania, que colaboraron con el ejército sirio.

Por su parte, el gobierno israelí -encabezado por la primera ministra, Golda Meir, y el ministro de Defensa, Moshe Dayan- decidió alistar a las tropas ante la inminencia de un ataque egipcio, que informes de inteligencia daban como previsible, pero no movilizó a los reservistas.

Iniciada minutos antes de las 14 horas del 6 de de octubre, la contienda se prolongó por veinte días y su desarrollo puede dividirse en dos, ya que si bien el ataque árabe fue concertado, los ejércitos sirio y egipcio actuaron de acuerdo a su propia planificación.

Por su parte y en base a informes de inteligencia que preveían una ofensiva en ambos frentes, las autoridades gubernamentales y militares israelíes decidieron movilizar a la reserva a media mañana, lo cual se vio dificultado por ser Iom Kipur. Luego priorizaron la contención de las fuerzas sirias en el Golán al cruce del ejército egipcio del canal de Suez y su presencia en Sinaí.

La ofensiva fue iniciada por la aviación siria, que penetró el espacio aéreo israelí con gran cantidad de MiG-17, atacando a las fuerzas blindadas y el cuartel general israelíes en las Alturas del Golán, mientras la artillería hacía lo propio desde su territorio, a fin de permitir el ingreso de tanques y aprovechar el efecto sorpresa para acceder a los lugares que se habían fijado como meta para esa primera etapa.

La Fuerza Aérea israelí inició un contraataque, pero debió enfrentarse con baterías móviles antimisiles y perdió más de cuarenta aviones.

Al caer la noche, los sirios habían logrado tomar el monte Hermon, y la artillería y los blindados rusos se apostaron al sur del Golán, a fin de prepararse para intentar apoderarse del lago Kinéret (mar de Galilea) al día siguiente.

El predominio sirio se mantuvo durante todo el domingo 7 de octubre, llegando a penetrar unos ocho kilómetros en territorio israelí en el sur del Golán, mientras que en el norte y el centro se imponía la resistencia israelí, aunque con gran cantidad de bajas.

El lunes 8 de octubre, con las fuerzas de infantería y blindadas reorganizadas y habiendo encontrado la aviación la manera de repeler o evitar las baterías antiaéreas, el alto mando israelí inició la contraofensiva.

Tras duros combates, el 10 de octubre Israel recuperó las posiciones previas al inicio de la contienda, y al día siguiente comenzó a atacar territorio sirio, incluyendo el bombardeo de objetivos militares en la propia Damasco.

El domingo 14 de octubre, los blindados israelíes detuvieron su avance a 40 kilómetros de la capital, luego de haber derrotado también a una división blindada jordana y a tropas iraquíes. Recién el 22 de octubre, horas antes de que comenzara el primer cese del fuego, tropas de infantería y paracaidistas lograron retomar el monte Hermon, tras duros enfrentamientos que incluyeron luchas cuerpo a cuerpo.

En el frente sur, a las 14 horas del 6 de octubre la artillería egipcia comenzó a bombardear las posiciones israelíes en la orilla oriental del canal de Suez y la infantería y los blindados empezaron a cruzar la vía marítima, mediante puentes especiales que había provisto la Unión Soviética, hasta apoderarse de toda la ribera, armados con bombas antitanques y misiles antiaéreos.

Cuando los israelíes intentaron repelerlos se encontraron en inferioridad de condiciones, de modo que sufrieron numerosas bajas y pérdidas de materiales.

Ese primer día, los egipcios se apoderaron de la franja costera hasta una profundidad de unos 10 kilómetros, y por la noche trasladaron a cinco divisiones de infantería, parcialmente mecanizadas, y unos quinientos carros de combate, a la vez que emplazaron comandos detrás de las líneas defensivas israelíes, por medio de helicópteros.

Su objetivo era alcanzar territorio israelí cruzando por alguno de los tres pasos existentes, ya que los blindados no podían avanzar por la costa debido a la cantidad de arena.

El alto mando y el gobierno israelíes decidieron no contraatacar hasta tanto no estuviese controlada la situación en el Golán, de modo que lo único que hicieron sus tropas en los dos primeros días fue responder con artillería y neutralizar a los comandos infiltrados.

Luego se dividió el sur de la península del Sinaí en tres secciones y se designó al frente de cada una a generales de gran experiencia en el terreno, a fin de recuperar el canal y dividir en dos al ejército egipcio. Solo el sector central, comandado por Ariel Sharón, logró su objetivo de llegar hasta la vía marítima, a través del Gran Lago Amargo, pero con gran cantidad de bajas.

El 11 de octubre, Sadat cedió a las presiones de al-Assad y el secretario general del Partido Comunista y titular del Presidium del Soviet Supremo de la Unión Soviética, Leonid Brezhnev, de atacar al ejército israelí y aliviar la situación de las tropas sirias en el Golán.Tres días después movilizó a su ejército al interior del Sinaí e intentó penetrar en Israel por el centro y la costa sur, con más de quinientos blindados.

Ante las bajas sufridas al intentar recuperar el canal y la disminución de sus reservas de pertrechos, que recién comenzaron a ser repuestos por los Estados Unidos ese mismo 14 de octubre, el alto mando israelí decidió esperar a los egipcios en zonas con topografía favorable.

En virtud de ello, las fuerzas de Sadat fueron diezmadas, perdieron más de la mitad de sus carros blindados y fueron obligadas a retroceder hasta la costa del canal de Suez. Al día siguiente, tropas al mando de Sharón iniciaron una operación tendiente a cruzar la vía marítima, lo cual se cumplió por parte de un grupo de paracaidistas, aunque el fuego egipcio demoró el paso de los blindados hasta el 17 de octubre.

Entre ese día y el siguiente, las tropas cruzaron a la ribera occidental del canal, cercaron al Tercer Cuerpo del ejército egipcio y se estacionaron en el kilómetro 101 de la carretera que une El Cairo con Suez. Otro de los logros fue la destrucción de gran cantidad de baterías antiaéreas, lo cual permitió que la aviación israelí pudiera atacar blancos en el interior de Egipto.

Además, la Marina ocasionó graves daños a sus atacantes: las siete lanchas de combate, equipadas con un sistema de misiles de fabricación israelí, derrotaron a las fuerzas navales egipcias y sirias, superiores en número, en las batallas de Latakya, al Norte, y Damieta, cerca de Port Said, al Sur, atacaron diversos puntos en la costa siria del mar Mediterráneo y participaron en enfrentamientos en el mar Rojo. Las fuerzas egipcio-sirias perdieron quince lanchas; las israelíes, sólo dos.

El 16 de octubre, Sadat declaró que no aceptaría un cese del fuego si Israel no accedía a retirar sus fuerzas a las líneas anteriores al 5 de junio de 1967, bajo supervisión internacional.

En tanto, Brezhnev se comunicó con el presidente estadounidense, Richard Nixon, a fin de concertar que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas decretara el cese del fuego y solicitarle que presionara a las autoridades israelíes para que lo aceptaran.

La propuesta de ambas superpotencias sirvió de base para la resolución 348, que estableció un alto el fuego a partir de las 6 de la mañana del 22 de octubre, pero Israel continuó sus operaciones, ante lo cual la Unión Soviética movilizó parte de su flota al Mediterráneo, dándole a entender que si no respetaba el alto el fuego, intervendría en favor de sus aliados árabes.

Esto llevó a los Estados Unidos a establecer un alerta nuclear. El 26 de octubre, Washington exigió a Jerusalem que culminara sus operaciones militares y finalmente se firmó un acuerdo de cese del fuego con Egipto el 27 de octubre.

Por esas horas, las fuerzas israelíes habían recuperado casi todo el territorio perdido en las primeras horas de la guerra, con excepción de la costa oriental del canal de Suez, habían destruido más de la mitad de las fuerzas navales sirias y egipcias, y estaban a unos 40 kilómetros de Damasco y a aproximadamente 80 de El Cairo.

A pesar de la victoria -costosa en muertos y heridos-, se designó una comisión investigadora, encabezada por el presidente de la Corte Suprema, Shimón Agranat, para evaluar el accionar militar durante el conflicto.

Después de escuchar a cientos de testigos y de revisar gran cantidad de documentación, se llegó a la conclusión que existieron falencias en el alto mando y el área de inteligencia militar, que no interpretaron correctamente los indicios sobre un inminente ataque, y se recomendó la baja del comandante en jefe de la Fuerza de Defensa de Israel, David Elazar, y del jefe de Inteligencia y su adjunto, Eli Zeira y Arié Shalev, respectivamente.

El informe preliminar fue difundido el 2 de abril de 1974, y el 11 de abril renunciaron a sus cargos Golda Meir, quien había triunfado en las elecciones realizadas a comienzos de ese año, y todo su gabinete.

A partir de la firma del tratado final de cese del fuego con Egipto, el 11 de noviembre de 1974, se iniciaron conversaciones entre ambas naciones, con el auspicio estadounidense, que derivaron en el Acuerdo de Camp David y el tratado de paz entre ambas naciones.

Cultura

Efemérides. Un día cómo hoy nacía el actor Max Berliner

Publicado

el

Por

ber

Agencia AJN.- El actor y director Max Berliner cumpliría hoy 101 años. Nacido en Varsovia en 1919, Berliner llegó a la Argentina con su familia cuando tenía dos años. Durante su niñez vivió en el barrio de Once junto a su madre costurera y su padre broncero. Cuando tenía sólo cinco años y trabajaba en una fábrica de camas debutó en una obra teatral de Sholem Aleijem, “Inmigrantes”, donde se destacó por sus diálogos en ídish.

Berliner fue reconocido por su papel protagónico en películas como “La Nona”, “La Patagonia Rebelde” o “Plata Dulce” y sus interpretaciones en ídish, este año su carrera estuvo marcada por su vuelta a la AMIA, con un “Concierto a dos voces” de teatro y poesía en castellano e ídish.

En 2012 recibió el Premio Martín Fierro de la Asociación de Periodistas de la Televisión y la Radiofonía Argentinas (APTRA) y fue nombrado como Personalidad Destacada de la Cultura de la ciudad de Buenos Aires por la Legislatura porteña en diciembre del 2013 justamente por su tarea a favor de la difusión del ídish.

A los 18 años, Max Berliner creó el grupo ARTEA y luego fundó la sala con el mismo nombre. En ese escenario propio también participó su esposa, la actriz y pintora Rachel Lebenas, pero por razones ajenas a su voluntad, el teatro que en cada butaca tenía el nombre de un actor judío, no pudo mantenerse abierto.

“Max Berliner es una de los pocos exponentes vivos de la cultura y el teatro idish. Sin duda Max es un testigo de la época de oro del teatro judío de la Argentina, una de las comunidades judías más importantes del mundo. Su paso como docente en la escuela Sholem Aleijem ha permitido sembrar en los miles de alumnos, que hoy son padres y abuelos que están dispersos por el mundo, el sentimiento y la dulzura del idioma idish”, expresó su hijo Daniel Berliner en diálogo con la Agencia Judía de Noticias.
“Mi padre es lo que nosotros llamamos un Lerer (mestro)”, aseguró otro de sus hijos.

La escuela Sholem Aleijem en donde trabajó desde 1947 y por casi 60 años, más tarde, en su honor, bautizó su salón de actos con su nombre.

Además, el actor fue protagonistas de películas como “El profesor tirabombas”, “Pasajeros de una pesadilla” y “Highlander II”, entre otros éxitos.

Por otro lado, con su presencia en la publicidad de 2009 para un medicamento contra la artrosis ganó una gran popularidad en el público joven.

En su última actuación en la AMIA, en septiembre de este año, recitó uno de sus poemas favoritos, “Di Dame Mitn Hintl”, ante una sala colmada de público.

Max Berliner falleció el 26 de agosto de 2019 a los 99 años en la ciudad de Buenos Aires.

Seguir leyendo

Cultura

El director de la última película del Papa Francisco habla de la esperanza y el vínculo con el judaísmo

Agencia AJN.- Se trata del director Evgeny Afineevsky, de origen judío, nacido en Rusia, quien acaba de presentar la película Francesco en el Festival de Cina de Roma. Afineevsky ya fue nominado a un Oscar en 2016 por “Winter on Fire”, sobre el levantamiento popular en Ucrania.

Publicado

el

Por

papa

Agencia AJN.- Después de abordar la guerra en Siria, Evgeny Afineevsky, nominado al Oscar, quería que su próximo documental enviara un mensaje de esperanza, por lo que eligió como tema al único líder mundial que cree capaz de unir a la humanidad: el Papa Francisco.

Afineevsky, un judío nacido en Rusia, describe a Francisco como el gran conector, y “Francesco”, que se estrenó en el Festival de Cine de Roma el miércoles, coloca al Sumo Pontífice en el corazón de una narrativa que arroja una amplia red los problemas urgentes del mundo.

“El hilo principal de esta película es más sobre nosotros como seres humanos, que estamos creando desastres todos los días. Y él (el Papa) es quien nos está conectando a través de estos hilos”, dijo Afineevsky, ahora ciudadano estadounidense, en una entrevista.

Usando el coronavirus como plataforma de lanzamiento, la película de dos horas comienza con imágenes de una plaza de San Pedro desierta y resbaladiza por la lluvia en la noche del 27 de marzo, cuando Francisco dirigió un servicio de oración surrealista y solitario para aliviar la pandemia que se propaga rápidamente.

Luego corta las calles vacías de todo el mundo para transmitir el mensaje del Papa de que “todos estamos en el mismo barco”.

Afineevsky fue nominado a un Oscar en 2016 por “Winter on Fire”, sobre el levantamiento popular en Ucrania. Después de “Gritos de Siria”, una película posterior sobre la guerra civil en ese país. “Esto me llevó al lado más oscuro de la humanidad”, por lo que se sintió obligado a producir algo edificante.

“Así como el Papa Francisco llama la atención sobre la situación horrible que nosotros como humanidad hemos creado, yo quería encontrar esperanza, luz y amor y dar esta esperanza a la gente. A través de sus acciones (del Papa), encontré esto”, dijo.

“Es la historia de nosotros, y él nos ayudó a entender estas cosas”, agregó el director cinematográfico.
La película aborda otros temas de actualidad como la creciente brecha entre ricos y pobres, el racismo, el cambio climático, el abuso sexual, la migración, la trata de personas, la polarización política y las relaciones entre cristianos, musulmanes y judíos.

El espectador los ve a través de los ojos del Papa, sus pronunciamientos, sus escritos, sus tuits, sus viajes y los titulares de los periódicos. También incluye entrevistas de Afineevsky con Francisco y apariciones de expertos de la Iglesia Católica, refugiados, víctimas de abuso sexual, una pareja homosexual, un sobreviviente del Holocausto, rabinos y musulmanes.

Se entremezclan imágenes de bombas en Siria, barcos de migrantes hundiéndose en el Mediterráneo, tifones en Filipinas, el derretimiento de los casquetes polares, la separación de familias en la frontera entre Estados Unidos y México, un campo de refugiados en Grecia y negros asesinados por la policía en Estados Unidos con comentarios papales.

Aunque positiva en su evaluación general, la película evita la hagiografía abierta de los documentales de Francisco realizados por grupos religiosos.

Destaca el hecho de que juzgó completamente mal la escala y la gravedad de la crisis de abuso sexual en la Iglesia, y que luego reconoció públicamente su error y se disculpó. “Es hermoso ver a un líder en su posición, y simplemente a un ser humano humilde, que es capaz de decir: ‘Lo siento, estoy equivocado'”, concluyó Afineevsky.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!