Seguinos en las redes

Cultura

Se realizó la limpieza de los papelitos del Muro de los Lamentos por la proximidad de Pésaj, la pascua judía

Agencia AJN.- El propósito es hacer espacio para que los turistas y visitantes que se espera que lleguen en los próximos meses coloquen nuevas notas.

Publicada

el

IMG_9708

Agencia AJN.- Con la proximidad de Pesaj (pascua judía), la Fundación Patrimonio del Muro Occidental, conocido mundialmente como “Muro de los Lamentos”, se prepara para la peregrinación de miles de fieles.

Este martes se retiraron las notas de oración que se habían colocado entre las piedras del Muro Occidental durante el último medio año. La remoción se llevó a cabo con estricto apego a las normas halájicas (ley judía) y con el uso de guantes y herramientas de madera desechables. El propósito es hacer espacio para que los turistas y visitantes que se espera que lleguen en los próximos meses coloquen nuevas notas. Las notas extraídas se colocaron en bolsas y serán enterradas junto con los libros sagrados en el Monte de los Olivos.

IMG_9709

El rabino del Muro de los Lamentos, Shmuel Rabinowitz, supervisó personalmente la remoción de las notas y oró por las almas de las víctimas de los ataques terroristas de la semana pasada y por la recuperación completa y rápida de los heridos. También oró por la paz en el mundo, por el bienestar de los judíos ucranianos y por todos aquellos que enviaron notas desde Israel y alrededor del mundo.

La Fundación Patrimonio del Muro Occidental destacó que “la diferencia más destacada es el aumento en el número de notas enviadas desde Ucrania el mes pasado. En marzo de este año, Ucrania subió del puesto 14 al 5 en la lista de países que enviaron notas. Los diez países desde los que se envió la mayor cantidad de notas son: Estados Unidos, Eslovaquia, Colombia, Inglaterra, Ucrania, Brasil, Sudáfrica, India, Países Bajos y Alemania”.

La pascua judía se celebrará desde el atardecer del viernes 15 de abril y hasta la tarde del sábado 23 de abril.

Cultura

“Fabelmans” de Spielberg obtuvo siete nominaciones a los Oscar

Agencia AJN.- La lista de nominaciones de los Premios de la Academia de este año está repleta de personajes, historias y artistas judíos.

Publicado

el

Por

por

Agencia AJN.- “The Fabelmans”, el drama autobiográfico de Steven Spielberg sobre su educación judía obtuvo siete nominaciones a los premios Oscar.

Además, una nueva versión de una película atacada por los nazis, un éxito de taquilla sobre una familia israelí y un documental del director del programa del Festival de Cine Judío de San Francisco también fueron reconocidos en una lista repleta de personajes, historias y artistas judíos.

La película de Spielberg obtuvo nominaciones en las principales categorías de Mejor Película, Director y Guión.

La película también consiguió reconocimientos por actuación para Judd Hirsch, quien es de origen judío, y Michelle Williams, quien recientemente dijo que planea criar a sus dos hijos con judaísmo.

Por otra parte, el drama psicológico «Tár», protagonizado por Cate Blanchett, recogió seis nominaciones. La película teje el misticismo judío en su narración.

Asimismo, «Todos tranquilos en el frente occidental», la nueva adaptación en alemán de Netflix de la clásica novela de 1929 sobre los horrores experimentados por los soldados alemanes durante la Primera Guerra Mundial, también fue nominada para nueve Oscar. La obra fuente de la película alguna vez fue prohibida y quemada por el Partido Nazi Ascendente, que creía que su postura contra la guerra hacía que el ejército alemán se viera débil y constituía una amenaza para sus planes de dominación mundial.

Seguir leyendo

Cultura

Muere Grigory Kanovich, premiado autor que narró la judería lituana

Agencia AJN.- Se esforzó por contar la historia de su pueblo a pesar de la presión soviética.

Publicado

el

Por

Kanovich Grigory

Agencia AJN.- Grigory Kanovich, un judío nacido en Lituania y autor galardonado que se esforzó por contar la historia de su pueblo a pesar de la presión soviética, murió el viernes a los 93 años en su casa en Tel Aviv.

El repertorio de Kanovich incluye más de 30 obras de teatro y guiones, una docena de novelas y varias colecciones de poemas y cuentos, casi todos dedicados a historias de judíos lituanos.

Kanovich nació en 1929 en el shtetl de Janova, un pueblo casi enteramente judío al norte de Kaunas, que fue la capital de la Lituania independiente en el período de entreguerras. En su juventud, la ciudad fue hogar de más de 3.000 judíos, el 80% de su población. Había cientos de tiendas propiedad de judíos, un banco judío y varias sinagogas y escuelas judías. Más de 2.100 judíos de Janova fueron asesinados en una serie de masacres en el verano de 1941.

La familia de Kanovich estuvo entre los afortunados y escapó durante el breve período de la ocupación soviética entre el pacto de no agresión ruso-alemán de 1939 y la invasión a la Unión Soviética por parte de Alemania en 1941. La familia viajó al Este a través de Letonia y se adentró más en el Asia Central controlada por los soviéticos, donde sobrevivió a la guerra.

Cuando terminó la guerra, Kanovich regresó a la región de su juventud para estudiar en la Universidad de Vilnius, pero el mundo que conocía allí desapareció para siempre. Ya en 1949 comenzó a poner sus pensamientos sobre esa pérdida por escrito, elogiando el mundo de los judíos de Lituania y documentando la nueva realidad judeosoviética.

Aunque escribió principalmente en ruso, sus obras entretejían el pensamiento talmúdico de las ieshivot de Lituania con el ingenio ídish que siguió siendo parte de la comedia soviética mucho después de la Shoá.

Soldados judíos en un Séder de Pésaj antes de la guerra en Utena, Lituania Yad Vashem Archives 183AO2

“Kanovich escribió sobre el destino del pueblo judío, sobre su relación con la cultura lituana y rusa. En el centro de sus obras está el ‘hombrecito’ que se opone obstinadamente al mal y para el autor encarna a una persona en general”, dijo una vez Wolfgang Kazak, un eslavista alemán, sobre la obra de Kanovich.

La primera trilogía de novelas de Kanovich, escrita entre 1974 y 1979 y basada en cuentos que escribió en 1959 y 1967, fue escrita a través de los ojos de un joven estudiante de ieshivá que navegaba por la Shoá.

“Kanovich escribió sobre la tragedia, pero sobre la tragedia de las personas que, incluso frente a la muerte inevitable, no perdieron su dignidad ni el sentido de pertenencia a su pueblo y su civilización”, escribió Vitaly Portnikov, un periodista y editor ucraniano, en un homenaje en Radio Svoboda, el servicio ruso de Radio Free Europe/Radio Liberty. “Nos llevó a los tiempos bíblicos, a los tiempos de las parábolas y los profetas. Nosotros, sus lectores, nos sentimos humanos, nos sentimos fuertes. Nos sentimos como si estuviéramos en vuelo.”

Los temas de la obra de Kanovich, como la nostalgia por un pasado impregnado de religiosidad y la lucha contra la asimilación, limitaron el alcance de su obra en la Unión Soviética: solo se permitió su publicación dentro de la República Socialista Soviética de Lituania, donde vivía. Aun así, se convirtió en el favorito de los judíos de toda la Unión Soviética. Después de la caída de la Cortina de Hierro, Kanovich fue elegido brevemente presidente de la comunidad judía de la recién independizada Lituania, pero como tantos otros judíos de Europa del Este, optó por emigrar a Israel en la década de 1990. Allí siguió escribiendo, sin dejar de contar la historia del shtetl lituano, y su trabajo se publicó en 2019.

“Era un extraño para los escritores rusos porque escribía sobre judíos. Y era un extraño para los escritores judíos porque escribía sobre aquellos judíos a quienes la literatura soviética no quería conocer ni notar: sobre los judíos del Libro y los hechos, sobre judíos que no solo no se avergonzaban de su origen, sino que tampoco se consideraban ‘hermanos pequeños’, no querían complacer al ‘hermano mayor’, contarle chistes estúpidos y compartir recetas de cocina”, escribió Portnikov.

Después de la caída de la Unión Soviética, Kanovich recibió el Premio de la Unión de Escritores de Israel y la Cruz de Comandante de la Orden del Gran Duque de Lituania Gediminas, uno de los más altos honores de Lituania, y fue nombrado Laureado con el Premio del Gobierno de Lituania en el Ámbito de la Cultura y el Arte. Le sobreviven sus dos hijos y su esposa, Olga.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!