Seguinos en las redes

Guerra

The New York Times | La agencia de la ONU en Gaza luchó contra la infiltración de Hamás, pero no lo suficiente, según Israel

La principal agencia de la ONU en Gaza afirma que lleva mucho tiempo investigando las denuncias de vínculos, y que despidió a varios empleados a lo largo de los años. Israel, por su parte, asegura que se trata de una organización comprometida y demasiado débil para protegerse.

Publicada

el

nyt
Soldados israelíes junto a la sede del Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas en el centro de Gaza esta semana, fotografiados durante una visita guiada. Foto: Sergey Ponomarev (NYT)

Agencia AJN.- (Patrick Kingsley y Ronen Bergman – New York Times -NYT-) Cuando las Naciones Unidas iniciaron hace una década una investigación sobre si un puñado de sus empleados en la Franja de Gaza eran miembros de Hamás, no pasó mucho tiempo antes de que un alto funcionario jurídico de la ONU en el territorio empezara a recibir amenazas de muerte.

Primero fueron correos electrónicos, enviados desde cuentas anónimas, según tres altos funcionarios de la ONU destinados en Gaza en aquel momento.

Luego llegó un ramo funerario, entregado en el complejo principal de la ONU, etiquetado con el nombre del funcionario jurídico.

Por último, según dos de los funcionarios, se envió al complejo una granada con el perno aún dentro.

La ONU evacuó al jurista, abogado británico y ex militar, y lo trasladó lo más rápido posible a Jerusalem, explicaron las tres personas.

Tras la publicación del artículo del NYT, el reconocido escritor y periodista, Amjad Taha, expresó este domingo en X (antes Twitter): »Así, el NYT informa que cuando la UNRWA comenzó a investigar a los miembros del personal de Hamás dentro de su organización, primero recibió amenazas por correo electrónico de terroristas de Hamas en Gaza. Posteriormente, los yihadistas de Gaza enviaron un ramo funerario, seguido de una granada real a la ONU con el perno aún intacto. A continuación, la ONU evacuó a Israel al funcionario jurídico amenazado».

Episodios como este, de octubre de 2014, de los que no se había informado anteriormente, forman parte de la historia de fondo de la actual crisis que envuelve a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA), el grupo de ayuda de la ONU en Gaza que ahora acoge a más de la mitad de la población del enclave costero palestino.

Funcionarios actuales y anteriores de la UNRWA señalan que la agencia lleva mucho tiempo tomándose en serio e investigando las acusaciones de infiltración por parte de Hamás, que tomó el poder en Gaza en 2007.

La agencia respondió de diversas formas a los avisos de Israel, Estados Unidos y sus propias redes. Era el tipo de desafío, dijeron, al que se enfrentan todos los grupos de ayuda que operan en entornos hostiles, no exclusivo de UNRWA, que trabajó en la Franja durante décadas.

En lugar de abordar estas cuestiones en un proceso sistemático, lo hacían de forma poco sistemática, sobre todo en privado, trabajando con funcionarios de las Naciones Unidas en Nueva York. A lo largo de los años, varias personas que tenían vínculos probados con Hamás fueron despedidas o abandonaron la agencia, incluso después de la investigación de 2014, explicaron funcionarios actuales y anteriores.

Israel, por su parte, hizo durante mucho tiempo una acusación más amplia: la UNRWA no fue lo suficientemente lejos para erradicar a Hamás y no estaba dispuesta a limpiar sistemáticamente. El Estado judío advirtió que la UNRWA es una organización completamente comprometida que es demasiado débil para proteger contra la infiltración y necesita ser reemplazada por un grupo de ayuda más neutral.

El mes pasado, Jerusalem acusó a 12 miembros del personal de la UNRWA de participar en la incursión dirigida por Hamás contra Israel al comienzo de la guerra el 7 de octubre o en las secuelas de la incursión. También afirmó que uno de cada 10 empleados de la UNRWA en Gaza es miembro de Hamás.

Estas dos declaraciones -de las que Israel aportó algunas pruebas a Estados Unidos, aunque no públicamente- llevaron al menos a 19 donantes extranjeros a suspender sus donaciones a la agencia. La pérdida de financiación puso en peligro la existencia de la UNRWA cuando la mayoría de los habitantes del enclave dependen del grupo para obtener alimentos y refugio.

Los dirigentes de la UNRWA remarcan que la agencia se esfuerza por garantizar que sus 13.000 empleados en la Franja mantengan las normas de neutralidad, formando regularmente a su personal para que se mantenga al margen de la política e investigando a aquellos que no lo hacen.

Sin embargo, los funcionarios de la agencia agregaron que es imposible para la UNRWA – como cualquier gran organización que atrae a su personal de una muestra representativa de la sociedad – rastrear las lealtades políticas privadas de todos sus empleados.

El comisionado general de la UNRWA, Philippe Lazzarini, expresó en una entrevista con NYT el viernes: «Lo que queremos asegurarnos es que nuestro personal no tenga una función política pública, porque eso sería totalmente incompatible con la función de un funcionario».

«Nuestros empleados forman parte del tejido social de Gaza y de su ecosistema. Y como parte del tejido social de la Franja, también está Hamás», añadió el comisionado general.

Si bien Lazzarini despidió a la mayoría de los 12 empleados acusados de conexiones con el 7 de octubre, argumentó que no había podido investigar personalmente las denuncias, en parte debido a la grave situación dentro de Gaza, y que habían sido despedidos sin el debido proceso. Una unidad de investigación de la ONU con sede en Nueva York está estudiando las acusaciones.

En opinión de Israel, la UNRWA debería haber sido mucho más proactiva a la hora de proteger su neutralidad. Los israelíes hicieron hincapié en reiteradas ocasiones que la UNRWA hizo muy poco para impedir que Hamás construya infraestructuras militares cerca de sus instalaciones, o incluso que las utilice para almacenar municiones.

Para reforzar ese argumento, el ejército israelí condujo esta semana a un grupo de periodistas internacionales, entre ellos dos de The Times, a uno de los muchos túneles excavados por Hamás bajo la Franja para albergar su infraestructura militar.

Guerra

Hamás aseguró que el plan de Netanyahu para la posguerra de Gaza «nunca tendrá éxito»

«Cuando se trata del día después en la Franja de Gaza, Netanyahu presenta ideas que sabe perfectamente que nunca tendrán éxito», expresó Osama Hamdan a los periodistas durante una rueda de prensa en Beirut.

Publicado

el

Por

567974

Agencia AJN.- Un alto cargo de Hamás arremetió este viernes contra el plan del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, para la posguerra de la Franja de Gaza.

«Cuando se trata del día después en la Franja de Gaza, Netanyahu presenta ideas que sabe perfectamente que nunca tendrán éxito», expresó Osama Hamdan a los periodistas durante una rueda de prensa en Beirut.

El premier israelí presentó este jueves al gabinete de seguridad un documento de principios sobre la gestión del enclave costero palestino después de la guerra, con el objetivo de instalar a “funcionarios locales” no afiliados al terrorismo para administrar los servicios en Gaza.

El documento es una recopilación de principios que el primer ministro viene señalando desde el comienzo de la guerra, pero es la primera vez que se presenta formalmente al gabinete para su aprobación.

Durante más de cuatro meses, Netanyahu postergó las discusiones sobre el “día después” de la guerra, temiendo que esto pudiera provocar fracturas en su coalición.

Algunos de sus ministros de extrema derecha pretenden utilizar esas reuniones para impulsar el restablecimiento de los asentamientos israelíes en la Franja y el control israelí permanente de zona, políticas a las que el primer ministro dice oponerse.

Netanyahu afirma que no permitirá que la Autoridad Palestina (AP) vuelva a gobernar Gaza. En ocasiones matizó esto diciendo que Israel no permitirá que la AP en su forma actual regrese al enclave palestino, lo que indica que Israel podría vivir con una AP, como lo impulsó Estados Unidos.

El documento presentado anoche no nombra específicamente a la AP ni descarta su participación en la gobernanza de la Gaza de posguerra.

En cambio, dice que los asuntos civiles estarán a cargo de “funcionarios locales” que tengan “experiencia administrativa” y que no estén vinculados a “países o entidades que apoyen el terrorismo”.

Esto podría descartar a grupos que reciben financiación de Qatar e Irán –como lo hace Hamás– o posiblemente de la AP, cuyo programa de asistencia social incluye pagos a terroristas convictos y sus familias.

Una declaración de la oficina de Netanyahu explicó que el documento servirá como base para futuras discusiones sobre la gestión de la Franja en la posguerra.

El plan comienza estipulando un principio para el período inmediato: las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) continuarán la guerra hasta lograr sus objetivos, que son la destrucción de las capacidades militares y la infraestructura gubernamental de Hamás y la Yihad Islámica Palestina (YIP), el regreso de los rehenes secuestrados el 7 de octubre, y la eliminación de cualquier amenaza a la seguridad desde la Franja de Gaza a largo plazo.

Las IDF mantendrán una libertad indefinida para operar en toda la Franja para evitar el resurgimiento de la actividad terrorista, dice el documento.

El plan establece que el Estado judío seguirá adelante con su proyecto ya en marcha de establecer una zona de seguridad en el lado palestino de la frontera de la Franja, y agrega que permanecerá en vigor “mientras exista una necesidad de seguridad para ello”.

Este plan está directamente en desacuerdo con la administración Biden, que exige que no haya reducción del territorio del enclave.

El documento presentado por Netanyahu también ofrece los detalles más concretos hasta la fecha sobre los planes de Israel para la frontera entre Egipto y Gaza, que se encuentra plagada de contrabando tanto por encima como por debajo de la tierra.

Además, para evitar la reactivación de la actividad terrorista, Jerusalem planea imponer un “cierre por el sur” de la frontera, que se mantendría con la ayuda de Estados Unidos y en cooperación con Egipto “en la medida de lo posible”, concluye el documento, en un aparente reconocimiento de la desaprobación del plan por parte de El Cairo debido a la ostensible violación de su soberanía.

Seguir leyendo

Guerra

El gabinete de guerra habría dado al equipo israelí en París cierto margen sobre las condiciones de los rehenes pero el acuerdo no está cerca

Se cree que el Estado judío podría tener flexibilidad en en cuanto a la duración de la tregua durante la cual se aplicaría el acuerdo; en asuntos relacionados con la rehabilitación de Gaza tras la guerra; y en el regreso de los habitantes del norte de la Franja a sus hogares.

Publicado

el

Por

WhatsApp-Image-2023-10-15-at-20.54.46-640×400
Archivo: El primer ministro Benjamin Netanyahu (R) habla con el jefe del Mossad David Barnea en el cuartel general de las IDF en Tel Aviv el 15 de octubre de 2023. (Kobi Gideon/GPO)

Agencia AJN.- Horas después de que se iniciaran en París las nuevas rondas de conversaciones sobre un marco para un nuevo acuerdo de liberación de los rehenes, dos cadenas de televisión israelíes informaron de que la delegación recibió la autorización del gabinete de guerra israelí de mostrar flexibilidad limitada en ciertos aspectos y de que hay un cauto optimismo en torno a las negociaciones, pero ningún avance concreto.

El 13 de febrero, la última vez que Israel envió delegados a París, se les dijo que escucharan lo que se proponía en las conversaciones en las que participaban Estados Unidos, Egipto y Qatar, pero que no ofrecieran ninguna propuesta.

Incluso el primer ministro Netanyahu no les permitió regresar a París esa misma semana porque, según argumentó, Hamás no había cambiado sus «delirantes» demandas.

El Canal 13 del Estado judío señaló este viernes que el equipo israelí, dirigido por el jefe del Mossad, David Barnea, recibió margen de maniobra del gabinete de guerra con respecto a la ayuda humanitaria y otros asuntos que el censor militar le prohíbe especificar. También agregó que el equipo israelí regresará a casa esta misma noche.

Además, el Canal 12 informó que el equipo israelí fue autorizado a flexibilizar un poco su postura respecto a la proporción de prisioneros de seguridad palestinos que deben ser liberados a cambio de cada rehén después de que Hamás flexibilizara su postura.

Se cree que el Estado judío podría tener flexibilidad en tres direcciones que no había tenido hasta el momento: en cuanto a la duración de la tregua durante la cual se aplicaría el acuerdo; en asuntos relacionados con la rehabilitación de Gaza tras la guerra; y en el regreso de los habitantes del norte de la Franja a sus hogares.

Sin embargo, Jerusalem no está dispuesto a ceder a la exigencia de Hamás de un alto al fuego permanente y el fin de la guerra, mientras que el grupo terrorista que gobierna el enclave costero palestino sigue insistiendo como condición para un nuevo acuerdo sobre los rehenes.

«Hay optimismo, pero sólo estamos en la fase inicial», afirmó una fuente israelí de alto rango no identificada citada por el Canal 12. «El esfuerzo consiste en crear un marco básico con criterios claros sobre lo que estamos discutiendo y lo que no. Todavía no hay un acuerdo cercano. El objetivo es llegar a uno antes del comienzo del mes de Ramadán», añadió.

El medio hebreo también citó a una fuente de seguridad israelí que concluyó que Israel «intensificará la presión militar hasta el último momento, porque sólo la negociación en medio del fuego dará resultados».

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!