Seguinos en las redes

Cultura

AJN en Portugal. Belmonte, el pueblo donde el judaísmo pudo sobrevivir y hoy se muestra al mundo

Agencia AJN.- “Usar kipá aquí en Belmonte significa una expresión de mucho respeto con el Eterno”, indicó en diálogo con la agencia AJN, Pedro Diogo, presidente de la comunidad judía local, al ser consultado sobre el significado de portar la misma tras la historia judía en Portugal y el hecho de tener que practicar el judaísmo a escondidas.

Publicada

el

WhatsApp Image 2018-11-24 at 15.03.25 (1)

Agencia AJN.- (Por Fernando Olschansky, especial para AJN) A raíz de una iniciativa del Gobierno de Portugal se celebró en ese país la semana de la Herencia Judía en el marco del fortalecimiento de ese país como destino turístico judío y también como lugar para que personas de esa fe, y que puedan demostrar sus raíces portuguesas judías y una conexión, puedan obtener la ciudadanía y vivir en ese país.

Justamente gracias a esta iniciativa gubernamental la comunidad judía del país está en crecimiento, pocos años atrás en la ciudad de Porto, por ejemplo, había 30 personas. Hoy son 300 y están llegando judíos de todas partes del mundo- especialmente de Francia, Inglaterra e Israel- gracias a la nueva ley que permite obtener la ciudadanía a quien pueda demostrar que tiene antepasados judíos de Portugal y al creciente antisemitismo que se vive en Europa.

La comunidad judía de Belmonte fue oficialmente reconocida en 1989. En 1996 se inauguró la sinagoga Beit Eliahu, en la Rua Fonte da Rosa, y acogió a un rabino. Actualmente el templo es visitado por judíos de todo el mundo que además pasan el Shabat y festividades en la paz que ofrece Belmonte.

En 2001 se construyó un cementerio judío. En 2005 se abrió el Museo Judío sobre la historia sefardí en Portugal. Allí se documenta de manera especial la resistencia judía marrana de Belmonte.

WhatsApp Image 2018-11-24 at 15.03.25

La comunidad judía de Belmonte fue oficialmente reconocida en 1989. En 1996 se inauguró la sinagoga Beit Eliahu, en la Rua Fonte da Rosa.

La agencia AJN fue especialmente invitada a la semana de la Herencia Judía y pudo pasear, conocer y descubrir a Villa Belmonte. Un pequeño pueblo en donde sus calles cuentan por sí solas la historia. Coronado por el castillo medieval, la Vila de Belmonte sobresale por la belleza de sus paisajes, monumentos, por la riqueza histórica y los recursos, su fabulosa ubicación estrátegica que la hizo dominante desde tiempos inmemoriales.

“Usar kipá aquí en Belmonte significa una expresión de mucho respeto con el Eterno”, indicó en diálogo con la agencia AJN, Pedro Diogo, presidente de la comunidad judía local, al ser consultado sobre el significado de portar la misma tras la historia judía en Portugal y el hecho de tener que practicar el judaísmo a escondidas.

“Celebrabamos las fiestas judías en la casa para evitar llamar la atención”, recuerda su infancia. En 1984 después de la revolución y retorno de la democracia es que dejó de sentir miedo y pudo exponerse en público.

Consultado sobre cómo ven las medidas del Gobierno de Portugal de impulsar la vida judía en el país y otorgar pasaporte a quienes puedan demostrar raíces judías allí, el dirigente comunitario se mostró “contento y feliz”, y expresó que es vivido como un “perdón” por parte del país.

En Belmonte hay minian (cantidad necesaria de hombres para realizar rezos), que muchas veces se complementan con personas de otras ciudades del país, y también del mundo, que acuden para celebrar Shabbat o festividades.

La historia judía de Belmonte

Belmonte fue el principal centro de la comunidad de judíos marranos del país. Mantenían el culto religioso judío en secreto, de modo que su fe y costumbres continuaron desde la promulgación del Edicto de Expulsión de los judíos en 1496 hasta nuestros días. ´

Una piedra que se encontró en Belmoente atestigua de la presencia de una sinagoga ya en 1297.

WhatsApp Image 2018-12-05 at 16.41.16

La judería abarcaba la actual Rua Fonte Rosa y la Rua Direita, fuera de las murallas, donde se encuentran actualmente las cruces grabadas en las puertas de las viviendas. (Foto del autor de esta nota).

Hoy la comunidad de Belmonte es una familia, y no solo de manera espiritual. Es una auténtica familia biológica en la que el árbol genealógico está lleno de uno pocos apellidos. Todos los miembros son tíos o primos, hijos o hermanos, cuñados o suegras, yernos o nueras. De esta manera, aquellos que fueron obligados en Portugal hace unos 500 años a convertirse al catolicismo mantuvieron intactos su judaísmo a lo largo de los siglos.

WhatsApp Image 2018-11-24 at 15.03.25 (2)

Pedro Diogo y su hijo Joao, frente a la casa paterna en la que vivía con sus padres y abuelos.

Otros sitios que se destacan en Belmonte son el Castillo de Belmonte, Iglesia de Santiago/Panteón dos Cabrais, Museo Judío de Belmonte, Museo del Aceite y Capela do Espíritu Santo, entre otros.

Dejá tu comentario

Cultura

Efemérides. Un día cómo hoy nacía el actor Max Berliner

Publicado

el

Por

ber

Agencia AJN.- El actor y director Max Berliner cumpliría hoy 101 años. Nacido en Varsovia en 1919, Berliner llegó a la Argentina con su familia cuando tenía dos años. Durante su niñez vivió en el barrio de Once junto a su madre costurera y su padre broncero. Cuando tenía sólo cinco años y trabajaba en una fábrica de camas debutó en una obra teatral de Sholem Aleijem, “Inmigrantes”, donde se destacó por sus diálogos en ídish.

Berliner fue reconocido por su papel protagónico en películas como “La Nona”, “La Patagonia Rebelde” o “Plata Dulce” y sus interpretaciones en ídish, este año su carrera estuvo marcada por su vuelta a la AMIA, con un “Concierto a dos voces” de teatro y poesía en castellano e ídish.

En 2012 recibió el Premio Martín Fierro de la Asociación de Periodistas de la Televisión y la Radiofonía Argentinas (APTRA) y fue nombrado como Personalidad Destacada de la Cultura de la ciudad de Buenos Aires por la Legislatura porteña en diciembre del 2013 justamente por su tarea a favor de la difusión del ídish.

A los 18 años, Max Berliner creó el grupo ARTEA y luego fundó la sala con el mismo nombre. En ese escenario propio también participó su esposa, la actriz y pintora Rachel Lebenas, pero por razones ajenas a su voluntad, el teatro que en cada butaca tenía el nombre de un actor judío, no pudo mantenerse abierto.

“Max Berliner es una de los pocos exponentes vivos de la cultura y el teatro idish. Sin duda Max es un testigo de la época de oro del teatro judío de la Argentina, una de las comunidades judías más importantes del mundo. Su paso como docente en la escuela Sholem Aleijem ha permitido sembrar en los miles de alumnos, que hoy son padres y abuelos que están dispersos por el mundo, el sentimiento y la dulzura del idioma idish”, expresó su hijo Daniel Berliner en diálogo con la Agencia Judía de Noticias.
“Mi padre es lo que nosotros llamamos un Lerer (mestro)”, aseguró otro de sus hijos.

La escuela Sholem Aleijem en donde trabajó desde 1947 y por casi 60 años, más tarde, en su honor, bautizó su salón de actos con su nombre.

Además, el actor fue protagonistas de películas como “El profesor tirabombas”, “Pasajeros de una pesadilla” y “Highlander II”, entre otros éxitos.

Por otro lado, con su presencia en la publicidad de 2009 para un medicamento contra la artrosis ganó una gran popularidad en el público joven.

En su última actuación en la AMIA, en septiembre de este año, recitó uno de sus poemas favoritos, “Di Dame Mitn Hintl”, ante una sala colmada de público.

Max Berliner falleció el 26 de agosto de 2019 a los 99 años en la ciudad de Buenos Aires.

Seguir leyendo

Cultura

El director de la última película del Papa Francisco habla de la esperanza y el vínculo con el judaísmo

Agencia AJN.- Se trata del director Evgeny Afineevsky, de origen judío, nacido en Rusia, quien acaba de presentar la película Francesco en el Festival de Cina de Roma. Afineevsky ya fue nominado a un Oscar en 2016 por “Winter on Fire”, sobre el levantamiento popular en Ucrania.

Publicado

el

Por

papa

Agencia AJN.- Después de abordar la guerra en Siria, Evgeny Afineevsky, nominado al Oscar, quería que su próximo documental enviara un mensaje de esperanza, por lo que eligió como tema al único líder mundial que cree capaz de unir a la humanidad: el Papa Francisco.

Afineevsky, un judío nacido en Rusia, describe a Francisco como el gran conector, y “Francesco”, que se estrenó en el Festival de Cine de Roma el miércoles, coloca al Sumo Pontífice en el corazón de una narrativa que arroja una amplia red los problemas urgentes del mundo.

“El hilo principal de esta película es más sobre nosotros como seres humanos, que estamos creando desastres todos los días. Y él (el Papa) es quien nos está conectando a través de estos hilos”, dijo Afineevsky, ahora ciudadano estadounidense, en una entrevista.

Usando el coronavirus como plataforma de lanzamiento, la película de dos horas comienza con imágenes de una plaza de San Pedro desierta y resbaladiza por la lluvia en la noche del 27 de marzo, cuando Francisco dirigió un servicio de oración surrealista y solitario para aliviar la pandemia que se propaga rápidamente.

Luego corta las calles vacías de todo el mundo para transmitir el mensaje del Papa de que “todos estamos en el mismo barco”.

Afineevsky fue nominado a un Oscar en 2016 por “Winter on Fire”, sobre el levantamiento popular en Ucrania. Después de “Gritos de Siria”, una película posterior sobre la guerra civil en ese país. “Esto me llevó al lado más oscuro de la humanidad”, por lo que se sintió obligado a producir algo edificante.

“Así como el Papa Francisco llama la atención sobre la situación horrible que nosotros como humanidad hemos creado, yo quería encontrar esperanza, luz y amor y dar esta esperanza a la gente. A través de sus acciones (del Papa), encontré esto”, dijo.

“Es la historia de nosotros, y él nos ayudó a entender estas cosas”, agregó el director cinematográfico.
La película aborda otros temas de actualidad como la creciente brecha entre ricos y pobres, el racismo, el cambio climático, el abuso sexual, la migración, la trata de personas, la polarización política y las relaciones entre cristianos, musulmanes y judíos.

El espectador los ve a través de los ojos del Papa, sus pronunciamientos, sus escritos, sus tuits, sus viajes y los titulares de los periódicos. También incluye entrevistas de Afineevsky con Francisco y apariciones de expertos de la Iglesia Católica, refugiados, víctimas de abuso sexual, una pareja homosexual, un sobreviviente del Holocausto, rabinos y musulmanes.

Se entremezclan imágenes de bombas en Siria, barcos de migrantes hundiéndose en el Mediterráneo, tifones en Filipinas, el derretimiento de los casquetes polares, la separación de familias en la frontera entre Estados Unidos y México, un campo de refugiados en Grecia y negros asesinados por la policía en Estados Unidos con comentarios papales.

Aunque positiva en su evaluación general, la película evita la hagiografía abierta de los documentales de Francisco realizados por grupos religiosos.

Destaca el hecho de que juzgó completamente mal la escala y la gravedad de la crisis de abuso sexual en la Iglesia, y que luego reconoció públicamente su error y se disculpó. “Es hermoso ver a un líder en su posición, y simplemente a un ser humano humilde, que es capaz de decir: ‘Lo siento, estoy equivocado'”, concluyó Afineevsky.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!