Seguinos en las redes

Israel

Israel: Una estampilla recuerda las colonias de Gush Katif

AJN.- El gobierno israelí avaló la confección de un sello postal que conmemora las zonas alcanzadas por el plan de desconexión llevado a cabo, en 2005, por el ex premier Ariel Sharon.

Más info, clic en el título

Publicada

el

ehud_barak

La edición de una estampilla conmemorativa de las colonias del bloque Gush Katif y su actividad agrícola fue aprobada por el gobierno de Ehud Olmert.

En el sello se pueden ver ilustradas las viviendas que formaban parte de los asentamientos y la yeshiva (casa de estudios talmúdicos) de Neve Dekalim.

También se observa una estrella de David, símbolo del pueblo judío, un trazado de tomates, que representa al principal cultivo de la zona y la cinta naranja, utilizada por los opositores al plan de desconexión que expresa la lucha por la resistencia a la retirada unilateral de la Franja de Gaza llevada a cabo por el ex premier Ariel Sharon en agosto de 2005.

Además, en el dibujo se pueden ver los nombres de las 23 colonias que componían el bloque.

El diputado Uri Ariel, presidente de la organización de los desarraigados de Gush Katia e ideólogo de la iniciativa, resaltó que el sello tiene como objetivo que los israelíes "tengan presente que los asentamientos fueron una potencia económica y agrícola como también de bondad y ayuda al prójimo".

AD-GT

Dejá tu comentario

Israel

Israel. Qué dice la prensa sobre la decisión que obliga a reconocer las conversiones al judaísmo no ortodoxas

Agencia AJN.- La decisión del Tribunal Supremo de Justicia da un paso que era resistido por la ortodoxia desde hace años. Algunos sectores lo ven como un acto meramente simbólico, mientras que otros lo ven como una decisión con fines políticos que podría sacudir el escenario de cara a las próximas elecciones.

Publicado

el

Por

f140122ns21-640×400

Agencia AJN.- Ayer por la tarde, un panel ampliado de nueve jueces del Tribunal Superior de Justicia de Israel falló a favor de reconocer las conversiones de los movimientos reformistas y Masortí (conservadores) para obtener la ciudadanía, poniendo fin a una saga legal de 15 años. Si bien la decisión fue recibida como una buena noticia para el sector secular, se cree que afecta a pocos conversos reales y que podría ser una determinación con fines políticos.

Definido por algunos sectores como una “bomba simbólica”, el acuerdo ha sido celebrado por los no ortodoxos y denostado por los ultraortodoxos, y también se ha introducido casi inmediatamente en la esfera política, al producirse unas semanas antes de que Israel vuelva a las urnas.

Dado que los judíos conservadores y reformistas constituyen sólo una pequeña porción de Israel, la mayoría de las noticias se centran no en la historicidad de la sentencia, sino en la lucha que la rodea. “El número de personas que llaman a las puertas de las escuelas de conversión no es grande. No hay largas colas de no judíos que hayan esperado este momento, y es dudoso que las haya”, escribe Shmuel Rosner para el medio Kan.

Rosner califica la sentencia de parte de una lucha de poder más amplia e intenta poner paños fríos a quien pueda celebrarlo. “Seguirá existiendo el estigma de que ‘no es real’. Al igual que los ortodoxos, los reformistas tienen tendencia a pelearse por los símbolos más que por la sustancia. Hoy han ganado, mañana perderán. La cuestión es que los que viven de las peleas pueden vivir de ellas”, señala.

Por su parte, Haviv Rettig Gur escribió para The Times of Israel que “es probable que muy poco cambie en la vida de los conversos reformistas y conservadores debido al fallo del lunes, pero sí cambiará Israel”. “Al reconocer por primera vez las conversiones realizadas dentro de Israel, necesariamente se estará reconociendo de manera formal a los propios movimientos reformista y conservador, a las instituciones que hacen o han hecho la conversión. En segundo lugar, al producirse justo 22 días antes de las elecciones, la sentencia promete convertirse en un grito de guerra para conservadores y liberales religiosos por igual”, afirma.

Hen Artzi-Srour, de Yedioth Ahronoth, escribe que se trata de una “lucha simbólica entre ortodoxos y reformistas”, y que no afectará a mucha gente. “La verdadera pregunta es a quién no afectará. El fallo es irrelevante para los cientos de miles de personas, en su mayoría descendientes de la antigua Unión Soviética, que se trasladaron a Israel en virtud de la Ley del Retorno, pero cuya judeidad no es reconocida por el rabinato. La mayoría nació aquí, su identidad es totalmente judía, pero su estatus está en duda debido a un sistema de conversión confuso, duro y vergonzoso”.

El editor David Horovitz, de The Times of Israel, aseguró que la sentencia asesta “un golpe mucho más profundo al monopolio ortodoxo sobre el judaísmo” que la batalla por la plaza de oración del Muro de los Lamentos, otra gran disputa israelí. “De un plumazo, la sentencia del tribunal resignifica, al menos parcialmente, las elecciones del 23 de marzo. Siguen siendo en gran medida un referéndum sobre el liderazgo y la idoneidad de Netanyahu, pero con la dimensión añadida ahora de la lucha entre la derecha ampliamente ortodoxa, con la que el secular Netanyahu ha estado aliado durante mucho tiempo, y la izquierda secular”, señala.

Fiel a su estilo, el Israel Hayom, que apoya al Likud, apunta con un titular en primera página al tribunal y promete anular la sentencia. En una columna, Mati Tuchfeld escribe que el fallo no permite a los políticos permanecer al margen, insinuando, pero no diciendo abiertamente, que obligará a los partidos de la derecha que no apoyan al primer ministro Benjamin Netanyahu a elegir un bando: “Como el Likud y los partidos ultraortodoxos Shas y Judaísmo Unido de la Torá se consideran ahora una misma cosa, el campo de ‘todo menos Netanyahu’ persigue lo contrario: un liberalismo progresista y antirreligioso. Por lo tanto, si eres ‘anti-Netanyahu’ eres inherentemente ‘anti-ortodoxo’ y viceversa”.

El periódico también demuestra su buena fe en cuanto a los ultraortodoxos, publicando una columna del rabino David Ben Nissan bajo un titular que califica la sentencia de “pendiente resbaladiza para permitir la conversión de los trabajadores extranjeros” que intentan encontrar una puerta trasera para obtener la ciudadanía, un argumento aparentemente racista.

Anshel Pfeffer, de Haaretz, escribe que la sentencia es un “doble dolor de cabeza” para Netanyahu, ya que le obliga a elegir entre los judíos de la diáspora y sus posibles socios de coalición ortodoxos, aunque no haga cambiar de opinión a ningún votante. “En los últimos años, Netanyahu ha estado normalmente deseoso de entablar una pelea con el establecimiento legal para reunir a su base y afirmar que las investigaciones y acusaciones contra él son todas el resultado de una ‘caza de brujas’. Pero esta vez, ha permanecido en silencio tras la sentencia del Alto Tribunal. Es una situación en la que él pierde. De hecho, los jueces le están haciendo un favor al tomar la única decisión posible para él. Pero los ortodoxos no lo permitirán”.

Después de que el Likud responda criticando el fallo, Barak Ravid, de Walla, twitteó que “se ha convertido oficialmente en un partido ultraortodoxo”.

“Estamos muy entusiasmados con la decisión y muy contentos de que llegue en este momento”, dice a Haaretz el rabino Josh Weinberg, vicepresidente de la Unión para el Judaísmo Reformista de Israel y el Sionismo Reformista, sobre la sentencia del Tribunal Superior. “Teníamos individuos que estaban esperando en el limbo a que se les reconociera su estatus, así que estamos muy contentos”, agregó.

El periódico informa de que unas 300 personas se convierten por los movimientos reformista o conservador en Israel al año, de las que aproximadamente el 90% ya cumplen los requisitos de la Ley del Retorno, lo que aún deja unas 30 personas al año a las que sí afecta. “Llevo 10 años esperando esta decisión”, dice a Walla news Alejandro Tuber, que se convirtió en Israel y vive como judío, pero no es reconocido como tal. “Por fin seré un ciudadano israelí en todos los sentidos. Este era mi sueño”, aseguró.

Seguir leyendo

Israel

Israel aprueba un plan para reabrir el aeropuerto Ben Gurión el próximo domingo

Agencia AJN.- Netanyahu crea un grupo de trabajo entre los ministros para elaborar una propuesta que reduzca gradualmente las restricciones a los viajes internacionales, tras cinco semanas de cierre del aeropuerto Ben Gurión.

Publicado

el

Por

Virus Outbreak Israel

Agencia AJN.- Los ministros israelíes aprobaron este martes un plan para reabrir gradualmente el aeropuerto Ben Gurión antes de las elecciones nacionales de este mes, tras un cierre de cinco semanas y críticas generalizadas sobre el opaco proceso de toma de decisiones del gobierno para permitir la entrada de algunos israelíes en el país.

El plan aprobado por el gabinete cerrará en gran medida el Comité de Excepciones del gobierno, que ha sido responsable de aprobar las solicitudes de los israelíes que quieren entrar o salir del país. La propuesta aún debe ser aprobada por el gabinete en pleno, que está previsto que se reúna esta noche.

El plan permitirá la reapertura parcial del aeropuerto Ben Gurión, que actualmente sólo recibe 200 llegadas diarias. A partir del domingo, esa cifra ascenderá a 3.000, según la propuesta. Inicialmente, sólo algunas ciudades estarán abiertas para los vuelos hacia y desde Israel, incluyendo Nueva York, Frankfurt, París, Londres y Kiev.

Los únicos israelíes que necesitarán la aprobación del Comité de Excepciones para viajar serán los que no estén vacunados y quieran salir del país.

Según el plan, todos los que lleguen deberán presentar un test de coronavirus negativo realizado como máximo 72 horas antes de su salida hacia Israel.

Al aterrizar, sólo los que no se hayan vacunado deberán permanecer en cuarentena en su casa o en hoteles. El lunes se puso en marcha un programa piloto que permite a los israelíes usar un brazalete electrónico para pasar la cuarentena en casa, mientras el gobierno se esfuerza por encontrar una alternativa a la cuarentena obligatoria en los hoteles.

La intención de Netanyahu era aliviar el bloqueo para que más israelíes puedan votar en las elecciones para el Parlamento israelí, que tendrán lugar el próximo 23 de marzo. “Tenemos la limitación de las elecciones, pero hay muchos que intentarán aprovecharse de ello y querrán entrar en el país, aunque el centro de sus vidas no esté en Israel”, dijo Netanyahu el lunes por la noche, según filtraciones a los medios de una reunión del gabinete.

La ministra de Inmigración, Pnina Tamano-Shata, respondió al comentario de Netanyahu: “Con el debido respeto, no se trata de una mera limitación de las elecciones. Hay derechos básicos que se están violando”. “Muchos israelíes se han convertido en refugiados en otros países contra su voluntad. Muchos israelíes se encuentran en situaciones difíciles. Entre ellos hay mujeres embarazadas, ancianos y madres solteras que llevan mucho tiempo sin ver a sus hijos”, continuó la ministra. “Hay quienes se han quedado sin dinero. Son israelíes de los que somos responsables. No podemos abandonarlos”, manifestó.

La ministra de Transporte, Miri Regev, había dicho el domingo que su ministerio propondría un plan al gabinete por el que se permitiría a todos los israelíes en el extranjero regresar a Israel para votar. Los medios de comunicación hebreos dijeron el lunes que el plan del Ministerio de Transporte también permitiría a los israelíes salir del país, aunque no a los destinos de alta infección enumerados por el gobierno.

Las puertas de entrada terrestres y aéreas de Israel han estado cerradas en su mayor parte desde el 25 de enero, con el aeropuerto Ben Gurión cerrado para todos los vuelos, excepto algunos especiales de las aerolíneas israelíes y algunas extranjeras para traer de vuelta a los ciudadanos varados en el extranjero, dejando a miles sin poder regresar. La entrada en el país -para un máximo de 2.000 personas al día- requiere un permiso especial del gobierno que se concede caso por caso antes del vuelo.

Un grupo de expertos israelí afirmó el domingo que la denegación de entrada a sus propios ciudadanos por parte de Israel representaba una erosión extrema de los derechos, no tolerable en el gobierno democrático.

El comité de permisos del gobierno también ha sido objeto de escrutinio, en medio de informes de que los ultraortodoxos recibieron un trato preferente, mientras que numerosas solicitudes de emergencia de otros israelíes fueron denegadas.

El Canal 12 dijo la semana pasada que alrededor del 90 por ciento de las personas aprobadas para venir a Israel durante el cierre eran ortodoxas, mientras que se denegaban las solicitudes de muchas personas seculares. La cadena afirmó que muchos de ellos volaban con permisos fraudulentos y que algunos habían conseguido sus autorizaciones gracias a sus vínculos con políticos ultraortodoxos.

Sin embargo, el informe ha sido rebatido por muchos medios de comunicación. La emisora pública Kan, citando datos del aeropuerto, dijo el lunes que el principal vuelo señalado en el reportaje del Canal 12 como el que transportaba predominantemente a los religiosos sólo tenía 68 pasajeros ultraortodoxos de un total de 260, de los cuales 30 se habían recuperado del virus y 18 estaban totalmente vacunados.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!