Seguinos en las redes

Coronavirus

Coronavirus en Israel: advierten por aumento de personas infectadas en localidades árabes

Publicada

el

imgid=40909_B

Agencia AJN.- Un documento Defensa Civil presentado este viernes advierte sobre una tendencia creciente en la tasa de contagios por coronavirus en la población árabe de Israel, y pese a que se trata de un aumento moderado, la situación podría empeorar debido a las aglomeraciones, producto de las bodas con numerosos invitados.

El informe señala un aumento de casos de covid 19 en localidades árabes, principalmente en Natzeret, Majdal Krom, Umm al-Fahmm, Arara. La lista también incluye ciudades que eran consideradas “verdes”, como Taybeh, por ejemplo.

De diez localidades en las que subieron los casos por coronavirus durante tres días seguidos o más, solo dos ciudades no son árabes.

Según el documento, la cantidad de tests en las poblaciones árabes es menos de la mitad en relación al promedio nacional, 21.3 por diez mil habitantes en contraposición 45.5.

CORONAVIRUS

Desde Defensa Civil recomiendan ampliar el número de testeos en las ciudades con alta tasa de positividad y centrar esfuerzos en campañas educativas ya que se espera un aluvión de bodas en la población árabe en el país.

Además se advierte sobre la falta de cooperación en la población beduina en el sur del país también por las bodas.

Respecto a la población judía ultraortodoxa, según los datos hay una baja en la tasa de contagios y se destaca en el informe que esto es pese a la falta de cooperación de esa población en el cumplimiento de las pautas sanitarias.

El documento destaca que no hay relación entre la apertura de instituciones educativas y yeshivot (seminarios religiosos) y advierte contra los funerales masivos en el barrio de Mea Shaarim, también contra las normas de salud.

Coronavirus

Coronavirus/Israel. La vacuna israelí tardará más de lo esperado y estará disponible para julio

Agencia AJN.- El director del Instituto de Investigación Biológica del Ministerio de Defensa de Israel, Shmuel Shapira, dice que la vacuna sólo estará disponible al público en verano debido a un “retraso burocrático”, y admite efectos secundarios “muy menores” detectados en las primeras pruebas.

Publicado

el

Por

יצור4-640×400

Agencia AJN.- La vacuna contra el coronavirus producida en Israel sólo estará lista para su distribución al público en el verano de 2021, dijo el lunes el director del instituto que la fabrica, quejándose de que la excesiva regulación y la falta de suficiente apoyo del gobierno han causado retrasos significativos en su proceso de ensayo clínico.

Se están produciendo unos 15 millones de dosis de la vacuna llamada Brilife, que a diferencia de las fabricadas por los competidores internacionales Pfizer, Moderna y AstraZeneca se administra en una sola dosis, según el profesor Shmuel Shapira, director general del Instituto de Investigación Biológica de Israel perteneciente al Ministerio de Defensa. En una reunión del Comité de Ciencia y Tecnología de la Knesset, Shapira criticó al gobierno por firmar acuerdos para millones de vacunas con empresas no israelíes, que están muy por delante del programa de vacunas nacional.

“Hay una tendencia a dar respeto a las compañías cuya lengua materna es el inglés o a veces el ruso”, dijo, refiriéndose también a una vacuna rusa que Israel ha firmado un acuerdo de compra, pero que se ha enfrentado a preocupaciones sobre su opaco proceso de ensayo y aprobación.

“Creo que se está haciendo un trabajo muy bueno y responsable, libre de consideraciones financieras, a pesar de que seamos israelíes”, dijo Shapira a la comisión. “Estaríamos encantados de recibir el mismo apoyo que las empresas gigantes que ganan 30 veces más que nosotros”, asestó.

“Si no nos hubiéramos enfrentado a un exceso de regulación, habríamos hecho más progresos”, se lamentó. “Se suponía que ya estábamos en la fase III de los ensayos clínicos, y ahora sólo los alcanzaremos en abril”.

Añadió que los ensayos de la fase III se llevarán a cabo fuera de Israel debido a las restricciones reglamentarias. “Tenemos una vacuna eficaz y segura, y nuestra intención es hacer 15 millones de vacunas”, dijo, añadiendo que probar la vacuna en 80 personas había revelado efectos secundarios “muy menores”. No dijo cuáles eran los efectos secundarios.

Gantz-060820-10-640×400

Shapira reunido con Benny Gantz, el ministro de Defensa de Israel.

“Terminamos los ensayos de la fase I hace cinco días y planeamos comenzar la fase II dentro de 10 días”, añadió. “Nuestra vacuna es un pájaro en la mano, no un pájaro en el aire. Confío en que esta será la vacuna de los ciudadanos de Israel”.

Brilife, una palabra combinada de salud en hebreo- bri’ut – y “life”, vida en inglés, ha sido descrita por los funcionarios como un plan de respaldo para complementar las vacunas compradas a las empresas farmacéuticas con sede en el extranjero, que planean comenzar a distribuir las inoculaciones en los próximos meses o antes.

El sistema de ensayos en tres fases utilizado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos y adoptado en todo el mundo está diseñado para probar la seguridad y eficacia de cualquier vacuna potencial. El proceso de desarrollo y prueba de una terapia normalmente lleva años, si no décadas, e incluso una aprobación para el lanzamiento en el verano de 2021, unos 18 meses después del comienzo de la pandemia, sería de las más rápidas de la historia.

La primera fase del ensayo clínico de Brilife involucró a unos 80 voluntarios de 18 a 55 años. La segunda fase pondrá a prueba a unos 1.000 voluntarios de 18 a 85 años en ocho hospitales de todo el país. En esta fase, se permitirá la participación de voluntarios con condiciones preexistentes.

Si ese grupo más grande responde bien a la vacuna, se inyectará a unas 30.000 personas en abril o mayo de 2021. Si la vacuna funciona bien y no hay efectos secundarios significativos, entonces será aprobada para su uso completo en la población general.

WhatsApp-Image-2020-11-01-at-09.20.53

Uno de los voluntarios israelíes recibe la vacuna contra el COVID-19.

El mes pasado, el Ministerio de Defensa anunció que Israel había comenzado el proceso de producción en masa de la potencial vacuna contra el coronavirus y planea distribuirla tanto a israelíes como a palestinos si se aprueba su uso.

El Instituto de Investigación Biológica, que opera bajo los auspicios del Ministerio de Defensa en cuestiones relacionadas con la guerra química y biológica, dijo que utilizó técnicas de vanguardia para crear su vacuna.

Israel ha destinado o gastado alrededor de 1.000 millones de NIS para la compra de vacunas en el extranjero, según los informes.

Como parte del acuerdo del país con Pfizer, Israel recibirá 8 millones de dosis de la vacuna, suficiente para inocular a 4 millones de israelíes. El acuerdo con Moderna prevé la compra de 2 millones de dosis, suficientes para otro millón. La población del país es de más de 9 millones.

El lunes, Moderna dijo que pediría a los reguladores de EE.UU. y Europa que permitan el uso de emergencia de su vacuna COVID-19, ya que los resultados de un nuevo estudio confirmaron que las vacunas ofrecen una fuerte protección.

Israel está en las últimas fases de las conversaciones con el gigante farmacéutico británico AstraZeneca para comprar “millones” de dosis de su vacuna, que está actualmente en proceso de prueba, anunció el viernes el Primer Ministro Benjamin Netanyahu. Sin embargo, esa vacuna se enfrenta a retrasos después de que admitiera que se necesitaban más investigaciones después de que se cometieran errores en los ensayos.

Una vacuna es vista como la mejor esperanza para romper el ciclo de oleadas de virus mortales y restricciones severas en gran parte del mundo desde que COVID-19 emergió por primera vez en China a finales del año pasado y desató la devastación en la economía mundial.

Los niveles de infección en Israel están volviendo a subir a medida que la nación emerge gradualmente de su segundo bloqueo nacional.

Seguir leyendo

Ciencia

Coronavirus. Investigación israelí: Personas con asma tienen 30% menos probabilidades de contraer COVID-19

Agencia AJN.- Los hallazgos no dependieron de la edad, el sexo o el nivel socioeconómico.

Publicado

el

Por

asma

Agencia AJN.- Las personas con asma podrían tener hasta un 30% menos de probabilidades de contraer coronavirus, según una nueva investigación israelí que fue aceptada para su publicación en una revista revisada por pares.

“La susceptibilidad al COVID-19 en el asma bronquial”, que se publicará en el Journal of Allergy and Clinical Immunology este mes, muestra que, contrariamente a lo que muchos profesionales médicos han asumido hasta ahora, las personas con asma bronquial tienen menos probabilidades de contraer COVID-19.

Los hallazgos no dependieron de la edad, el sexo o el nivel socioeconómico.

Hay tres hipótesis de por qué los pacientes con asma podrían no contraer COVID, explicó el Dr. Eugene Merzon, jefe del Departamento de Atención Administrada en Leumit Health Services, quien ayudó a dirigir el estudio.

La primera es física: la alergia respiratoria se asocia con reducciones significativas en los receptores de la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2) en los pulmones, la proteína que proporciona el punto de entrada para que el COVID-19 se enganche e infecte las células humanas.

El segundo es sociológico: las personas con asma tienen más probabilidades de sufrir casos graves de COVID-19. Como tal, dijo Merzon, es más probable que se adhieran a las instrucciones del Ministerio de Salud, incluido el uso de máscaras, el distanciamiento social y el mantenimiento de una buena higiene.

El estudio recomendó que se realicen más estudios para definir mejor cómo la comorbilidad crónica podría modificar el cumplimiento de las medidas de salud pública para limitar los efectos de las pandemias.

Por último, el tratamiento del asma con corticosteroides inhalados (CSI) podría reducir la probabilidad de contraer el virus.

Merzon explicó que la mayoría de las personas con asma crónica usan inhaladores. Los estudios han demostrado que el uso de ICS podría reducir la replicación de COVID-19.

“La recomendación es que estos pacientes se aseguren de seguir tomando sus medicamentos” durante la pandemia, dijo Merzon. El documento también recomendó que, en general, los médicos deben seguir tratando el asma de acuerdo con las pautas y recomendaciones existentes sobre el asma.

Hasta ahora, el asma bronquial no se ha evaluado adecuadamente en relación con la enfermedad del coronavirus, escribieron los autores en su artículo.

Esta investigación fue un estudio transversal retrospectivo, basado en la población, que utilizó datos de la base de datos de fondos de salud a nivel nacional de Leumit de 725.000 miembros. Incluía específicamente a todos los afiliados al fondo de salud que se habían hecho la prueba de COVID-19 desde el 1° de febrero hasta el 30 de junio de 2020: unas 37.569 personas, incluidas 2.266 que dieron positivo.

Se encontró asma en 1.530 o el 6,75% de los pacientes positivos para COVID-19 y en 3.388 o el 9,62% de los que dieron negativo.

Informes epidemiológicos anteriores de China e Italia revelaron que pocos pacientes con COVID-19 tenían asma, señala el documento. Se informó asma en el 9% de los pacientes hospitalizados con COVID-19 en Nueva York y en el 14% en el Reino Unido, agregaron los autores.

“Sin embargo, todos estos datos de prevalencia se obtuvieron de la población de pacientes hospitalizados por COVID-19”, explicaron los investigadores. “Por lo tanto, la prevalencia del asma puede ser diferente en pacientes ambulatorios con COVID-19”.

Además, dijeron que en brotes anteriores de síndrome respiratorio agudo severo, como el SARS en 2003, los pacientes con asma parecían ser menos susceptibles a la infección por coronavirus, que también usa ACE2 como receptor de entrada. Sin embargo, “los receptores de entrada informados para la mayoría de los otros coronavirus no incluyen ACE2 y agravan el asma tras la infección”.

En el futuro, Merzon dijo que el estudio podría ayudar a personalizar las recomendaciones para diferentes cohortes del público con afecciones preexistentes y permitir a los profesionales de la salud diferenciar mejor entre los pacientes que tienen un riesgo mayor o menor de contraer el virus, en lugar de solo aquellos que experimentan síntomas graves.

Merzon trabajó con los médicos Ilan Green, Shlomo Vinker, Avivit Golan-Cohen y Eli Magen en el estudio.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!