Seguinos en las redes

US News

Coronavirus: Testimonio de un miembro de Jabad desde Brooklyn

Agencia AJN.- Un argentino radicado en Nueva York dialogó con la Agencia AJN sobre las recientes manifestaciones de la comunidad jasídica en contra del cierre de escuelas por la propagación del coronavirus: “La realidad es que ya no hay tantos casos, porque ya nos contagiamos todos. Las autoridades tienen a la comunidad un poco en la mira y no condenaron otras reuniones masivas de la misma manera que lo hicieron con nosotros”.

Publicada

el

brooklyn
Chochi Tawid junto a su familia

Agencia AJN.- Chochi Tawid es argentino y un personaje muy conocido en el ámbito de la comunidad jasídica de Nueva York, sobre todo en el “770”, como se conoce a la sede de Jabad Lubavitch. Últimamente, la comunidad de Brooklyn ha estado en las noticias de todo el mundo, supuestamente por no cumplir las medidas de prevención del coronavirus. Sin embargo, Tawid tiene otra mirada al respecto y dialogó con la Agencia AJN sobre lo que estuvo pasando en los últimos días.

“Creo que el alcalde de la ciudad (Bill de Blasio) tiene un poco en la mira a los judíos, porque criticó fuertemente a los judíos que asistieron al funeral de un rabino, pero apoyó las manifestaciones masivas de ‘Black lives matter’ (por el asesinato de George Floyd)”, opinó Tawid.

Además, respecto a las manifestaciones que hubo en los últimos días por el cierre de escuelas de la comunidad judía, consideró: “Quieren hacer los cierres porque hay un porcentaje de positividad de los test de un 3 por ciento y creen que es una zona de muchos contagios. Pero al mismo tiempo se hicieron testeos masivos dentro de la comunidad, y en uno donde se testearon a 2000 personas, solo dieron positivo 4. De esa manera, se está demostrando al gobierno que la realidad es que ya no estamos tan contagiados, porque ya nos contagiamos todos, y que ese 3 por ciento es porque sólo se está testeando a la gente con síntomas”.

WhatsApp Image 2020-10-08 at 15.33.40 (1)

Puerta del “770”, como se conoce a la sede de Jabad Lubavitch en Nueva York

En cuanto a si los ortodoxos cumplen o no las normas de prevención, destacó que “en las escuelas se están tomando los recaudos necesarios para mantener la distancia. Pero como la mayoría de la gente ya tuvo coronavirus, en muchos ámbitos siente que ya no tiene sentido tomar las medidas de prevención. Quizás en los templos no se utilizan las medidas, pero cuando entran a un comercio, sí usan el barbijo. Además, los doctores dentro de la comunidad hicieron los testeos correspondientes y recomendaron a los ancianos que no salieran de sus casas”.

-¿Cómo están viviendo en este momento en Nueva York?
-Se ven bastantes avances, cada vez se vuelve más a la normalidad. Quizás Manhattan no volvió al ritmo anterior a la pandemia, pero igualmente se ve bastante movimiento. Muchas empresas aún tienen miedo de convocar de manera presencial a todos sus empleados. Lo que menos se ve es turismo. Pero en Brooklyn el movimiento es bastante normal. La única diferencia es que la gente entra a los locales con barbijo.

-¿Cómo impactó el hecho de que Trump se haya contagiado de coronavirus?
-Desde mi punto de vista, hoy en día hay mucha más información sobre el virus y es menos peligroso, por lo cual no impactó tanto. De hecho hoy en día en EEUU hay más casos, pero menos muertes.

WhatsApp Image 2020-10-08 at 15.33.40

Así están las calles de Brooklyn ahora

-¿Cómo se sufrieron los contagios dentro de la comunidad judía de Brooklyn?
-En nuestra comunidad fue uno de los primeros lugares donde se sufrió el virus, a principios de marzo, con las fiestas, los templos y los casamientos que se llevaron a cabo cuando todavía no había mucha información sobre el coronavirus. Estuvimos más reunidos que otros sectores de la población. Al principio lamentablemente tuvimos muchos casos, pero después de eso ya no se escuchan más casos de muertes. Los rumores dentro de la comunidad son que la mayoría de las muertes fue por problemas de los hospitales. Mucha gente anciana que no fue a los hospitales, sobrevivió. En los hospitales no conocían los tratamientos adecuados y se escuchan rumores de que a la gente anciana la dejaban de lado, porque estaban desbordados. Incluso la Hatzalah (servicio médico de emergencia) cuando vio que pasaba eso, trataron de monitorear que los ancianos se quedaran en sus casas e iban a chequearles el oxígeno, para que se recuperaran en sus hogares y no tuvieran que ir a un hospital.

-¿Hay un desacato a las medidas de prevención del coronavirus por parte de la comunidades ortodoxas en Brooklyn?
-Decir que hay un desacato sería generalizar mucho. En las escuelas se están tomando los recaudos necesarios. Mis hijos tienen acrílicos en el pupitre para que puedan mantener la distancia. Esas medidas son controladas por el gobierno. Pero como la mayoría de la gente ya tuvo coronavirus, en muchos ámbitos siente que ya no tiene sentido tomar las medidas de prevención. Quizás en los templos no se utilizan las medidas, pero cuando entran a un comercio, sí usan el barbijo. Además, los doctores dentro de la comunidad hicieron los testeos correspondientes y recomendaron a los ancianos que no salieran de sus casas.

-¿Entonces por qué se escucha tanto en los medios de comunicación que los judíos ortodoxos no están respetando las reglas?
-Siempre depende de qué medio escuches. No es lo mismo Fox News que la CNN. Además, creo que el alcalde de la ciudad tiene un poco en la mira a los judíos, porque en plena pandemia, cuando falleció un rabino famoso, salieron todos los judíos a la levaiá (velatorio) y se vino el alcalde mismo para ver lo que estaba pasando. Entonces al otro día, hizo muchas críticas sobre eso. Pero unos días después empezó lo de “Black lives matter”, se juntaban diez veces más que en el funeral de ese rabino, y el alcalde apoyó esas manifestaciones. Por eso creo que hay un poco de hipocresía.
Hace unos días, el gobernador de Nueva York puso dos fotos de templos religiosos que estaban llenos, a pesar de que oficialmente los templos fueron reabiertos, pero después se dieron cuenta de que esas fotos eran de hace 14 años atrás.

-Dentro de la vida de la comunidad judía, ¿qué es lo que está permitido y qué no?
-En general ya se abrió todo. Escuelas, templos, cementerios. Sólo cierran alguna institución cuando se conoce algún contagio.

-¿Y las manifestaciones que hay por parte de los religiosos por qué se producen?
-Las manifestaciones son porque hubo un caso y quisieron cerrar unas escuelas. Pero lo que está pasando es que como hay un porcentaje de positividad de los test de un 3 por ciento, creen que es una zona de muchos contagios. Pero al mismo tiempo se hicieron testeos masivos dentro de la comunidad, y en uno donde se testearon a 2000 personas, solo dieron positivo 4. De esa manera, se está demostrando al gobierno que la realidad es que ya no estamos tan contagiados, porque ya nos contagiamos todos, y que ese 3 por ciento es porque sólo se está testeando a la gente con síntomas.

-¿Se sienten discriminados? ¿Hay una obsesión con los ortodoxos?
-Existe un poco. Quizás porque ven los templos abiertos…pero las iglesias también están abiertas. Pero vuelvo a repetir: en las manifestaciones de “Black lives matter” había miles de personas en las calles y ahí nadie se quejaba. Hay mucha hipocresía y creo que estamos un poco “target” (en la mira).

-¿Está abierto el intercambio de chicos que llegan del exterior a Nueva York?
-Los rabinos pidieron que no vinieran. Los que vienen a estudiar si pueden venir, pero los que vienen sólo a pasar los “jaguim” (festividades), no.

US News

Polémica en EE.UU. por estudiantes universitarios que rechazan definición de antisemitismo de la IHRA

Agencia AJN.- Estudiantes de la Universidad Butler, en Indiana, también condenó el Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) contra Israel por considerarlo como un movimiento antisemita. La postura de los estudiantes fue cuestionada por distintos sectores al no aceptar la definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto.

Publicado

el

Por

Butler University campus. Butler University is a private Liberal Arts college and was established in 1855.

Agencia AJN.- La Asociación de Gobierno Estudiantil (SGA, por sus siglas en inglés) de la Universidad Butler, ubicada en Indiana, Estados Unidos, rechazó la propuesta de adopción de la definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA) al tiempo que condenó el Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) contra Israel por considerarlo como un movimiento antisemita.

El medio pro palestino Mondoweiss informó que esas dos resoluciones fueron retiradas después de que miembros del capítulo de Estudiantes por la Justicia en Palestina (SJP) de Butler y la Voz Judía por la Paz (JVP) hablaran sobre las resoluciones. En cambio, se aprobó una resolución condenando el antisemitismo en general y no se mencionó la definición de IHRA o BDS. La resolución concluyó que la SGA “no volverá a abordar la definición de antisemitismo durante el resto de este período”. El total de votos final no se hizo público.

“Las resoluciones que se oponen al BDS y equiparan el antisionismo con el antisemitismo no solo dañan a los palestinos, sino que también defienden sistemas que históricamente se han utilizado como armas para silenciar las voces marginadas en todo el Sur Global. Debemos rechazar y oponernos activamente a tales medidas, al tiempo que reafirmamos nuestro compromiso con la libertad, la justicia y la igualdad para todos los pueblos a través de la acción masiva y la educación popular, en nuestras comunidades y en todos nuestros campus”, transmitieron.

JVP también tuiteó: “¡ENORMES felicitaciones a los estudiantes de SJP y JVP en la Butler University por su brillante activismo por los derechos palestinos y por derrotar las resoluciones anti-BDS!”
Otros grupos judíos condenaron las acciones de la SGA.

“Apoyamos a los estudiantes judíos en Butler”, dijo el cofundador y director ejecutivo de StandWithUs, Roz Rothstein, en un comunicado al Journal. “La definición de la IHRA refleja las formas en que los judíos experimentan el antisemitismo y la marginación en la actualidad. Rechazarlo es una victoria para el odio en el campus, enviando un mensaje de que los judíos no merecen los mismos derechos básicos y respeto que todos los demás. La SGA y la administración de Butler deberían avergonzarse e invertir el rumbo de inmediato”, sostuvo.

BDS Report tuiteó de manera similar: “La definición de antisemitismo de la IHRA es la definición de antisemitismo más aceptada y la utilizan casi 30 países, incluido Estados Unidos. ¡Butler SGA no protegió a sus estudiantes judíos!”

Esto se produce después de que la junta de Diversidad, Equidad e Inclusión de la SGA organizó un evento del 6 al 8 de octubre junto con Butler SJP llamado “Boicot y protesta segura 101”. El evento contó con obras de arte que llamaban a la gente a “Boicotear a Israel”, según Jewish News Syndicate (JNS) .

El 14 de octubre, la administración Butler presionó a la SGA para que presentara las resoluciones que adoptaban la definición de antisemitismo de la IHRA y condenaban el BDS, informó JNS . Una resolución que condenaba el antisemitismo también falló en la SGA el 7 de octubre.

Seguir leyendo

US News

EE.UU.: Representantes critican posición de la Corte sobre restitución de obras de arte de la era de la Shoá

Agencia AJN.- Argumentan que la postura en el caso “República de Alemania contra Alan Philip” no incorpora “la acción bipartidaria del Congreso y la comprensión” del genocidio.

Publicado

el

Por

Dos museos de Berlín devolvieron obras de arte robadas por los nazis

Agencia AJN.- Los representantes Grace Meng, Ted Deutch y Brendan Boyle le escribieron una carta al fiscal general interino de los Estados Unidos, Jeffrey Wall, solicitándole que cambie la posición de los Estados Unidos en un caso de la Corte Suprema que involucra la restitución de obras de arte de la era de la Shoá.

Los representantes argumentan que la posición de Wall en el caso “República de Alemania contra Alan Philip” no incorpora “la acción bipartidaria del Congreso y la comprensión” del genocidio.

Esto incluye cuándo comenzó la Shoá, así como lo que se considera permisible bajo una “expropiación”.

“La Alemania nazi cometió horrendos crímenes contra sus propios ciudadanos judíos y otros europeos, mediante asesinatos y robos organizados; si bien a menudo, y con razón, nos enfocamos en el asesinato de millones, la coerción económica les robó la capacidad de mantener propiedades que eran legítimamente suyas”, declaró Meng.

Boyle señala que si bien el Congreso ha actuado en numerosas ocasiones para devolver la propiedad robada saqueada por el régimen nazi durante la Shoá, actualmente hay miles de obras de arte perdidas que aún no se han devuelto a sus legítimos propietarios o familiares.

Deutch agregó que espera que Wall tome en consideración la acción anterior del Congreso como base para un cambio de posición que refleje al público estadounidense.

“República de Alemania contra Alan Philip” busca determinar si el arte que era propiedad de comerciantes de arte judíos pero posiblemente saqueado por la Alemania nazi estaría sujeto a la excepción de expropiación de la Ley de Inmunidades Soberanas Extranjeras, que les permite a las posibles víctimas presentar una demanda judicial en un gobierno extranjero para reclamar la propiedad robada de Alemania.

En agosto, un tribunal de apelaciones de Estados Unidos dictaminó que un museo español, y no los herederos de una mujer judía que huyó de la Shoá, era el propietario legítimo de una pintura de Pissarro ahora valorada en 40 millones de dólares,

El Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid adquirió la obra, titulada “Rue St.-Honore, Apres-Midi, Effet de Pluie”, en 1992.

Según los informes, Lilly Cassirer no sabía que la pintura aún existía cuando aceptó un pago de reparación de 13.000 dólares por la pintura del gobierno alemán en 1958. No renunció a sus derechos sobre el arte.

En 2005, el nieto de Cassirer, Claude, demandó la restitución después de descubrir la pieza en el museo en 1999. El suegro de Lilly Cassirer, Julius, había comprado la pintura a Pissarro. Claude Cassirer murió hace un par de años, pero su hijo David continuó con la demanda.

Un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito en Pasadena, California, dictaminó en una decisión unánime el lunes que la pintura debería seguir siendo propiedad del museo. La decisión confirma un fallo de un tribunal federal en abril de 2019.

La familia de Cassirer puede apelar ante el Tribunal del Noveno Circuito en pleno o ante el Tribunal Supremo de los Estados Unidos.

El barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza adquirió el cuadro en 1976 en una galería de Nueva York por 275.000 dólares. Ha estado en exhibición desde que el museo abrió a fines de 1992, después de que el barón entregara su colección al gobierno español. Murió en 2002.

La pintura estaba asegurada por más de $ 10 millones.

Thyssen-Bornemisza fue criticado por no investigar más a fondo la procedencia de la pintura.

El tribunal afirmó en 2017 que dos de los bisnietos de Lilly Cassirer pueden demandar al Museo Thyssen-Bornemisza por la pintura de una escena callejera de París.

El tribunal de apelaciones declaró que no está definido si el museo sabía que la pintura fue robada cuando la adquirió en 1993, en una compra de 338 millones de dólares de la colección de arte del barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza.

El precio estaba muy por debajo del valor estimado de mil millones a 2 mil millones, y el barón pudo haber sabido que también hizo un buen trato cuando compró el Pissarro a un distribuidor de arte de Nueva York.

Lilly Cassirer fue presionada en 1939 a venderla a un tasador nazi por 360 dólares para poder huir de Alemania.

Cuando Lilly Cassirer y su marido huyeron de Alemania antes de la Shoá, entregaron su obra maestra de Camille Pissarro a cambio de su vida.

La pareja judía cambió la obra por las visas de salida que les permitió huir a la seguridad de Inglaterra en 1939. Cuando lo hicieron, la impresionante pintura de Pissarro de 1897 sobre una escena de París realizó un increíble viaje por su cuenta.

Una odisea llevaría la “Rue Saint-Honoré, Apres-Midi, Effet de Pluie” de Alemania a Estados Unidos, a manos de varios coleccionistas ricos y prominentes comerciantes de arte y, finalmente, al Museo Thyssen-Bornemisza de España, donde se encuentra desde 1993.

Desde el año 2000, los herederos de Lilly Cassirer han estado tratando de recuperarla.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!