Seguinos en las redes

Ciencia

Descubrimiento revelador: el ADN ayuda a los investigadores a descifrar los rollos del Mar Muerto

Agencia AJN.- La investigación sobre los pergaminos de 2000 años de antigüedad revela que no todos los manuscritos, que incluyen algunos de los primeros textos conocidos de la Biblia, provienen del paisaje del desierto donde fueron descubiertos.

Publicada

el

BJ583k43I_0_0_4368_2912_large

Agencia AJN.- El muestreo genético de los Rollos del Mar Muerto ha puesto a prueba la comprensión de que los artefactos de 2.000 años de antigüedad fueran obra de una secta judía marginal, y ha arrojado luz sobre la redacción de las escrituras en la época del nacimiento del cristianismo.

La investigación – que indicó la procedencia de algunos de los pergaminos mediante la identificación de las pieles de animales utilizadas – también puede ayudar a protegerse contra las falsificaciones de las preciadas reliquias bíblicas.

Los Rollos del Mar Muerto, una colección de cientos de manuscritos y miles de fragmentos de antiguos textos religiosos judíos, fueron descubiertos en 1947 por un beduino local en los peñascos desérticos llenos de cuevas de Qumran, unos 20 km al este de Jerusalem. Muchos estudiosos creían que los pergaminos se originaron en un grupo de judíos solitarios, que se habían separado de la corriente principal, pero algunos académicos sostienen que el tesoro de Qumrán tuvo varios autores y puede que se trajera de Jerusalem para su custodia.

La secuenciación del ADN llevada a cabo por la Universidad de Tel Aviv y la Autoridad de Antigüedades de Israel ha permitido una coincidencia o diferenciación más fina entre los pergaminos. Mientras que la piel de oveja de algunos de los pergaminos podía producirse en el desierto, la piel de vaca – encontrada en al menos dos muestras – era más típica de ciudades como Jerusalem, donde los judíos, en ese momento, tenían el Segundo Templo y estaban bajo el dominio romano.

«El material mismo, el material biológico del que están hechos los pergaminos, es tan revelador e informativo como el contenido del texto», dijo a Reuters Noam Mizrahi, profesor de estudios bíblicos de la Universidad de Tel Aviv.

Los investigadores israelíes, asistidos por un laboratorio de ADN sueco, determinaron que dos copias textuales diferentes del Libro de Jeremías fueron traídas a Qumran desde el exterior.
Tales hallazgos, dicen los investigadores, indican que la redacción de los textos judíos estaba sujeta a variaciones e interpretaciones, contrariamente a las opiniones posteriores sobre las escrituras sagradas como fijas.

La lección, dijo Mizrahi, es que «la sociedad judía del Segundo Templo era mucho más plural y multifacética de lo que muchos de nosotros tendemos a pensar».

Pequeñas astillas de pergamino – o simplemente polvo – fueron tomadas para la prueba. «Ya que podemos distinguir los pergaminos que se originaron en Qumran de otros pergaminos, pensamos que tal vez en el futuro podría ayudar a identificar piezas de pergaminos reales de los falsos», dijo Oded Rechavi, profesor de neurobiología de la Universidad de Tel Aviv.

Dejá tu comentario

Ciencia

Médica panameña del Hadassah: ‘‘Israel es un país del primer mundo con grandes opciones’’

“La adaptación fue complicada, por el idioma, pero al final hay tantas cosas positivas que no me arrepiento de haber viajado. Israel me recibió con los brazos abiertos. Siento mucho apoyo, tanto de todos mis profesores como de mis vecinos y del país en general”, expresó.

Publicado

el

Por

portada hadddd

Agencia AJN.- En su visita al Centro Médico Hadassah en Jerusalem, ItonGadol en Israel dialogó con la Dr. Katherine Mato, una oftalmóloga oriunda de Panamá que viajó a Israel para participar de un programa de formación de cuatro años de duración.

“La adaptación fue complicada, por el idioma, pero al final hay tantas cosas positivas que no me arrepiento de haber viajado. Israel me recibió con los brazos abiertos. Siento mucho apoyo, tanto de todos mis profesores como de mis vecinos y del país en general”, expresó.

-Hace unos años estuve en el Hadassah y había un doctor ecuatoriano, que no era de origen judío. En su caso, ¿cómo llegó usted a trabajar en este hospital?

-Ya había dos panameños trabajando en Hadassah y se empezaba a escuchar hablar de Israel en Panamá. Simultáneamente, nuestro Ministerio de Salud estaba trabajando con Israel Medical en un acuerdo para facilitar la llegada de panameños a Israel para completar su especialidad. Israel es un país del primer mundo, que tiene mucha tecnología y opciones. Y el programa en oftalmología aquí es muy docente. Nosotros tenemos clases todos los días y eso me motivó mucho para venir a Israel, donde estoy desde hace dos años.

-¿Qué le dijeron sus familiares y amigos cuando les contó que viajaba a Israel y cómo fue su adaptación?

-No entendían por qué me iba tan lejos. Fue difícil dejar a la familia, y sobre todo los primeros meses acá, por el tema del idioma, fueron tiempos complicados. A pesar de que en Israel muchas personas hablan en inglés, el tema del idioma para mí fue conflictivo al principio. Estuve en el Ulpán (escuela para el estudio intensivo del hebreo) aprendiendo, ya que parte del convenio es que tengamos tres meses de Ulpán.
Yo vine sola, pero como parte del acuerdo vinimos cinco panameños en total. Uno ya regresó, porque vino por un año, y los otros todavía están acá, en diferentes ciudades. Yo estoy en Jerusalem, pero al principio hice los tres meses de Ulpán en Tel Aviv, lo que me permitió que poco a poco fuera todo más fácil. Después empecé el programa de residencia acá en Jerusalem. La adaptación fue complicada, pero al final hay tantas cosas positivas de todo esto que no me arrepiento. Logré hacerlo.

-¿Usted ya sabía que venía al Hadassah?

-Sí, antes de venir.

-¿Cómo es su vida diaria en Israel y qué le parece como país?

-Si tuviera que definir a Israel con una palabra, te diría contraste. Aquí uno encuentra de todo y para mí eso es fascinante. Me refiero al país en general. La gente es muy variada, la verdad es que tengo muy buena experiencia en el trato con los pacientes, a pesar del inconveniente de que mi hebreo no es israelí, y puede que tenga dificultades con mi pronunciación. Me recibieron de la mejor manera y con muy buenas intenciones, y eso lo agradezco siempre. Es un país muy variado desde lo cultural, con personas de todas partes del mundo, lo que lo hace muy interesante y lo disfruto mucho. Yo vivo muy cerca del Hospital y viajo en autobús. Un solo autobús y llego al Hospital, luego trabajo todo el día, y cuando regreso a casa normalmente estudio algo nuevo. Los fines de semana intento pasear algo, en Jerusalem o en las afueras de Tel Aviv, trato de aprovechar para conocer un poquito.

La Dr. Katherine Mato junto a Daniel Berliner, director de ItonGadol

-El Hadassah tiene la particularidad de ser un Hospital en el que conviven judíos religiosos ortodoxos con ciudadanos árabes.

-Sí, es muy interesante, porque en todo nuestro servicio tenemos a las dos convivencias, en el servicio de oftalmología, y también lo vemos en los pacientes. Ocurre también que un doctor árabe atienda a un paciente judío o viceversa.

-¿En dónde está el resto de los doctores panameños trabajando en Israel?

-Hay un panameño en Haifa, hay otra en Tel Hashomer y otra en Beersheva. El de Haifa está haciendo cirugía general, el de Tel Hashomer está haciendo neurocirugía, y la que está en Beersheva, neurología.

-¿Cuándo tiene que regresar a Panamá?

-Mi programa de residencia es de cuatro años y estoy por terminar el segundo. Serían dos años más y también está la opción de hacer un Fellowship, el Hospital ofrece muchas buenas opciones de Fellowships que consideraría.

-¿Qué dicen sus padres acerca de su experiencia en Israel?

-Están contentos, me comunico con ellos todos los días, les mando fotos y la verdad es que son parte de la experiencia, porque de cierta manera ellos la viven conmigo.

-¿Qué le diría a un médico latinoamericano al que nunca se le pasó por la cabeza venir a estudiar a Israel? ¿Qué le puede transmitir usted desde acá, trabajando en el Hadassah?

-Yo les diría que, en el caso de tenerla, aprovechen la oportunidad. Porque Israel me recibió con los brazos abiertos. Siento mucho apoyo, tanto de todos mis profesores como de mis vecinos y del país en general. Creo que es una muy buena oportunidad para cualquier persona.

-¿Cree que debido a la difusión que se le dan a los temas bélicos existe un preconcepto sobre Israel y el tipo de vida que llevan los ciudadanos realmente?

-Puede ser, pero yo creo que al tener cada vez más acceso a la información, ya sea por los medios de comunicación o las redes sociales, como Instagram o Twitter, creo que hay gente que de verdad comparte la realidad. Y creo también que poco a poco se va a ir vendiendo otra imagen, que muestre la verdad de Israel, y esta imagen le terminará ganando a la otra, a la que está basada en los preconceptos.

Seguir leyendo

Ciencia

Descubren en Israel que los glóbulos blancos pueden ayudar a destruir tumores malignos

Investigadores de la Universidad de Tel Aviv descubrieron que las propiedades destructivas de los glóbulos blancos llamados eosinófilos, pueden emplearse para destruir células cancerígenas.

Publicado

el

Por

univ

Agencia AJN.- Gracias a un nuevo estudio que se realizó en la Universidad de Tel Aviv, los investigadores descubrieron que los eosinófilos -un tipo de glóbulos blancos- pueden ayudar a destruir tumores malignos de dos maneras: son capaces de disolver las células cancerígenas al mismo tiempo que reclutan las células del sistema inmunitario que combaten al cáncer. Los investigadores creen que sus hallazgos pueden contribuir al desarrollo de enfoques innovadores para los tratamientos de inmunoterapia del cáncer.

El estudio fue dirigido por el profesor Ariel Munitz y la estudiante de doctorado Sharon Grisaru, del Departamento de Microbiología e Inmunología Clínica de la Facultad de Medicina Sackler. El trabajo se publicó en Cancer Research, una prestigiosa revista de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer.

Los investigadores explican que los eosinófilos son glóbulos blancos del sistema inmunitario que producen potentes proteínas destructivas, originalmente destinadas a combatir los parásitos. Sin embargo, en el mundo occidental moderno, donde los altos niveles de higiene han reducido considerablemente la amenaza de los parásitos, los eosinófilos suelen tener un impacto negativo en los seres humanos, induciendo fenómenos como las alergias y el asma.


Profesor Ariel Munitz. Cortesía de la Universidad de Tel Aviv.

Con la hipótesis de que el poder destructivo de los eosinófilos podría resultar beneficioso si se volviera contra las células cancerígenas, los investigadores iniciaron el estudio actual. El profesor Munitz explica: «Elegimos centrarnos en las metástasis de pulmón por dos razones principales: En primer lugar, las metástasis, y no los tumores primarios, suelen ser el principal problema en el tratamiento del cáncer, y los pulmones son un objetivo importante para la metástasis de muchos tipos de cáncer. En segundo lugar, en un estudio preliminar demostramos que los eosinófilos se reúnen en los tumores que se desarrollan en tejidos mucosos como los pulmones, por lo que supusimos que también se encontrarían en las metástasis pulmonares».

Para empezar, los investigadores examinaron tejidos cancerígenos humanos: biopsias de metástasis pulmonares tomadas de pacientes con cáncer de mama. Descubrieron que los eosinófilos llegan a los pulmones y penetran en los tejidos, donde suelen liberar las proteínas destructivas que transportan.

Para examinar el papel de los eosinófilos en las metástasis, los investigadores utilizaron un modelo animal. Comprobaron que las metástasis pulmonares que se desarrollaban en ausencia de eosinófilos eran mucho más grandes que las expuestas a los eosinófilos. Estos resultados llevaron a la conclusión de que los eosinófilos combaten el cáncer con eficacia, pero la pregunta seguía siendo: ¿Cómo lo hacen?


Sharon Grisaru. Cortesía de Guy Tal.

«Observamos que cuando faltan eosinófilos, el tejido también carece de células T, glóbulos blancos conocidos por combatir el cáncer. En consecuencia, asumimos que los eosinófilos combaten el cáncer a través de las células T. Nuestra siguiente tarea fue comprender el mecanismo subyacente a este proceso», expresó el Prof. Munitz. Y agregó que «Aumentar el número y la potencia de las células es uno de los principales objetivos de los tratamientos de inmunoterapia que se administran hoy en día a los pacientes con cáncer. En nuestro estudio descubrimos una nueva interacción que convoca grandes cantidades de células en los tejidos cancerosos, y nuestros hallazgos pueden tener implicaciones terapéuticas. En última instancia, nuestro estudio puede servir de base para el desarrollo de medicamentos inmune terapéuticos mejorados que empleen los eosinófilos para luchar contra el cáncer de dos maneras: por un lado, los eosinófilos atacarán el cáncer directamente liberando sus propias proteínas destructivas, mientras que por otro, aumentarán el número de células T en el entorno del cáncer. Creemos que el efecto combinado puede aumentar significativamente la eficacia del tratamiento».

El estudio fue financiado por el ICRF (Fondo de Investigación del Cáncer de Israel), la Asociación del Cáncer de Israel, la ISF (Fundación Científica de Israel), la BSF (Fundación Científica Binacional de Estados Unidos e Israel) y GSK.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!