Seguinos en las redes

US News

EE.UU. Un negador del Holocausto que se postuló para el Congreso todavía está en Youtube y Twitter

Agencia AJN.- La red de medios sociales Gab prohibió la cuenta de Patrick Little, un supremacista blanco, negador del Holocausto y ex candidato al Congreso, pero aún se mantiene activos sus sitios en YouTube y Twitter.

Publicada

el

negador

Agencia AJN.- La red de medios sociales Gab prohibió la cuenta de Patrick Little, un supremacista blanco, negador del Holocausto y ex candidato al Congreso, pero aún se mantiene activos sus sitios en YouTube y Twitter.

Gab, un sitio popular entre los muchos de la extrema derecha, incluido el tirador de la sinagoga de Pittsburgh, comunicó que había suspendido permanentemente a Little porque había alentado el hostigamiento de ciudadanos privados.

En un comunicado enfatizó que aunque su cuenta también contenía discursos de odio, el sitio no lo prohibió en base a eso.

En Gab, Little abogó por la tortura masiva de judíos y elogió a Robert Bowers, otro usuario de Gab que mató a 11 personas en la sinagoga del Árbol de la Vida en Pittsburgh el mes pasado, según el portal de noticias HuffPost, que informó por primera vez sobre el estado de sus cuentas de YouTube y Twitter.

Little, de 33 años, se postuló para el Senado en California a principios de este año como republicano como retador del demócrata judía Dianne Feinstein. Solo recibió el 1.3 por ciento de los votos en la primaria del estado y no avanzó a la elección general.

Lo curioso es que YouTube y Twitter no hayan retirado las cuentas de Little.

En YouTube, el ex candidato tiene cerca de 6,000 seguidores y con frecuencia publica videos que contienen mensajes antisemitas. Tiene menos de 300 seguidores en Twitter.

YouTube, que es propiedad de Google, no respondió de inmediato a las solicitudes de comentarios. La gerente de comunicaciones de políticas de Twitter, Katie Rosborough, dijo que el sitio no “comenta sobre cuentas individuales por razones de privacidad y seguridad”.

Las redes de medios sociales, incluido Facebook, han sido criticadas por no hacer lo suficiente para eliminar el racismo, el antisemitismo y otras formas de Odio de sus sitios.

US News

La comunidad judía de Minneapolis atiende a los heridos y distribuye suministros en medio de la crisis

Agencia AJN.- Los miembros de la comunidad judía entregan alimentos y brindan asistencia médica en medio de la crisis. Se insta a los rabinos a que retiren los rollos de la Torá por temor a los ataques a las sinagogas.

Publicado

el

Por

mine

Agencia AJN.- Miembros de la comunidad de Minneapolis en Estados Unidos comenzaron a atender a los heridos y distribuyen alimentos en medio de la crisis que se inició tras la muerte de George Floyd, que desencadenó una ola de protestas en gran parte de Estados Unidos.

La doctora Vivian Fischer pasó cinco horas el sábado caminando hacia la devastación de Minneapolis desde su casa en un suburbio a las afueras de la ciudad. La doctora con su estetoscopio, una máscara y guantes, llenó una mochila con lo que tenía en casa: máscaras adicionales, guantes médicos, inhaladores para el asma, vendajes y agua, y salió a ver dónde podía ayudar.

Encontró a innumerables personas barriendo el vidrio en las calles que dejaron las ventanas de las tiendas rotas en el caos de los disturbios del viernes por la noche. Otros, como voluntarios, ayudaron a levantar las ventanas de la tienda y la oficina que habían sido destrozadas. Unos 200 edificios en Minneapolis fueron destruidos durante la protesta, según consignó el diario The Times of Israel.

“Todos nos estamos tambaleando. Desperté sintiendo desesperación. Fue realmente difícil levantarse de la cama “, dijo Fischer, de 58 años. Un médico amigo la llamó y le sugirió que fueran a Minneapolis para ver cómo podían ayudar.

“He sido formada por la ética judía de ir a donde me necesitan”, dijo Fischer, quien inspirada por su rabino de la infancia, Andre Ungar, quien marchó con líderes de derechos civiles en Selma y pasó un tiempo en la cárcel de Birmingham. Ungar murió en mayo, a los 90 años.

Fischer declaró terminó haciendo lo que cualquier madre judía podría haber hecho: limpiar y vendar los cortes de la gente, la mayoría de ellos adquiridos mientras barrían los vidrios rotos. También acompañó a un hombre musulmán somalí angustiado, convenciéndolo de que saliera de debajo de las ruedas de un camión de bomberos.

“No había médicos ni doctores” en la zona, comentó, y la clínica de atención de urgencia más cercana estaba a 25 minutos en auto. “Es horrible ver quemar mi ciudad y olerla”, comentó la doctora.

La ciudad ha experimentado una destrucción generalizada y saqueos en las noches desde que George Floyd, que era afroamericano, fue asesinado el 25 de mayo, cuando un oficial de policía blanco de Minneapolis se arrodilló en su cuello durante más de ocho minutos.

Las manifestaciones comenzaron como protestas furiosas contra la policía, pero se convirtieron en algo alimentado por una ira más indiscriminada.

Protests Continue Over Death Of George Floyd, Killed In Police Custody In Minneapolis

La destrucción ha sido tan generalizada que el Consejo de Relaciones con la Comunidad Judía de Minneapolis instó a los rabinos a resguardar los rollos de la Torá de sus sinagogas en caso de que sus edificios fueran atacados. Hasta el momento no hubo ataques a la comunidad pero se descubrió un graffiti antisemita en un banco de la parada de autobús al otro lado de la calle de la Congregación Shir Tikvah.

Mientras Fischer atendía las heridas de las personas, Dave Snyder estaba de pie en el estacionamiento de la Escuela Secundaria de Minneapolis, dirigiendo a las personas que dejaban comida y extintores de incendios, y otros que los recogían para distribuirlos a las familias necesitadas.

Treinta autos llenos de alimentos y suministros pronto distribuyeron ayuda en los vecindarios latinos de Minneapolis y en Little Earth, un complejo de apartamentos que alberga a aproximadamente 1.000 nativos americanos.

Hasta el sábado, unos 100 autos habían ingresado al estacionamiento de la escuela secundaria en español para dejar bandejas de lasaña, alimentos para bebés y alimentos no perecederos, que también se distribuyeron a las familias de los estudiantes, muchos de los cuales no reciben asistencia federal por la pandemia o seguro de desempleo y están “viviendo en las sombras”, dijo Snyder, de 44 años. Muchos de los voluntarios eran miembros de su sinagoga, la Congregación Shir Tikvah.

Seguir leyendo

Gastronomía

Nueva York. Los alimentos judíos más populares de la pandemia

Publicado

el

Por

clark-babka-videoSixteenByNine3000

Agencia AJN.- Los clientes de Russ and Daughters, la panadería judía de Nueva York, ya no pueden hojear el mostrador, mirar en la panadería o ir a tomar un café y un “rugelach” (dulce judío de origen ashquenazí de Polonia) improvisados. Los neoyorquinos que necesitan urgentemente un “schmear” tienen que hacer sus pedidos por teléfono y esperar fuera hasta que un empleado enmascarado y enguantado les entregue su comida.

Pero aunque el apetitoso ambiente de la tienda puede ser una víctima del coronavirus, algunas cosas nunca cambian. “Estamos haciendo 100 babkas al día, y todo se vende”, dijo la copropietaria de Russ and Daughters, Niki Russ Federman.

Nadie sabe cuándo volverá a Nueva York la cena en restaurantes, pero la incertidumbre no ha impedido que las tiendas de delicatessen de Nueva York dispensen grandes cantidades de comida casera judía. En Russ and Daughters hacen productos de panadería y brunch esenciales como bagels y nova lox, y los clientes ansiosos de abastecerse están comprando en mayores cantidades que antes.

Barney Greengrass está vendiendo mucho pescado, además de “blintzes” de queso y “muchos, muchos [babkas] blancos y negros”. En Sarge’s Deli, son “kits” de sándwiches de pastrami, completos con pepinillos. Katz’s Deli está enviando contenedores congelados de sopa de “matzeballs” a través del país.

“Para aquellos de nosotros que aún podemos trabajar y sacar la comida, el trabajo se siente no sólo esencial sino indispensable”, dijo Russ Federman. “Estamos alimentando a la gente literalmente, pero [también] alimentamos la necesidad emocional de sentirnos seguros, de sentir que algunas cosas permanecen igual”.

Muchos negocios están recibiendo tráfico a través de órdenes de fuera de la ciudad. Andrew Wendover, el dueño de Sarge’s Deli, dijo que el envío se ha duplicado desde el comienzo de la pandemia, y Russ Federman reportó un incremento del cuádruple. El dueño de Katz’s Deli, James Dell, tiene la hipótesis de que muchos clientes están enviando alimentos icónicos para alegrar a familiares que no pueden ver en persona o para conmemorar ocasiones como cumpleaños o graduaciones.

“Para mostrarle a alguien que lo amas, ¿qué lo dice mejor que la comida?” Dell dijo.

Otros pedidos de envío vienen de los neoyorquinos que están soportando la pandemia fuera de la ciudad. El propietario de Barney Greengrass, Gary Greengrass, ha notado un aumento en los pedidos de destinos vacacionales favorecidos por los neoyorquinos acaudalados, como los Hamptons o Martha’s Vineyard.

Por supuesto, un aumento en el envío no compensa la pérdida de clientes en persona. Wendover dijo al medio Forward que el negocio en general estaba “significativamente bajo”.

El problema es que la cadena de suministro se está sumando a las complicaciones y ha hecho que algunos productos básicos escaseen. A principios de mayo, el gerente de Zabar, Scott Goldshine, dijo a West Side Rag que el mercado se había quedado sin hígado picado y no podía obtener más hígados crudos de los proveedores. “Si quieres hígado picado, no lo vas a conseguir”, dijo.

En un correo electrónico al Forward, Goldshine confirmó que desde entonces ha repuesto sus existencias, pero otros están lidiando con problemas similares.

Anticipándose a la escasez, Wendover compró recientemente 150 libras de hígados de pollo (Sarge’s hace su hígado picado en el lugar). Estimó que su suministro durará alrededor de una semana. Pero después de eso, admitió, “no vamos a tener hígado picado hasta que [los proveedores] tengan hígado de pollo de nuevo”.

Pero eso no significa que el panorama para los amantes de la carne de charcutería sea todo pesimismo. Los Delis contactados por el Adelantado confiaban en sus suministros de productos básicos como la carne en conserva y el pastrami. “Esas cosas siempre se mueven, con o sin pandemia”, dijo Wendover.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!