Seguinos en las redes

Cultura

El arqueólogo judío que dijo haber encontrado el “rostro de Dios”

Agencia AJN.- A partir de los Diez Mandamientos, la advertencia contra la creación y adoración de representaciones físicas de lo divino es uno de los temas más recurrentes en la Biblia.

Publicada

el

pole

Agencia AJN.- El profesor Yosef Garfinkel, jefe del Instituto de Arqueología de la Universidad Hebrea de Jerusalem, aseguró que durante la época del rey David y el rey Salomón, el pueblo de Israel creó figuras que representaran a Dios.

“Tenga cuidado, entonces, de no olvidar el pacto que el Señor, su Dios concluyó con usted, y no se hagan una imagen esculpida en ninguna semejanza, contra la cual el Señor, su Dios, los haya ordenado”, se lee en un pasaje de la Torá.

Desde los Diez Mandamientos en adelante, la advertencia contra la creación y adoración de representaciones físicas de lo divino es uno de los temas más recurrentes en la Biblia. Sin embargo, generación tras generación, se describe que el pueblo de Israel reiteradamente no cumple con la regla, y se dijo que la práctica de la idolatría se extendió hasta la destrucción del Primer Templo en 586 a. C.

Según consignó el diario The Jerusalem Post, varias figuras masculinas descubiertas en tres sitios ubicados geográficamente en el antiguo Reino de Judá y que datan de los siglos X o IX a. C. representan una imagen esculpida de YHWH, el nombre Tetragrammaton de Dios de acuerdo con la tradición judía, puntualizó Garfinkel. Su análisis fue recibido con duras críticas por parte de otros eruditos israelíes, quienes lo acusaron de perseguir el sensacionalismo.

La investigación apareció como la portada de la edición de agosto de Biblical Archaeology Review (BAR), que se describe a sí misma como “la única revista que conecta el estudio académico de la arqueología con una amplia audiencia general ansiosa por comprender el mundo de la Biblia”.

“Cuando descubrimos la primera figura en Kirbhet Qeiyafa en 2010, no había paralelos”, dijo Garfinkel a The Jerusalem Post. “Solo dos años después se encontraron dos cabezas similares en Tel Moza. Cuando vi cuán similares eran estas tres cabezas, comencé a buscar más artículos, y encontré dos objetos similares en la Colección Moshe Dayan en el Museo de Israel”, agregó.

El arqueólogo es el codirector de las excavaciones en Kirbhet Qeiyafa. Ubicado en el valle de Elah y descubierto por primera vez en 2007, el sitio presenta los restos de una gran ciudad fortificada. Muchos lo han considerado como un avance esencial en el apoyo a la existencia de un reino prominente en Judá en la época del rey David.

Entre los argumentos presentados para apoyar la identidad del centro de Judea, Garfinkel y su equipo señalaron que no se habían descubierto figuras antropomórficas, especialmente figuras femeninas, que representan diosas de la fertilidad y muy comunes en otros sitios con diferentes afiliaciones culturales.

La cabeza masculina que desencadenó su investigación representó la única excepción.”Las figuras masculinas son muy raras”, dijo Garfinkel. “La pregunta clave es dónde se encontraron esas figuras”, indicó.

Los artefactos de arcilla presentan ojos saltones, orejas y narices. En Tel Moza, fueron descubiertos en un templo, mientras que en Kirbhet Qeiyafa fueron encontrados en un edificio administrativo en la parte superior del sitio, dijo, y agregó: “En ambos casos, no estamos hablando de espacios privados sino públicos”.

Los artefactos actualmente fueron llevados al Museo de Israel e incluye vasijas de cerámica adquiridas en el mercado de antigüedades. Pero según los registros de Dayan, fueron encontrados en el área de Hebron Hills, y Garfinkel cree que probablemente fueron desenterrados originalmente en una cueva funeraria.

El contexto donde se encontraron los objetos sugiere la naturaleza divina de las imágenes, dijo. “Ahora la pregunta es: ¿quién es el dios que representan? Estamos familiarizados con el panteón cananeo y todos sus dioses diferentes, y tenemos figuras cananeas que los representan”, dijo. “Sin embargo, estas figuras son completamente diferentes, por lo que no representan una de ellas. Sabemos que en Judá había un nuevo dios. Si este no es el Dios de Judá, ¿quién podría ser? Esta es mi comprensión de ello”, sostuvo.

Las dos cabezas de Tel Moza fueron encontradas cerca de figuras de caballos, mientras que uno de los artefactos de la colección Dayan, que se encuentra intacto, representa la cabeza como montando un caballo, casi sin cuerpo en el medio. En la Biblia hebrea, a veces se describe a Dios como un jinete, argumentó Garfinkel.

“Montando una nube veloz, el SEÑOR vendrá a Egipto; Los ídolos de Egipto temblarán delante de él, y el corazón de los egipcios se hundirá en ellos ”, dice Isaías 19: 1.
Cuando se le preguntó si es posible que las figuras representen a un rey, Garfinkel dijo que no había tradición en Judá de considerar al monarca como divino, contrario a las costumbres de otras civilizaciones.

Reconoció que su teoría era algo revolucionaria, pero invitó a los académicos que la criticaban a proponer una opinión alternativa. “Estamos ante un rompecabezas y necesitamos unir sus piezas para encontrar el significado”, dijo al arqueólogo.

Garfinkel sugirió que la prohibición de hacer imágenes de Dios podría no haber sido observada en el siglo X, o podría haberse desarrollado más tarde en el Reino de Judá, de manera diferente a lo que dice la Biblia. “Esta situación podría haber sido el resultado de un contraste entre personas más simples que querían seguir la tradición cananea de crear estatuas de lo divino y un grupo más sofisticado que presionó por un enfoque más abstracto”, añadió.

Sin embargo, otros arqueólogos han descartado la teoría de Garfinkel como los directores de la excavación de Tel Moza, el profesor Oded Lipschits, director del Instituto de Arqueología Sonia, y Marco Nadler, de la Universidad de Tel Aviv; y el arqueólogo y representante de la Autoridad de Antigüedades de Israel, Shua Kisilevitz.

“Desafortunadamente, el artículo está plagado de imprecisiones fácticas en la presentación de los hallazgos y un enfoque metodológico defectuoso que ignora la evidencia disponible, las publicaciones detalladas del templo Moẓa y sus artefactos de culto, y la extensa literatura académica sobre el antiguo arte coroplástico sobre el mismo mano, y el estudio de la religión en el antiguo Israel por el otro”, escribieron Lipschits y Kisilevitz en un artículo en respuesta al artículo de Garfinkel, que aparecerá en el próximo número de BAR. Ido Koch de la Universidad de Tel Aviv y David S. Vanderhooft del Boston College también son coautores del artículo.

“Garfinkel ignora categóricamente todas las discusiones tipológicas, tecnológicas, iconográficas y contextuales anteriores de las figuras de Moẓa y el resto de la región”, escribieron Lipschits y Kisilevitz.

Cultura

Iom Kipur. El mundo judío conmemorará el Día del Perdón, la jornada más sagrada del calendario hebreo

Agencia AJN.- El domingo, antes del anochecer, el mundo judío iniciará Iom Kipur (Día del Perdón). El precepto más importante es la abstinencia de ingerir alimentos y bebidas, la cual se extiende por unas 26 horas, hasta la salida de las estrellas del día siguiente.

Publicado

el

Por

The Western Wall in Jerusalem.

Agencia AJN.- El domingo, antes del anochecer, el mundo judío iniciará Iom Kipur (Día del Perdón), la jornada más sagrada y solemne del calendario hebreo, de ayuno -el único decretado en la propia Torá- y contrición, durante la cual D’s termina de juzgar a la humanidad y sella su dictamen para el resto del año, preferentemente en el Libro de la Vida.

El precepto más importante es la abstinencia de ingerir alimentos y bebidas, la cual se extiende por unas 26 horas, hasta la salida de las estrellas del día siguiente, que es anunciado con el toque del shofar (tradicional instrumento a base del cuerno de un carnero).

La prohibición involucra a todo hombre y mujer judíos mayores de 13 y 12 años, respectivamente, que esté en condiciones físicas de cumplirla, y también incluye el bañarse, mantener relaciones sexuales y usar calzado de cuero, cosméticos y perfumes.

Los enfermos de cierta gravedad, las embarazadas, quienes amamantan y los niños están exceptuados de ayunar, y en el caso de los tres primeros, están obligados a no hacerlo.

A diferencia del resto de los días del año, en Iom Kipur se recitan cinco plegarias: una al comenzar la jornada (Kol Nidréi, que pide el borrado de todas las promesas incumplidas y debe ser recitada antes de la puesta del sol), dos por la mañana (Shajarit y Musaf) y otras tantas antes del anochecer (Minjá y Neilá).

En cada una de ellas se recita el Vidúi (confesión) y se le implora al Creador que absuelva a los pecadores de sus errores e incumplimientos.

Otro de los segmentos más «populares», es el Izcor, el servicio de recordación de los familiares fallecidos, una cita ineludible incluso para quienes solo asisten a las sinagogas en ese momento.

Por otra parte, antes de Iom Kipur es costumbre disculparse con el prójimo por las faltas cometidas para con él.

Otras tradiciones previas son el comer y beber en abundancia en la víspera, de modo de poder completar el ayuno, y las kaparot, un ritual para evitar un mal decreto divino que consiste en transferirle en forma simbólica los pecados a un gallo (los hombres) o una gallina (las mujeres), los cuales luego se faenan y se obsequian a los pobres como caridad.

Iom Kipur se conmemora ocho días después de Rosh Hashaná (Año Nuevo), con el cual integra los Iamim Noraím, “días terribles” por la seriedad y rigor del Juicio Divino, y los diez días que los nuclean son los Aséret Ieméi Teshuvá (Diez días de Retorno al camino de la Torá).

Es el único ayuno permitido en Shabat y es el día de la expiación, razón por la cual debe haber una aflicción personal, de modo que el individuo pueda ser purificado de sus pecados.

Sus principales preceptos -prolongados servicios religiosos y las abstinencias- son observados incluso por muchos no religiosos y tienen un altísimo acatamiento en Israel, quizá mayor que en la Diáspora, con epicentro en el Kótel Hamaarabí o Muro Occidental, mal llamado «de los Lamentos».

Además, los lugares de entretenimiento están cerrados, no hay transmisiones de radio y televisión, se suspende el transporte público e incluso las calles están completamente vacías.

Esto se refuerza con el recuerdo de la guerra de 1973, un sorpresivo ataque contra Israel lanzado precisamente en Iom Kipur por Egipto y Siria y que fue repelido a un muy alto costo.

Seguir leyendo

Cultura

Mirá en VIVO el Muro de los Lamentos previo a Iom Kipur

Agencia AJN.- Se acerca la jornada más sagrada y solemne del calendario hebreo y podés seguirla en vivo y en directo.

Publicado

el

Por

muro de los lamentos

Agencia AJN.- Mirá en vivo el Muro de los Lamentos durante la celebración de las Altas Fiestas judías con un CLIC AQUÍ. Luego de Rosh Hashaná (Año Nuevo) llega Iom Kipur (Día del Perdón), la jornada más sagrada del calendario hebreo y podés ver en directo todo lo que está pasando en el Muro Occidental.

El domingo, antes del anochecer, el mundo judío iniciará Iom Kipur, día de ayuno -el único decretado en la propia Torá- y contrición, durante el cual D’s termina de juzgar a la humanidad y sella su dictamen para el resto del año, preferentemente en el Libro de la Vida.

Sus principales preceptos -prolongados servicios religiosos y las abstinencias- son observados incluso por muchos no religiosos y tienen un altísimo acatamiento en Israel, quizá mayor que en la Diáspora, con epicentro en el Kotel Hamaarabí o Muro Occidental.

Pese a la pandemia del coronavirus, todos los judíos del mundo podrán estar cerca del Kotel y expresar sus anhelos gracias a la tecnología que permite verlo en vivo.

Iom Kipur se conmemora ocho días después de Rosh Hashaná (Año Nuevo), con el cual integra los Iamim Noraím, “días terribles” por la seriedad y rigor del Juicio Divino, y los diez días que los nuclean son los Aséret Ieméi Teshuvá (Diez días de Retorno al camino de la Torá).

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!