Seguinos en las redes

Israel

El rabino Bergman no descartó ser candidato electoral

AJN.- Afirmó que es “candidato a la política cívica” y criticó el funcionamiento del sistema republicano argentino. Además, en referencia al diálogo interreligioso, sostuvo que “si los judíos pudiéramos votar, deberíamos proclamarlo (a Juan PabloII) santo, porque con su gesto cerró un círculo de 2000 años”. También reflexionó sobre el significado del año nuevo judío.

Publicada

el

bergman

El rabino Sergio Bergman afirmó hoy que no descarta “en absoluto que en alguna instancia pueda decidir ser candidato electoral” en diálogo con la Agencia Judía de Noticias (AJN), durante la grabación del programa “Brief” conducido por el periodista Sergio Dattilo, que se emite los martes a las 20 por el canal Metro.
“Hasta que no haya un cambio cultural y una masa crítica de ciudadanos activos y queramos cambiar el código político y cultural de hacer política (presentarme como candidato) sería precipitarme, pensando que algunos pocos pueden cambiar lo requiere la participación de muchos”, sostuvo el rabino.
El religioso remarcó que “hasta que no tengamos mayorías transformadoras no tendía mayor sentido que yo fuera candidato electoral”, y luego agregó que su “vocación hoy es formativa, inspiradora y motivadora” porque “la idea (es) trabajar no solo para estar agrupados cuando nos tocan lo único sensible que tenemos, que es el bolsillo”.
Consultado por AJN respecto de los comentarios negativos que circulan sobre la participación de judíos y rabinos en política, Bergman les restó importancia y sostuvo que “hay un cambio sociocultural importante” en el país.
“Hay mucha gente haciendo cosas buenas y lamentablemente las asociaciones lícitas no se organizan ni son tan eficientes como las ilícitas”, apuntó, y luego destacó que “ hay mucha gente movilizándose en esta construcción que, como va a ser de abajo hacia arriba, será genuina”.
El rabino también cuestionó el funcionamiento republicano de la Argentina y señaló que “en la práctica no hay división entre poderes”.
“Tenemos un poder (ejecutivo) que es una autocracia ejecutiva, un Parlamento que estamos agradecidos porque casi con ‘gracia divina’ lo dejan parlar, aunque no legislar, porque no puede tratar los temas que quiere, y un Poder Judicial que no es independiente, porque tiene una comisaría política que es el Consejo de la Magistratura, que lo hace totalmente subordinado”, criticó.
Frente a esa situación, se definió como “un vocero del sentido común los argentinos” y llamó “hablarles a los jóvenes de 25 años para que no confundan la política (que es buena) con los políticos”.
En esa línea, el religioso expresó que “los últimos meses nos enseñaron que con el ‘que se vayan todos’ lo único que hacemos es lograr que se perpetúen y se queden para siempre”.
Respecto del diálogo interreligioso, Bergman coincidió con Dattilo en la influencia que tuvo el anterior Papa, Juan Pablo II, –fallecido en 2005– en el acercamiento entre el cristianismo y el judaísmo, y puntualizó que “si los judíos pudiéramos votar, deberíamos proclamarlo santo, porque con su gesto cerró un círculo de 2000 años”.
Bergman también se refirió a las próximas fiestas judías, que tendrán lugar a fin de mes y explicó que “el Rosh Hashana (Año Nuevo) que es la cabeza del año, inaugura y celebra un aniversario simbólico de la creación del mundo”.
“Los humanos somos coparticipes con la divinidad, pero responsables con lo que hacemos en el mundo. Por eso somos llamados a dar repuesta y a no proponer sólo que el año nuevo sea bueno, sino que seamos mejores. Creo que es uno de los mensajes judíos, pero universales, para todos los hombres y mujeres de buena voluntad”, señaló el rabino.
Consultado respecto del comentario que circula que “Bergman apunta más al mundo gentil, que al mundo judío”, el religioso señaló que “quizá hay una novedad que es la expansión de lo religioso a lo cívico, porque tengo una vocación de servicio entendiendo que mi comunidad es la Argentina”.
“Uno como rabino no esta ocupado ni preocupado solamente con los problemas de su comunidad de origen, sino que los judíos somos argentinos y no hay un tema de doble lealtad. Uno, de alguna manera, es argentino desde su judeidad y mi rol como rabino –y no como sacerdote–  es contribuir a llevar conversaciones del bien común”, reflexionó Bergman, siempre en diálogo con esta agencia.
“Nos han llamado a que todos con libertad de conciencia evoquemos a Dios, no en teocracia, sino en democracia: a trabajar como ciudadanos. Y eso puede generar reacciones, pero no es otra cosa que el espíritu bíblico: decir algunas cosas aunque algunos no quieran escuchar y plantear el bien común para todos”, concluyó el rabino.
Por su parte, Dattilo comentó que “Argentina Ciudadana”, el libro que Bergman publicó este año, es uno de los más vendidos tanto en Internet como en librerías.
El rabino conservador explicó que ese texto “hace una introducción conceptual sobre los valores del preámbulo de la Constitución, instalando el concepto de que tenemos que migrar de los pecados capitales a las virtudes ciudadanas”.
El también líder espiritual de la Congregación Israelita de la República Argentina (Templo de Libertad) planteó que los problemas más “acuciantes (de los argentinos) tienen que ver con una crisis de valores como un fenómeno cultural y con la desaparición del ciudadano protagonista y activo”.
En ese sentido, el religioso bregó por una política “que no sea electoral, sino cívica” a la que se dedica “como maestro, no solo en mi propia comunidad, sino en toda la Argentina”.
En su libro, publicado por Ediciones B, Bergman compara la Biblia con la Constitución Nacional y critica que “las religiones sí consagramos a la Biblia como manera de ver y hacer, pero los argentinos todavía no consagramos a la Constitución como la forma de vivir en sociedad”.
“Creo que lo más importante no es el libro, sino el movimiento, sumado al hecho de que ‘Argentina Ciudadana’ fue prologado por el cardenal (Jorge) Bergoglio, que tiene el mérito de haber sido de los primeros en articular espiritualidad, valores y política, y fue tomado como opositor”, expresó a AJN.
Finalmente, Bergman rescató que la crítica no implica denostar y enfatizó que su libro es un indicador de eso.
BK-LT

Dejá tu comentario

Israel

Coronavirus: marchas y contramarchas en la cuarentena de Israel, con un virus que no cesa a pesar del verano

Publicado

el

Por

CORONAVIRUS

Agencia AJN.- Israel es mirado como un ejemplo en el mundo por su manejo de la pandemia del coronavirus, su baja tasa de mortalidad y la veloz salida de la cuarentena. El Estado hebreo ya ha habilitado la reapertura de comercios, shopping, balnearios, escuelas y hasta reuniones de 50 personas. Sin embargo, los miedos a un nuevo brote continúan e implican una serie de avances y retrocesos en las medidas sanitarias. En ese contexto, la doctora argentina-israelí Malena Cohen, directora del Centro de Fibrosis Quística en el Hospital Universitario Hadassah de Jerusalem, dialogó con la Agencia AJN parar brindar un panorama sobre la situación actual.

La especialista remarcó que las estadísticas confirman que “el virus está y va seguir estando en el verano, donde ya se registran temperaturas de más de 30 grados en Israel, y en unos pocos meses empieza el invierno”, con la reaparición de las tradicionales afecciones respiratorias.

Cohen destacó que las autoridades de salud siguen con atención la evolución de la pandemia, ya que de un promedio de diez o quince casos diagnosticados, se pasó a más de cien diarios en los últimos días. Lo que le permite a Israel mantener la apertura de las actividades es la estabilidad en la tasa de fallecidos y el número de casos graves, que hace semanas se mantiene apenas por encima de los 20 pacientes.

“Por ahora sigue habiendo una reapertura de los mercados, el transporte, lugares públicos y espacios culturales. Va a haber recitales sin que haya mucho contacto entre las personas. En los hoteles no hay buffet, todo es con las porciones separadas para que no haya tanto contacto. También volvieron los gimnasios”, comentó.

En ese sentido, Cohen aclaró que “en Israel no se volvió atrás en la cuarentena específicamente, pero es por ahora, porque van cambiando las medidas” según evoluciona la pandemia.

De acuerdo a lo informado por la doctora, en el Hospital Hadassah en Jerusalem aún hay pacientes internados de la primera tanda de la pandemia, pero aclaró que “son muy poquitos los casos graves”. Incluso, como ya informó esta agencia, hay centros asistenciales que desmontaron las áreas que habían sido dispuestas para atender los casos de coronavirus.

malena-cohen-hadassah-1

Malena Cohen

¿Se acerca un segundo brote en Israel?

En cuando a la posibilidad de un segundo brote de la pandemia en Israel, la doctora Cohen explicó que las estadísticas hasta hace pocos días daban menos de diez casos positivos diarios y ayer volvieron a subir por encima de cien. “Tenemos muchos más casos de los que teníamos, los números indican que el virus va a seguir acá. Se creía que los números iban a bajar porque estábamos en temperaturas superiores a los 30 grados y sigue habiendo casos. Este virus está acá y para el invierno se va a juntar con la gripe, hasta que no haya una vacuna todo va a continuar”, sostuvo.

La doctora comentó que tras la reapertura de las actividades se habían relajado los testeos, pero con los últimos datos, las autoridades sanitarias reabrieron todo, “se están haciendo testeos por todos lados”.

“La respuesta es hacer los testeos para saber quién está infectado. En el Hospital Hadassah cuando los casos iban en aumento, el director decidió hacer testeos al personal sin importar si tenía o no síntomas. Una vez cada cinco días para estar seguros que no estábamos contagiados. Hubo casos positivos que no tenían idea que estaba infectados”, señaló.

Frente a los que se oponen a los testeos masivos, Cohen admitió que los análisis pueden dar negativo los primeros dos o tres días, pero aclaró que aquellas personas que presentan síntomas deben ser nuevamente analizadas porque “los test que se utilizan son muy confiables”.

A la hora de disponer la reapertura de las actividades, la doctora explicó que se debe tener en cuenta la cantidad de casos positivos como la cifra de fallecidos. “Cuando se ven los gráficos y las curvas van en descenso y son bastante bajos los casos se puede empezar a reabrir muy de apoco. Acá la reapertura empezó a principios de mayo, muy de a poco, cuando se evaluó que cada vez había menos pacientes graves, menos pacientes necesitaban respirador artificial”.

Para Cohen, “es importante poder diferenciar por sectores entre los distintos lugares” a la hora de retomar las actividades. “Lo segundo es reevaluar cada día en el momento que se ve que siguen bajando lo números y se puede reabrir todo”, añadió.

Video de la reapertura de bares en Tel Aviv

La vuelta a clases

“Cuando se decidió que se empezaba a abrir la cuarentena y a reincorporar a los chicos a las escuelas, fue de a poco, en forma gradual, en grupos reducidos hasta que se abrieron todos los niveles. Al principio, los grados fueron divididos en subgrupos, denominados ‘cápsulas’. Es decir, que un curso de 30 alumnos fue dividido en dos cápsulas de 15, que estudiaban en dos lugares diferentes de la escuela, con maestras diferentes. Pero cuando se decidió abrir las aulas para todos los grados fue porque no se podía seguir con el sistema en ‘cápsula’ por la falta de docentes y espacios, no había forma de reducir los grupos de chicos”, contó la especialista.

“La gente se siente bastante tranquila porque sabía que cuando iba a haber un levantamiento de las restricciones podía haber un rebrote. No fue una sorpresa, no es que de golpe aparecieron nuevos casos”, señaló la doctora Cohen luego de que el Ministerio de Educación informara hoy que 92 escuelas y guarderías han sido cerradas para detener la propagación del virus luego de que 304 casos, entre estudiantes y maestros, dieran positivo de COVID-19

La doctora explicó que si bien hay escuelas que tuvieron que cerrar por la aparición de nuevos casos, hasta el momento ninguno exigió una internación y se determinó que la mayoría de los contagios se dio en jóvenes que no tienen factores de riesgo.

“Cuando encuentran un caso en una escuela, esa escuela se cierra y se dispone la cuarentena. Hay varias escuela cerradas pero las clases están casi terminando acá en Israel, falta menos de un mes para que terminen”, explicó la doctora Cohen.

Frente a esta situación, según indicó la médica, en las últimas horas hubo colegios secundarios que decidieron dividir las clases entre presenciales y en casa para así atenuar la posible circulación del virus entre los chicos. Aunque hay padres que decidieron no enviar a sus hijos al colegio ya que dentro del grupo familiar pueden tener alguna persona de alto riesgo.

Consultada sobre cómo son los mecanismos de control sanitario para que los chicos vayan a las escuelas, Cohen explicó: “Antes que vayan a la escuela tenemos la obligación de tomarle la temperatura a nuestros hijos y completar una declaración confirmando que no tiene síntomas y que nos hacemos responsables de que no tienen síntomas de lo que podrían ser una enfermedad contagiosa. Todos los días las maestras revisan que esté el formulario y si alguno no lo llenó, nos llaman por teléfono. Además en la escuela le vuelven a tomar la temperatura y todos deben ir con barbijo, recién cuando están en el aula se los pueden sacar”.

Además, las autoridades dispusieron que los chicos no puedan compartir los alimentos ni las bebidas y se realiza la mayor cantidad posible de actividades al aire libre para disminuir la posibilidad de contagio.

Cohen aclaró que los mecanismos de control dispuestos para las escuelas se repiten en distintos ámbitos como los gimnasios y otras actividades. “En general se respeta bastante, salvo en las playas donde hay más gente que no respeta las medidas. Pero cuando alguien ve a una persona sin barbijos se le pide que se lo ponga. En los colectivos, por ejemplo, se respeta que los primeros asientos estén vacíos, para que la gente esté alejada del conductor”, completó.

La esperanza de una cura

Sobre las distintas investigaciones que existen para la cura del coronavirus, la doctora apuntó que “hay que tener en cuenta que los pacientes pueden presentar la enfermedad en forma diversa y lo que funciona para un paciente no funciona para otro”.

Asimismo, comentó que hay estudios realizados en Estados Unidos y China que son muy serios, pero aclaró que en algunos casos, las drogas utilizadas en pacientes afectados con coronavirus produjeron efectos adversos.

“En un principio se pensó que la vacuna iba a estar más rápido y hay cientos de laboratorios que están trabajando para poder aprobar la vacuna, pero la verdad es que muy pocos van a llegar a las últimas fases. Aparentemente medio año más llevará y cuando la vacuna se apruebe, si el 70 por ciento de la población no está vacunada, el virus se mantendrá”, precisó.

Finalmente y consultada sobre la posibilidad de que la pandemia finalice sin la intervención de una vacuna, Cohen respondió: “En mi opinión no va a desaparecer, lo vamos a tener acá. No veo que vaya a desaparecer sin la vacuna ya que es un virus bastante resistente que ya ha demostrado que puede hacer desastre”.

La comparación con Argentina

Consultada sobre cuál sería la recomendación que le daría a los sanitaristas argentinos, la doctora de Hadassah respondió: “No puedo dar consejo de lo que se debería hacer en la Argentina porque es un país muy heterogéneo, ya que hay provincias que no tuvieron casos y otros tienen bastantes. Acá fue todo más parejo y uno sabe cómo funciona el Ministerio de Salud. Lo que está claro es que donde no hay casos se puede empezar a reabrir, pero cada persona tiene que decidir en función de lo que pasa en su casa, si hay personas que son factores de riesgo”.

GB-LV

Seguir leyendo

Israel

La “cápsula”, el sistema de aislamiento para la educación israelí en tiempos de coronavirus

Publicado

el

Por

COLEGIO-5

Agencia AJN.- Luego de que el número de nuevos casos de coronavirus bajara radicalmente en Israel, el país comenzó a flexibilizar su cuarentena y, entre diversas aperturas, se realizó la vuelta presencial a las escuelas. Para ello, se aplicó “la cápsula” un sistema de educación que divide a los cursos en subgrupos.

En diálogo con la Agencia AJN, la doctora argentina-israelí Malena Cohen, directora del Centro de Fibrosis Quística en el Hospital Universitario Hadassah de Jerusalem, explicó: “Cuando reabrieron las escuelas el 3 de mayo, los primeros grados que empezaron fueron 1ro, 2do y 3ro. Estos fueron divididos en subgrupos, denominados ‘cápsulas’. Es decir, que un curso de 30 alumnos fue dividido en dos cápsulas de 15”.

“Estas cápsulas estudiaban en dos lugares diferentes de la escuela, con maestras diferentes, y el número reducido de alumnos permitía que cada uno tuviera su escritorio y estuviera bien separado del otro”, agregó.

COLEGIO-6

“Cada cápsula estaba en contacto solamente con sus integrantes y su maestra. Cuando los chicos salían al recreo, no se encontraban con otros estudiantes. Incluso entraban en diferentes horarios y no compartían los baños. Luego, a medida que se fueron reincorporando los otros grados de la escuela, este sistema se dejó de hacer y los grados empezaron a funcionar con normalidad”, destacó Cohen.

En las últimas horas, hubo colegios secundarios que decidieron dividir las clases entre presenciales y en casa, para así atenuar la posible circulación del virus entre los chicos. Aunque hay padres que decidieron no enviar a sus hijos al colegio, ya que dentro del grupo familiar pueden tener alguna persona de alto riesgo.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!