Seguinos en las redes

Israel

Elecciones 2019: Israel va a las urnas y finaliza una campaña que deja a la sociedad dividida y enfrentada

Agencia AJN.- Por Roxana Levinson (Especial para AJN, desde Israel) El último tramo de la campaña electoral ha sido tan revuelto, escandaloso y agresivo como todo lo anterior, y un poco más. Hoy, los ciudadanos israelíes acuden a las urnas en algo que se plantea abiertamente como un referéndum a favor o en contra de Netanyahu. El complejo sistema democrático y parlamentario de Israel, el recuento y la distribución de los votos, enmarañan aún más el panorama.

Publicada

el

Elecciones 2019

Agencia AJN.- Israel amanece hoy a una jornada electoral que se plantea prácticamente como un referéndum: Binyamin Netanyahu una vez más o no. Las últimas horas de campaña fueron tan turbulentas como las últimas semanas, aunque todos los candidatos y partidos subieron el volumen, intensificaron las agresiones, acusaciones y afrentas, en una especie de caótico todos contra todos.

El primer ministro continuó su campaña para quitarle votos a los partidos que comparten con el suyo el bloque de derecha, algunos de los cuales – por ser pequeños – podrían quedarse fuera del Parlamento por no alcanzar el umbral electoral, precisamente por la falta de esos votos que se lleva Netanyahu. En un video que publicó en Facebook llamó a los votantes a “no cometer el mismo error que en 1992, con el Gobierno de los Acuerdos de Oslo”. “Sólo el Likud podrá impedir un gobierno de izquierda”, advirtió el mandatario.

Por su parte, Benny Gantz llamó a los votantes de centro izquierda a votar por su partido, Azul y Blanco. “La única vía para que logremos un cambio es que nosotros seamos el partido más grande”, dijo. Pero Gantz y sus compañeros de equipo, también apuntan hacia la derecha. Es por ello que en su último acto de campaña ha contado con el apoyo y la participación de dos figuras políticas que provienen del Likud: el ex comandante en jefe del Ejército y ex ministro de Defensa, Shaul Mofaz y el ex ministro de Justicia Dan Meridor.

Desde el estrado, ambos llamaron a los israelíes a votar por Benny Gantz y sus compañeros de lista, a confiar en él. Meridor, que en otros tiempos fue parte indiscutible del Likud, admitió que en esta ocasión ya no votará por este partido y dijo que “hoy en día, quien defiende los valores democráticos es tildado de traidor”.

Tradición y cannabis, una combinación ganadora

La gran sorpresa de estas elecciones es, sin lugar a dudas, el candidato del partido de derecha Zehut (Identidad), Moshe Feiglin. El ultranacionalista que alguna vez perteneció al Likud – de donde fue expulsado por Binyamin Netanyahu – se perfila ahora como la gran sorpresa de la campaña electoral, en virtud de su programa electoral que aboga por la legalización de la marihuana y habla en un lenguaje que ha conseguido atraer a un público más joven. Pero en su plan de gobierno se mezcla el cannabis con la imposición de la ley religiosa, la reconstrucción del Gran Templo y la anulación de buena parte de las Feiglininstituciones del Estado.

Es por ello que el partido Kulanu – del hasta ahora ministro de Finanzas Moshe Kahlon, y que lucha por pasar el umbral electoral – ha coordinado con los partidos ortodoxos una campaña que apunta directamente contra Feiglin.

Si Netanyahu no lo quiso en el pasado en su partido, ahora deberá negociar con un Moshe Feiglin ganador y fortalecido, que puede llegar a ser quien incline la balanza y tenga en su poder el darle, o no, la posibilidad de formar gobierno.

Feiglin se negó a comprometerse a que recomendará a Netanyahu cuando llegue el momento de presentarse ante el presidente de la Nación para que encargue la formación del nuevo ejecutivo. También dijo que podría recomendar a Benny Gantz y formar parte de su gabinete.

Sus exigencias son muy claras: la legalización del cannabis y el Ministerio de Finanzas.

Si los resultados se parecen a las últimas encuestas de intención de voto, este enigmático y por momentos delirante candidato sencillamente puede ser quien tenga en sus manos la llave del próximo gobierno y éste sería su mejor momento para disfrutar de una postergada y dulce venganza personal contra Binyamin Netanyahu.

La Ley Francesa, en versión israelí

El conocido periodista israelí Ben Caspit escribió esta semana que “se viene un gran cambio”. “En realidad, ya está sucediendo, en forma gradual, casi por goteo. Si Binyamin Netanyahu gana estas elecciones, asistiremos a una revolución en la que la democracia dará paso a una monarquía. Será el fin de la República y tendremos una reina y un rey, formalmente proclamado con poderes sobrenaturales”.

Ironías aparte, la oposición ha expresado en los últimos días la preocupación por la posibilidad de que el partido Likud – a instancias de Netanyahu – impulse la que se conoce como Ley Francesa o alguna versión parecida, que impide que un primer ministro en ejercicio sea procesado. Recordemos que Netanyahu tiene tres causas pendientes con recomendación de la Justicia de iniciar un proceso penal, con audiencia previa.

En las últimas entrevistas ni Netanyahu ni la gente de su entorno ha negado que tengan planeado impulsar esa ley. El primer ministro y candidato del Likud respondió con frases tales como “yo no me ocupo de eso”, “no será necesario porque las acusaciones van a quedar en nada”.

Una sociedad dividida y enfrentada

Los diarios de hoy están llenos de mensajes de candidatos, intelectuales y periodistas que llaman a la gente a salir a votar, hablan de ejercer los derechos, de honrar la democracia. Pero esta campaña electoral nos deja a todos un sabor amargo, muy amargo.

Los candidatos y los partidos – algunos más, otros menos – cruzaron todos los límites, usaron todos los trucos, las mentiras y los mensajes de incitación, odio y enfrentamiento para traer agua cada uno a su molino.

Campaña 2En el Likud usaron tumbas de soldados caídos como telón de fondo de campaña, se burlaron de un ex combatiente del Ejército herido de guerra y con el cuerpo quemado, difundieron mentiras y difamaron, especialmente a Benny Gantz, e incluso pusieron en duda su cordura y estabilidad mental.

En el partido de Gantz, en las últimas horas, filtraron un video que Netanyahu pensaba difundir hoy. Una nueva versión de lo que en el 2015 fue “los árabes están saliendo a votar en cantidades”. Esta vez en el video del día de las elecciones Netanyahu le dice a los votantes de derecha que “la prensa está tratando de anestesiarlos para que no salgan a votar, les dicen que ya estamos ganando para que se queden en casa”. De alguna manera nada legítima, el partido Azul y Blanco se hizo con ese video y trata de frenar su efecto.

También el presidente, Reuven Rivlin, protagonizó en el último tramo de campaña un nuevo enfrentamiento con Binyamin Netanyahu, que lo acusa de una supuesta conspiración y de haber decidido, de antemano, que “encontrará cualquier excusa para encargarle la formación de gobierno a Benny Gantz”. Rivlin, quizás la persona más formal e institucional de la escena política del país y veterano miembro del Likud, ha respondido levantando el tono de un modo que no tiene precedentes para él y hasta acusa a Netanyahu de llevar a cabo “una campaña abominable”.

Las redes sociales han sido en las últimas semanas el escenario de discusiones y peleas en las que el odio y el enfrenamiento se adueñaron de los israelíes a la hora de defender a sus partidos y sus candidatos. Resulta llamativa la falta de discusión ideológica, de ideas, propuestas, plataformas. El odio ciego y el amor incondicional por Binyamin Netanyahu se adueñaron de todos los espacios de diálogo y lograron dividir a la sociedad y enfrentarla. Quien resulte electo hoy primer ministro tendrá como primera tarea reparar las grietas, curar las heridas y volver a recordarle al pueblo israelí que merece y puede aspirar a algo mejor.

Dejá tu comentario

Israel

Netanyahu: “Europa no despertará hasta que las armas nucleares de Irán caigan en su territorio”

Agencia AJN.- Después de que la UE dijera que las últimas violaciones de Irán al acuerdo nuclear no eran suficientes para volver a imponer sanciones, el primer ministro israelí comparó la respuesta del bloque con los intentos previos a la Segunda Guerra Mundial de apaciguar a los nazis.

Publicado

el

Por

neta

Agencia AJN.- El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, afirmó que algunos países europeos sólo se darán cuenta de la amenaza iraní cuando los misiles nucleares caigan sobre ellos, después de que la Unión Europea (UE) declarara el lunes que las recientes violaciones iraníes al acuerdo nuclear de 2015 no son lo suficientemente importantes como para exigir nuevas sanciones.

Netanyahu instó a la UE a actuar de inmediato contra Irán y, en un video publicado en sus redes sociales, invocó la memoria del intento fallido de Gran Bretaña de apaciguar a la Alemania nazi en vísperas de la Segunda Guerra Mundial.

«La respuesta de la Unión Europea a las violaciones iraníes [del acuerdo nuclear] me recuerda el apaciguamiento europeo de la década de 1930», dijo Netanyahu en el video en idioma hebreo. «También entonces, hubo alguien que enterró su cabeza en la arena y no vio que el peligro se acercaba».

«Parece que hay personas en Europa que no se despertarán hasta que los misiles nucleares iraníes caigan en suelo europeo y, por supuesto, será demasiado tarde. En cualquier caso, continuaremos haciendo todo lo necesario para evitar que Irán obtenga armas nucleares», agregó al primer ministro.

Los diplomáticos europeos se reunieron en Bruselas para discutir el acuerdo nuclear de 2015 el lunes y se mostraron reacios ante la posibilidad de renovar las sanciones contra la República Islámica, a pesar de que Teherán ha roto abiertamente el límite de enriquecimiento de uranio establecido por el acuerdo.

Seguir leyendo

Israel

Netanyahu: «El único ejército que combate a Irán es el israelí», pero el mundo debería «detener» a ese régimen

Itongadol/AJN.- «Lo único (positivo) que produjo el terrible acuerdo nuclear» de 2015 fue «un fuerte y amplio acercamiento con los principales países árabes» por parte de Israel, mientras que Teherán todavía promete «simplemente: ‘Los destruiremos con armas nucleares'», destacó ayer, domingo, ante los miembros de la Escuela de Seguridad Nacional de la Oficina del Primer Ministro, que encabeza.

Publicado

el

Por

bibi

​Agencia AJN.- «Por el momento, el único ejército que combate a Irán es el israelí», pero el mundo debería, «antes que nada, detener» a ese régimen, reclamó ayer, domingo, Benjamín Netanyahu (foto) ante los miembros de la Escuela de Seguridad Nacional de la Oficina del Primer Ministro, que encabeza.

«Lo único (positivo) que produjo el terrible acuerdo nuclear» de 2015 fue «un fuerte y amplio acercamiento con los principales países árabes» por parte de Israel, mientras que Teherán todavía promete «simplemente: ‘Los destruiremos con armas nucleares'», destacó.

«Tuve que luchar solo para bloquear» ese pacto «contra todas las potencias y el presidente de los Estados Unidos» de entonces, Barack Obama, e incluso «fui al Congreso» de ese país a defender la posición hebrea, recordó el jefe de gobierno.

«Pensaba que no solo allanaría el camino hacia un arsenal nuclear, sino que también les daría (a las autoridades persas) cientos de miles de millones de dólares que no invertirían en Irán, sino en su imperio; hoy pueden juzgar si teníamos razón o no», desafió.

CGG

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!