Seguinos en las redes

Latinoamérica

Embajador argentino en Israel brindó la bienvenida al nuevo embajador del Perú

Agencia AJN.- Mariano Caucino junto al Director General para Asuntos Latinoamericanos de la cancillería israelí Modi Ephraim dieron una importante recepción al embajador Chávez Chafur.

Publicada

el

cau

Agencia AJN.- El embajador argentino en Israel, Mariano Caucino brindó una recepción de bienvenida al nuevo embajador del Perú ante el Estado hebreo, Carlos Chávez Chafur.

La reunión contó con la presencia del Director General para Asuntos Latinoamericanos de la cancillería israelí Modi Ephraim.

cau1
También asistieron el embajador Rafael Singer (ex embajador de Israel en Lima), el embajador Jaime Aaron y los embajadores de España Manuel Gómez Acebo y Paraguay Max Haber.

También participó Magdalena Urdampilleta, coordinadora de Digitalización de la Economía en Ministerio de Producción de la Nación.

cau2

El almuerzo de bienvenida al embajador del Perú se desarrolló en la residencia de la Embajada Argentina, Herzliya Pituach.

Dejá tu comentario

Uruguay

La comunidad judía de Uruguay en decadencia cae víctima de su espíritu sionista

Agencia AJN.- Una combinación de aliá y asimilación ha hecho que el número de judíos se desplomen un 80 por ciento en el pequeño país sudamericano, lo que deja a la comunidad unida en una crisis a la que se resiste a enfrentar, según un informe del diario Haaretz.

Publicado

el

Por

uru

Agencia AJN.- Los uruguayos se enorgullecen de jactarse de su religión nacional: el laicismo. Ubicado entre Argentina y Brasil, este país de unos 3 millones de personas, la mitad de los cuales vive aquí en la ciudad capital, tiene la tasa más alta de personas (40 por ciento) que se identifican como laicas en América Central y del Sur.

Lo mismo puede decirse de la comunidad judía que se está reduciendo rápidamente, que se ha reducido a unos 10.000 en los últimos años. Sin embargo, aunque el 75 por ciento de los judíos de Uruguay se identifican como laicos, según el libro de Rafael Porcecansky «El Uruguay judío», el sionismo sigue siendo la religión oficial de la comunidad aquí (conocida localmente como la colectividad). «Un sionismo que ha pasado en el mundo todavía existe allí», observa Yacov Kruger, un rabino canadiense que pasó un año trabajando en Montevideo en 2017.

El sionismo es inculcado entre los judíos de Uruguay desde una edad temprana. Alrededor del 80 por ciento de los niños judíos asisten a tnuot, movimientos juveniles sionistas en los que, además de jugar al fútbol (la otra religión del país), participan en actividades organizadas destinadas a cultivar una conexión personal con Israel.

Además de las actividades organizadas, los tnuot enseñan el sionismo por ejemplo. «Cuando de niño ves eso, todos los años, otro de los niños más grandes de tu tnua ha hecho aliá, que fomenta el sionismo«, dice Fede Czarnievicz, de 20 años, el actual jefe de Maccabi Tzair.

Muchos judíos uruguayos, como Czarnievicz, se enorgullecen de que hay más judíos uruguayos viviendo en Israel que en el mismo Uruguay. De hecho, en los últimos 50 años, la comunidad judía de Uruguay se ha reducido en un 80 por ciento en gran parte debido a que los jóvenes judíos practican lo que aprendieron en sus conocimientos.

«Creo que por eso hay tantos uruguayos en Israel», dice Maia Abuchalja, de 24 años, quien emigró a Israel en 2016, «porque recibimos la educación de que Israel es parte de nuestras vidas. No sentimos que sea tan extraño».

Aun así, si solo fuera la aliá la responsable de la reducción de la comunidad judía de Uruguay, es probable que sus miembros no se preocupen. Pero al igual que en otras partes de la diáspora, la asimilación, un tema que muchos dudan en mencionar, también contribuye al debilitamiento de la comunidad.

«Creo que la asimilación está aumentando», dice Maia Saps, de 24 años, y explica que muchas de sus amigas tienen personas significativas no judías, algo que en gran medida fue menospreciado por la pequeña comunidad.

Tirados por la aliá y la asimilación, las tendencias demográficas muestran que la comunidad judía de Uruguay continuará disminuyendo.

Siete sinagogas
Según Shai Abend, un activista social de 37 años de la comunidad judía de Uruguay, los primeros judíos llegaron a Uruguay desde la actual Turquía en la década de 1870. Muchos de ellos, también de origen turco, fueron trasplantes de comunidades judías ya existentes en la vecina Argentina y Brasil, en su mayoría jóvenes enviados por sus familias para buscar nuevas oportunidades en lo que entonces era la frontera sudamericana. Abend explica que los judíos de Uruguay llegaron en cuatro oleadas, y la mayor afluencia coincidió con el establecimiento de cuotas de inmigración en Estados Unidos en 1924.

A medida que la inmigración aumentó exponencialmente en los años 20, tanto de los judíos ashkenazíes de Europa del Este como de los judíos sefardíes de varios países mediterráneos, la vida judía en Uruguay se fue organizando gradualmente. Abel Bronstein, el ex presidente de 78 años de una de las organizaciones judías de Uruguay, explica que los judíos sefardíes que hablaban ladino (judeoespañol) se adaptaron mejor a la vida en su nuevo país, mientras que los judíos ashkenazis se unieron en comunidades para ayudarse mutuamente a adaptarse a su nueva sociedad. Se estima que alrededor de las tres cuartas partes de los judíos restantes del país son Ashkenazim.

Esto se reflejó en la decisión de la mayoría de los judíos ashkenazis en ese momento de vivir entre ellos en Goes, un área de clase media baja del sur de Montevideo. (Desde entonces, el barrio ha sido absorbido por el distrito de Villa Muñoz). Aunque pocos judíos todavía viven en «el barrio judío», como se conoce coloquialmente a Goes, una vez fue el hogar de la mayoría de los judíos de la ciudad. En un momento dado, el vecindario contaba con no menos de siete sinagogas, dos escuelas judías, siete tauot, dos mikvehs (baños de purificación de rituales judíos) y dos bancos judíos, todos dentro de un radio de seis cuadras, dice Abend.

El vecindario ahora es una sombra de lo que solía ser: la mayoría de las sinagogas en Goes se han mudado al barrio de playa más exclusivo de Montevideo, Pocitos, donde la mayoría de los judíos uruguayos viven en la actualidad.

Precio a pagar
En gran parte alimentado por la percepción de que la asimilación está aumentando, hay una creciente desesperación sobre el futuro de la colectividad. Schindler y Saps coinciden en que un problema importante es que los jóvenes judíos carecen de una vida comunitaria estructurada después de terminar la tnua a la edad de 20 años. Saps explica que muchas instituciones han tratado de organizar eventos para jóvenes, incluso algunos con bebidas gratuitas, «pero la gente no va”. Ambos agregan que el hecho de que la comunidad sea tan pequeña y aislada puede estar alejando a algunas personas.

Czarnievicz sostiene que si la comunidad debe sobrevivir y conservar su identidad, debe estar más abierta al resto de la sociedad uruguaya y también a los matrimonios interreligiosos. «Eso es lo que nos falta», dice. «Necesitamos hacer más amigos y vivir junto a los no judíos más».

Pero otros creen que se debe hacer lo contrario: que, en lugar de ser más abierto, la comunidad judía debe conectarse con ella misma, incluso al volverse más religiosa. «Me sentiría muy feliz si otras cosas funcionaran, pero no vemos en ningún otro lugar que esté funcionando», dice Kruger, ex rabino de la sinagoga de Yavne. «Una persona que se une más a la palabra de Dios… tiene más posibilidades».

Mientras tanto, Bergstein cree que «algo de la asimilación es inevitable: ese es el precio que tienes que pagar por vivir en la Diáspora». La colectividad está resolviendo esto lentamente a medida que los miembros se adaptan a su mundo cada vez más pequeño.

¿Es la solución para que la comunidad esté más en contacto con ella misma o más abierta? Esa es la gran pregunta que enfrentan los judíos de Uruguay. Mientras tanto, a medida que decenas de la comunidad continúan saliendo cada año para Israel, muchos de los miembros de la comunidad que quedan se dan una palmada en la espalda y consideran que es un trabajo bien hecho.

Seguir leyendo

Perú

Perú celebró los 71 años de la Independencia de Israel

Agencia AJN.- En el acto participaron autoridades del gobierno, alcaldes, embajadores, académicos, prensa y la comunidad judía local.

Publicado

el

Por

peru 1

Agencia AJN.- Con una recepción en la embajada de Israel, Perú celebró los 71 años de la Independencia del Estado hebreo con la presencia de la ministra de Salud, Zulema Tomás, y el vicecanciller Jaime Pomareda Montenegro.

En el acto participaron autoridades del gobierno, alcaldes, embajadores, académicos, prensa y la comunidad judía local.

“Israel es un ejemplo de gestión eficiente en cuanto a prevención y tratamiento de enfermedades”, destacó la ministra de Salud, durante su participación en la ceremonia.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!