Seguinos en las redes

Israel

Annapolis: La nueva oportunidad de paz para Medio Oriente

AJN.- Una conferencia que puede sentar las bases de una paz desconocida en 60 años o un nuevo eslabón de una larga cadena de fracasos. Abbas y Olmert, protagonistas. Bush, el anfitrión. Las grietas en el mundo árabe y los puntos de discordia.

Publicada

el

shani

El complejo panorama que precede a la Conferencia de Paz que comenzará el próximo martes en Annapolis impide un acuerdo entre los analistas acerca de si la reunión será recordada en la historia como una nueva oportunidad perdida para Medio Oriente o la base de un acuerdo que ponga fin a 60 años de violencia entre israelíes y palestinos. La multiplicidad de actores, intereses, demandas y necesidades conforma un rompecabezas de cuya simple observación los expertos concluyen que será imposible que todas las partes involucradas salgan conformes de la Conferencia. Más de 40 países y organizaciones aseguraron su participación en un encuentro que nació plagado de incertidumbre pero que en los últimos días cobró vitalidad a medida que los principales interesados confirmaron su asistencia. Isarel y la Autoridad Palestina (o Ehud Olmert y Mahmoud Abbas) serán los portadores de las palabras decisivas, mientras el anfitrión George Bush espera se reconocido como el gestor de una paz tantas veces demorada. La propuesta de Estados Unidos y sus compañeros de ruta del Cuarteto (Rusia, la Unión Europea y las Naciones Unidas) es avanzar hacia la convivencia en el marco de la “solución de los dos estados”, que persigue el fin último de un estado palestino reconocido por Israel y la admisión del mundo árabe al derecho de Israel de vivir en paz entre sus vecinos. Lo que un principio pareció una improvisación, el hecho de que Estados Unidos anunciara la nómina de invitados a una semana de la reunión, terminó con una respuesta de asistencia completa que incluye a la Liga Árabe, incluidas Arabia Saudita y Siria, que no tienen relaciones con Israel. Siria dijo haber conseguido el compromiso estadounidense de que Annapolis se ocupe también de los Altos del Golán, ocupados por Israel desde 1967, con lo que la reunión superará el conflicto israelí-palestino. La asistencia del mundo árabe dejó en protesta a Irán y al movimiento islámico Hamas, que tiene dominio militar sobre Gaza, que han denunciado que el único que sacará provecho de la Conferencia será Israel. Los optimistas señalan como mayor duda la falta de un acuerdo previo entre israelíes y palestinos para emitir una declaración conjunta a tono con el momento histórico, aunque este fracaso temporal puede todavía remendarse. Los problemas entre Olmert y Abbas incluyen la situación de millones de refugiados palestinos que quieren regresar a los territorios ocupados por Israel, una posibilidad rechazada masivamente en encuestas hechas entre los israelíes. El asunto de Jerusalem Oriental es también espinoso. Los palestinos la pretenden como capital de su futuro estado y exigen la retirada israelí. En la disputa, hay sitios venerados por ambas religiones. Olmert ya habló de su disposición de frenar los asentamientos ilegales, retirar tropas de algunos territorios ocupados y liberar prisioneros, pero a cambio exige que no sea puesta en riesgo la seguridad de su país. Israel pretende que la Autoridad Palestina accione contra los grupos terroristas, pero Abbas tiene dificultades en ese punto. El movimiento islámico Hamas, ganador de las últimas elecciones legislativas palestinas, tiene el control militar en Gaza y a la AP se le hace difícil promover choques entre los miembros de sus fuerzas de seguridad contra palestinos. Bush aspira a lograr lo que su antecesor demócrata Bill Clinton no pudo en Camp David en el año 2000, pero sus ambiciones ya fueron debilitadas con una simple declaración del presidente israelí, Shimon Peres, la semana pasada. Será “imposible”, dijo, llegar a un acuerdo de paz en los tiempos presidenciales de Bush, que dejará el gobierno en enero de 2009. MF

Dejá tu comentario

Economía

El déficit fiscal de Israel alcanza el 3,7% del PBI

Agencia AJN.- El gasto gubernamental en lo que va de año aumentó un 6,1 por ciento.

Publicado

el

Por

economia israel

Agencia AJN.- El déficit fiscal acumulado de Israel durante los últimos doce meses (desde diciembre de 2018) se sitúa en el 3,7 por ciento del PBI, anunció el Ministerio de Finanzas esta noche. Esto es similar al nivel del déficit del mes pasado y cercano al déficit anual que el ministerio espera para 2019 (3,6 por ciento).

En números absolutos, el déficit totaliza 37,1 mil millones de shekels desde el comienzo del año, lo que se compara con 24,8 mil millones en el período correspondiente de 2018. Desde principios de 2019, el gasto gubernamental aumentó 6,1 por ciento en comparación con el período correspondiente. El aumento previsto en el presupuesto fue del 5,1 por ciento. El gasto de los ministerios civiles aumentó un 8,2 por ciento, mientras que el gasto en defensa aumentó un 1,4 por ciento.

Los ingresos estatales aumentaron 2,6 por ciento en términos nominales en comparación con el período correspondiente.

El Comité de Finanzas de la Knesset aprobó un recorte general de 1,47 mil millones de shekels en los presupuestos de los ministerios del gobierno, para financiar un presupuesto suplementario para el Ministerio de Trabajo, Asuntos Sociales y Servicios Sociales, educación superior, vivienda y construcción, y desarrollo de transporte.

El comité aprobó transferencias presupuestarias por un total de 9,43 mil millones de shekels para diversas necesidades, incluyendo 1,66 mil millones de shekels al Ministerio de Defensa para fines no especificados.

Mientras tanto, las cifras de impuestos indican una caída del 6,3 por ciento en las importaciones de vehículos en lo que va del año en comparación con el período correspondiente del año pasado. La Autoridad Fiscal explica la disminución de los números particularmente altos de importación de vehículos a principios de 2018.

Seguir leyendo

Israel

Netanyahu busca elecciones directas para ser primer ministro

Agencia AJN.- El primer ministro realizó comentario apoyando las elecciones directas en respuesta a la pregunta de un periodista sobre si renunciaría.

Publicado

el

Por

NETANYAHU

Agencia AJN.- El primer ministro Benjamin Netanyahu está buscando elecciones directas para ser electo primer ministro en lugar de una tercera elección para la Knesset, explicó el jueves.

«Está empezando a parecer interesante», afirmó en una sesión informativa a los periodistas que se unieron a él en su viaje a Lisboa, donde se reunió con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y líderes portugueses.

«Creo que me queda mucho por hacer. Decís que el público no me quiere, está cansado, me estás vomitando. ¡Que el público decida!»

Netanyahu dijo que su preferencia es que haya un gobierno de unidad.

«Primero voy a hacer un esfuerzo, a pesar de la oposición de Azul y Blanco, para llegar a un acuerdo y evitar una elección», mencionó, señalando a dos personas que pueden hacer que eso suceda, el líder de Azul y Blanco, Benny Gantz y el líder de Yisrael Beytenu, Avigdor Liberman.

Cuando se le preguntó si planea cancelar las elecciones primarias de liderazgo del Likud, Netanyahu mencionó que solo abordará el asunto después de que definitivamente habrá una tercera elección.

Netanyahu negó informes de que el presidente de la Knesset, Yuli Edelstein, intentó convertirse en primer ministro la semana pasada al reunir las firmas de 61 MK que lo apoyan para formar el próximo gobierno.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!