Seguinos en las redes

Israel

Entrevista de la Semana Aldo Donzis: “La DAIA nunca dejó de ser la representante política de la comunidad judía”

AJN.- En una entrevista exclusiva a la Agencia Judía de Noticias (AJN), el presidente de la DAIA, Aldo Donzis, hizo un balance de su gestión y destacó la necesidad de “recuperar urgentemente la confianza en la dirigencia”. También se refirió a la influencia que tuvo Rubén Beraja en la institución. En este sentido indicó que el ex presidente “causó en la comunidad hitos que son difíciles de borrar”. Dedicó un párrafo al protagonismo mediático del rabino Sergio Bergman y rescató la recuperación del dialogo con la AMIA. También opinó sobre la “iranización” en Latinoamérica. Próxima entrevista a GuillermoBorger, presidente de la AMIA.-

Imágenes clic en título y encontrará el link debajo de la nota.


Publicada

el

dorit3

 

Aldo Donzis (56) es un dirigente voluntario comunitario judeo argentino con una larga trayectoria en cargos de responsabilidad institucional, iniciada en una institución del Gran Buenos Aires, el Bet Am de Lanús, que llegó a presidir, al igual que la escuela Bialik de esa localidad, hasta fines de la década del ’80 del siglo pasado. En 1990 obtuvo el Premio al Dirigente Joven Destacado de Latinoamérica por el Council of Jewish Federations, San Francisco, Estados Unidos.

Su preocupación por la formación y el perfeccionamiento de los dirigentes comunitarios ha sido una constante en su vida, habiendo estado a cargo de la Escuela para Dirigentes Voluntarios de Leatid, durante varios años.

Ingresó a la conducción de la DAIA en 1999, como pro tesorero y estuvo a cargo del área de planeamiento estratégico; a fines de 2000 fue electo vicepresidente segundo, cargo que ocupó hasta noviembre del 2003, cuando se postuló para la Vicepresidencia primera. En ese momento, fue derrotado por Jorge Kirszenbaum, quien se vio obligado a asumir la presidencia por la enfermedad de Gilbert Lewi z’l.

A mediados de 2006, Donzis se postuló para la presidencia de la DAIA, para lo que presentó a las instituciones adheridas un proyecto de trabajo. El 6 de noviembre de ese año fue electo presidente, tras derrotar en la votación al licenciado Abraham Kaul.

Casado con Graciela Babsky, padre de tres hijos y próximo a ser abuelo por primera vez, Donzis está convencido que cada institución de la comunidad debe cumplir con sus misiones específicas y no inmiscuirse en las de las demás. A 20 meses de su asunción, el 30 de noviembre de 2006, el proyecto de trabajo que elaboró continúa rigiendo su accionar.

 

¿Cuál es la DAIA real? ¿Qué le sobra y qué le falta, teniendo en cuenta las funciones naturales de la entidad?
– Es una pregunta amplia. En principio respecto de la DAIA real, uno puede pensar cuál es la posible y cuál es la viable. Está en el imaginario de cada judío cómo debe ser la institución que lo representa. La posible es qué tipo de organización nos debe representar y la viable es si están las condiciones dadas para que la institución pueda cumplir tal cual lo que nuestro imaginario exige. En principio, la DAIA debe de ser una institución representativa pero no sólo para hablar en nombre de las instituciones, como su nombre lo indica, sino que debe cumplir sus misiones específicas: debe estar comunicada con la comunidad y debe estar estrechamente vinculada con las organizaciones que representa. La DAIA es la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas, quiere decir que representa a las casi 150 instituciones judías de todo el país y para eso debe estar vinculada con las instituciones. Y cumplir sus funciones fundacionales, que son además de las estatutarias, las que se le fueron agregando en la vida cotidiana. Porque la DAIA nació como institución que además de conectar a la comunidad con el afuera y que el afuera se contacte con la comunidad, tiene la misión de luchar contra el antisemitismo y contra la discriminación en general. Además, con el tiempo se fueron agregando situaciones no deseadas: la seguridad contra la amenaza permanente del terrorismo internacional.

– ¿Cómo encontró Aldo Donzis la comunidad judía cuando asumió la presidencia de DAIA?
– La comunidad judía no es ajena a la sociedad argentina, formamos parte, así que lo que nos ocurre como sociedad argentina, nos ocurre dentro de la comunidad. Hay que hacer una lectura, para poder enfocar en qué tenemos que hacer para ver qué cosas nos han cambiado como sociedad y también como comunidad. Si nos detenemos en esta situación, vemos que en Argentina se produjo una devaluación permanente de la dirigencia y un descrédito en las instituciones. La comunidad judía no es ajena a esa situación y se fue produciendo el mismo descrédito y devaluación de la dirigencia y de las instituciones. Hoy hay un altísimo porcentaje de la comunidad que no está institucionalizado y uno no puede echarle la culpa a las familias judías que no activan, decir que es por ellos que están afuera, sino que algo está pasando que trajo como consecuencia el alejamiento de las familias judías de una estructura organizada. Frente a esta situación, debemos tener un contacto permanente con las instituciones y con la comunidad, sino dejamos de ser una comunidad para ser una colectividad y nos constituimos en un conjunto de individualidades. Teniendo este diálogo constante con las instituciones y la comunidad, podemos tener una lectura precisa desde donde se puede pensar que si no volvemos a recuperar la confianza en la dirigencia, es muy difícil llevar adelante proyectos institucionales porque nos quedamos en el imaginario y no bajamos a la tierra. Tenemos que recuperar urgentemente la confianza en la dirigencia.

-¿Cuáles fueron los desafíos, los cambios que tuvo que implementar la DAIA respecto de su relación con el gobierno nacional y hacia afuera y hacia adentro de la comunidad judía?
-Son dos ejes muy diferentes. Durante muchos años, hacia afuera, la DAIA tuvo un posicionamiento muy amplio mientras que hacia adentro de la comunidad, tuvo un descrédito muy importante. La DAIA venía soportando una visualización en el interior de la comunidad de una imagen muy negativa por distintos factores: por sus dirigentes, por la causa AMIA; por todos aquellos factores por los que la gente pensaba que quizá la DAIA no la representaba como ellos querían. Lo primero que tuvo que hacer esta nueva gestión cuando asumió fue pensar cuáles eran esos puntos negativos y por lo menos comenzar a corregirlos y manifestarlos. Por eso, si en algún momento hubo algo que afligía mucho a la comunidad, era el tema (Rubén) Beraja y que la DAIA siguiera siendo Beraja a pesar de que él no estuviera. Había que demostrar que realmente Beraja dejó su cargo en 1997, así que en todos esos factores hubo que poner mucho esfuerzo, desde el principio de la gestión, para que la gente pudiera visualizar como estas cosas que producían cierto efecto negativo, comenzaran a corregirse. El posicionamiento y la imagen de la DAIA para el afuera -a nivel nacional, a nivel de fuerzas públicas y de gobierno nacional- siempre fueron muy positivos.

-Durante años dirigentes de la DAIA se negaron a aceptar que muchos miembros de la comunidad consideraran que eran "berajistas", Aldo Donzis analiza el tema y brinda una explicación, que puede ser objetada, pero que sin lugar a dudas indica que una nueva y/o distinta visión impera en quien está al frente de la institución. ¿Por qué esa acusación tan fuerte contra Beraja?
– En la época de campaña para las últimas elecciones de la entidad, prácticamente todo estaba dividido en esta suerte de “de qué lado estas". En mi campaña, hubo un cambio sustancial en lo que se refiere a políticas de elecciones comunitarias y fue el hecho de que yo me senté a escribir un proyecto y pedí a las instituciones, que son las dueñas de la DAIA, que no sigan a una persona porque esto no es como Boca o River, o berajistas y antiberajistas. Y a pesar de que mucha prensa impulsó esto de que "o seguían los berajistas o venía el cambio" (afirmaciones que eran infundadas), el tema de berajistas o no berajistas siguió hasta los primeros días de esta gestión.
 
– ¿Cuál cree que es el motivo por el que se identificó a la DAIA con Beraja?
– La época de Beraja, que causó en la comunidad unos hitos que son difíciles de borrar, fueron épocas de atentados y épocas del Banco Mayo, donde hubo muchos damnificados, y donde la figura del presidente de la DAIA era la figura del presidente del banco. Entonces, frente a esta situación, sumada a un gobierno menemista donde también se visualizaba a la dirigencia muy pegada al gobierno nacional, le daba una alquimia negativa, y generó un desprestigio de la dirigencia y de la institución y yo creo que eso trajo aparejado que, durante mucho tiempo, hubo gente que pensó que la dirigencia post Beraja seguía respondiendo a Beraja.

– ¿Eso fue así?
– Muchos de los integrantes de las comisiones que siguieron venían de la época anterior, pero esto no los convierte en malos dirigentes. También, muchos dirigentes actuales de la gestión anterior de AMIA y DAIA, venían de la época de Beraja y esto no los convierte en malos dirigentes ni es un descrédito para la comunidad.

– ¿Este cambio en la DAIA, con esta conducción se produce a partir de la imputación del juez Ariel Lijo (que investiga la causa por irregularidades en la investigación del atentado a la AMIA)?
– Puede ser, fíjese que la DAIA tomó decisiones y posturas distintas respecto de gestiones anteriores, no solamente en la causa Lijo, sino que la DAIA hizo un cambio de gestión muy radical. El contacto con las instituciones que antes no existía hoy está, y no sólo con las comisiones directivas de las instituciones sino también el hecho de entrar en las instituciones a hablar con la gente y que la gente pueda discutir con el presidente de DAIA, lo pueda escuchar y preguntarle. También hay un cambio en la estructura, en la campaña yo planteaba que había que adecuar la organización a los momentos actuales y aggiornarla en función de cómo se maneja la política ahora. A su vez, hubo cambios muy importantes respecto al protagonismo y al individualismo, yo ya lo planteaba antes de asumir, que esta institución no puede ser más individualista, porque DAIA no es de nadie sino de todas las instituciones y para eso tiene que dejar de ser un institución personalista donde las decisiones recaigan solo en el presidente sino que esas decisiones tienen que ser consensuadas y discutidas. También hoy, se realizan con frecuencia plenarios de presidentes. Los presidentes concurren a un ámbito único donde se pueden encontrar titulares de instituciones sociodeportivas, de escuelas, de templos ortodoxos y conservadores. Allí, pueden participar de la vida de la DAIA, de las discusiones, de lo que se produjo en hechos políticos y lo que se va a producir en el futuro. Esta participación de las instituciones es lo que les hace sentir que pertenecen a la DAIA y que entonces se sienten representadas, estos cambios, junto con otros son fundamentales en el cambio de gestión que venimos hablando.

– En 2004, la actual presidente Cristina Kirchner (que integró como senadora la Comisión Bicameral de Seguimiento de la Investigación de los Atentados) afirmó que la comunidad judía tenía que hacer una "autocrítica". ¿Se llevó a cabo? ¿Era necesaria?
– Cuando uno habla de autocrítica, en una institución que tiene tantas décadas de vida, no se puede hacer una generalización. Uno lo que tiene que hacer, cuando asume un cargo como este, por ejemplo en mi caso, a mi nadie me eligió para que sea juez de mis antecesores pero sí revisar lo que la institución hizo como institución. Hubo hechos muy importantes que se produjeron en los primeros pasos de mi gestión y que consistieron en recomponer aquellas situaciones que por algún motivo u otro estaban rotas y que la institución que debía representar a todos los sectores y estaba desvinculada de los sectores (de la comunidad judía) a los que debía representar y en esto si cabía autocrítica pero específica en cada una de las situaciones.
(Sobre un tema tan doloroso, el motivo del distanciamiento de los familiares de los desaparecidos judíos, Donzis justifica la necesidad de la autocrítica de lo actuado por la DAIA en esos años, algo que vuelve a diferenciar a la actual conducción de las anteriores.  Recordamos que desde el comienzo de las desapariciones, la relaciones entre los familiares de los desaparecidos y los dirigentes de la DAIA fueron tensas, por decirlo de alguna manera, pero cuando en el año 1983 las autoridades redactaron un informe sobre la cantidad de desaparecidos judíos, la manera en que lo hicieron provocó que esa tensión se convierta en ruptura).
Ustedes recuerdan que los familiares de las víctimas por la dictadura estuvieron enemistados con la DAIA durante más de 20 años por distintas razones y ahí hemos hecho una autocrítica específica. El distanciamiento de los familiares fue en 1983 por el informe elaborado por la DAIA que fue recuperado por esta gestión y una vez leído, convocamos a los familiares. Hemos hecho una autocrítica institucional de ese informe y hemos sacado una declaración pública que no sólo la hicimos conocer frente a los medios sino que también hemos hecho un trabajo con los familiares de presentar un informe donde en su primera hoja aparece la autocrítica que escribió la DAIA y la presentamos a la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación. Así como ese punto, revisamos varios puntos para ver cuáles fueron las conductas institucionales (no de personas) porque a través de los años uno también se tiene que poner a pensar como hubiera actuado uno en ese contexto, porque a través de los años se puede criticar pero en este caso en la dictadura la institución tuvo que haber hecho una autocrítica en función del famoso informe.

– ¿Cómo es la relación con el gobierno de Cristina Kirchner?
– Es la relación que nos propusimos cuando empezamos esta gestión: muy fluida y de mucho respeto. Cuando hablo de fluida y respeto, hablo de que la misión de la DAIA debe ser estar vinculada con todos los espacios políticos que debe de haber porque la misión de la DAIA es velar por la dignidad  judía en Argentina y para eso tiene que estar en contacto no solo con el poder público sino con todas las organizaciones que conforman la comunidad y con todos los credos. Cuando hablo de fluida también hablo de permanente y cuando hablo de respeto puedo específicamente contar de qué se trata. Esta es una institución representativa, pero a diferencia de otras instituciones representativas, que uno piensa que solo tiene que salir cuando pasa algo y reclamar, esta es una manera de actuar reaccionaria y nuestra idea es actuar de manera proactiva y no reactiva. Proactivo quiere decir por lo menos tratar de hacer un ensayo de pensamiento anticipatorio para poder evaluar cuáles son los posibles escenarios y poder actuar en consecuencia, para que no haya que ser reactivos. Cuando hablo de respeto con el gobierno hablo de que nuestra relación es, en principio, qué tenemos como organización, muy inserta en la sociedad argentina, para ofrecer, y esto nos permite también peticionar, no solamente basarnos en el reclamo público y estar en los medios, porque esto sería volver al protagonismo a ver cuánto se luce uno y el tema es tener relación con el gobierno para poder resolver y anticiparnos a cualquier situación.

– Podría ampliar el significado de "actuar proactivamente"
– En lo que es el antisemitismo, no se trata de salir a quejarnos, eso no es trabajar sino actuar en consecuencia de las expresiones antisemitas, para trabajar en esto hay que formular estrategias políticas para concretar objetivos y esto es, quizá, una de las diferencias de nuestra gestión, queremos generar estrategias para influir en los resultados. No (tiene que ver con) aparecer todos los días quejándonos sino de poder influir para que en las futuras generaciones disminuya el antisemitismo y esto es trabajar en dos caminos. Por un lado legislativamente, en aquellas leyes que puedan operar en términos de discriminación y antisemitismo y por el otro, trabajar en el otro eje que es la docencia y ahí es donde la DAIA trabaja muy activamente en todos los organismos que sean necesarios. Damos capacitaciones a los funcionarios públicos sobre discriminación, hacemos acuerdos con la AFA para hacer capacitaciones con los árbitros de fútbol, que es un ámbito donde por supuesto hay antisemitismo, que no solamente detengan un partido porque hay una norma o una ley que dice que hay que pararlo, sino que ellos tienen que saber por qué. También damos charlas en las Fuerzas Armadas, en las fuerzas de seguridad, en las escuelas, este tipo de trabajo es el que nos permite mantenernos activos.

– ¿Cómo ve usted la irrupción del rabino Sergio Bergman en la escena mediática nacional?  Y ¿Cómo ve la DAIA este tipo de incursión en el ámbito político (no partidario) de una figura religiosa como Bergman?
– Sergio ocupa un lugar mediático desde hace un tiempo, quizá desde las marchas (contra la inseguridad encabezadas por Juan Carlos Blumberg). Su dialéctica y su modalidad discursiva es interesante y capta a mucho público pero esto no lo convierte en un líder comunitario, sino aquel que sale en los medios se convierte en representante, yo no quiero entrar en esa discusión. La DAIA trabaja y se relaciona con todos miembros de la comunidad, con los miembros individuales y con las instituciones. Fíjense que antes los miembros de la comunidad judía no participaban en la vida ciudadana e incluso se pensaba qué pasará si alguien de la comunidad participaba en la vida de la sociedad. Hoy la participación de los judíos es algo común. Hay judíos que son gobernadores, legisladores o jueces. Hay algunos que son más mediáticos el tema es que hay algunos tienen más predicamento que otros, pero es obvio que cuando habla un rabino es judío.
 
– ¿Cómo recibió la DAIA la noticia de la asunción de Guillermo Borger al frente de AMIA? ¿Cómo ha sido la relación con la actual conducción?
– Mis opiniones dejaron de ser las de Aldo Donzis cuando asumí al frente de DAIA. Presido la institución que representa a la comunidad a diferencia de ser el presidente representante de la comunidad. Y en esta institución hay 30 bancas, es decir, 30 instituciones que fueron electas y asumieron en la comisión directiva. Si bien es cierto que las diferencias de AMIA y DAIA trajeron muchas fricciones, que la comunidad se ha sentido incómoda e insegura porque no sabía quién tenía que hablar, quién era el representante. Yo dialogué con el consejo directivo de la ex conducción de AMIA sobre el tema de los roles, la confusión que existe (que es dañina para la comunidad) y aseguré que iba a tratar de aclarar esta confusión. Si bien hubo peleas permanentemente, no eran peleas por conducciones sino por falta de respeto en las incumbencias institucionales, no más que eso.

– ¿Cómo toma la DAIA la primera declaración de Guillermo Borger, presidente de AMIA, que señaló que "lo político tiene que volver a ser responsabilidad de DAIA"?
– La DAIA nunca dejó de ser la representante política de la comunidad judía argentina, si bien, durante mucho tiempo, la mutual se introducía en aquellas lides que no le correspondían, porque la mutual es mutual y nadie le había otorgado la representación política, si bien esto ocurría, por eso esas dificultades. Lo que ocurre con esta declaración de Borger es que ellos (los integrantes del Bloque Unido Religioso) tienen muy claro que han asumido la conducción de la mutual para ser mutual, para que la AMIA siga siendo lo que fue siempre: acción social, cultura, educación, la Jevra Kedusha (institución que se encarga de los sepelios), que fue lo que motivó el nacimiento de una mutual y que la acción política la dejaban en manos de la DAIA. De hecho ahora venimos conversando a diario, creo que es la primera vez que la AMIA y la DAIA lo hacen. Por ejemplo en el tema de la causa, estamos vinculados y conversamos sobre estrategias. Trabajamos en conjunto. Un hecho más que nos diferencia, es que el Consejo Federal de DAIA, que reúne a las filiales de la DAIA de cada provincia (cada 45 días aproximadamente), en el último plenario invitamos a Borger para que exponga para mostrar que vamos a trabajar juntos por el bienestar de la comunidad, no solo de las instituciones desde cada uno de nuestros roles. Lo hemos manifestado así a todos los presentes.

– ¿Cómo recibieron las comunidades fuera de la ciudad de Buenos Aires el hecho de que un ortodoxo presida la AMIA?
– Se produjo un temor desmesurado y una preocupación enorme, que también reflejaron los medios nacionales. Lo que ocurre con esta gestión es que hace hincapié en aquellas cosas que para los ortodoxos son importantes: acción social y educación. Si bien es la primera vez que la AMIA plantea que se va a ocupar de su incumbencia además dentro de la AMIA hay un proceso histórico: ocupan lugares en la Comisión Directiva ortodoxos y conservadores.

– Pasando al tema internacional, respecto de la iranizacion en la región. Sabemos que en la zona del norte de América Latina hay trabajo de captación de los indígenas, sabemos que en la triple frontera se ha desarrollado una cantidad de instituciones chiitas. ¿Cuál es la posición de la DAIA?
– Para la DAIA este es un tema muy sensible. Porque tiene la responsabilidad fundamental de la seguridad. No solo la seguridad de la comunidad judía, dado que hoy el terrorismo internacional no discrimina, no selecciona, espera poder generar la mayor cantidad de muertes posibles. Estos hechos (que se enumeran más arriba) los tenemos hace un tiempo, hoy existe en la región latinoamericana un ingreso muy fuerte por parte de Irán, no solo para poder transmitir las enseñanzas del Corán, que podría ser un símbolo de paz. Con esta penetración, los fundamentalistas pretenden involucrar gente en toda América Latina para vincularlos al terrorismo, y mantener células permanentemente latentes para poder activarlas cuando lo deseen. En Argentina, hemos sufrido dos atentados terroristas, y sino somos nosotros los que vamos liderando esta situación (combatir el terrorismo fundamentalista), parece que los demás consideran que esto le ocurre a otro. Nuestro trabajo es permanente, sobre todo con el poder público, con los legisladores, con las fuerzas de seguridad y con la Iglesia. De hecho, el cardenal primado Jorge Bergoglio, lo viene manifestando en un canal televisivo de la Iglesia donde denunció lo que ocurre en las aldeas del Amazonas donde hay reclutamiento de gente para vincularlos al terrorismo. Este es un tema muy sensible y estamos permanentemente alertando a la ciudadanía y a nuestros hermanos en América Latina para que vean este peligro y puedan actuar en consecuencia con nuestro apoyo contra el flagelo que es el terrorismo. Porque yo considero que el terrorismo nos va a unir, esto se lo he planteado a varios legisladores, incluso en la última sesión del Congreso Judío Latinoamericano.

– El último acto del 18 de julio fue convocado nuevamente por AMIA, DAIA y Familiares y Amigos de las víctimas.  ¿Por qué usted no habló?
– Los familiares de las víctimas también estuvieron distanciados con la DAIA. Volver a participar y volver a convocar no quiere decir que la DAIA esté permanentemente en los palcos. La intención no es dar discursos de barricada. La misión de la DAIA es apoyar a todas las afiliadas y a todos los grupos (de familiares) para que puedan decir lo que quieran decir. La DAIA tiene que estar al lado de ellos. Nos planteamos el tema y lo conversamos hasta último momento. La AMIA siempre habló en el acto del 18 de julio y está bien que lo siga haciendo y que la DAIA siga convocando y formando parte de la acción política que debe cumplir, pues, la DAIA hace acción política por el tema del atentado los 365 días del año.

– En la comunidad se critica el sistema eleccionario de la DAIA pues afirman que muchas de las instituciones adheridas son "sellos de goma". ¿Se modificará?
– Respecto al tema eleccionario, el paso previo es la modificación del estatuto. Por supuesto que toda ley es perfectible y por lo tanto el estatuto también. Cuando asumí al frente de la entidad, plantee que todo lo que hubiera que modificar, se iba a hacer. Se nombró una comisión ad hoc para estudiar el estatuto y analizar las sugerencias que nos enviaron y envíen las instituciones, que merezcan ser modificadas y en virtud de esto puede surgir algún cambio.

– ¿Cómo se imagina Aldo Donzis el futuro de la DAIA?
– Mi objetivo personal, el de Aldo Donzis, al asumir la presidencia de DAIA, no era figurar sino aceptar el desafío del cambio. Cuando se está cerca del poder a veces uno pierde la dimensión y cruza unas líneas imaginarias. Mi imaginario respecto de la DAIA es poder producir el cambio. Lo primero a modificar es lo actitudinal (sic), cambiar la actitud dirigencial. Si nosotros podemos cambiar la actitud del dirigente, lo que vamos a cambiar automáticamente es que la comunidad judía vuelva a ser una comunidad. Que la comunidad vuelva a confiar en sus dirigentes va a volver a actuar dentro de la comunidad. Si actúa dentro de la comunidad, se van a fortalecer sus dirigentes, si se fortalecen las instituciones vamos a poder combatir muchas cosas de las que hoy tenemos preocupación: antisemitismo, asimilación. Hoy podemos predicar pero  tenemos que cambiar: los discursos vacíos no tienen más sentido, no hay más plafón para ese tipo de discursos, por tener protagonismo mediático. En mi imaginario, terminando mi gestión, me conformo con poder producir el primer escalón del cambio para que lo disfruten las futuras generaciones, el actitudinal: que nadie pueda sospechar que el dirigente asume un rol en la DAIA para hacer negocios, para relacionarse con funcionarios. Yo les aseguro que el stress, las tensiones, las amenazas de tener un cargo en la DAIA y la responsabilidad de representar a la comunidad es tan inmenso que no queda lugar para las gratificaciones. Si la gente vuelve a entender esto, vuelve a confiar en que su representante no trabaja por un interés personal, sino simplemente por aquella vocación que me enseñaron mi zeide (abuelo) y mi papá, que no lo hacían para salir en el diario, sino porque querían una comunidad fuerte, una Jevra Kedusha importante, un asilo de Burzaco (hogar de ancianos) que, aunque no lo usaran, sabían que tenía que existir. Si volvemos a lograr ese cambio de actitud yo me voy a sentir hecho, por lo menos que la gente pueda visualizar que el primer paso está dado.

EACH-BK-GB

Próxima entrevista a Guillermo Borger, presidente de la AMIA.-

Dejá tu comentario

Israel

Naamá Isschar: Manifestaciones mañana en Tel Aviv y Nueva York

Agencia AJN.- Mañana sábado están programadas 2 manifestaciones simultáneas, en Tel Aviv y Nueva York. El ministro de justicia de Israel, Mijael Ojana, tiene previsto encontrarse hoy con la familia de Naamá. Los amigos de Naamá abrieron una página en las redes sociales llamando a la gente a participar en las manifestaciones.

Publicado

el

Por

naama

Agencia AJN.-A una semana de la publicación y del veredicto del juez en Rusia, donde Naamá Isschar recibió 7 años y medio de cárcel, mañana sábado están programadas 2 manifestaciones simultáneas, en Tel Aviv y Nueva York, las dos frente a los consulados de Rusia en ambas ciudades, pidiendo por la liberación de Naamá. Se esperan cientos de personas que lleguen a ambas manifestaciones.

El ministro de justicia de Israel, Mijael Ojana, tiene previsto encontrarse hoy con la familia de Naamá para informarles de la situación, y se espera que en los próximos días, el ministro firme la extradición del hacker ruso, Alexei Burkov.

La hermana de Naamá, Liad Golberg declaró esta mañana: «Mi hermana está desesperada, estamos muy preocupados por su situación y su estado físico y mental». A principio de semana, la madre de Naamá, Yaffa, recibió un permiso especial para visitarla en la cárcel y comprobar realmente la mala situación en que se encuentra su hija.

Naamá fue detenida hace 6 meses en el aeropuerto de Moscú con 9 gramos de marijuana, pero su caso fue conectado con el hacker ruso, Alexei Burkov, que se encuentra detenido en Israel hace 4 años por pedido de los Estados Unidos, por haber participado en los ataques informáticos en las elecciones de 2016.

Cabe recordar que tanto el primer ministro Netanyahu como el presidente Rivlin pidieron al presidente Putin que interceda para liberar a Naamá y el vocero del Kremlin contestó esta semana que Putin recibirá los pedidos oficiales y decidirá al respecto, algo que todavía no hizo. Se estima que el caso puede complicarse al firmar el ministro Ojana el pedido de extradición de Burkov.

Los amigos de Naamá abrieron una página en las redes sociales llamando a la gente a participar en las manifestaciones y esperan que eso ayude para que Naamá sea liberada en la brevedad posible.

Seguir leyendo

Israel

Formación de gobierno en Israel: Callejón sin salida

Agencia AJN.- Todo parece indicar que el primer ministro Netanyahu devolverá el mandato, el miércoles próximo. Benny Gantz ya está preparando el terreno si el miércoles Rivlin le entrega el mandato, y comenzará el diálogo con los distintos partidos. Jarred Kushner, llegará a Israel a fin de mes, para no solo encontrarse con Netanyahu, sino también con Benny Gantz por primera vez.

Publicado

el

Por

neta hoy

Agencia AJN.- A 5 días de terminar el mandato que le otorgó el presidente Rivlin, todo parece indicar que el primer ministro Netanyahu devolverá el mandato, el miércoles próximo, sin haber conseguido formar un gobierno de unidad.

Ayer, Netanyahu, habló por teléfono con Benny Gantz y le entregó una nueva propuesta, pero ésta fue rechazada inmediatamente. La propuesta ofrecia «nuevas concesiones» en el plano religioso, pero integrantes del partido Azul y Blanco de Gantz comentaron que era una propuesta vacía de contenido que sólo tenía como objetivo salvar el pellejo de Netanyahu ante la posibilidad que se imputado.

Benny Gantz ya está preparando el terreno si el miércoles Rivlin le entrega el mandato como está previsto, y comenzará el diálogo con los distintos partidos para tratar él de formar gobierno. Los comentaristas no tienen duda que Gantz tratará de romper el bloque de los partidos de derecha o dividir el Likud, y ante ello, declaró ayer Gideon Saar del Likud, que si hay elecciones internas, sin ninguna duda, él se presentará.

A menos que haya sorpresas de último momento, se calcula que también a Gantz le resultará casi imposible formar gobierno, y una de las posibilidades que se baraja es formar un gobierno de 57 miembros solamente, con el apoyo de la lista árabe desde afuera, sin ser parte del gobierno. Todo esto para evitar nuevas elecciones en los próximos meses.

Mientras tanto, anoche se publicó que Jarred Kushner, llegará a Israel a fin de mes, para no solo encontrarse con Netanyahu, sino también con Benny Gantz por primera vez, teniendo en cuenta la posibilidad que Gantz sea primer ministro. Kushner no vendría para adelantar el programa de paz de su suegro Trump, sino para tantear que pasa en el terreno politico de Israel, antes de seguir adelante con el programa.

Por ahora no se percibe ninguna luz al final del túnel, y parece ser que este callejón sin salida llevará a Israel a tener nuevas elecciones, por tercera vez en un año.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!