Seguinos en las redes

Opinión

Europa debe dejar de financiar la demonización de Israel. Por Ben-Dror Yemini

AJN.- «En el pasado, Europa estaba involucrada en la demonización de los judíos. Hoy, Europa financia la demonización del Estado judío. Un país normal no puede permitir donaciones que financien la campaña para destruir ese mismo país, y es hora de que Israel pare este absurdo también».

Publicada

el

bds

Hace aproximadamente un año, el Centro de Arte Popular de Ramala organizó una actuación musical para «los mártires palestinos», titulada «No a la colocación de armas». No hay nada nuevo aquí. Esta es la «educación para la paz» que el presidente palestino Mahmoud Abbas declaró en su reunión con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Abbas declaró, y la Unión Europea está pagando en fondos para el centro. Lo más interesante es que la subvención se otorgó como parte de un proyecto especial para «aumentar la conciencia pública palestina de los valores fundamentales de la Unión Europea».

El Centro de Asistencia Jurídica y Asesoramiento Jurídico de las Mujeres (WCLAC por sus siglas en inglés) recibió una financiación particularmente importante de 2,5 millones de euros. Uno de los empleados mayores de la WCLAC es Manal Tamimi. Tamimi difunde dibujos animados antisemitas, a menudo define a Israel como un estado nazi, y sus tweets incluyen contenido como «Vampiro Sionista celebra bebiendo sangre palestina» y «Odio Israel, odio el sionismo, deseo una tercera intifada pronto y que la gente se levante y mate a los colonos sionistas en todas partes».

Además, decenas de organizaciones no gubernamentales palestinas que apoyan el movimiento BDS cuentan con el apoyo de los países europeos, la Unión Europea y otras fundaciones. ¿Saben los contribuyentes europeos que su dinero está financiando la incitación antisemita y el estímulo del terrorismo? Probablemente no. Pero la UE lo sabe. Una pregunta parlamentaria sobre este tema fue presentada en el Parlamento Europeo, y la organización ONG Monitor envió una carta a la jefa de política exterior de la UE, Federica Mogherini, especificando las actividades para las que se utilizaron los fondos de la UE. La Delegación de la Unión Europea ante Israel dijo en respuesta que la UE estaba en contra de la incitación y el antisemitismo, y que sólo se financiaba para los objetivos definidos en los proyectos.

Un doble estándar en toda su gloria
Es cierto que ya hay signos de cambio. El 17 de mayo, el Parlamento Europeo decidió «asegurar que ninguna financiación de la UE pueda ser directa o indirectamente desviada a organizaciones terroristas o actividades que incitan a estos actos». Más importante aún, hace aproximadamente dos semanas el mismo parlamento adoptó la definición de trabajo del antisemitismo que aclara de una vez por todas esa demonización, haciendo comparaciones de la política israelí contemporánea con la de los nazis y negando al pueblo judío su derecho a la auto-determinación. Todos los cuerpos que apoyan el movimiento BDS caen en esta definición.

Ha habido acontecimientos interesantes en otros países de Europa. La semana pasada, el Consejo de los Estados Unidos votó a favor de una resolución para evitar la financiación de las ONG implicadas en la incitación anti-Israel, el racismo y el antisemitismo, después de que el Parlamento suizo aprobara una resolución similar en marzo. La resolución del Consejo Suizo de los Estados mencionó explícitamente la campaña BDS. Noruega y Dinamarca también están reteniendo los presupuestos, tras el duro trabajo de la organización de ONG Monitor. Alemania es uno de los únicos países de Europa que sigue financiando la demonización sin una pizca de autocrítica.

El derecho a recibir una donación como parte de la libertad de asociación está reconocido en las leyes de los países. Eso no significa que un país debe aceptar cualquier tipo de intromisión extranjera. En 2007, el ministro australiano de Relaciones Exteriores, Alexander Downer, rechazó una donación saudita para ayudar a financiar un centro islámico. En 2010, el ministro noruego de Relaciones Exteriores Jonas Gahr Støre dejó claro a los saudíes que su país aceptaría con gusto su donación para el establecimiento de dos mezquitas, siempre y cuando los noruegos pudieran donar dinero para el establecimiento de dos iglesias en Arabia Saudita . Los sauditas se rindieron.

Un informe sobre el vínculo entre la financiación de mezquitas saudíes y el apoyo de grupos terroristas yihadistas fue presentado al gobierno británico sólo recientemente. Francia y Alemania también están considerando prohibir la financiación extranjera de mezquitas. En otras palabras, no existe un principio constitucional en el derecho internacional que exija a un país aceptar una subvención de cualquier elemento extranjero.

Al igual que en Israel, también hay organizaciones civiles activas en los países occidentales. Gran Bretaña, por ejemplo, tiene la coalición Stop the War (StWC). Código Rosa: Mujeres por la Paz es una ONG estadounidense que actúa contra la participación estadounidense en las guerras y ha participado en las flotillas de ayuda a Gaza. Los veteranos iraquíes contra la guerra (IVAW) ayudan a los denunciantes como Chelsea (Bradley) Manning, y el Centro de Justicia y Responsabilidad (CJA) trabaja para procesar a los criminales de guerra. La Federación de Expulsos (BdV) está activa en Alemania por los derechos de los refugiados que fueron expulsados ​​después de la Segunda Guerra Mundial.

Al igual que en Israel, estos organismos han estado jugando en el campo político. El líder laborista británico Jeremy Corbyn se asoció con StWC; Uno de los líderes de Code Pink, Jodie Evans, fue un grupo de recaudación de fondos para el ex presidente estadounidense Barack Obama; Y Erika Steinbach, ex presidente de BdV, es miembro del Bundestag en nombre del partido gobernante, la Unión Demócrata Cristiana.

La diferencia es que ningún Estado extranjero o la UE se atreverían a financiar estas organizaciones. La organización CJA, como Breaking the Silence, recibe fondos del Open Society Institute de George Soros, pero se enorgullece de que no hay financiamiento estatal. Estos organismos no reciben financiación extranjera porque hay cosas que se consideran «impensables». Definitivamente es inaceptable, por decir lo menos, que Israel permita fondos extranjeros a una organización como Baladna, que alienta la resistencia al servicio nacional o militar y fomenta el «Derecho de retorno». No todo lo que la ley no prohíbe es aceptable entre los países, a menos que tenga que ver con Israel.

Suecia y Alemania no donan a tales organizaciones en el mundo, pero donan a tales organizaciones en Israel. Eso es un doble estándar en toda su gloria. Sin embargo, Alemania sigue condenando a Israel por las cuestiones de las ONGs en lugar de dedicarse a un autoexamen sobre el hecho de que la propia Alemania y la UE donan a organismos que niegan el derecho actual de Israel a existir.

El enemigo de la paz
Entonces, ¿qué debe hacer Israel a la luz de las decenas de millones de dólares que financian la propaganda de incitación y / o la negación del derecho de Israel a existir? El primer ministro Benjamin Netanyahu presentó una iniciativa la semana pasada para prohibir donaciones de estados extranjeros a ONGs israelíes. Esa es una propuesta completa. Sin embargo, parece que las resoluciones adoptadas en Europa apuntan en el camino correcto. E incluso si Europa no está poniendo en práctica sus propias resoluciones, Israel debería aplicarlas cuando se trate de ONG activas en Israel. Para ello, debe adoptar las normas establecidas en la definición de trabajo del antisemitismo, adoptada por el Parlamento Europeo y en consonancia con las resoluciones del Parlamento suizo.

Israel no puede impedir que la UE o Alemania financien organizaciones que apoyan el terror o el movimiento BDS y operan fuera de Israel. Israel puede actuar, sin embargo, cuando se trata de cuerpos que operan dentro de Israel. Un país normal no puede permitir donaciones que financien, directa o indirectamente, la campaña para destruir ese mismo país.

Europa no es un enemigo. Por el contrario, las relaciones comerciales están prosperando y nuestra cooperación con la UE está creciendo en muchos campos. Parece, sin embargo, que cuando Europa condena el antisemitismo en el parabrisas, financia cuerpos que crean la demonización en la ventana trasera. En el pasado, Europa estaba involucrada en la demonización de los judíos. Hoy, Europa financia la demonización del Estado judío. Debe aclararse que este artículo no habría sido escrito si Europa hubiese financiado organismos -tanto del lado israelí como del lado palestino- que promuevan la paz y la reconciliación. Pero es al revés: Europa financia la demonización.

No hay necesidad de cambiar las reglas del juego. Por el contrario, deben aplicarse las reglas aceptables entre los países democráticos. El doble estándar debe terminar. Los partidos liberales en Europa deberían trabajar para detener la financiación de las organizaciones infectadas con la incitación y el antisemitismo, porque la campaña de demonización es el enemigo de la paz. Aumenta el odio, estimula la incitación, refuerza los elementos fundamentalistas entre los palestinos. El Parlamento suizo y el Parlamento Europeo ya han adoptado resoluciones en la dirección correcta. Es hora de que toda Europa, incluida Alemania, adopte esta dirección.

 

FUENTE: Ynet News

Israel

Una mirada sobre las elecciones en Israel. Por Shraga Wilk*

Agencia AJN.- En Israel, el escenario actual complica la posibilidad de hacer coaliciones. Los partidos tienen la tarea de tratar de redondear un cuadrado. Se intentan incluir diversos ejes en una sola idea de gobierno. Así, las coaliciones no terminan siendo claras o naturales, convirtiéndose en alianzas muy frágiles.

Publicado

el

Por

opinión 2

Agencia AJN.- Los desafíos a los cuales la sociedad israelí se enfrenta en estas elecciones abarcan distintos ejes. No es como en Argentina, donde principalmente están el eje social y el económico. O como en España, que además del social y económico, está el referido a Cataluña. En Israel tenemos cuatro ejes: el conflicto árabe-israelí, la economía de izquierda-derecha, el eje religioso-laico y la integración de los árabes como ciudadanos plenos o no.

Cada partido tiene en su ideología una referencia a cada uno de los ejes, que implican muchas combinaciones. Uno puede ser de izquierda desde el punto de vista del conflicto árabe-israelí y de derecha económicamente hablando. También podría ser de derecha en cuanto a lo religioso, pero de izquierda en cuanto a lo civil. La divergencia es muy grande y eso genera que haya una gran diversidad de partidos.

Este escenario complica la posibilidad de hacer coaliciones. Los partidos tienen la tarea de tratar de redondear un cuadrado. Se intentan incluir todos los ejes en una sola idea de gobierno. Por eso, la situación es difícil y los sectores están tan segmentados. Las coaliciones no terminan siendo claras o naturales. Hay contradicciones y acuerdos dependiendo de los ejes, convirtiendo a las coaliciones en alianzas muy frágiles.

Dentro de los ejes, hay algunos que la población considera más importantes, porque no existe ningún partido que acople exactamente las ideas de cada ciudadano.

El Gobierno de Benjamín Netanyahu tuvo muchos éxitos en algunos aspectos y en otros no. Pero también, la crítica está dirigida a la cantidad de tiempo que lleva el mismo primer ministro en un país democrático. Se cree que hay que renovar y darle oportunidad a nuevas figuras, nuevos pensamientos. Por lo cual, se crea un quinto eje: Netanyahu sí o no.

¿Por qué Israel no ha podido crear dirigentes superadores a Netanyahu?
Dicen que la democracia es el mejor sistema entre los peores. Es decir, no es un sistema perfecto. Y en los últimos tiempos, la democracia llevó a que absolutamente todo se elija. Los partidos escogen dentro de sus miembros a los que los dirigen. Cuando los partidos tenían un sistema con una comisión que designaba a sus integrantes, reclutaban opinióna personas de la academia o egresados del ejército. Pero hoy en día, mucha gente muy capaz se retiró de los partidos, por sus incapacidades de poder hacer campañas populares. Hoy en día, los dirigentes no son aquellos más capaces, si no los más habilidosos para hacer campaña política. Así se bajó el nivel de los dirigentes y se creó una generación en dónde falta compromiso real.

No por ello se pierden las esperanzas de que poco a poco se pueda lograr un equilibrio, entre los dirigentes de antes y los de ahora. Una generación de líderes que puedan combinar ambas cosas: hacer campañas populares, pero también ser capaces.

*Shraga Wilk es representante para América Latina de la Organización Sionista Mundial

Seguir leyendo

Medio Oriente

¿Qué es lo que está mal con la rendición palestina?

Agencia AJN.- Saber cuándo rendirse es a menudo el primer paso para hacer la paz. Opinión por Danny Danon

Publicado

el

Por

erekat

Agencia AJN.- El «taller económico» en Bahrein esta semana, una cumbre de líderes empresariales y figuras políticas, es el primer paso en el lanzamiento del tan esperado plan de paz israelí-palestino de la administración Trump. Debido a que el plan ofrece un nuevo enfoque, muchos en el lado palestino, incluido el presidente Mahmoud Abbas y el principal negociador palestino, Saeb Erekat, dicen que el plan nació muerto y que comprometerse con él equivale a una declaración palestina de rendición. Yo pregunto: ¿Qué es lo que está mal con la rendición palestina?

Rendirse es el reconocimiento de que en una competencia, mantener el curso será más caro que someterse. En el contexto israelí-palestino, Erekat toma la posición inversa: negociar con Israel es más costoso para el pueblo palestino que las políticas políticas y económicas actuales de la Autoridad Palestina. Este es un punto de vista absurdo.

Más de 20 años después del comienzo de los Acuerdos de Oslo, lo que era una base para un proceso de paz duradero, el cuerpo político palestino está bifurcado, tal vez siendo irreparable. En la Ribera Occidental, Abbas, con 80 años, aún cumple el mandato de cuatro años que fue elegido en 2005 y lidera una Autoridad Palestina tan corrupta que, según una encuesta, más del 90 por ciento de Los palestinos desconfían. La Franja de Gaza está dirigida por Hamás, una organización terrorista con sus raíces en la Hermandad Musulmana de Egipto, su tácticas son de Hezbollah y Al Qaeda, y el apoyo financiero de Irán.

El desempleo entre los palestinos está en 30 por ciento, y sube al 50 por ciento en Gaza. Alentados por las Naciones Unidas y la comunidad internacional, millones de palestinos son mantenidos en un estado perpetuo de refugiados en todo el mundo, los países no pueden o no quieren absorberlos. La comunidad internacional continúa dando a los palestinos 2,3 mil millones en ayuda al desarrollo cada año, más de lo que la mayoría de los países reciben.

Dado este lamentable estado de cosas, el pueblo palestino necesita un nuevo curso de acción.

Erekat y el liderazgo palestino deciden mantener el rumbo y rechazar el «rendirse». Exponen la incómoda verdad sobre la identidad nacional palestina: no construye una vida mejor para su gente sino que busca destruir Israel.

Las palabras que usa un país en sus declaraciones oficiales y en los documentos fundadores dicen mucho sobre su espíritu. La Declaración de Independencia de los Estados Unidos consagra el derecho a «la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad». El lema nacional de Francia es «Liberté, égalité, fraternité». La propia Declaración de Independencia de Israel habla sobre «el derecho natural del pueblo judío a ser dueños de su propio destino en su propio Estado soberano».

En contraste con estos valores nacionales occidentales, la carta de la Organización de Liberación de Palestina, un precursor de la Autoridad Palestina, declara sus «lemas» como «unidad nacional, movilización nacional y liberación» y habla sobre el «conflicto básico que existe entre la las fuerzas del sionismo y del imperialismo, por un lado, y el pueblo árabe palestino, por el otro”. Los líderes palestinos rechazaron múltiples propuestas de paz, lanzaron intifadas y guerras, apoyaron innumerables actos de terrorismo en adherencia a esta creencia.

Con este espíritu nacional, la negociación sin el respaldo explícito de un Estado palestino se considera un rechazo de la identidad nacional palestina y un reconocimiento de que Israel y el pueblo judío están aquí para quedarse. En resumen, para Abbas y Erekat, este enfoque es similar al suicidio nacional.

Abbas ONU 2

Por: Danny Danon
Fuente: New York Times

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!