Seguinos en las redes

Cultura

Judía ortodoxa con 5 hijos pide al Comité Olímpico que deje al maratón fuera de Shabat

Agencia AJN.- El maratón generalmente se programa un domingo, pero se cambió a un sábado cuando se eligió para la carrera una sede fuera de Tokio.

Publicada

el

Deutsch Beatie

Agencia AJN.- Una judía ortodoxa con cinco hijos cuyos sueños de representar a Israel en el maratón de los Juegos Olímpicos de Tokio casi se desvanecieron después que el evento fuera programado en Shabat, utiliza su aplazamiento para asegurarse de que no haya conflicto con el nuevo cronograma.

Beatie Deutsch (foto) les dijo a sus seguidores en las redes sociales, donde usa el apodo de “Marathon Mother”, que ha escrito una carta al Comité Olímpico para solicitar que el maratón reprogramado no caiga en sábado.

El maratón generalmente se programa un domingo, pero el de este verano se había cambiado a un sábado cuando se eligió para la carrera un lugar fuera de Tokio.

La semana pasada, los Juegos Olímpicos se pospusieron hasta 2021 debido a la pandemia mundial de coronavirus.

“Creo que el deporte puede y debe ser accesible a todos los humanos, independientemente de su religión, antecedentes o raza, creo que el deporte es una poderosa herramienta para unirnos como individuos y derribar barreras, y creo que los Juegos Olímpicos son el escenario óptimo para esto, una oportunidad para que atletas de todo el mundo compitan al más alto nivel, pero lo más importante, se conecten, compartan y crezcan unos con otros”, escribió.

Deutsch, de 29 años, agregó que su atípica historia como atleta olímpica la coloca en una posición de modelo a seguir, especialmente para las mujeres.

Deutsch, quien se mudó a Israel desde Nueva Jersey en 2009, es conocida por correr con pollera, mangas debajo del codo y un pañuelo en la cabeza.

Se perdió el último Mundial porque el maratón se realizó el viernes por la noche.

CGG

Dejá tu comentario

Cultura

Poco ortodoxa, Califato y Fauda: las recomendaciones de Alberto Fernández para ver en Netflix

El primer mandatario confesó que, pese a que dedica la mayor parte del día a pensar estrategias para frenar el avance del COVID, encuentra momentos de distracción mirando alguna de las series más populares de la famosa plataforma.

Publicado

el

Por

alberto fernandez

El presidente Alberto Fernández comentó que, aunque dedica toda su agenda de trabajo pensando soluciones para disminuir el avance del coronavirus en Argentina, el único momento en el que se relaja es cuando mira series.

En la entrevista que publicó el diario Página 12, el presidente habló sobre sus días de trabajo en la Quinta de Olivos y contó que el único momento en que se relaja es cuando mira series. Así, Fernández recomendó ver Poco ortodoxa,Califato, Fauda y Un juego de caballeros, cuatro ficciones de Netflix que también lograron captar la atención de muchos espectadores y espectadoras de nuestro país.

Poco ortodoxa es una miniserie basada en hechos reales que sigue los pasos de una joven desde que abandona la comunidad judía ortodoxa de Nueva York a la que pertenece hasta que se instala en Berlín para conocer otros modos de vida y conectarse con sus propios deseos. Los gustos del presidente coinciden con los de la mayoría de los argentinos, que colocaron a la producción alemana entre los primeros puestos del catálogo de la plataforma.

En la misma línea, a pesar de no tener la repercusión de Poco ortodoxa está la otra elegida del presidente. Se trata de Califato, una ficción sueca que funciona casi como un díptico con Poco ortodoxa. Ambas exploran las versiones extremistas de las religiones y la susceptibilidad de los jóvenes ante ellas. Más cerca del suspenso que del drama, Califato relata diferentes aristas del terrorismo islámico a partir de una agente en busca de detener un ataque y el interés de una joven musulmana criada en Europa por los grupos extremistas.

Fauda, la serie israelí que el primer mandatario confiesa que devoró en un sólo día, aborda el conflicto judío-palestino. Está basada en las anécdotas personales de sus guionistas, sus experiencias de cuando cumplían el servicio militar en Israel. Cuenta la historia de Doron, un comandante y su equipo, mientras intentan capturar a un terrorista de Hamas, conocido como “El Pantera”.

Fuente: El Teclado / Página 12

Seguir leyendo

Cultura

Efemérides: Un día como hoy fue ejecutado Adolf Eichmann por crímenes de guerra

Publicado

el

Por

eichman

Agencia AJN.- El 31 de mayo de 1962 el criminal de guerra nazi Adolf Eichmann fue ejecutado en la horca de la cárcel de Ramla, la única vez que en Israel se aplicó la pena capital.

El arquitecto de la “solución final del problema judío” durante la Shoá (Holocausto), en la Segunda Guerra Mundial, deseó en sus últimas palabras una “larga vida a la Argentina”, donde se refugió con identidad falsa y fue capturado por el Mossad dos años antes.

Esa madrugada de 1962, Eichmann destacó que es uno de “los países con los que más me identifico y nunca olvidaré”, al igual que Alemania y Austria.

Sus restos fueron incinerados para evitar que su tumba se convirtiese en un sitio de veneración para neonazis y sus cenizas fueron esparcidas en el mar Mediterráneo, fuera de las aguas jurisdiccionales de Israel, desde una nave de la Marina y en presencia de supervivientes de la Shoá.

Karl Adolf Eichmann había nacido en Solingen (Alemania), el 19 de marzo de 1906 y llegó a ser teniente coronel de las SS nazis.

Cuando en 1942 se celebró la Conferencia de Wannsee, en la cual se lanzó la “solución final”, Eichmann fue designado para diseñar la logística de las deportaciones hacia los campos de concentración, para la cual creó los “Judenräte”, los consejos judíos que debían suministrarle información vital para delinear esos transportes.

Al finalizar la guerra, Eichmann fue capturado por el ejército estadounidense, que no le dio mayor importancia porque usaba el alias “Otto Eckmann”.

A comienzos de 1946, el genocida escapó y se escondió en diversos lugares de Alemania hasta que en 1950 obtuvo un pasaporte emitido por el Comité Internacional de la Cruz Roja y una visa argentina, con la ayuda de un fraile franciscano, y partió rumbo a Buenos Aires desde el puerto de Génova (Italia) el 15 de julio, a bordo del “Bolzano”, con documentación apócrifa a nombre de Riccardo Klement.

A fines de esa década, Eichmann fue localizado por agentes del Mossad en San Fernando, al norte de la capital argentina, en base a datos aportados por el famoso cazador de nazis Simon Wiesenthal, y el primer ministro israelí, David Ben Gurion, ordenó su captura y traslado a Israel para su juzgamiento.

El 1º de mayo de 1960, una célula de espías israelíes llegó a la Argentina, y 10 días después capturó al criminal antes de llegar a su casa.

Tras su identificación, el 20 de mayo de 1960 Eichmann fue subido semiinconsciente a un avión de la aerolínea israelí El Al, vestido como mecánico y simulando estar ebrio.

El genocida fue llevado a Haifa y luego juzgado en el Beit Haam de Jerusalem por 15 cargos de crímenes de guerra y contra la humanidad.

El proceso (foto) comenzó el 11 de abril de 1961, y desfilaron por numerosos sobrevivientes de la Shoá, que reconocieron al genocida y relataron sus crueles experiencias bajo el yugo nazi.

El acusado alegó la obediencia debida a órdenes superiores, pero en el juicio se probó que cuando Heinrich Himmler decidió acabar con los asesinatos masivos de judíos hacia el final de la guerra, Eichmann decidió seguir adelante.

El juicio finalizó el 15 de diciembre de 1961.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!